Definición, Concepto, Significado, Qué es Fascinación

Definición, Concepto, Significado, Qué es Fascinación

1. Concepto de Fascinación

Obsesión proviene del término latín obsessĭo que significa asedio. Se trata de una perturbación anímica producida por una idea fija, que con tenaz persistencia asalta la mente. La obsesión tiene múltiples facetas de expresión.
Este pensamiento, sentimiento o tendencia aparece en desacuerdo con el pensamiento consciente de la persona, pero persiste más allá de los esfuerzos por librarse de él.
Existen distintos tipos de obsesiones. Por ejemplo, pueden mencionarse aquellas relacionadas con la alimentación. En estos casos, la obsesión funciona como una barrera psicológica que no permite modificar el peso de una persona en forma saludable.
Otra obsesión que parece ser más común es el Síndrome anancástico, que es un desorden mental que asocia a individuos obsesivos con el orden y la limpieza. La persona que padece dicho síndrome, ordena lo ordenado, limpia lo que está pulcramente limpio, no tolera que una figura o elemento físico se salga de su lugar. Las personas que padecen este desorden son personas de mentalidad extremadamente rígida e intolerante, incapaces de la espontaneidad y muy dados a respetar normativas relacionadas con la organización. Asimismo estas mismas personas no toleran a otra que no sea igual de obsesiva en su universo íntimo.
La obsesión amorosa es también una manifestación clínica de este trastorno, en el que un individuo concentra su atención y desarrolla sentimientos obsesivos en una persona idealizada. Los individuos que padecen este trastorno tienen por lo general una baja autoestima y se proyectan en el ser objeto de su amor intentando poseerlo.


2. Definición de Fascinación

La fascinación puede ser descripta como aquella sensación o estado en el que una persona está completamente asombrada, admirada e interesada por un fenómeno, otra persona o un detalle. La fascinación puede muchas veces confundirse o convertirse en un acto de obsesión si aquella admiración y atracción que uno siente hacia otro o hacia una cosa se vuelve constante e irracional. De todas maneras, en el lenguaje general la idea de fascinación siempre representa algo positivo mientras que la noción de obsesión ya tiene inclinaciones negativas.
La fascinación es un estado del espíritu y del alma de una persona que hace que el individuo se muestre completa y enteramente interesado, atraído o fanatizado por un fenómeno (por ejemplo, por el fútbol) o por una persona. Cuando se habla de fascinación hacia una persona puede que no sea necesariamente un enamoramiento romántico y esto es así cuando por ejemplo alguien se ve fascinado por una persona con mucha sabiduría, a la que siente inalcanzable tanto física como mental o emotivamente. Un caso común de fascinación puede ser entre un alumno y su profesor.
De todas maneras, cuando se habla de fascinación siempre hay muchos niveles de emotividad puestos al servicio de ese fanatismo, por lo cual es muchas veces difícil distinguir entre el enamoramiento y una admiración simple. En el caso de llegar a una fascinación dejamos de hablar de algo lógico y empezamos a hablar de estados de ánimos puramente emocionales.
Tal como dijimos, la fascinación puede fácilmente devenir en una obsesión y esto sucede cuando la persona no puede llevar una vida normal debido al fanatismo y al sentimiento de contante obsesión que eso le genera. La obsesión puede ser negativa ya que supone que la persona puede llegar a lastimarse a sí misma o a otros si no obtiene aquello con lo que está obsesionada. Esto no siempre ocurre con el estado de fascinación.
Es muchas veces complicado hacer que una fascinación desaparezca y esto dependerá primariamente del carácter de la persona, lo cual quiere decir que aquellas personas con personalidades más dependientes y posesivas tendrán mayor facilidad a desarrollar una fascinación o posible obsesión por algo mientras que aquellas más racionales podrán evitarlo más fácilmente.

« Webgrafía consultada al editar este artículo »