BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Cuál es el Significado de Placenta - Concepto, Definición, Qué es Placenta

ADS

Definición de Placenta


Concepto de Placenta

1. Concepto de Placenta

La placenta es aquel órgano que hace las veces de intermediario entre la madre y el feto mientras dura el proceso de gestación. Se encuentra presente en casi todos los mamíferos y en los seres humanos (las mujeres embarazadas) ocupándose especialmente de atender las principales necesidades del feto mientras se encuentra en la panza, respiración, nutrición y excreción.
La composición de la placenta es el resultado de las mismas células que proceden del espermatozoide y el óvulo que originaron el feto y presenta dos componentes, una porción fetal o corión liso y una porción materna o decidua coriónica. En tanto, la función de estos dos componentes es poner en relación de igualdad de sangre a la correspondiente a la madre y la del feto.
La placenta humana se empezará a formar en la segunda semana tras la fecundación, mientras tanto, adquirirá su forma y estructura definitiva, redondeada en forma de disco, aproximadamente cuando la madre ingrese en el tercer mes de embarazo, aunque, es viable que la misma sufra algunos cambios menores hasta la finalización del embarazo.
El bebé se encuentra unido a la placenta a través del cordón umbilical, que es un conducto vascular encargado de llevar sangre con desechos y sin oxígeno desde el bebé hasta la placenta para que se haga efectivo el intercambio con la madre y entonces emprender el regreso hacia el bebé con oxígeno y nutrientes. El intercambio es bastante selectivo ya que solamente dejará atravesar a sustancias bien determinadas sin que se mezcle la sangre del bebé con la de la madre.
Una de sus funciones principales, como dijimos, es la alimentación ininterrumpida del feto durante todo el embarazo, el bebé extraerá de la sangre de la madre todos aquellos elementos que son necesarios para su desarrollo (oxígeno, proteínas, glucosa, grasas, entre otros). Asimismo, se ocupará de la eliminación de todos aquellos elementos que no sean necesarios para el bebé; como los órganos de éste todavía son muy inmaduros la placenta se ocupará de mediar en esa evacuación para que lleguen hasta la madre y desde ella ser expulsados. Y también la placenta ostenta la función de producir aquellas hormonas que resultan indispensables para garantizar el desarrollo del feto, tal es el caso de la gonadotropina coriónica humana.
Por otro lado, la placenta ejerce de escudo impenetrable a la hora de defender al feto de sustancias agresivas para su correcto crecimiento como ser: parásitos, virus y bacterias.
Cabe destacar, que es bastante corriente que algunas mujeres padezcan de disfunción placentaria como consecuencia del padecimiento de afecciones tales como diabetes mellitus, hipertensión arterial crónica, preeclampsia, enfermedad renal crónica, entre otras, por tanto, deberán ser vigiladas muy de cerca por sus médicos para evitar que tal cuestión ponga en riesgo la vida del bebé.


2. Definición de Placenta

La placenta—del latín torta plana refiriéndose a su apariencia en humanos —es un órgano efímero presente en los mamíferos placentarios y que relaciona estrechamente al bebé con su madre, satisfaciendo las necesidades de respiración, nutrición y excreción del feto durante su desarrollo. La placenta se desarrolla de las mismas células provenientes del espermatozoide y el óvulo que dieron desarrollo al feto y tiene dos componentes, una porción fetal, el corion frondoso y una porción materna o decidua basal.
La placenta humana es de tipo hemocorial (o discoidal), lo que quiere decir que el tejido fetal penetra el endometrio hasta el punto de estar en contacto con la sangre materna. Este tipo de placenta la presentan todos los primates y los roedores. Sin embargo, entre los mamíferos existen otros tipos de placenta: Ademas, del viejo concepto de la placenta como barrera de sustancias nocivas ha sido rebasado ampliamente por la idea de que ella es un tamiz que permite el transporte de sustancias tanto provechosas, como de las indeseables para el feto.La membrana placentaria que separa la circulación materna y fetal está compuesta de cuatro capas; después de las 20 semanas disminuye a tres. (Moore y Persaud, 1993)
• Endoteliocorial: en la que el corion penetra en el endometrio, llegando a tocar los vasos de la madre. Es característica de animales carnívoros, como en el gato, el perro o el lobo.
• Sindesmocorial: en ella el epitelio de la mucosa uterina sigue intacta, pero el trofoblasto llega a tener contacto con el tejido uterino permitiendo el paso de nutrientes necesarios. Existe en rumiantes como la oveja.
• Epiteliocorial: el corion toca ligeramente el endometrio materno, pero no lo penetra, como es el caso en la cerda.
El tipo de placenta y el grosor de la membrana o barrera placentaria están muy relacionadas con el paso de sustancias de la madre al feto, así, existe una clara relación, inversamente proporcional al grosor de la placenta, en el paso transplacentario de ciertas sustancias. Esto se ha demostrado, por ejemplo, estudiando el paso de sodio a través de los distintos tipos de placenta, y observándose que el orden en la variación de este ion (de mayor a menor) sería: placenta hemocorial, placenta endoteliocorial, placenta sindesmocorial y placenta epiteliocorial. Cabe destacar, que en el ion estudiado (el sodio), la intensidad de los intercambios aumenta de manera casi regular a lo largo de la gestación, hasta un máximo, poco antes del alumbramiento. El descenso final en estos intercambios se atribuye en la placenta hemocorial a un depósito de fibrina sobre la superficie en la que se realizan los cambios.


3. Significado de Placenta

La placenta es el órgano que surge en el cordón umbilical y que permite la intermediación entre la madre y su bebé o cría mientras se desarrolla la gestación. Gracias a la placenta, que se fija al útero, el bebé puede nutrirse, respirar y expulsar desechos.
Existen diferentes tipos de placenta según la especie. En el caso de los seres humanos, la placenta se califica como hemocorial ya que el tejido del feto llega a establecer contacto con la sangre de la madre.
A medida que avanza el embarazo, la placenta pierde grosor para que los intercambios sean más intensos. Una vez que se produce el alumbramiento, este órgano no debe cumplir con ninguna otra función, por lo que la madre la expulsa. Algunos animales, e incluso seres humanos según la cultura, pueden comerse la placenta una vez eliminada del cuerpo materno.
La ingesta de la placenta recibe el nombre de placentofagia. Existen motivos físicos que justifican dicha conducta: por sus componentes, puede facilitar la secreción de leche materna y reducir el estrés que se produce por el parto, por ejemplo. Hace unos años se produjo un gran revuelo cuando el actor Tom Cruise aseguró que se comería la placenta de la madre de su hija Suri, aunque después lo negó.
Se conoce como placenta previa, por otra parte, a un problema que puede suscitarse en el embarazo cuando este órgano se adhiere a la región inferior del útero, lo que puede hacer que se bloquee el cuello uterino. La placenta previa, por lo tanto, impide que el feto salga del útero por el canal de parto.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada