Cuál es el Significado de Abstinencia. Concepto, Definición, Qué es Abstinencia


Abstinencia: Compendio de Definiciones y Conceptos

Definición de Abstinencia

La abstinencia es la decisión voluntaria que tomará un individuo de renunciar por completo a la satisfacción de un deseo o apetito de determinadas actividades corporales como ser el sexo, la alimentación, el alcohol y otras drogas, que se las tiene incorporadas y experimentadas como ampliamente placenteras, como consecuencia de alguna imposición, prohibición religiosa o por alguna razón práctica.
En tanto la abstinencia puede observar diversas formas. Por un lado nos podemos encontrar con la abstinencia temporal o parcial, es decir, aquella que se realiza solo por un período determinado de tiempo con el objeto de darle cumplimiento capaz a alguna promesa que se haya hecho dentro de un marco religioso. Por ejemplo, una persona que promete ayunar por tres días porque se lo prometió a la virgen de la cual es devota con el objetivo que su hijo que se encontraba padeciendo una complicada afección se cure. Este tipo de abstinencia es muy común en contextos religiosos.
Por otro lado, las religiones también ostentan algunos compromisos que requieren de la abstinencia de sus fieles. El cristianismo por ejemplo se abstiene de comer carne durante el día viernes en oportunidad de la celebración de la Fiesta de la Pascua y obliga a los religiosos que deciden consagrar su vida al movimiento que cumplan del celibato que es lisa y llanamente que la absoluta abstinencia sexual durante toda su vida. O para los musulmanes que el tiempo del ayuno durante el mes de la celebración de Ramadán se extiende del amanecer a la oscuridad.
Y además es muy común encontrarse con aquellas abstinencias producto de la interrupción intempestiva en el consumo de drogas como el alcohol, la cocaína, la heroína, entre otras.
En términos médicos a la abstinencia de este tipo se la denomina síndrome de abstinencia y se caracteriza por la manifestación que el adicto hace de un conjunto de reacciones físicas o corporales debido a que ya no está consumiendo la droga que solía consumir.
No existe una universalidad de síntomas de abstinencia, sino que cada droga observa sus propios síntomas. Por ejemplo en el caso de la abstinencia de alcohol, esta se caracterizará por el temblor, escalofríos, debilidad, dolor de cabeza, deshidratación y náuseas, en cambio en la de los fumadores una irrefrenable necesidad de prender un cigarrillo, tensión, irritabilidad, dificultad para concentrarse, insomnio, aumento del apetito y del peso.
Aunque en una menor medida, este tipo de abstinencia en vez de deberse a la falta de consumo de una droga puede producirse por la ausencia o desaparición de una persona de la cual se era absolutamente dependiente y convertirse en una abstinencia emocional, común entre las patologías psíquicas.

Concepto de Abstinencia

La Abstinencia proveniente del latín abstinentia que etimologicamente indica al “No hacer”, es una renuncia voluntaria de complacer un deseo o un apetito de ciertas actividades corporales que se experimentan extensamente como placenteras. Generalmente, el término refiere a la renuncia a la cópula sexual y otras relaciones sexuales, al consumo de bebidas, (normalmente alcohólicas) así como de comidas y alimentos. La práctica puede presentarse por prohibiciones religiosas o consideraciones prácticas. Para los católicos la abstinencia comúnmente se refiere a no comer carnes en ciertos días (Semana Santa). Por siglos, la Iglesia ha mantenido la obligación de abstinencia de carne todos los viernes (día penitencial por ser día de la Pasión del Señor). La obligación no se ha quitado como muchos creen. El derecho canónico mantiene en vigor esa antigua costumbre, aunque en España, por una especial Bula, se puede sustituir por un acto de piedad.
La abstinencia sexual es la práctica de forma voluntaria la abstención de algunos o todos los aspectos de la actividad sexual. La moral cristiana exige la abstención de relaciones sexuales fuera del matrimonio. A la abstinencia de los placeres en general o de ocio, ya sea parcial o total, puede estar motivado por la ambición, carrera profesional o general, respeto de sí mismo (sin el punto de vista que hasta los últimos ejemplos pueden ser considerados como fuentes de placer).
Es ampliamente aceptado que la abstinencia de las drogas adictivas da buen resultado. Sin embargo, no está claro si la abstinencia de los placeres en general de ocio rendimientos más altos de productividad. Demasiado trabajo genera estrés y sus efectos adversos potenciales. Además, el propio esfuerzo para lograr la abstinencia puede consumir la fuerza de voluntad de su fin último. La abstinencia total de placer o de ocio es prácticamente imposible y en lugar de un individuo conciliación de la vida es necesaria. Medicamente la abstinencia se puede presentar en problemas de control de esfínteres, estas condiciones producen una abstinencia en la razón de efectuar algunos consentimientos de lo que normalmente se hacia, la dependencia de mecanismos para controlar la abstinencia son genéricos para cada falla y junto a la terapia representan la mejor solución para tales afectos.

