Definición de Circuncisión

Circuncisión - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Circuncisión y su Importancia

Desde los principios de la humanidad que el Ser Humano ha entendido que por sí mismo no podía obtener los mismos beneficios que si trabaja en equipo, y es así que se asoció a otros para poder obtener Mejores Recursos, formando posteriormente lo que abrió paso a las Aldeas o Tribus que marcaron el inicio de las pequeñas comunidades que evolucionaron en las Sociedades Primitivas, y continuaron su expansión.
Estas comunidades tenían no solo un gran sentido de pertenencia sino que empezaron a forjar lo que fue su Cultura y Tradición, desde la adopción de distintas costumbres, la evolución en un Idioma como también en la elaboración de los primeros Mitos y Leyendas, el antecedente de lo que derivó en la Religión y Rituales, donde se practicaban toda clase de acciones de acuerdo a una creencia.

Una de las prácticas religiosas más conocidas es la Circuncisión, que consiste en la práctica de un corte en el Pene (parte constitutiva del Aparato Reproductor Masculino) extirpando una parte del Prepucio y de esta manera logrando dejar al descubrierto el Glande, realizándose generalmente en las primeras semanas del recién nacido.
Si bien esta intervención quirúrgica por cuestiones religiosas suele estar emparentada fundamentalmente con el Judaísmo, mediante el rito que lleva el nombre de Brit Milá (pronunciado y más conocido como Bris) lo cierto es que es aplicada también en otras religiones del Mundo Islámico, siendo en su mayoría quienes profesan la Religión Musulmana.
Su importancia no es solo religiosa, sino que también es aplicada en tratamientos contra Enfermedades de Transmisión Sexual, además de ser considerado como un beneficio en cuanto a la Higiene, ya que se evita la acumulación de Esmegma (una secreción cebácea que también se encuentra en la Vulva del aparato reproductor femenino) que puede derivar en irritaciones o enfermedades cutáneas en dicha zona.
Como hemos mencionado, la práctica de esta cirugía en los Recién Nacidos se da más que nada por cuestiones Religiosas y Tradicionales, teniendo en el caso del Brit Milá su realización en el octavo día de nacido, siendo un pacto entre Dios y Abraham quien así lo practicó con su hijo Isaac, estando exento solamente el niño cuyo tío haya muerto por hemorragia durante la incisión (en casos por ejemplo de Hemofilia que pongan en peligro su sobrevida)
Esta intervención no es realizada exclusivamente por un médico, ya que en este caso religioso puede ser realizado por un Mohel (quien practica el rito como Circuncidador)

Concepto de: Circuncisión

(Del lat. circuncisio, -onis); sust. f.

1. Intervención quirúrgica o ritual que consiste en seccionar el prepucio: la circuncisión de los judíos es un rito religioso.

Sinónimos
Resección, cercenamiento, corte, sección, amputación.

[Religión y Mediciona]

Término de origen latino, procedente de circumcisio, -onis, derivadado del verbo circumcidere 'cortar alrededor, suprimir', que a su vez está formado por la unión del adverbio circum 'alrededor' y el verbo cædere 'golpear, cortar'. En el ámbito religioso, la circuncisión consiste en la escisión ritual alrededor del prepucio practicada por diversos pueblos semitas y orientales y por ciertas tribus del África negra, de Australia, la Polinesia y América del Sur, con el objeto de liberar el glande del pene.

Aspectos médicos e higiénicos de la circuncisión

Aparte de su claro componente religioso, la circuncisión entraña un aspecto médico e higiénico muy importante. Con la práctica de la circuncisión sobre los varones recién nacidos se corrige la deformación conocida con el nombre de fimosis, que es una estrechez adquirida en la abertura del prepucio del pene que impide la salida libre del glande, cuya consecuencia principal es la dificultad de limpieza del surco balanoprepucial y, por consiguiente, la mayor propensión a contraer enfermedades infecciosas en dicha zona. Un prepucio demasiado largo con una abertura pequeña dificulta la evacuación libre de la orina, provocando la acumulación de secreciones que pueden dar lugar a irritaciones e inflamaciones molestas. Por ese motivo, en muchos casos es recomendable su reducción mediante un simple corte.

La operación puede llevarse a cabo de varias maneras. El glande puede liberarse por la circuncisión en sentido estricto, esto es, por la extirpación total del prepucio; otra manera es mediante la práctica de una simple incisión en el prepucio; y, por último, mediante la llamada "operación mica", que estriba en practicar un corte sobre el conducto urinario en su parte inferior.

El hecho de que culturas diversas y alejadas hayan ejercido desde tiempos inmemoriales dicha práctica profiláctica e higiénica induce a pensar que su origen pudo ser debido a una motivación de índole puramente higiénica.

La circuncisión en la religión hebraica

En el contexto de la tradición judía (véase judaísmo), la circuncisión, junto con la observancia del sábado como día festivo y las prohibiciones alimentarias, es considerada desde los tiempos más remotos como uno de los pilares básicos del comportamiento y la vida hebrea. Según los relatos bíblicos, la circuncisión tuvo su origen dentro del clan del primer patriarca hebreo, Abraham, quien realizó el primer pacto o alianza con Yahvé (Gen. 17, 9-21), recibiendo el nombre de Berit Milah (alianza de la circuncisión). Abraham fue el primero en circuncidar a sus descendientes varones (su hijo Isaac), estipulando así la costumbre del pueblo judío de circuncidar a todos los hijos varones en recuerdo de esa alianza con Yahvé y como símbolo distintivo de pertenencia al pueblo de Israel y a Yahvé.

