Cuál es el Significado de Petroglifos - Concepto, Definición, Qué es Petroglifos

Definición de Petroglifos


Petroglifos: Definición, Concepto, Significado, Qué es Petroglifos

1. Concepto de Petroglifos

Los petroglifos son diseños simbólicos grabados en rocas, realizados desbastando la capa superficial. Muchos fueron hechos por nuestros antepasados prehistóricos del periodo neolítico. Son el más cercano antecedente de los símbolos previos a la escritura. Su uso como forma de comunicación se data hacia el 10.000 a. C. y puede llegar hasta los tiempos modernos en algunas culturas y lugares. La palabra proviene de los términos griegos petros (piedra) y glyphein (tallar). En su origen, fue acuñada en francés como pétroglyphe.
Este término no debe confundirse con el de pictografía, una forma de comunicación escrita mediante imágenes que se remonta al neolítico, aunque ambos pertenecen a la categoría general y más amplia del arte rupestre.
Los petroglifos más antiguos datan del Paleolítico Superior o del Neolítico. Más adelante, hace alrededor de 7000 ó 9000 años comenzaron a aparecer sistemas de escritura como las pictografías y los ideogramas. Los petroglifos siguieron siendo muy comunes y algunas sociedades menos avanzadas continuaron utilizándolos durante milenios, incluso hasta el momento de entrar en contacto con la cultura occidental. Se han encontrado en todos los continentes, exceptuando la Antártida, aunque se concentran especialmente en zonas de Suramérica, África, Escandinavia, Siberia, el suroeste de Norteamérica y Australia.


2. Significado de Petroglifos

Petroglifo, una noción con origen en la lengua griega, es el grabado que, en la prehistoria, se desarrollaba sobre las piedras. Los seres humanos primitivos, de este modo, golpeaban las rocas y las descascaraban para dejar ciertas marcas.
Para desarrollar un petroglifo, la persona trabajaba sobre la superficie de la roca, levantándola poco a poco según el diseño en cuestión. Para esto podía picar el material, someterlo a la abrasión o rayarlo.
Gracias a los petroglifos, los hombres prehistóricos podían comunicarse y dejar registros sobre las piedras, por lo que se considera que está técnica es un antecedente lejano de la escritura.
Los petroglifos forman parte de lo que se conoce como arte rupestre. Estas imágenes no se constituyen como un lenguaje ni implican un mensaje escrito, a diferencia de los jeroglíficos, las pictografías y otros métodos. Lo que hacen los petroglifos es plasmar dibujos que permiten exhibir una escena o narrar, en cierta forma, una historia.
Es posible encontrar petroglifos en diversas partes del mundo. En América Latina, existen los petroglifos de Miculla, por ejemplo, que se encuentran en el territorio peruano.
El continente asiático, por su parte, alberga los petroglifos de Wadi Rum (Jordania), que están entre los más famosos del mundo. Estos grabados se sitúan en un área que ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
España, Suecia, Noruega e Italia, entre otros, son países europeos con importantes petroglifos históricos, al igual que Camerún, Libia, Gabón y Egipto en África. Como puede advertirse, la técnica llegó a expandirse en todo el mundo.


3. Qué es Petroglifos

“El arte es una experiencia fundamental. Surge en los albores de la necesidad de expresión del hombre...” Esta afirmación de la profesora Golli ilustra la afirmación acerca de la cual el hombre manifiesta su humanidad a través de formas visuales (perfil y color). De ahí la consideración, entre las muchas teorías que intentan una ubicación del origen del arte, de que este fue una necesidad de materializar un propósito mágico o de comunicación con fuerzas sobrenaturales. Por consiguiente, es de común aceptación que el hombre ha sentido la imperiosa necesidad de construir un medio de expresión de su vida interior desde el momento en que el desarrollo de su inteligencia le permitió separarse de su pasado animal.

El arte rupestre es la muestra más antigua de este tipo de manifestación. Aunque es una de las últimas expresiones artísticas que ha ocupado el tiempo de los investigadores, también es cierto que implica la atención de diversas disciplinas: arqueología, etnografía, sociología, ecología, historia,, lingüística, además de la de artistas y teóricos del arte.

