Cuál es el Significado de césar - Concepto, Definición, Qué es César

Definición de César


Concepto de César

1. Concepto de César

La palabra césar es de origen latino, proviene de “caesar” que significa “lo que se corta”, aludiendo al cabello. En la Antigua Roma, los nombre de las personas pertenecientes a la clase patricia se componían de un nombre que hoy llamamos de pila, que para ellos era el “praenomen”; una especie de apellido, que designaba a la familia o “gens” a la que se pertenecía, que era el “nomen”; y además un “cognomen” o apodo, que indicaba o el lugar de origen, o alguna hazaña realizada o una cualidad o defecto atribuido a un miembro de esa familia, y que los demás adquirían por herencia. En este caso, César, era un cognomen, por ejemplo, el que le correspondió a Cayo Julio César, militar, político, historiador, y miembro del Primer Triunvirato, junto a Pompeyo y Craso, forma política, que junto al Segundo Triunvirato, precedieron al Imperio Romano.
El hijo adoptivo de Julio César, Octavio, tomó el nombre de César y el de Augusto, como títulos, al ser coronado como primer emperador de los romanos.
En el sistema de Tetrarquías, impuesto por el emperador Diocleciano, que gobernó entre el 284 y el año 305, los césares en número de dos, eran nombrados con el objetivo de reemplazar a los dos emperadores, que gobernaban temporariamente, con el título de augustos.
Recordemos que aún en Roma no se había adoptado el cristianismo, por lo cual, y siendo un nombre pagano, fue prohibido por la iglesia católica desde los siglos VII al XV.
César es también el nombre de una ensalada inventada por Cesar Cardini, propietario de un restaurante italiano. Entre sus ingredientes figuran la lechuga romana y “croutons” (pancitos tostados).
Sin acento, o sea, el verbo cesar, proviene del latín “cessāre”, con el significado de que algo acabe o termine.


2. Definición de César

César (en latín singular Caesar en plural "Césares" en latín Caesari/es) es un título imperial. Cesar viene de la palabra Caesar o Cabeza del Imperio. Se deriva del cognomen Gaius Iulius Caesar ("Cayo Julio César"), el inteligente general, cónsul y dictador (nombrado por el Senado) romano que fue asesinado durante los idus de marzo de 44 a. C. La transformación del nombre familiar César en un calificativo imperial puede ser vagamente trazada a partir del año 68 (el llamado año de los cuatro emperadores). Y a principios del siglo II, el autor latino Suetonio escribió las Vidas de los doce césares (De vita XII Caesarum), en las que describe las biografías de Cayo Julio César y los once primeros emperadores romanos (hasta Domiciano).

Significado

César originalmente significaba "Hermoso", lo que sugiere que los Iulii Caesares, una rama específica de la gens patricia Julia, fueran conocidos por tener una abundante cabellera (sin embargo, dado el sentido del humor romano, también pudo significar que más bien fueran propensos a quedarse calvos, problema del que, sin duda, sufría el miembro más ilustre de la familia, Julio César). El primer emperador, César Augusto, llevó este nombre como un símbolo de poder. Su nombre de nacimiento era Gaius Octavius, siendo adoptado póstumamente por César en su testamento, de forma que, según las convenciones romanas, pasó a llamarse "Gaius Iulius Caesar Octavianus" (Cayo Julio César Octaviano, habitualmente "Octavio" durante el transcurso de su vida).
Debido a razones políticas, Octavio eligió enfatizar su relación con Julio César (ya que no era hijo natural suyo, sino simplemente adoptado) al autodenominarse simplemente "Emperador César" (nombre al que el Senado Romano agregó honoríficamente el título Augustus -"Majestuoso" o "Venerable"-, en el año 26 a. C.), sin ostentar ningún otro elemento de su nombre completo. El sucesor del emperador Octavio, su hijastro Tiberio, también ostentó el nombre César como título. Su nombre natal era Tiberius Claudius Nero (Tiberio Claudio Nerón), siendo adoptado por Octavio el 26 de junio del año 4 como Tiberius Iulius Caesar. De esta forma se estableció un precedente: el emperador designaba a su sucesor al adoptarle y otorgándole el nombre de "César".

