Cuál es el Significado de Lámpara - Concepto, Definición, Qué es Lámpara

Definición, Concepto, Significado, Qué es Lámpara


Lámpara – Definición de Lámpara, Concepto de Lámpara, Significado de Lámpara

1. Concepto de Lámpara

Las lámparas, lámpadas o luminarias son aparatos que sirven de soporte y conexión a la red eléctrica a los dispositivos generadores de luz (llamados a su vez lámparas, bombillas o focos). Como esto no basta para que cumplan eficientemente su función, es necesario que cumplan una serie de características ópticas, mecánicas y eléctricas entre otras.
A nivel de óptica, la luminaria es responsable del control y la distribución de la luz emitida por la lámpara. Es importante, pues, que en el diseño de su sistema óptico se cuide la forma y distribución de la luz, el rendimiento del conjunto lámpara-luminaria y el deslumbramiento que pueda provocar en los usuarios. Otros requisitos que deben cumplir las luminarias es que sean de fácil instalación y mantenimiento. Para ello, los materiales empleados en su construcción han de ser los adecuados para resistir el ambiente en que deba trabajar la luminaria y mantener la temperatura de la lámpara dentro de los límites de funcionamiento. Todo esto sin perder de vista aspectos no menos importantes como la economía o la estética.

Tipos de lámparas

Por su forma, se pueden distinguir:
• lámparas de pie, las que se apoyan en el suelo.
• lámparas de mesa, aquellas que se sitúan sobre mesas.
• lámparas de techo, las que se cuelgan de lo alto.
Las lámparas actuales van conectadas a la red eléctrica y constan de las siguientes partes:
• pie o báculo, y brazo, los elementos sustentantes;
• pantalla o tulipa, de material traslúcido que difumina la luz y protege la vista de la iluminación intensa;
• bombilla, que en número variable proporcionan la iluminación.
Tipos de combustible
Hasta el s. XIX, los combustibles más usados para lámparas variaban según la región, pues, como es lógico, se empleaban los más fáciles de encontrar, como la grasa de manteca de cerdo, el benceno, el canfeno, el aceite de colza, El aceite de ricino se obtiene a partir de la planta Ricinus communis, que contiene aproximadamente un 40-50% del aceite.
En 1830, Reichenbach y el Dr. Christison inventaron el queroseno. En 1870 la lámpara de petróleo o queroseno era casi de uso universal. En 1890 la mayoría de las ciudades tenían ya luz de gas y con el descubrimiento de la electricidad, en el s. XX se modificó la iluminación de todos los pueblos.


2. Definición de Lámpara

Una lámpara es un aparato que actúa como soporte de una o más luces artificiales. Puede tratarse de un objeto colgante o sostenido sobre una base o un pie. Por ejemplo: “Ayer compramos una lámpara nueva para la mesita de la sala”, “Se quemó la bombilla de la lámpara del living”, “Me levanté medio dormido y me choqué contra la mesa de luz, tirando la lámpara al piso”.
Las lámparas, por lo tanto, son utensilios que permiten que los dispositivos generadores de luz (conocidos como bombillas, focos, bombitas, ampolletas o incluso como lámparas) se conecten a la red eléctrica. Cumplen, de todas formas, con otras funciones, ya que distribuyen la luz emitida por la bombilla (evitando el deslumbramiento) y sirven como decoración.
Es posible distinguir entre una amplia variedad de lámparas. Las lámparas de pie son aquellas que se apoyan en el piso, mientras que las lámparas de techo cuelgan desde lo alto. Las lámparas de mesa, por su parte, se ubican sobre distintos tipos de mesas.
Una lámpara está formada por un pie (la base o soporte), un brazo (que es flexible en algunos modelos) y una pantalla o tulipa (atenúa la iluminación y difumina la luz). Esta estructura, por supuesto, puede cambiar de acuerdo al tipo de lámpara.
Existen otros usos de la noción de lámpara que no tienen que ver con la iluminación. Una lámpara puede ser una mancha grande que se produce en la ropa o, en algunos países, una persona astuta o un sujeto en el que no se puede confiar.

3. Significado de Lámpara

La lámpara es el elemento, el aparato más popular y usado a la hora de suministrar luz a un espacio o sector dado de: nuestra casa, de una oficina, de un establecimiento comercial, de un espacio público, entre otros lugares.
Al mismo tiempo, la lámpara, es soporte de la bombita de luz que ilumina y es la que facilita la conexión con la red eléctrica. Las partes componentes de una lámpara son: el pie o el brazo, la pantalla o la tulipa, que son las encargadas de aminorar el efecto de la luz directa y protegen la vista del encandilamiento directo, y la bombita.
Cabe destacarse que para cumplir satisfactoriamente con su función, la lámpara, debe reunir las siguientes condiciones: controlar y distribuir de modo eficiente la luz que se emite, es importante que la misma no encandile a los usuarios, sino que los ilumine de manera conforme.
Otras cuestiones fundamentales son: que dispongan de un mecanismo sencillo para la instalación y el posterior mantenimiento, y asimismo que esté fabricada a partir de materiales correctos, que sean capaces de resistir la temperatura y las condiciones del ambiente en que se instalará.
Por otra parte, la estética es otra cuestión no menos importante para la mayoría, aunque, si bien para quienes así lo deseen está bien que prioricen este tema, también, es preciso que la misma no perjudique ninguna de las condiciones mencionadas anteriormente.
La economía, asimismo, es otro hecho que se tiene muy en cuenta a la hora de elegir una luminaria, es decir, la posibilidad que la misma pueda emplearse con lo que se conoce como bombitas de bajo consumo, que son aquellas recomendadas por las empresas proveedoras de energía porque contribuyen al uso racional y adecuado de la energía eléctrica.
Pero no siempre hubo energía eléctrica en el planeta como hoy, entonces, en los primeros tiempos del mundo la luz se conseguía a partir de lámparas que consistían de recipientes que se llenaban de líquido oleoso que se prendía por la mecha y entonces el fuego generado daba luz por la noche o cuando se necesitaba.
Con el transcurrir del tiempo y los avances tecnológicos, estos elementos fueron mejorando y evolucionando. También las características y condiciones variaban mucho de una cultura a otra. Por ejemplo, en oriente era usual el uso de la lámpara de aceite que tenía forma de plato y un pie labrado.
En la actualidad nos podremos encontrar con los siguientes tipos de lámparas: de pie (se apoyan en el suelo y generalmente son altas), de techo (porque justamente cuelgan del techo, por ejemplo arañas), de mesa (se disponen en las mesas o escritorios).