Cuál es el Significado de Crisis - Concepto, Definición, Qué es Crisis

Definición, Concepto, Significado, Qué es Crisis


Definición, Concepto, Significado, Qué es Crisis

Significado de Crisis

Se conoce como crisis a aquel período o situación en el cual la normalidad vigente pierde su sustancia dándole lugar y primando los cambios bruscos o dificultades.
Una crisis puede afectar a una persona individualmente, a un grupo, a una institución o en un rango más amplio a un país entero incluso, o sea, nadie está exento de padecer alguna vez en la vida por una situación así, ya que, si la crisis no lo toca personalmente por un tema en particular, puede ser que al afectar algún ámbito del país en el cual vive, este fenómeno termine por tocarlo de alguna manera.

Entonces, como les decía, hay infinidad de crisis… entre las más corrientes y susceptibles de afectar a la mayoría de los seres humanos que habitamos este planeta se cuentan, la crisis de gobierno, crisis económica y crisis nerviosa, por nombrar a algunas de las más comunes.
Una crisis de gobierno es aquel período de cambio que protagonizará el gobierno de un país determinado cuando alguna situación, como ser la adopción de alguna medida que causó una profunda repulsión en la opinión pública, obliga a la renuncia del presidente y por ende a la de todo su gabinete provocando una situación de ingobernabilidad. Un ejemplo de este caso puede ser el que le tocó vivir a la Argentina allá por el año 2001, cuando luego de la renuncia del vicepresidente Carlos Alvarez, el país comenzó a experimentar una falta de credibilidad interior y exterior que desembocó en la pérdida de poder de su presidente, Fernando De la Rúa y la posterior adopción de políticas que se contraponían férreamente con la voluntad popular. Por supuesto esta situación terminó con la renuncia del presidente. Una circunstancia similar se ha vivido en las naciones comunistas de Europa del Este, en las cuales se generó una reacción en cadena posterior a la disolución de la Unión Soviética que dio lugar al nacimiento de distintos estados locales democráticos.
Luego están las crisis económicas , que son aquellos momentos que se caracterizan por una situación sumamente depresiva de la evolución de un proceso económico en el que prima la recesión. En una recesión, la falta de oferta laboral y la fuerte caída en el consumo son las dos cuestiones más observables y generadoras de un escenario crítico. Como ejemplo de esta situación no hay que irse muy lejos en el tiempo (como en el caso anterior) y tenemos como fiel exponente de esta a la crisis que por estos días y desde hace ya mucho tiempo afecta la economía de los Estados Unidos que no solo ha generado una brusca caída del crédito y el consumo, sino también una importante caída del empleo, como otras de las situaciones más características que se generan en una crisis económica. Aunque los Estados Unidos han iniciado un proceso paulatino, lento y difícil de recuperación, esta crisis aún golpea con notable énfasis a ciertos miembros de la Unión Europea, entre los que sobresalen Grecia, Portugal, Italia y, en gran medida, España. Estas naciones sufren altas tasas de desempleo, intensos recortes a subsidios y planes de promoción, acentuados incrementos impositivos y un gran descontento por parte de sus habitantes.
Y por último están las crisis nerviosas, que son aquellas que se producen como consecuencia de alguna situación traumática que debe vivir una persona, la muerte de un ser querido, la pérdida del empleo, un divorcio, entre otros y que provocan una repentina y aguda depresión o ansiedad en quien la padece, haciendo necesaria e inmediata su atención médica. Algunas de estas crisis no sólo una manifestación intensa y grave de estrés o de inapropiada adaptación a una situación impactante, que caracteriza a una personalidad con escasos recursos de defensa frente al cambio. Sin embargo, cunado estas crisis se multiplican en cantidad o tienden a persistir en el tiempo, el desenlace puede resultar en una neurosis o, en el peor de los casos, en verdaderas enfermedades mentales que deterioran la salud y, sobre todo, la calidad de vida de las personas. Esto es especialmente importante en relación con la depresión, el trastorno de ansiedad generalizada y ese mal de nuestro tiempo que se denomina síndrome de estrés postraumático, en el cual un evento que provocó una crisis en un momento de la vida precipita meses o incluso años después una gran aglomeración de angustia y tristeza de difícil tratamiento.

Definición de Crisis

Es un vocablo griego que significa ruptura, derivando también del mismo origen las palabras, crítica y criterio. Por lo tanto podemos decir que una crisis es un hecho o circunstancia o conjunto de ellos que producen un quiebre, un antes y un después y que puede significar la destrucción del ser animado o inanimado afectado por la crisis, o resurgir de ella, previa deliberación razonada y criteriosa.
Los momentos de crisis se caracterizan porque provocan zozobra e inestabilidad. El equilibrio se ha roto, y el afectado por ella, puede recomponerse o definitivamente caer. Si las crisis producen cambios muy profundos, pueden llamarse revoluciones. Por ejemplo, la crisis política, económica y social de Francia en el siglo XVIII, provocó la Revolución Francesa.
Hay hechos que por su gravedad provocan crisis o quebrantamientos cualitativos profundos en todos los sectores de la vida de un pueblo, como sucede con las guerras, que obliga en la crisis que sobreviene a la posguerra a buscar soluciones estructurales.
La economía entra en crisis cuando se agotan los recursos y no pueden hacerse frente a las demandas. Puede tratarse de economía doméstica, empresarial o estatal.
Crisis política ocurre cuando el gobierno de un estado pierde legitimación, o sea, cuando su autoridad no es reconocida por los gobernados.
La crisis social es cuando la sociedad no se halla unida ni comparte valores positivos, sumida en necesidades que no puede satisfacer, y tratando de sobrevivir cada uno como puede, en un individualismo egoísta.
La crisis de la adolescencia es un tiempo de profundos cambios que vive el joven entre los 12 y los 18 años, donde su cuerpo se modifica, cambian sus intereses, cuestiona los valores que le son impuestos, e implica como consecuencia una separación del niño que fue para convertirse luego de la crisis, en un ser adulto.
Hay otras edades que suponen crisis, como la llamada crisis de los 40, donde llegado el ser humano a la mitad de su vida tiende a replanearse si logró sus metas, pudiendo en caso de no haberlas conseguido, causarle una profunda angustia.
Un enfermo entra en crisis cuando se debate entre la vida y la muerte. Puede o no superase.