Cuál es el Significado de Relativismo - Concepto, Definición, Qué es Relativismo

Definición de Relativismo


1. Significado de Relativismo

El relativismo, en sentido amplio, es el concepto que sostiene que los puntos de vista no tienen verdad ni validez universal, sino sólo una validez subjetiva y relativa a los diferentes marcos de referencia. En general, las discusiones sobre el relativismo se centran en cuestiones concretas; así, el relativismo gnoseológico considera que no hay verdad objetiva, dependiendo siempre la validez de un juicio de las condiciones en que este se enuncia; o el relativismo moral, que sostiene que no hay bien o mal absolutos, sino dependientes de las circunstancias concretas. Similares postulados se defienden tanto en el relativismo lingüístico como en el relativismo cultural.
Tradicionalmente se ha considerado que existen dos posiciones opuestas respecto a la naturaleza de la sociedad y los aspectos humanos, o por lo menos a ciertos hechos sociales: el objetivismo y el relativismo.
El objetivismo sostiene que la verdad es independiente de las personas o grupos que la piensan, o en una forma lógicamente menos restrictiva, afirma que existen algunos hechos objetivos en los que existe acuerdo universal. Por otro lado, el relativismo considera que la verdad depende o está en relación con el sujeto que la experimenta, no existiendo verdades objetivas ni tampoco acuerdos universales compartidos por todos los seres humanos.
Es preciso ser cuidadoso a la hora de definir lo que es relativismo; así, por ejemplo, no es relativismo aceptar que existen muchas opiniones acerca de las mismas cosas; esto es obvio y nadie lo ha negado. El relativismo aparece cuando además decimos que dichas opiniones son verdaderas si a las personas que las defienden les parecen verdaderas. El relativismo mantiene que existen muchas formas de conceptualizar ciertos hechos sociales, y que ninguna de ellas puede considerarse como "verdadera". En cuestiones humanas y sociales se reconocen tres formas básicas de relativismo:
a) Cognitivo
b) Moral
c) Cultural
Es conveniente tratarlos juntos ya que se hallan estrechamente vinculados. Por ejemplo el relativismo lingüístico considera que existen interrelaciones entre el nivel cognitivo, el nivel cultural y la lengua materna de una persona. Incluso, quienes se adhieren a uno de ellos, generalmente se adhieren también a los restantes, mientras que quienes los rechazan, lo hacen en forma conjunta. Oswald Spengler escribió: “Toda cultura tiene su propio criterio, en el cual comienza y termina su validez. No existe moral universal de ninguna naturaleza”.
En el primer caso, admitiendo su veracidad, se niega la verdad absoluta, por lo que no existiría interés por buscarla. En el segundo caso se niega la existencia del Bien objetivo, por lo que habría que borrar a la Ética como actividad intelectual que busca un camino para alcanzarlo. En el tercer caso, no existiría una cultura mejor que otra, por lo que tampoco deberíamos esmerarnos por buscarla. Algunos autores estiman que, en el nivel epistemológico, el relativismo surge de una actitud escéptica, mientras que en el nivel moral surge de una actitud cínica.


2. Definición de Relativismo

El relativismo es una doctrina filosófica que niega que existan verdades o conocimientos de tipo universal, sino que son relativas, subjetivas, dependientes del contexto o de la cultura. No habría verdaderas universales u objetivas, como sí sostiene el objetivismo.
En la Antigua Antenas, los sofistas fueron célebres relativistas, como por ejemplo Protágoras de Abdera, quien decía que el hombre era quien imponía a las cosas su medida, por lo tanto lo importante era conseguir una vida justa y digna sin pretensión de la búsqueda del ser. El apogeo del relativismo lo alcanza el sofista Gorgias, quien en su tratado “Acerca del no ser” niega la validez del lenguaje y la posibilidad de alcanzar el conocimiento. A esta concepción se opusieron Sócrates y Platón, defensores del objetivismo.
El relativismo ético proclama, que dado que las creencias morales son relativas a cada cultura, lo correcto o incorrecto va a depender de lo que cada sociedad así considere. Los enunciados éticos carecen de contenido cognitivo, y por lo tanto no son ni verdaderos ni falsos. Se originan en las emociones y en las actitudes de quienes los emiten. Ninguna cultura por lo tanto puede imponer sus normas éticas sobre otras por considerarlas superior.
El relativismo lingüístico sostiene la influencia de la lengua materna sobre el modo de razonamiento de las personas, haciendo que dependa de qué lengua se hable de modo originario, cómo pensemos y veamos el mundo.
La máxima crítica que recibe el relativismo es que aseguran como verdad absoluta, la inexistencia de verdades absolutas; por lo cual esa afirmación también debería tomarse como relativa.


