Cuál es el Significado de Revolución - Concepto, Definición, Qué es Revolución

Definición de Revolución



Definición de Revolución

Una revolución es un cambio radical, profundo y permanente, respecto del orden establecido preexistentemente, un enfrentamiento sin retorno entre dos intereses contrapuestos, en un lugar geográfico en particular y, generalmente, es llevado a cabo por un grupo de personas que cuentan con el apoyo del resto del pueblo, el cual ya cansado y harto de la dominación imperante les brinda su apoyo moral y acompañamiento; de ser necesario, la misma, sino se da “por las buenas”, puede conseguirse a través del uso de la fuerza y las armas.
La revolución puede darse simultáneamente en varios ámbitos, como ser religioso, militar, cultural, político, económico o bien producirse en uno solo y luego, con el tiempo, contagiar al resto con el espíritu de cambio. En tanto, su rasgo característico y más reconocible es el de dejar consecuencias trascendentales que modificarán para siempre el curso normal que tenían las cosas hasta el momento que se produjo la misma. Incluso, mientras que algunas revoluciones son focales y generan repercusiones en el medio local, como ha ocurrido con muchos movimientos políticos, religiosos o étnicos en el tercer mundo, otros hechos revolucionarios pueden iniciarse de manera localizada y dar lugar después a su diseminación por otros pueblos o naciones. Así, la revolución que dio origen a la independencia estadounidense constituyó un motor para la gesta independentista de las naciones de América Latina. Del mismo modo, la revolución de 1848 en Europa tuvo su epicentro en París, pero se difundió en forma acelerada hacia Alemania o Italia, para dar lugar a la verdadera conformación de Estado moderno a esos países. En tiempos recientes, es fácil reconocer que los estallidos revolucionarios en las naciones árabes del Norte de África dieron inicio a pequeños focos críticos en Túnez o El Cairo, para finalmente concluir con la destitución de numerosos gobiernos locales.
Vale destacar que la historia de la humanidad ha registrado tres revoluciones que por sus consecuencias, cada una en su ámbito específico, han, como les decía antes, cambiado el curso de la historia del planeta en su totalidad.
La revolución francesa porque precisamente fue un movimiento político que tuvo lugar en Francia durante el siglo XVIII, en el cual se luchó por sustituir la forma de gobierno imperante hasta ese momento, que era la monarquía, por otra, absoluta y radicalmente opuesta, que propugnaba un sistema más amplio y menos cerrado. Tal ha sido la magnitud de la revolución de 1789 que se la considera el punto de partida de una nueva era cronológica, llamada Edad Contemporánea.
En tanto, como ejemplo de revolución social, se cuenta a la revolución burguesa que también se dio en el mismo momento histórico de la revolución francesa y que supuso el corrimiento del clero y la nobleza del lugar de clase dominante que ostentaban, por el de la burguesía que cambiaba por completo las reglas y la concepción de la economía. El liberalismo como sistema económico logró implantarse entre los habitantes del país, con el nacimiento de lo que hoy llamamos “estratos medios” o clase media, para sentar las bases de lo que evolucionaría hacia el capitalismo moderno.
Y la última, de raíz esencialmente económica, pero no menos importante y determinante que las anteriores, fue la revolución industrial que trajo la solución de nuevas técnicas, fuentes de energía, nuevas maquinarias, medios de transporte, la aparición de las primeras fábricas, entre otros, todo esto puesto al servicio del crecimiento y la expansión de los negocios. Aunque se observaron algunas consecuencias deletéreas de esta revolución, como la pérdida inicial de puestos de trabajo en pos del mayor uso de maquinaria, la gran producción desencadenada por estos cambios generó nuevas posibilidades laborales en poco tiempo, para dar lugar a fuente de acceso a la actividad y mejorar la calidad de vida de las personas.
Se preguntarán ustedes si la explosión y difusión de las tecnología modernas no constituye acaso una cuarta revolución de proporciones mundiales… serán el tiempo y la historia quienes permitan definir semejante afirmación en algunas pocas décadas…

Concepto de Revolución

El concepto de revolución es sin dudas uno de los más complejos, especialmente si se lo aplica a los diferentes eventos humanos que se ven compuestos y generados por un sinfín de causas, al mismo tiempo que generan posteriormente innumerables consecuencias. La noción de revolución siempre implica un cambio ciertamente abrupto y a veces violento de las condiciones dadas y existentes en determinada realidad. Una revolución puede ser social, política, económica, cultural o científica.
En muchos casos, la complejidad de una revolución hace que no sea fácil o quizás hasta posible delimitar sólo un área de alteración y esto se ve en el hecho de que muchas revoluciones llevadas a cabo por el ser humano han generado cambios a nivel político, social y económico al mismo tiempo. Debido a que la base de la revolución es la modificaciones de la realidad existente por otra diferente, pueden ser muchos los aspectos que cambian de manera conjunta.
Por lo general, otro de los elementos que caracteriza a una revolución es el hecho de que los alcances de la misma suelen ser mucho más profundos que lo que sucede con las revueltas o las rebeliones. Estas, al ser más frecuentes, menos intensas y más desordenadas en sus objetivos, pueden fácilmente resultar en pequeños e inmediatos cambios o hasta quizás en el mismo fracaso. Para que una revolución se considere como tal debe darse una alteración profunda y a largo plazo de las estructuras políticas, sociales o económicas que organizan a una determinada sociedad. El largo plazo hace aquí referencia especialmente a la idea de que los cambios revolucionarios son cambios que perduran en el tiempo y de los cuales se hace difícil volver.
Además, una revolución debe contar con un importante andamiaje ideológico que, en definitiva, es el que sostiene y permite su triunfo. Mientras que las revueltas y rebeliones pueden no buscar más que alteraciones inmediatas, la revolución busca en otras palabras cambiar el estilo de comprensión que el ser humano tiene de su realidad para luego cambiar la práctica cotidiana.
Sin lugar a dudas, entre las revoluciones más importantes de la historia debemos mencionar a la revolución neolítica (aquella que significó el pasaje de una economía predadora a una productora), la Revolución Francesa, la Revolución Inglesa, la Revolución Industrial, la Revolución Americana, las Revoluciones de Independencia Latinoamericanas y la Revolución Rusa entre muchas otras.