Definición de Admiración

Admiración - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Admiración y su Importancia

1. Acción de admirar o admirarse: la competencia y bien hacer de su profesor le hacían digno de toda admiración.
2. Cosa admirable: era toda una admiración ver al pequeño tocando el piano de aquel modo.
3. Signo ortográfico (¡!) que expresa admiración, atención o énfasis: en Español es preceptivo abrir y cerrar las admiraciones.Véase el apartado Puntuación en la entrada Español: Dudas y errores de uso.

Sinónimos
(1) Asombro, consideración, devoción, embeleso, entusiasmo, estima, estupor, extrañeza, respeto, sensación, veneración; (2) cosa de ver, cosa nunca vista, cosa rara, maravilla; (3) exclamación.

Antónimos
(1) Desdén, desprecio, frialdad, indiferencia, menosprecio; (2) vulgaridad.


La admiración es la palabra que nos permite expresar aquella consideración especial que se siente o tiene para con alguien o algo, por el afecto o las cualidades que disponen, según corresponda. María tiene una enorme admiración por su abuela y por ello le dedicó su nuevo libro a ella.
Generalmente cuando algo o alguien causan admiración en otro es porque disponen de atribuciones o propiedades notables, positivas y originales, que impactan en este de manera desbordante. Ahora bien, es importante destacar que la admiración está directamente vinculada a la subjetividad, porque lo que para alguno es materia de admiración para otra persona puede no serlo para nada.
El concepto que se opone a este sentido de la palabra es el de repulsión, que refiere el desagrado que despierta algo.
Por otra parte, la palabra admiración es posible que la empleemos en nuestro idioma para expresar la sorpresa que algo nos despierta. Su elegancia despertó la admiración de todos los invitados a la fiesta.
En tanto, en el ámbito de la filosofía, la admiración está considerada como la base de la disciplina, ya que es a través de ella que el filósofo se propone profundizar sobre los temas que lo sorprenden.
Y a instancias de la ortografía los signos de admiración, también denominados como signos de exclamación y que se escriben de este modo ¡! Se emplean siempre con la intención ponerle énfasis a algún comentario, dicho, orden, entre otras opciones, en tanto, cuando aparecen en un escrito que se leerá, al comentario que los disponen, habrá que darle una entonación exclamativa. La admiración y exclamación comenzará con el ¡ y finaliza con el ! ¡Qué bueno verte de nuevo Laura!
Aunque se ha extendido la costumbre de solamente colocar el signo de admiración al final del enunciado, tal cuestión no es correcta sino que deben colocarse ambos. ¡Qué lindo!
Cabe destacarse que utilizarlos al revés o bien abrir o cerrar la oración con el mismo signo de exclamación estará considerada como una falta de ortografía.

Concepto de: Admiración y Qué es

Del latín “admirari” y a su vez palabra tomada del griego, admiración significa sorprenderse con algo o alguien que impacta a los sentidos y/o al intelecto, por sus rasgos sobresalientes.
La partícula “ad” se refiere a direccionar la mirada hacia lo que nos maravilla, hacia lo que consideramos digno y superior. Por ejemplo “El discurso simple y apasionado del veterano de guerra causó admiración en los presentes”, “el niño es tan precoz que causa admiración en sus maestros”.
Lo que admiramos sale de lo común, es diferente y positivo. Las causas de admiración dependen de la sensibilidad de cada uno: alguien puede sentir admiración ante un paisaje y a otro puede resultarle algo totalmente normal.
En el amor, prima la admiración hacia el ser amado, pues lo elegimos por ser para nosotros, único y diferente a todos los otros seres que existen.
La admiración para los filósofos griegos, es la base y origen de la Filosofía, pues el sorprenderse induce a pensar en respuestas ante lo que se desconoce y no se ajusta a lo previsible o dado por cierto, y entonces el observador se obliga a visualizar el objeto a conocer desde otro ángulo o punto de vista. Es una actividad exclusivamente humana, que impulsa buscar razones para aquello que nos desconcierta.
Gramaticalmente los signos de admiración o exclamación, se usan para destacar alguna palabra o frase dándole énfasis, denotar sorpresa, una fuerte emoción, o para dar una orden. Por ejemplo: “¡Qué hermoso espectáculo!, ¡Jamás vi nada igual!, ¡Cómo te quiero!, o “¡Esfuérzate más!, respectivamente.