Definición de Abstinencia

La abstinencia consiste en no mantener relaciones sexuales. Una persona que decide practicar la abstinencia ha decidido no tener relaciones sexuales.
Si una pareja no tiene sexo, ningún espermatozoide puede fertilizar el óvulo y no existen posibilidades de embarazo. Algunos métodos anticonceptivos consisten en barreras que evitan que los espermatozoides lleguen al óvulo (como los condones o los diafragmas). Otros interfieren en el ciclo menstrual (como las píldoras anticonceptivas). Con la abstinencia, no se necesitan barreras ni píldoras porque la persona no mantiene relaciones sexuales.
No es necesario ser virgen para practicar la abstinencia. A veces, las personas que ya han mantenido relaciones sexuales deciden dejar de hacerlo. Aunque ya hayan estado manteniendo relaciones sexuales, las personas pueden elegir la abstinencia para evitar el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual (STD, por sus siglas en inglés).
La abstinencia tiene una efectividad del 100% en la prevención de embarazos. Si bien muchos métodos anticonceptivos pueden tener tasas elevadas de éxito cuando se los utiliza correctamente, en ocasiones pueden fallar. La práctica de la abstinencia asegura que una joven no quedará embarazada porque no existe ninguna oportunidad de que un espermatozoide fertilice un óvulo.
La abstinencia protege contra las enfermedades de transmisión sexual. Algunas enfermedades de transmisión sexual se transmiten a través del sexo oral/genital, anal o incluso mediante el contacto íntimo piel con piel sin penetración (las verrugas genitales y el herpes pueden contagiarse de esta manera). Por lo tanto, las enfermedades de transmisión sexual sólo pueden prevenirse evitando toda clase de contacto genital íntimo. Evitar toda clase de contacto genital íntimo, incluido el sexo anal y genital, constituye abstinencia total.
Sólo la abstinencia total y sistemática puede evitar por completo el embarazo y proteger contra las enfermedades de transmisión sexual. Dado que al practicar la abstinencia total una persona no tiene ninguna clase de contacto sexual íntimo, no existen riesgos de contagio de una enfermedad de transmisión sexual.
Abstinencia sistemática significa que la persona practica la abstinencia en todo momento. Tener relaciones sexuales, aunque sea una vez, implica un riesgo de contraer una infección.
La abstinencia no previene el SIDA ni la hepatitis B que se contraen por medio de actividades no sexuales, como la utilización de agujas contaminadas para inyectarse drogas, hacerse tatuajes o administrarse esteroides.
No mantener relaciones sexuales puede parecer fácil porque consiste en no hacer nada. Pero la presión de los amigos y lo que ves en televisión y en las películas puede complicar la decisión de practicar la abstinencia.
Si aparentemente todos mantienen relaciones sexuales, algunas personas pueden sentir que también deben hacerlo para ser aceptadas. No dejes que las bromas, la presión de tus amigos, tu novia o tu novio, o incluso la de los medios, te impulsen a hacer algo que no es adecuado para ti. La verdad es que la mayoría de los adolescentes no mantiene relaciones sexuales.
Es posible mantener una relación de pareja sin tener sexo. Si has decidido no mantener relaciones sexuales, se trata de una decisión personal importante, y quienes se preocupan por ti deberían respetarla.
Quizás tengas dudas sobre esta elección o sobre otros métodos anticonceptivos. Tu médico o enfermera (o un adulto en quien confíes, como uno de tus padres, un maestro o un consejero) puede brindarte algunas respuestas.

Concepto de Abstinencia

La abstinencia es la acción de abstenerse (contenerse, privarse de algo). La palabra proviene del término latino abstinentĭa.
En general, la noción de abstinencia hace referencia a la virtud que supone privarse total o parcialmente de algo. De esta manera, la abstinencia es la privación de determinados alimentos, bebidas o incluso acciones, en cumplimiento de algún precepto religioso o de un voto especial.
La abstinencia consiste en una renuncia voluntaria de complacer un deseo, que se suele concretar con ciertas actividades corporales que se producen placer. La abstinencia temporal de alimentos, por ejemplo, se conoce como ayuno y se utiliza como mecanismo de protesta (“Un condenado a muerte lleva un ayuno de diez días como protesta por el fallo del juez”).
Los ayunos también pueden realizarse por motivos religiosos, como los musulmanes durante el Ramadan.
La abstinencia sexual, por su parte, consiste en no mantener relaciones sexuales. Varias religiones, como el cristianismo, promueven la abstinencia sexual hasta el matrimonio.
Hay ocasiones en que la suspensión brusca o la reducción de la dosis habitual que se consume de una sustancia genera lo que se conoce como un síndrome de abstinencia, que es un conjunto de síntomas psíquicos y físicos. Estos síndromes son habituales en los alcohólicos y en los drogadictos que intentan recuperarse.
El síndrome de abstinencia puede causar dolor de cabeza, náuseas, temblores, escalofríos, insomnio e irritabilidad. Cabe destacar que existe el síndrome de abstinencia neonatal, que ocurre cuando una embarazada es adicta a una sustancia y genera que el bebé tenga la misma dependencia.