Sin embargo, no puede negarse en esos rastros, el seguro impacto del mundo sobre este intérprete y transmisor de realidades. No deja de asombrarnos, también, su capacidad de síntesis para la elaboración de los símbolos necesarios a la comunicación de sus pensamientos.
Hasta ahora la mayoría de los petroglifos hallados en América se refieren a figuras antropomorfas, fauna, flora, herramientas o motivos astronómicos. Pocos son los que evocan motivos abstractos y menos aún, un conjunto de estos que de forma sistémica expresen rasgos naturales.

Los petroglifos emergen como un testimonio escrito que trasciende el tiempo y permite ayudar a comprender la verdadera estatura intelectual y el conocimiento adquirido por aquella cultura. Tal como expone Fonseca (1996:166): …en este período, las sociedades antiguas interactuaron con otras sociedades americanas….el resultado de unir sus propias fuerzas y capacidades…con otras sociedades …lo hizo partícipe de una cosmovisión…donde se enfatizaba la comunicación entre el hombre y el mundo, antes que entre el hombre y el hombre…se tenía un pensamiento analógico antes que causativo…en este sentido es lógico pensar que los objetos cargados de arte representativo pueden haber sido valorados de una manera difícil de conocer para nosotros…
Aunque en todo el territorio Panameño se pueden encontrar ejemplos de arte en la roca, esta muestra hace énfasis en las regiones de Chiriquì, Coclè, entre otros zonas donde se ha realizado el mayor numero de registros y las investigaciones más exhaustivas. El resto del país está aún por descubrir para este propósito a pesar de estudios aislados y de esfuerzos particulares.

Definiciones y Técnicas


En principio podemos considerar arte rupestre a todas aquellas manifestaciones gráficas y escultóricas del ser humano, registradas sobre piedra, producto de su necesidad de expresión y comunicación interior. Para la historia contemporánea han adquirido calidad de documento histórico, toda vez que narran los acontecimientos cotidianos de las sociedades primigenias o, según la gran mayoría de los investigadores, la materialización de sus preocupaciones cosmogónicas y mágicas.

Estas expresiones gráficas se pueden encontrar en diferentes tipos de espacios: abrigos rocosos o cuevas, a ras de tierra o en formaciones rocosas al aire libre. Los materiales utilizados y el proceso de aplicación (en caso de las pinturas) varían, aunque no ostensiblemente, de acuerdo con los lugares de elaboración. Según la técnica empleada para el trabajo en piedra se reconocen los petroglifos , las pictografías, los geoglifos y el arte mobiliar.

Petroglifo: Se denomina así a los dibujos realizados sobre las rocas por proceso de grabado o incisión. Los trazos se consiguen por percusión o raspado utilizando herramientas de mayor dureza que la roca soporte, de tal manera que se permita la ruptura de la pátina superficial de oxidación de la piedra.

Pictografía: Se llama de esta manera a los dibujos realizados mediante la aplicación de pinturas, generalmente pigmentos de colores con aglutinante vegetal, acuoso o aceitoso. La pintura se aplica con instrumentos tales como hisopos o pinceles aunque también se utiliza el sopleteo o estarcido para obtener improntas ( huellas) de manos estampadas en negativo o, en algunos casos, el estampado directo de manos impregnadas en el colorante. Los pigmentos utilizados varían desde el rojo obtenido a partir de óxidos de hierro en diferentes combinaciones y cinabrio en estado natural hasta colorantes vegetales y minerales blancos, amarillos y negros.

Geoglifo: Se conoce con este nombre a las figuras dibujadas a gran escala y en amplios espacios de superficie del suelo, en laderas de cerros, en quebradas, o en terrazas formadas por los cauces de los ríos. Se ejecutan a través de la técnica de remoción de la superficie en líneas de diseño que permiten diferenciar su color del color del fondo del suelo o, por acumulación de piedras de color contrastante con la superficie seleccionada. En el continente americano pueden localizarse en Chile, Perú y Venezuela.