Cuál es el Significado de Antibiótico - Concepto, Definición, Qué es Antibiótico

Definición de Antibiótico


Concepto de Antibiótico

1. Concepto de Antibiótico

La palabra antibiótico es un cultismo griego, acuñado en 1942 por el Doctor en Bioquímica de nacionalidad ucraniana, Selman Waksman, proviniendo de “biōtikós” integrado por “anti” que significa en contra; “bío” = vida y “tikos” que puede traducirse como “referido a”. O sea que de acuerdo a su origen etimológico podemos decir que un antibiótico es lo que alude a aquello que está contra la vida, aunque cabe aclarar que la vida que atacan los antibióticos, matándola (acción bactericida) o impidiendo su avance y desarrollo (acción bacteriostática) es la de aquellas bacterias y otros agentes, dañinos para el organismo animal y humano, e incluso vegetal, que producen infecciones.
Los antibióticos son sustancias extraídas de microorganismos que tienen la aptitud, en concentraciones bajas, de combatir a otros, aunque en la actualidad también integran el concepto otras sustancias de elaboración sintética.
Los antibióticos deben ser administrados siempre bajo el control del facultativo, ya sea médico, si se trata de personas, o veterinario en el caso de los animales, ya que pueden tener efectos colaterales (afectar la flora normal, alergias) y provocar que los microorganismos patógenos se hagan más resistentes.
Como ejemplos de antibióticos podemos citar a la penicilina, cuyo descubridor reconocido fue Alexander Fleming, aunque la paternidad de esta sustancia le es discutida) que la obtuvo de un hongo en el año 1929; y también extraída de un hongo, la estreptomicina fue elaborada por Waksman en 1944.
Un antibiótico ideal, debería poseer una potente y selectiva acción bactericida, y ser de amplio espectro (actuar sobre gran número de bacterias), no ser destruido por las enzimas tisulares, no alterar las defensas orgánicas, no ocasionar alergias, ni dañar los leucocitos, ni provocar resistencias en los microorganismos que ataca.


2. Definición de Antibiótico

Estamos acostumbrados a tener que cuidarnos ante la posibilidad de Contraer una Enfermedad, teniendo que estar en las Épocas Invernales lo suficientemente abrigados, disfrutar de comidas sanas y tomar Bebidas Calientes para evitar tomar frío y pescarnos un resfrío, como también otras enfermedades más molestas y que conllevan una recuperación de varios días como una Gripe Común, o cualquiera de sus variantes.
Es recomendable realizar una consulta y una visita a nuestro Médico de Cabecera, o bien a su especialista en Pediatría en el caso de que la consulta sea para los más pequeños, quien seguramente nos recetará distintos Medicamentos, entre los cuales encontraremos el grupo conocido como Antibióticos, que a veces suele tener un sabor muy poco agradable, pero son muy necesarios.
La utilización de un Antibiótico suele estar ligada generalmente en casos en los que se nos detecta una Infección Bacteriana, aunque también pueden prescribirse los mismos cuando nuestro cuerpo se ve invadido por otros Microorganismos Dañinos, que lógicamente son sensibles a dicha medicina, siendo generalmente utilizado el denominado Antibiótico de Amplio Espectro, en caso contrario se pueden administrar aquellos que atacan en especial a una Bacteria Específica.
Es necesario recurrir a la ayuda de Antibióticos para poder controlar la Flora Bacteriana que se desarrolla en el organismo, siendo una ayuda importante a las Defensas Inmunológicas que tenemos naturalmente y ayudando a combatir y controlar una infección, impidiendo el Crecimiento de Gérmenes como también la destrucción de los presentes, teniendo la necesidad de aplicar un Dosaje Adecuado que suele estar indicado por el médico (es decir, una cantidad determinada con un intervalo específico de horas)
De ningún modo debemos automedicarnos con Antibióticos, siendo posible no solo que no logremos controlar la infección en caso de que se halle Otra Bacteria, sino que en muchos casos la reacción es adversa haciendo que su proliferación incremente, sumado además de que debemos evitar su administración en caso de Enfermedades Virales ya que su efecto no solo es nulo, sino también es contraproducente.


3. Significado de Antibiótico

Un Antibiótico es un agente anti-patógeno el cual está diseñado para frenar la capacidad de reproducción de una bacteria que afecte el organismo, en todo tipo de ser vivo. El antibiótico según su etimología nos dice que proviene del griego “αντί” que significa el prefijo “Anti o en contra” y “βιοτικός” “Dado a la vida o Con la vida“. La relación que tiene el cuerpo humano con el ambiente que lo rodea incluye una serie de capacidades de interacciones entre las cuales destaca, adaptarse al medio con el fin de establecer una marca viviente llamada población, esto implica que el hombre debe encontrar la mayor cantidad de herramientas naturales para defenderse de lo que puede afectar su evolución.
Antibiótico es toda aquella sustancia química encargada de detener una infección. Las infecciones son anomalías en el cuerpo que suceden luego que un agente patógeno supera las barreras naturales del cuerpo, de esta manera plantan bacterias malignas que deterioran un tejido en específico. Los antibióticos actúan como una pared toxica para estas infecciones, erradicando los síntomas por concepto de una acción contraria a la bacteria. Esto nos da por concepto una completa gama de antibióticos que se centran en la erradicación de cierto tipo de infecciones. La flora bacteriana del cuerpo humano debe mantener una estabilidad y una condiciones determinantes para el buen funcionamiento del cuerpo, cuando una bacteria de distinta naturaleza interviene, se debe aplicar un antibiótico para contrarrestar los efectos de estas.
El antibiótico es una de las principales armas utilizada para el tratamiento del cáncer, su efecto sobre las células afectadas con carcinomas alivia y en algunos casos retraen los síntomas más directos. A partir de los principales antibióticos utilizados en tratamientos de quimioterapia, se han desarrollado estudios para obtener las curas al cáncer. Uno de los antibióticos más famosos sintetizados por el hombre proveniente de una cepa natural es el que conocemos bajo el nombre comercial de Penicilina. Fue el primer antibiótico patentado contra una serie de agentes patógenos como los que producen la gonorrea, la salmonella, la meningitis y muchas más. Desarrollado por Alexander Fleming a través de un compuesto encontrado en un estudio a un tipo de moho.