Cuál es el Significado de Abandono. Concepto, Definición, Qué es Abandono

Concepto de Abandono

Concepto de AbandonoLa noción de abandono hace referencia al acto de dejar de lado o descuidar cualquier elemento, persona o derecho que se considere posesión o responsabilidad de otro individuo. El abandono puede ser utilizado en el ámbito legal o en diferentes espacios y situaciones de la vida cotidiana, conllevando algunos de los posibles abandonos mayor gravedad que otros.
Si se lo entiende desde el punto de vista legal, el abandono siempre hará referencia al descuido de una persona o un bien a manos de otra. En este sentido, el abandono implica que otro individuo puede sufrir daño como consecuencia de tal acto de abandono y por tanto la situación debe ser resuelta de manera legal o judicial.


Abandono de propiedad:  El término abandono tiene multitud de usos, legales y extralegales.
Abandono, en derecho, es la renuncia o la renuncia de un interés, reclamación, privilegio, posesión o derecho, especialmente con la intención de nunca volver a reanudar o reafirmarlo. Tal acción intencional puede adoptar la forma de una suspensión o una renuncia. Este significado amplio tiene un número de aplicaciones en diferentes ramas del derecho. En jurisdicciones de derecho común, abandono de derecho común y el abandono legal de la propiedad pueden ser reconocidos.

Abandono de bienes: abandono intencional se conoce también como abandono de algo voluntariamente, si es abandonada por su dueño con la intención de retomarla no es abandono. Alguien que sostiene el reclamo de propiedad abandonada es un abandonee. Un pedazo de tierra abandonada es una renuncia. Un novillo de res abandonado por su dueño, dejando vacante, no pertenece a nadie. Ocupar una casa abandonada vacía sin permiso está en cuclillas.
Abandono, en derecho de la propiedad angloamericana, es la renuncia de la posesión de propiedad con la intención de terminar todos los intereses en esa propiedad. Abandono puede ocurrir por tirar la propiedad, perderlo y no haciendo ningún intento de recuperarla, por desocupar la propiedad sin la intención de volver a ella o por cualquier otro acto que manifiesta una renuncia completa de derecho en la propiedad. El efecto general de abandono es darle plena derecho de la propiedad a la primera persona que la toma.
En el sistema de derecho civil francés, el término abandono es más técnico y significa la rendición por un deudor de su propiedad para ser utilizada en la satisfacción de demandas por su acreedor.

Abandono del domicilio:  Se produce cuando uno deja de residir permanentemente en un domicilio anterior, junto con la intención de elegir a un nuevo domicilio. Las presunciones que guiarán a la corte para decidir si un domicilio antiguo ha sido abandonado o no deben inferirse de los hechos de cada caso. En los Estados Unidos, un inquilino se entiende generalmente que ha abandonado una propiedad si él o ella ha quedado atrasado en alquiler y se muestra una falta de interés en seguir viviendo allí. El propietario debe enviar aviso de intención de apoderarse de la propiedad y esperar un cierto número de días para tomar acción al respecto. Por cuánto tiempo el dueño tiene que esperar depende del valor de la propiedad. El dueño puede quedarse con el dinero hasta cubrir los costos incurridos como resultado del abandono; el resto debe reservarse para el antiguo inquilino, si él o ella eventualmente desea volver.

Abandono de familia:  Deserción se refiere al abandono intencional y sustancial, permanentemente o durante un período de tiempo establecido por la ley, sin excusa legal y sin el consentimiento de uno es obligaciones derivadas de un Estado como el de esposo y esposa o padre e hijo. Puede implicar la deserción de un cónyuge con la intención de crear una separación permanente. Deserción de uno de los cónyuges por el otro sin justa causa se llama abandono malicioso.
El abandono de los niños a menudo es reconocido como un delito, en caso de que el niño generalmente no sea físicamente perjudicado directamente como parte del abandono; distinto de esto es el crimen ampliamente reconocido de infanticidio. Abandono de los niños también se llama exposición, especialmente cuando un bebé se deja al aire libre.

Concepto de AbandonoAbandono de un paciente: En medicina, se produce cuando un profesional sanitario (generalmente un médico, enfermera, dentista o paramédico) ya ha comenzado el tratamiento de emergencia de un paciente, y entonces de repente se retira mientras el paciente todavía lo necesita, sin asegurar los servicios de un sustituto adecuado o dando la oportunidad suficiente al paciente para encontrar uno. Es un delito en muchos países y puede resultar en la pérdida de su licencia para practicar la medicina. También, debido a la política pública a favor de mantener viva a la gente, el profesional no puede defenderse a sí mismo señalando la incapacidad del paciente para pagar los servicios; Esto abre al profesional médico la posibilidad de exposición a la mala praxis, responsabilidad más allá de la cobertura de seguro.

