Cuál es el Significado de Mirada - Concepto, Definición, Qué es Mirada

Definición, Concepto, Significado, Qué es Mirada

Definición, Concepto, Significado, Qué es Mirada

1. Concepto de Mirada

La mirada es la observación visual que se efectúa de algo. La mirada también implica una expresión de quien la emite, y así se habla de miradas frías y distantes, o de miradas que manifiestan enojo, tristeza, dolor; y de otras miradas de amor, de protección o de consuelo. La mirada es la ventana de nuestro cuerpo que nos permite divisar nuestro interior. En ella se reflejan nuestros sentimientos y emociones, y junto con los gestos, le proporcionan a los demás el modo de descubrir lo que nos pasa, aunque no lo manifestemos verbalmente.
La mirada que recibimos del otro puede causarnos placer o dolor, según como la percibamos.
Mirarse a uno mismo significa efectuar un trabajo de introspección, para conocernos mejor, autoevaluarnos y saber cómo reaccionamos ante determinados estímulos.
Se habla de que alguien posee una mirada impenetrable, cuando en sus ojos es imposible descubrir cualquier tipo de emociones.
Depende de donde se focalice el centro de atención o de su intensidad, se habla de miradas profundas, que no solo abarcan aspectos materiales de los sujetos o acontecimientos observados, sino también sus implicancias, el entorno, la intención etcétera. Así por ejemplo se dice que las noticias de un determinado medio de comunicación brindan una nueva mirada a la información, cuando dan datos poco conocidos o los relacionan con otros fenómenos o personajes.
La mirada sobre las cosas significa realizar sobre ellas una determinada valoración, y depende de la edad del observador, de su contexto histórico, social, político y económico, de su sexo, y de su educación. Por ejemplo realizar una nueva mirada de los hechos del pasado para revalorarlos o criticarlos con nuevos datos, es función del revisionismo histórico.


2. Definición de Mirada

La mirada es aquello que se observa en los ojos de una persona o animal. Es entendido como algo distinto a los ojos o a la visión ya que ambos tienen una relación física y corporal excluyente, es decir que cuando hablamos de los ojos o de la visión lo hacemos desde un punto de vista médico, físico o científico. En cambio con la mirada hablamos de algo mucho más complejo y metafórico, algo que no es comprensible solamente en términos científicos si no que depende de varios factores.
Se podría decir que si bien los ojos definen los rasgos faciales de una persona (por ejemplo, si tiene ojos azules o negros, chicos o grandes), la mirada se relaciona en mayor grado con la personalidad y no tanto con lo físico. Así, es común ver que una persona muy intensa tenga una mirada más intensa mientras que una persona más tranquila tenga una mirada más relajada. La mirada define a la personalidad, al carácter de una persona y es lo que la diferencia del resto. Así, hay millones de personas con ojos negros pero no todas tienen la misma mirada.
Para los poetas y los artistas la mirada es la ventana al alma de la persona ya que con ella demuestra de alguna manera u otra sus sentimientos, su estado de ánimo, su carácter. En este sentido, la mirada puede cambiar y volverse triste cuando el estado de ánimo de la persona es coincidente. Al mismo tiempo puede volverse alegre si la persona se alegra o está feliz. En cuadros y obras de arte de todo tipo siempre se considera que la mirada es una de las cosas más difíciles de representar, pudiendo una escultura ser perfecta a nivel anatómico pero perder alma y emotividad si la mirada no está bien compuesta.
Pero a nivel científico la mirada también puede estudiarse y esto es así cuando por ejemplo se estudia la manera en la que una persona la utiliza. Suele creerse que aquellos que no mantienen la mirada mienten, del mismo modo que mantener la mirada en la mirada de la otra persona cuando se conversa es un acto que demuestra interés.