¿Cuál es el Significado de Espontaneidad? Concepto, Definición, Qué es Espontaneidad

Espontaneidad – Su Definición y Conceptos


Espontaneidad – Definición de Espontaneidad, Concepto de Espontaneidad, Significado de Espontaneidad

1. Concepto de Espontaneidad

La palabra espontáneo es muy usada en nuestro idioma para expresar aquello que se realiza de manera voluntaria, es decir, que no fue instado por la fuerza, por agentes exteriores, o por una orden, para concretarse. Directamente se produce y surge de modo natural. La ayuda del pueblo fue espontánea ante la magnitud de la catástrofe, prácticamente las autoridades no tuvieron que convocar asistencia.
A la palabra entonces la podemos aplicar en relación a hechos, acontecimientos, que justamente se destacan por producirse de modo híper natural, o en su defecto, puede aplicarse en relación a individuos para dar cuenta que tal o cual actuó de modo natural y movido por la sinceridad, o sea, no medió una orden.
Cabe destacarse que el individuo espontáneo será definido de ese modo por ejecutar acciones o comportamientos que se encuentran más cerca del sin razón. Básicamente, estas personas son movidas, impulsadas por sus instintos, sus emociones, en contraposición a justamente la razón. La persona espontánea no piensa demasiado lo que dice, sino que si le viene algo a su mente lo exterioriza sin pensar demasiado en sus consecuencias.
En ciertos contextos, al espontáneo se lo valora superlativamente en relación a quien se ciñe a la razón.
En tanto, en las corridas de toros u otros acontecimientos deportivos, es muy frecuente el empleo de esta palabra para denominar a aquel individuo que ingresa al campo sin disponer de una autorización.
El sinónimo que más empleamos en este caso es el de natural, porque justamente designa a aquello no fingido, ni forzado. Mientras tanto, la palabra que directamente se opone es la de forzado, la cual refiere aquello que es el resultado de la fuerza.
A la cualidad de aquello que se caracteriza por ser espontáneo, natural y sincero se la designa como espontaneidad, por caso, es que aquel hecho o persona que disponga de esta cualidad será considerado como espontáneo.
En otro orden de cosas, en la química, nos podremos encontrar asimismo con el concepto de espontaneidad, la espontaneidad química, que es aquella característica presente en una sustancia y que determinará las condiciones para desarrollar una reacción química.

2. Definición de Espontaneidad

La espontaneidad se define como el conjunto de acciones irrazonadas presente en el comportamiento humano. Así, ésta resulta de la manifestación de los instintos como opuesta a la razón y por lo tanto es un concepto aplicable únicamente a los humanos, puesto que en comportamientos no humanos no existe el antagonismo entre razón y pasión. En una definición más excluyente, la espontaneidad es una característica de acciones que no requieren de motivos razonables, tales como las emociones, y entre estas, las emociones agradables, y sólo por esta connotación meliorativa se diferencia la espontaneidad de la pasión.

3. Significado de Espontaneidad

Un proceso espontáneo es, en termodinámica, la evolución en el tiempo de un sistema en el cual se libera energía libre, usualmente en forma de calor, hasta alcanzar un estado energético más estable. La convención de signos en los cambios de la energía libre sigue la convención general para medidas termodinámicas, en la cual una liberación de energía libre desde el sistema corresponde a un cambio negativo en la energía libre, pero un cambio positivo para los alrededores.
Un proceso espontáneo es capaz de proceder en una dirección dada, tal como se escribe o es descrita, sin necesidad de que dicho acto sea realizado por una fuente exterior de energía. El término es usado para referirse a procesos macroscópicos en los cuales la entropía se incrementa; tal como la difusión de una fragancia en un cuarto, la fusión de hielo en agua tibia, la disolución de sal en agua, o la oxidación del hierro.
Las leyes de la termodinámica gobiernan la dirección de un proceso espontáneo, asegurando que si un número suficientemente grande de interacciones individuales (como átomos colisionando) están involucrados, entonces la dirección del proceso siempre estará en la dirección del incremento de entropía (debido a que el incremento de la entropía es un fenómeno estadístico).
La segunda ley de la termodinámica dicta que para cualquier proceso espontáneo el cambio de entropía del sistema debe ser mayor o igual a cero, así una reacción química espontánea puede resultar en un cambio negativo en la entropía. Esto no contradice a la segunda ley, debido a que tal reacción debe tener un cambio negativo de entalpía (energía térmica) suficientemente grande que el incremento en la temperatura de los alrededores de la reacción resulta en un incremento suficientemente grande en la entropía, que el cambio global en la entropía es positivo. Esto significa que el cambio de entropía de los alrededores se incrementa lo suficiente debido al carácter exotérmico de la reacción que compensa el signo negativo en ΔS del sistema, y debido a que el cambio global de entropía es igual al cambio de entropía de los alrededores más el cambio de entropía del sistema, el cambio global en la entropía es aún positivo.
Espontaneidad no implica que un proceso, como puede ser una reacción química, ocurra a gran velocidad. Por ejemplo, la transformación de diamantes en grafito es un proceso espontáneo, pero que ocurre muy lentamente, tomando millones de años.
La rapidez de una reacción es independiente de la espontaneidad, dependiendo más bien de la cinética química de la reacción. Cada reactivo en un proceso espontáneo tiene una tendencia a formar el producto correspondiente. Esta tendencia está relacionada a la estabilidad. La estabilidad es alcanzada por una sustancia si ésta se encuentra en un estado de mínima energía o en un estado de máxima aleatoriedad. Únicamente uno de estos dos casos puede ser aplicado a la vez. Por ejemplo, el agua convirtiéndose a hielo es un proceso espontáneo porque el hielo es más estable debido a su baja energía. Sin embargo, la formación de agua es también un proceso espontáneo debido a que las moléculas de agua están en un estado más aleatorio.