Definición de Extraordinario

Extraordinario - Su Significado, Definición y Concepto

Definición y Concepto de Extraordinario

Definición de: Extraordinario

La palabra extraordinario presenta un uso extendido en nuestro idioma y permite referir diversas cuestiones.
Cuando algo resulta ser poco común o para nada habitual decimos de él que es extraordinario. Su presencia en la oficina tan temprano por la mañana es realmente algo extraordinario.
Por otro lado, cuando algo es mejor que lo regular, que la media, decimos que es extraordinario. En el restaurante de la esquina sirven un almuerzo extraordinario.

También, es frecuente que usemos esta palabra para expresar aquello que se incorpora o añade a lo corriente.
En el ámbito de la prensa se llama extraordinario a aquella edición especial que el medio decide publicar como consecuencia de un suceso excepcional que capta la atención de la opinión pública. Por ejemplo, la asunción del nuevo Papa y la condición especial que se trata del primer Papa latino motivó la edición de numerosos números extraordinarios en todos los diarios.
Por otra parte, en el ámbito laboral, la palabra extraordinario designa a aquella suma de dinero adicional que un empleado percibe junto con su sueldo del mes, normalmente en concepto por haber realizado horas extras o algún trabajo especial que mereció una remuneración aparte de la tradicional.
La palabra que nos ocupa dispone de una variedad de sinónimos entre los que destacan: excepcional, impresionante y sorprendente. Si algo o alguien se alejan de lo común o bien algo sucede muy frecuentemente se dirá que es excepcional. Juan es un hombre excepcional, trabaja y además ayuda en su casa en las tareas domésticas.
Por su parte, cuando algo nos provoca una enorme impresión, más bien de admiración o de asombro diremos que es impresionante. La puesta en escena de la obra de teatro es impresionante.
Y por su parte cuando algo nos despierta admiración, sorpresa o bien nos resulta extraño, lo expresaremos en términos de sorprendente. La recuperación de tu hermano es sorprendente.
Mientras tanto, la palabra que directamente se opone es la de normal, la cual refiere a aquello que resulta ser general, ordinario, o que ocurre con recurrencia, no provocando por caso ningún tipo de extrañeza.

Concepto de: Extraordinario

La palabra extraordinario proviene en su etimología del latín “extraordinarius”, integrada por “extra” que indica “fuera de”, “ordinis” = orden, y el prefijo “ario” con referencia a la pertenencia.
Lo extraordinario designa todo aquello que no se ajusta al orden o a la regla, que sale de lo común. Son las excepciones a lo que consideramos normal o habitual, y nos llaman la atención. Por ejemplo: “Es extraordinario que haga tanto calor en este invierno” o “lo extraordinario es que sin estudiar hayas podido aprobar todas las materias” o “con ese gesto de heroísmo extraordinario te has ganado todos los elogios” o “este libro es extraordinario, no pude dejar de leerlo hasta el final; es atrapante”.
Se aplica en diversos ámbitos: hablamos de enfermedades extraordinarias (que suceden rara vez), de feriados extraordinarios (cuando solo se establecen en alguna oportunidad especial, por ejemplo, al cumplirse el centenario u otro aniversario significativo de alguna batalla) o de facultades extraordinarias, dadas a algún funcionario, para aumentar su poder en tiempos de crisis.
En ese último sentido de facultades extraordinarias, podemos mencionar las dadas en la Antigua Roma a ciertas magistraturas, llamadas extraordinarias, pues no funcionaban siempre, como el caso de la dictadura que en la época republicana, aseguraba el normal desarrollo institucional, en casos de peligro interno o externo. El dictador se arrogaba todos los poderes estatales pero por un tiempo limitado, nunca mayor a seis meses.
Hay reuniones de cuerpos colegiados o asambleas que están previstas en las normas constitutivas de la entidad o estatutos, que se llaman ordinarias. Cuando deben convocarse por razones inesperadas o urgentes, se llaman extraordinarias.
En los salarios, hay conceptos que se pagan de modo habitual, como por ejemplo el básico y el presentismo, y otros solo a veces, cuando corresponde, como el aguinaldo u horas extras. Estos conceptos son llamados remuneraciones extraordinarias.