Abandono de los niños:  Abandono de niños es la práctica de renunciar a intereses y reclamos sobre la descendencia con la intención de nunca volver a reanudarla o reafirmarla. Las cCausas incluyen muchos factores sociales y culturales, así como enfermedades mentales. Un niño abandonado se llama a un Expósito (en contraposición a un fugitivo o huérfano).
La pobreza es a menudo una causa de abandono de los niños. Personas en culturas con sistemas de bienestar social pobre que no son financieramente capaces de cuidar de un niño son más propensos a abandonarlos. Condiciones políticas, tales como dificultad en el proceso de adopción, también pueden contribuir al abandono de los niños, la falta de instituciones como orfanatos que puedan tomar a los niños que sus padres no pueden apoyar.
Históricamente, muchas culturas practican abandono de recién nacidos, llamado "exposición infantil". Aunque esos niños podrían sobrevivir si son tomado por otros, la exposición a menudo se considera una forma de delito.

Consecuencias del abandono de niños: El abandono es el mayor y más devastador miedo de los niños, principalmente por el hecho de que la seguridad es una necesidad básica para ellos.
Hay distintas formas de abandono, ya que no se trata únicamente del acto de dejar a una criatura desamparada en un umbral al nacer, sino que también significan experiencias traumáticas de abandono circunstanciales durante la niñez.
Los niños pequeños pueden ver como un abandono la ausencia de sus madres cuando van a trabajar y se sienten culpables de dejarlos al cuidado de personas sustitutas o en guarderías, porque esos niños perciben esa emoción como señales aunque sean pequeños que les hacen vivir esa experiencia como un abandono.
Una madre que decide comenzar a trabajar o continuar trabajando después de tener un hijo tiene que tener la absoluta convicción de que está haciendo lo correcto, porque en esa misma forma lo vivirá su hijo.
Los enojos son percibidos por los niños como el retiro del afecto porque no pueden distinguir que se trata de dos emociones diferentes y no pueden disociar el estado de ánimo de su madre del amor que se sienten.
Los niños pequeños, cuando no ven a su madre piensan que no volverá más, porque viven en un permanente presente.
La presencia de la madre es muy importante, por lo menos hasta los ocho meses, que es cuando un niño puede reconocer que ella es alguien separado de él, se puede distinguir como persona individual y diferenciar a su madre de otras personas.
Es en ese momento también cuando recién cobra efectivamente importancia la figura del padre.
Según Freud, las situaciones de amenaza o peligro pueden ocasionar en el niño, miedo al abandono y a la pérdida. Sin embargo, es inevitable tener experiencias displacenteras a lo largo de la vida, que en si mismas no tienen tanta importancia como la intensidad del temor o ansiedad que susciten.
Concepto de Abandono
Además, el miedo a la separación es la primera defensa frente al abandono, que si no se resuelve satisfactoriamente se puede trasladar a objetos diferentes como animales o distintos objetos.
El miedo es una emoción instintiva innata que nos protege de situaciones peligrosas reales o imaginarias.
Estos miedos se pueden presentar ante estímulos desacostumbrados o violentos, o bien a la falta de estímulos, como por ejemplo la oscuridad, o a lo desconocido o potencialmente amenazante como las alturas, un animal salvaje o estar solo.
Según René Spitz, hasta el año de vida un niño reacciona con llanto cuando se siente desamparado. Si un niño pequeño no tiene contención afectiva al nacer o mientras es pequeño, aunque se le brinden todos los cuidados y se lo alimente, puede negarse a comer y morir en poco tiempo.
Cualquier experiencia de violencia hogareña, conflicto entre los padres o ausencias prolongadas, puede desencadenar en un niño pequeño un sentimiento de miedo al desamparo y al abandono.
La experiencia temprana de abandono genera ansiedad y miedo por sentirse indefenso y preocupado por la amenaza de la pérdida. Este trauma lo hace sentir vulnerable psicológicamente y le provoca ansiedad por la separación.
Hay niños más vulnerables que otros a los efectos del sentimiento de abandono, que llega a provocar trastornos en el aprendizaje y producir dependencia de los padres.
Acontecimientos como el divorcio u otros traumas provocados por pérdidas, enfermedades, intervenciones quirúrgicas, muerte de personas cercanas, abusos sexuales, accidentes, etc., pueden reactivar en otras etapas críticas la ansiedad de separación.
Este tipo de ansiedad puede transformarse en sentimiento de inferioridad, hipersensibilidad, timidez, depresión, dificultades de relación, desequilibrios emocionales, etc.
El placer y el displacer son igualmente importantes para el desarrollo satisfactorio de un niño, el problema es el monto de cada uno.

Cuando se habla de abandono en este ámbito, por lo general se hace referencia al abandono que puede cometer un padre con sus hijos, una persona responsable con aquella persona a quien debe cuidar (tal como un maestro con su alumno, un médico con su paciente). El abandono, sin embargo, puede no ser siempre físico si no en muchos casos moral o psicológico. Además, el abandono de propiedades o bienes muebles también es una situación a resolver judicialmente ya que se debe litigar al respecto del posible traspaso de esa propiedad a un tercero.

Finalmente, el término abandono puede ser aplicado para un sinfín de situaciones en las cuales el punto de vista legal no tiene incumbencia. En este sentido, abandono se entiende como el simple dejar de lado a elementos o estructuras de pensamiento, de creencias o de sentimientos que habían estado presentes hasta ese momento. En tal sentido, el abandono de creencias religiosas, de ideologías o de sentimientos hacia una persona son fenómenos comunes para el ser humano y estos no implican necesariamente que se esté cometiendo un delito o que la situación deba ser resuelta de manera legal.




Contenidos Recomendados