Definición de Prueba Psicológica

Prueba Psicológica - Su Significado, Definición y Concepto

Definición de: Prueba Psicológica

Las pruebas psicológicas es un campo que se caracteriza por el uso de muestras de comportamiento con el fin de evaluar el constructo psicológico (s), tales como el funcionamiento cognitivo y emocional, acerca de un individuo dado. El término técnico para la ciencia detrás de los tests psicológicos es psicometría . Por muestras de comportamiento, uno de los medios observaciones de una realización de tareas individuales que normalmente se han prescrito de antemano, que a menudo significa que las puntuaciones en una prueba. Estas respuestas son a menudo compilados en tablas estadísticas que permiten al evaluador de comparar el comportamiento de la persona que está siendo probado para las respuestas de un grupo de la norma .

Clasificación general

La mayor clasificación de los test se da en dos grandes vertientes:
Test Psicométricos: Inscritos desde una corriente cognitivo conductual que parten del supuesto de que las personas son sinceras al responder un instrumento estadístico. Básicamente miden y asignan un valor a determinada cualidad o proceso psicológico (inteligencia, memoria, atención, funcionamiento cognitivo, felicidad, optimismo, tristeza daño cerebral, comprensión verbal, etc.), y se dirigen a actividades de evaluación y selección, como también al diagnóstico clínico, su organización, administración, corrección e interpretación suele estar más estandarizada.
Test Proyectivos: inscritos dentro de la corriente dinámica de la Psicología, parten de una hipótesis que pone a prueba la individualidad de la respuesta de cada persona para así presumir rasgos de su personalidad, la actividad proyectiva puede ser gráfica (Bender, DFH Machover, Koppitz, HTP), o narrativa (T.A.T, Symonds, CAT, Rorschach), su uso suele ser más en el ámbito clínico, forense e infantil.
Clasificación por niveles
Tradicionalmente el uso de los test está reservado para los psicólogos, y la mayoría de las legislaciones nacionales e internacionales con respecto al ejercicio de la Psicología lo contemplan de esta manera, no obstante existe una clasificación dirigida a regular este particular:
• Tests de Nivel I: pueden ser aplicados, corregidos y administrados por profesionales no psicólogos luego del entrenamiento debido por parte de un psicólogo (educadores, psicopedagogos, médicos, etc.), quizás el exponente más obvio de los Test Nivel I son las pruebas y exámenes de evaluación de conocimientos y de selección e ingreso a instituciones educativas.
• Tests de Nivel II: pueden ser aplicados por profesionales no psicólogos pero su corrección e interpretación debe ser realizada por un psicólogo, como por ejemplo los dibujos de la figura humana, de la familia que realizan los niños en su cotidianidad dentro de la escuela.
• Test de Nivel III: son de la exclusiva administración, corrección e interpretación de un psicólogo capacitado, suelen ser los test más relevantes y complejos de su área así cómo los de más difícil interpretación y análisis, entre ellos se encuentran las Escalas de Wechsler (WAIS, WISC y WPPSI), el Test de Bender, el MMPI 2 y A, el T.A.T., el Rorschach y las baterías neuropsicológicas (Luria, Halstead-Reitan, K-ABC, etc.).

Concepto de: Prueba Psicológica

Una prueba puede ser una evaluación, un examen o un experimento que se lleva a cabo con la intención de comprobar algo. Psicológico, por su parte, es aquello que tiene relación con la psicología (la disciplina enfocada al estudio de los procesos de la mente).
Las pruebas psicológicas, por lo tanto, tienen la finalidad de evaluar de la salud mental de un individuo. El desarrollo y la interpretación de estas pruebas deben ser desarrollados por un psicólogo (un experto en psicología).
El objetivo de la prueba psicológica es obtener manifestaciones de la estructura psíquica de la persona. Cuando la intención es medir la condición psíquica en valores objetivos que puedan cotejarse entre sí, se habla de una prueba psicométrica.
La prueba psicológica realizada con criterios de psicometría es estandarizada y tiene las puntuaciones ya definidas. De acuerdo a las respuestas del individuo en cuestión, al finalizar la evaluación obtendrá un cierto puntaje que podrá compararse con estadísticas de referencia.
Una prueba psicológica puede servir como diagnóstico, pero no es un tratamiento en sí mismo. Estas pruebas también se desarrollan en el marco de entrevistas laborales o dentro de pericias judiciales.
Supongamos que un hombre es acusado de asesinar a otro y es llevado a juicio. Su defensa pretende demostrar que el individuo actuó bajo un estado de emoción violenta, sin ser conciente de sus actos. El juez, ante esta situación, ordena que se le realice una prueba psicológica al acusado para conocer su estado psíquico y determinar si el comportamiento violento es habitual en él.