Historia de su acuñación como título

El cuarto emperador, Claudio, fue el primero en tomar el color púrpura y asumir el nombre "César" sin haber sido adoptado por el anterior emperador ni, por tanto, haber adoptado el nombre de César (aunque era un miembro de la familia Julio-Claudia). Tras la muerte de Nerón (en el año 68, el Año de los Cuatro Emperadores), el usurpador Servio Sulpicio Galba fue el primero en asumir el púrpura y el nombre simultáneamente sin ninguna razón válida, adoptando el nombre "Servius Galba Imperator Caesar". También ayudó a consolidar el uso de "César" como título del heredero designado al dárselo a su heredero adoptado, Lucius Calpurnius Piso Frugi Licinianus.
El siguiente paso en el desarrollo del título vino un año después en el 69, cuando el usurpador Vitelio depuso al anterior usurpador Otón y ostentó la púrpura junto con el nombre "Aulus Vitellius Germanicus Imperator Augustus". En un principio Vitelio no adopto el título "César" como parte de su nombre, y quizás pretendió remplazarlo con Germánico (ya que él concedió el nombre Germanicus a su propio hijo en ese año). Sin embargo, César se había convertido en una parte integral de la dignidad imperial y su lugar fue restaurado por el cuarto emperador en el año 69, cuando el hijo natural de Tito Flavio Vespasiano, Tito Flavio Sabino Vespasiano se convirtió en "Tito César Vespasiano" (conocido para la posteridad como Tito).
En este punto, el estatus de "César" fue regularizado como el título dado a un emperador designado (de vez en cuando también junto con el título honorífico princeps iuventutis, "príncipe de la juventud") y era conservado tras subir al trono (por ejemplo, Trajano se convirtió en el heredero de Nerva como Caesar Nerva Traianus en octubre del año 97 y ascendió al trono el 28 de enero de 98 como Imperator Caesar Nerva Traianus Augustus). Después de algunas variaciones durante el reinado de los primeros emperadores romanos, el nombre del príncipe designado como sucesor del emperador fue NN Caesar (en donde NN era el nombre de nacimiento del príncipe). Tras convertirse en emperador, se convería en Imperator Caesar NN Augustus. Tras la ascensión al trono de Alejandro Severo, se popularizó la costumbre de denominar al emperador designado NN Nobilissimus Caesar ("Noble César") en lugar de llamarle simplemente César.
El 1 de marzo de 293, Diocleciano estableció la denominada Tetrarquía, un sistema de gobierno que dividía el imperio en dos partes, Oriente y Occidente, y contemplaba, por tanto dos emperadores principales y dos emperadores secundarios, designados sucesores de los anteriores en cada parte del imperio. Los dos emperadores principales eran nombrados de la misma forma que se venían nombrando hasta entonces: Imperator Caesar NN Pius Felix Invictus Augustus (el emperador Heliogábalo había introducido el uso de Pius Felix, "el Piadoso y Bendecido", mientras que Maximino el Tracio introdujo el uso de Invictus, "el Invicto"), y eran llamados Augusti ("Augustos"), mientras que los dos emperadores menores, adjuntos y sucesores cada uno de un augusto, fueron nombrados al igual que los anteriores emperadores designados, como NN Nobilissimus Caesar. Asimismo, los emperadores menores conservaron el título "César" antes de suceder al augusto. A cada augusto y a cada césar se les asignaba una porción del Imperio romano para su administración (un augusto y un césar para la parte occidental y otros tantos para la oriental).
Sin embargo, el complejo sistema de tetrarquía fue abandonado (especialmente porque requería simultaneidad en la renuncia de los dos augustos para que los dos césares asumiesen la púrpura), y el sistema anterior de emperador-emperador designado, tanto en la zona occidental del Imperio, de habla latina (donde se conservó el título de "césar"), como en la oriental, de habla griega ("kaisar"). Más adelante, la caída del Imperio Romano en occidente provocó que cayera en desuso el título de "César" (aunque los emperadores del Sacro Imperio Romano Germánico fueron llamados káiser en alemán, su título correcto era en latín, la lengua culta de la época, imperator augustus, sin caesar), y la mayoría de los lenguajes en Europa occidental usan derivados de imperator para referirse a los emperadores (por ejemplo, "emperador" en español, "empereur" en francés o "emperor" en inglés).