La circuncisión se debía llevar a cabo el octavo día después del nacimiento del varón, incluso si coincidía en sábado. El corte lo llevaba a cabo el propio padre del niño, o en su defecto las autoridades religiosas de la comunidad, es decir, el tribunal. Después de haber alcanzado la mayoría de edad religiosa, a los trece años y un día, el muchacho no circuncidado debía someterse a dicha operación por propia iniciativa. La omisión de tal obligación entrañaba la pena bíblica del karet (Gen. 17, 14), la muerte prematura. La circuncisión podía retrasarse en caso de que ésta pudiera poner en peligro la vida del niño. Cuando dos niños de una misma madre morían como consecuencia de la operación, el tercer hijo quedaba libre de tal obligación (Sab. 134a).

La circuncisión fue mantenida por el pueblo judío durante su estancia En Egipto y en el período patriarcal. No obstante, fue olvidada en el transcurso del tiempo pasado en el desierto, para volver a ser establecida de nuevo en Canaán (Jos. 5, 4-9), siendo mantenida hasta hoy día.

La discusión sobre el carácter riguroso de la circuncisión viene planteándose a lo largo de este siglo en el seno del judaísmo de corte liberal, algunos de cuyos partidarios han propuesto la abolición de dicha práctica por considerarla un rito bárbaro y anacrónico, con resultados negativos. La circuncisión de los prosélitos fue abolida en el año 1892 por la comunidad judía liberal norteamericana.

Actualmente, la circuncisión es de uso corriente en la mayor parte de los pueblos africanos conquistados por el avance que el Islam llevó a cabo en dicho continente en tiempos pasados. Entre los cristianos, la única Iglesia que conserva dicha práctica es la de Etiopía. Entre los pueblos musulmanes, aún cuando no está prescrita con carácter obligatorio en el Corán, los niños son circuncidados entre los tres y siete años de edad.

El ritual de la circuncisión en la religión hebraica

Al ser la circuncisión un acto eminentemente religioso, está rodeado de un ritual que engloba dos bendiciones. La primera la pronuncia el operador —llamado en hebreo mohel—, el cual debe tener la suficiente práctica y experiencia médica y conocimientos rabínicos. La segunda bendición proviene del padre del niño. En el curso de la operación, el niño recibe un nombre bendecido por el mohel, mientras que permanece sujeto por su padrino —llamado sandeq. Tras la circuncisión se asiste a una comida festiva como celebración por el ingreso del niño en la comunidad judía.

Significado de: Circuncisión

En realidad la fiesta que se celebra el 1 de enero es la Circuncisión de Jesús y la imposición del nombre que acompañaba a esta ceremonia, que es la equivalente de nuestro bautizo.
Del latín circum (que significa alrededor) y cisio (sustantivo derivado del verbo caedere, que significa cortar), es la escisión del prepucio, que tenía para los judíos una importancia capital. Era nada menos que su gran distintivo religioso y nacional.
El pueblo judío cimentó su identidad sobre dos ejes: la fuerte cohesión interna y el máximo aislamiento respecto a los pueblos de alrededor. La circuncisión fue el rito principal que se creó para dar cuerpo a estos dos objetivos. Yahvé cerró con Abraham un pacto en virtud del cual se comprometía a ser el Dios del pueblo que de él nacería, a condición de que él se comprometiese a ser su pueblo. Y que la señal de ese pacto sería la circuncisión de todo varón que de él naciese, como señal de su consagración a Dios.
La práctica de la circuncisión no es exclusiva del pueblo judío, pero sí que lo es con los caracteres singulares que tiene en Israel: la circuncisión es un acto de vasallaje del pueblo hacia su Señor, mediante el cual le sacrifica simbólicamente cada uno de los hijos que le nacen, sacrificándole una parte ínfima pero significativa de su cuerpo, en señal de aceptación del sometimiento total a Dios tanto de ellos mismos como de sus hijos.
Son muchos los pueblos, sobre todo africanos, que practican la circuncisión, también ritual; pero la mayoría como un rito de iniciación del adolescente, que pasa así a formar parte de la sociedad de los adultos. Reviste la ceremonia una gran importancia y constituye una prueba del valor y resistencia del iniciado.
En el caso de Israel lo más singular es que siendo el pacto entre el pueblo y su Dios, a quien realmente quiere éste ver circuncidado, es a su pueblo, teniéndolo así separado y distinguido de todos los pueblos, a fin de evitar que se mezcle con ellos, con su cultura y con sus dioses. Esta práctica, además de diferenciar cultural y religiosamente al pueblo de Israel de los de su alrededor, constituía una considerable barrera genética, porque en la medida en que se mantenía en vigor esa diferencia cultural y religiosa con los pueblos vecinos, hacía imposible el matrimonio de un circunciso en un pueblo de incircuncisos, y el de un incircunciso con una mujer israelita, y muy difíciles las relaciones sexuales esporádicas. De este modo la circuncisión contribuía poderosamente a mantener separado al pueblo de Israel de los demás pueblos, justo en la circunstancia en que la mezcla adquiere carácter irreversible, en el acto de engendrar.