3. Concepto de Relativismo

El relativismo es la posición filosófica de que todos los puntos de vista son igualmente válidos, y de que toda la verdad es relativa al individuo. Esto significa que todas las posiciones morales, todos los sistemas religiosos, todas las formas de arte, todos los movimientos políticos, etc., son verdades que son relativas a los individuos. Bajo la sombrilla del relativismo, todos los grupos de perspectivas son categorizados. En términos obvios, algunos son:
• Relativismo cognitivo (Verdad): El relativismo cognitivo afirma que toda la verdad es relativa. Esto significaría que ningún sistema de verdad es más válido que otro, y que no existe ningún objetivo estándar de verdad. Naturalmente, esto negaría la existencia de un Dios de verdad absoluta.
• Relativismo moral/ético: Toda moral es relativa al grupo social dentro del cual ésta se construye.
• Relativismo situacional: Las éticas (correctas y equivocadas) son dependientes de la situación.
Desafortunadamente, la filosofía del relativismo es dominante en nuestra cultura actual. Con el rechazo de Dios, y el Cristianismo en particular, la verdad absoluta está siendo abandonada. Nuestra sociedad pluralista quiere evitar la idea de que realmente existe un bien y un mal. Esto se evidencia en nuestro sistema judicial deteriorado que tiene más y más problemas para castigar a los criminales, en nuestros medios de entretenimiento el cual continúa empujando el sobre de la moralidad y la decencia, en nuestros colegios los cuales enseñan la evolución y la “tolerancia social”, etc. Además, la plaga del relativismo moral está animando a las personas a aceptar la homosexualidad, la pornografía en la televisión, la fornicación, y una serie de otros “pecados” que una vez fueron considerados equivocados pero que ahora están siendo aceptados, penetrando en nuestra sociedad. Cada vez es tan penetrante que si Usted habla en contra de los relativismos morales y su filosofía de que “todo vale”, Usted es señalado como un fanático intolerante. Claro está, esto es increíblemente hipócrita por parte de aquellos que profesan que todos los puntos de vista son ciertos, rechazando aún aquellos que profesan los absolutos en moralidad. Parece ser que lo que significa realidad para los relativistas morales es que todos los puntos de vista son verdaderos, excepto los puntos de vista que enseña los absolutos morales, un Dios absoluto, o lo absoluto de lo correcto y de lo equivocado.
Algunas expresiones típicas que revelan una presuposición subyacente del relativismo son comentarios tales como: “Esa es su verdad, no la mía.” “Esto es verdad para Usted, pero no para mí.” “No existen las verdades absolutas.” Claro está, estas declaraciones son ilógicas, lo cual demostré en el artículo “Refutando el relativismo”. El relativismo está invadiendo nuestra sociedad, nuestra economía, nuestros colegios y nuestros hogares. La sociedad no puede florecer ni sobrevivir en un ambiente donde todo lo que una persona hace es correcto ante sus propios ojos, donde la situación determina las acciones, y si la situación cambia por mentir o engañar es aceptable—en la medida en que Usted no sea capturado. Sin un fundamento común de la verdad y de los absolutos, nuestra cultura será débil y se quebrará.
Sin embargo, debo admitir que existen algunos aspectos del relativismo válidos. Por ejemplo, lo que una sociedad considera correcto—manejar al lado izquierdo de la carretera—otra, la considera equivocada. Estas son costumbres a las cuales un “bueno y malo” está agregado, pero estos son puramente relativos y no universales ya que estos son basados en la cultura. El principio de la crianza de los hijos varía en las diferentes sociedades, como las prácticas en los funerales y en las ceremonias matrimoniales. Estas “formas buenas y malas” no están establecidas cósmicamente en una piedra ni tampoco se derivan de algunas reglas absolutas de conducta por algo dios desconocido. Estas son relativas y con razón. Pero el relativismo de éstas está afirmado como tal. No importa en qué lado de la carretera manejamos en la medida en que todos lo hagamos en la misma vía.