3. Significado de César

Cayo Julio César (latín: Gaius Iulius Caesar) (Roma, Italia, 12/13 de julio de 100 a. C. -ibídem, 15 de marzo de 44 a. C.) fue un líder militar y político de la era tardorrepublicana.
Nacido en el seno de la gens Julia, en una familia patricia de escasa fortuna, estuvo emparentado con algunos de los hombres más influyentes de su época, como su tío Cayo Mario, quien influiría de manera determinante en su carrera política. En 84 a. C., a los 16 años, el popular Cinna lo nombró flamen dialis, cargo religioso del que fue relevado por Sila, con quien tuvo conflictos a causa de su matrimonio con la hija de Cinna. Tras escapar de morir a manos de los sicarios del dictador, fue perdonado gracias a la intercesión de los parientes de su madre. Trasladado a Asia, combatió en Mitilene como legatus de Marco Minucio Termo. Volvió a Roma a la muerte de Sila en 78 a. C., ejerciendo por un tiempo la abogacía. En 73 a. C. sucedió a su tío Cayo Aurelio Cota como pontífice, y pronto entró en relación con los cónsules Pompeyo y Craso, cuya amicitia le permitiría lanzar su propia carrera política. En 70 a. C. César sirvió como cuestor en la provincia de Hispania y como edil curul en Roma. Durante el desempeño de esa magistratura ofreció unos espectáculos que fueron recordados durante mucho tiempo por el pueblo.
En 63 a. C. fue elegido praetor urbanus al obtener más votos que el resto de candidatos a la pretura. Ese mismo año murió Quinto Cecilio Metelo Pío, Pontifex Maximus designado durante la dictadura de Sila, y, en las elecciones celebradas con objeto de sustituirle, venció César. Al término de su pretura sirvió como propretor en Hispania, donde lideró una breve campaña contra los lusitanos. En 59 a. C. fue elegido cónsul gracias al apoyo de sus dos aliados políticos, Pompeyo y Craso, los hombres con los que César formó el llamado Primer Triunvirato. Su colega durante el consulado, Bíbulo, se retiró a fin de entorpecer la labor de César, que, sin embargo, logró sacar adelante una serie de medidas legales, entre las que destaca una ley agraria que regulaba el reparto de tierras entre los soldados veteranos.
Tras su consulado fue designado procónsul de las provincias de Galia Transalpina, Iliria y Galia Cisalpina, esta última tras la muerte de su gobernador, Céler. Su gobierno estuvo caracterizado por una política muy agresiva en la que sometió a prácticamente la totalidad de pueblos celtas en varias campañas. Este conflicto, conocido como la Guerra de las Galias, finalizó cuando el general republicano venció en la Batalla de Alesia a los últimos focos de oposición, liderados por un jefe arverno llamado Vercingétorix. Sus conquistas extendieron el dominio romano sobre los territorios que hoy integran Francia, Bélgica, Holanda y parte de Alemania. Fue el primer general romano en penetrar en los inexplorados territorios de Britania y Germania.
Mientras César terminaba de organizar la estructura administrativa de la nueva provincia que había anexionado a la República, sus enemigos políticos trataban en Roma de despojarle de su ejército y cargo utilizando el Senado, en el que eran mayoría. César, a sabiendas de que si entraba en la capital sería juzgado y exiliado, intentó presentarse al consulado in absentia, a lo que la mayoría de los senadores se negaron. Este y otros factores le impulsaron a desafiar las órdenes senatoriales y protagonizar el famoso cruce del Rubicón, donde al parecer pronunció la inmortal frase «Alea iacta est» (la suerte está echada), iniciando así un conflicto conocido como la Segunda Guerra Civil de la República de Roma, en el que se enfrentó a los optimates, que estaban liderados por su viejo aliado, Pompeyo. Su victoria, basada en las derrotas que infligió a los conservadores en Farsalia, Tapso y Munda, le hizo el amo de la República. El hecho de que estuviera en guerra con la mitad del mundo romano no evitó que se enfrentara a Farnaces II en Zela y a los enemigos de Cleopatra VII en Alejandría. A su regreso a Roma se hizo nombrar cónsul y dictator perpetuus —dictador vitalicio—, e inició una serie de reformas económicas, urbanísticas y administrativas.
A pesar de que bajo su gobierno la República experimentó un breve periodo de gran prosperidad, algunos senadores vieron a César como un tirano que ambicionaba restaurar la monarquía. Con el objetivo de eliminar la amenaza que suponía el dictador, un grupo de senadores formado por algunos de sus hombres de confianza como Bruto y Casio y antiguos lugartenientes como Trebonio y Décimo Bruto urdieron una conspiración con el fin de eliminarlo. Dicho complot culminó cuando, en los idus de marzo, los conspiradores asesinaron a César en el Senado. Su muerte provocó el estallido de otra guerra civil, en la que los partidarios del régimen de César, Antonio, Octavio y Lépido, derrotaron en la doble Batalla de Filipos a sus asesinos, liderados por Bruto y Casio. Al término del conflicto, Octavio, Antonio y Lépido formaron el Segundo Triunvirato y se repartieron los territorios de la República, aunque, una vez apartado Lépido, finalmente volverían a enfrentarse en Accio, donde Octavio, heredero de César, venció a Marco Antonio.
Al margen de su carrera política y militar, César destacó como orador y escritor. Redactó, al menos, un tratado de astronomía, otro acerca de la religión republicana romana y un estudio sobre el latín, ninguno de los cuales ha sobrevivido hasta nuestros días. Las únicas obras que se conservan son sus Comentarios de la Guerra de las Galias y sus Comentarios de la Guerra Civil. Se conoce el desarrollo de su carrera como militar y gran parte de su vida a través de sus propias obras y de los escritos de autores como Suetonio, Plutarco, Veleyo Patérculo o Eutropio.