Cuál es el Significado de Tolerancia - Concepto, Definición, Qué es Tolerancia

Definición de Tolerancia



Definición de Tolerancia

La tolerancia podría ser descripta como una actitud, una manera de actuar, una forma de ser que se basa en la idea de que todos los seres humanos somos iguales y que por lo tanto debemos respetarnos, protegernos y aceptarnos tal cual somos sin generar divisiones que nos enfrenten, sin agredir o discriminar. En términos más específicos o individuales, la tolerancia también puede ser entendida como la actitud mediante la cual una persona tolera o acepta rasgos que no necesariamente tengan que ver con cuestiones raciales, étnicas o religiosas de otra persona que conoce (por ejemplo, tener tolerancia a que alguien sea impuntual, a que alguien sea desordenado, etc.).
La tolerancia es hoy en día uno de los actos más necesarios para la convivencia de todas las sociedades en el planeta, tanto entre distintas sociedades entre sí como también a nivel interno. Esto se debe a que en la actualidad los lazos entre comunidades antes aisladas es innegable e inevitable, lo cual hace que uno entre en contacto más fácilmente con otras realidades y formas de vivir. Si bien esto es positivo, también puede traer como consecuencia actos de miedo hacia lo diferente, superstición, discriminación, agresividad y violencia. Incluso, muchas veces el problema no es unidireccional si no que la intolerancia se registra en muchos niveles al poder ser una comunidad discriminada pero también discriminadora.
Por otro lado, es importante señalar que las sociedades modernas muestran una alta tendencia hacia la violencia por lo cual actos como el respeto mutuo, la tolerancia, la convivencia y la paz son cada vez más difíciles y complicados. En sociedades en las que la violencia está enquistada en todos los niveles sociales y culturales, en todas las actividades, es muy complicado lograr valores de tolerancia que aseguren una vida pacífica para todos los miembros de la misma.
La tolerancia se ejercita día a día y puede ser estimulada a partir de la interacción con otros, especialmente con aquellos que son diferentes a uno ya que eso permite conocer otras realidades y aceptar progresivamente que no hay una vara de moral única si no que cada cultura se modela según sus necesidades e intereses específicos.

Concepto de Tolerancia

La palabra Tolerancia proviene del latín tollere, que quiere decir soportar, sufrir. Se soporta lo que no se comparte; es decir, lo diferente.
En la actualidad, la tolerancia presenta una triple aceptación: en el ámbito médico, indica la capacidad de habituación de una droga o un medicamento y la resistencia a sufrir sus efectos; en mecánica, es el error o la inexactitud, por exceso o por defecto, que se permite en las dimensiones de una pieza respecto a las medidas indicadas; y en lo social, es la actitud de quien respeta las convicciones políticas, religiosas o artísticas de los demás y permite su ejercicio.
La tolerancia es valorar y respetar las diferencias individuales; es tener en cuenta las opiniones y actividades que realizan las demás personas, generando una actitud de igualdad a ellos.
Se debe tomar en cuenta que la tolerancia es un principio de convivencia, fundamental y necesario para vivir en paz, que es un pensamiento flexible hacia las ideas de los demás y que una persona jamás tiene la verdad absoluta.
El que es tolerante sabe que si alguien es de una raza distinta a la suya o proviene de otro país, otra cultura, otra clase social, o piensa distinto a él, no por ello es su rival o su enemigo. Para ser tolerante se debe ver en la diversidad de razas y culturas una señal de la riqueza y amplitud del mundo, en lugar de motivos de desconfianza.
Una persona no es tolerante cuando es cómplice de situaciones de conflictos, emplea en su hablar términos agresivos, permite actividades no debidas, intimida a los demás y los inculpa en errores propios, actúa con prejuicios, no asume responsabilidades, reprime y actúa discriminando a los demás, entre otros.
Cabe señalar que una política vinculada a la tolerancia es aquella que regula el ordenamiento del Estado en torno a la democracia. Por el contrario, la antítesis de la tolerancia estaría representada por una política regida por el totalitarismo o por actitudes personales o sociales relacionadas con el racismo, la xenofobia o el terrorismo.