De igual forma existen experiencias que son válidas sólo para los individuos. Yo podría estar irritado por cierto sonido mientras que otra persona no. En este sentido, lo que para mí es verdad no es necesariamente verdadero para alguien más. No es una verdad absoluta que el sonido idéntico cause molestias a todas las personas. Esta es una forma de mostrar que ciertos aspectos con el relativismo son ciertos. Pero es válido decir que debido a que existe un tipo de relativismo personal que puede entonces aplicar ese principio a todas las áreas de la experiencia y el conocimiento, se podría decir, ¿que estos son relativos también? No. No es una suposición válida. Primero que todo, hacerlo sería declarar un juicio absoluto el cual sería contrario al relativismo.
Aún más, si todas las cosas son relativas, entonces no puede haber algo que sea absolutamente cierto entre los individuos. En otras palabras: si todas las personas niegan la verdad absoluta y establecen la verdad relativa a partir de sus propias experiencias, entonces, todo sería relativo al individuo. ¿Cómo podría haber un terreno común del cual juzgar lo que bueno y malo o lo que es verdadero? Parecería que esto no puede ser.
Claro está, que el tema que es importante aquí es si hay o no verdades absolutas. También, ¿podrían existir diferentes clases de verdades absolutas si es que en efecto existen verdades absolutas? Podríamos preguntarnos si el mentir siempre es equivocado. ¿O si 1+1 es siempre igual a 2? ¿Es siempre verdad que algo no puede existir y no existir al mismo tiempo? ¿Es siempre verdad que algo no puede traerse a sí mismo a existencia si primero no existe? Si alguna de estas respuestas puede ser respondida en forma afirmativa entonces el relativismo es refutado; por lo menos, en algún grado.
Mas preguntas se levantan. Si todos los puntos de vista son igualmente válidos, entonces, ¿tenemos el derecho de castigar a alguien? ¿Podemos alguna vez decir que alto está equivocado? Para poder decir que algo está equivocado, primero, debemos tener un estándar por el cual pesar lo que está bien y lo que está mal para poder así hacer un juicio. Si ese estándar de lo correcto y equivocado se basa en el relativismo, entonces, no es, después de todo un estándar. En el relativismo, los estándares de lo bueno y malo se derivan de las normas sociales. Debido a que la sociedad cambia, las normas cambiarían, cambiando también lo que es bueno o malo. Si estos cambian, entonces, ¿cómo puede alguien ser juzgado rectamente por algo que hizo mal si ese mal podría en el futuro convertirse en algo bueno?
Finalmente: ¿Es justo aplicar el análisis lógico a los principios relativos? Muchos relativistas dirán que no, pero yo, particularmente no veo por qué no. Si un relativista me fuera a convencer que la lógica no es necesaria al examinar el relativismo, él tendría que convencerme usando la lógica, lo cual sería contraproducente. Si un relativista usa el relativismo—el punto subjetivo de sus propias opiniones—para validar su posición, estaría usando un razonamiento circular vicioso; es decir, él está utilizando el relativismo para establecer el relativismo. Así que de todas formas, habrá perdido el argumento.
Para concluir, si el relativismo es verdadero y todos los puntos de vista son verdaderos, entonces, ¿es mi punto de vista acerca del relativismo es falso y también verdadero? ¿Se contradice la verdad a sí misma? No. No se contradice.