Definición de Diseño Textil

Diseño Textil - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Diseño Textil y su Importancia

El diseño textil es aquella área que se dedica a la producción de productos que atañen a la industria textil, como ser: hilos, fibras, tejidos, entre otros, y que generalmente se destinan a elaborar otros productos que se comercializarán en otras áreas como la confección y la decoración.

Por otro lado, el diseño textil también se ocupa del desarrollo de lo que se conoce como textil técnico, que implica a aquellas telas que requieren de una elaboración súper especial porque están destinadas a usarse en ámbitos como la medicina, la ingeniería, la arquitectura y el deporte, que justamente demandan unas características únicas y adaptadas a las actividades que se realizan.
La industria textil es uno de los sectores de la economía más importantes a nivel mundial, no solamente porque lo que producen es consumido en grandísimas cantidades por el público y los comerciantes, sino también por la enorme cantidad de gente que tienen empleada de manera directa, y asimismo de modo indirecto, en las industrias que van a su par tales como la confección, la hilandería, la tintorería, la alta costura y la tejeduría, por mencionar algunos.
Sin lugar a dudas, la revolución industrial fue un momento bisagra a la hora del desarrollo de la industria textil. En tanto, entre los hechos más notables que sumaron a favor de su expansión se cuenta el invento de la lanzadera volante , creada en el año 1733 por el inglés John Kay y que facilitaba el tejido de prendas de algodón en grandes cantidades y a una velocidad mayor de lo que era posible en forma manual. Hasta ese momento el algodón se importaba desde la India y era realmente complejo sostener la enorme demanda que había del mismo con las mencionadas importaciones que se hacían y que no llegaban a cubrir las necesidades.
Cabe destacarse que a la par se empezaron a desarrollar otras áreas vecinas como la coloración, el blanqueo y el estampado. Y ni hablar con la aparición de las máquinas de hilados y la máquina de agua.

Concepto de: Diseño Textil y Qué es

Técnica que se ocupa de dotar a los bienes y servicios que hay que generar de una utilidad y una estética que les haga atractivos para el mercado y de que resulten fáciles de fabricar; asimismo tiene en cuenta los equipos y el personal requeridos para producirlos. Por tanto, engloba el diseño de productos y su proceso de fabricación.

Es fundamental considerar la parte estética y la de utilidad, pues su misma forma puede condicionar su funcionamiento, tal es el caso del diseño aerodinámico de los automóviles, diseño que les permite lograr mayores velocidades al disminuir la presión del aire. Las ideas sobre nuevos productos o modificación de los ya existentes provienen, bien del propio mercado como consecuencia de alguna necesidad identificada, o bien de los resultados de la investigación a causa de los avances tecnológicos. Después se realizan estudios como el análisis de factibilidad técnica, la evaluación financiera, el estudio de mercado, etc., para determinar si es posible fabricar y vender tal producto. Para llegar al diseño definitivo y, una vez superada la evaluación de la idea inicial, el producto pasa por tres fases:

1. Diseño preliminar: se intenta alcanzar el mejor diseño, para lo que se tienen en consideración factores como la función que ha de realizar, su tamaño y forma, el material a emplear, cómo se va a fabricar, el coste, la calidad, el respeto al medio ambiente, su rendimiento, etc.

2. Pruebas: se realizan mediante la construcción de prototipos con el fin de verificar la bondad técnica y comercial del nuevo diseño. El prototipo refleja la mayoría de las características físicas del producto, de manera que de los resultados de estas pruebas se pueden modificar aspectos de la ingeniería. El éxito comercial puede ser testado mediante una prueba de mercado, es decir, situando el producto en un mercado geográfico reducido pero en las condiciones reales de distribución y comercialización.

3. Diseño final: etapa que convierte definitivamente el producto en algo vendible, fabricable y capaz de prestar un servicio. Para ello, se abordan estudios relativos a:

3.1.- la estandarización.

3.2.- el diseño modular: se desarrollan un conjunto de componentes básicos para los productos que se pueden armar, dando lugar a productos distintos que el cliente advierte como diferentes, aunque, en realidad, su producción sólo requiere de un pequeño número de componentes básicos; es un tipo de estandarización flexible que permite tener una alta variedad de productos y, simultáneamente, un bajo número de componentes, cuyo ejemplo más claro es el caso de los ordenadores.

3.3.- la fiabilidad: probabilidad de que el producto funcione durante un tiempo determinado bajo las condiciones operativas para la que fue diseñado. La fiabilidad de un producto depende de la fiabilidad de cada uno de sus componentes, así como de la configuración que conecte cada uno de ellos (en serie o en paralelo). Para incrementar la fiabilidad del sistema, se emplean elementos redundantes: se denomina redundancia activa total cuando se sitúan varios elementos en paralelo y es suficiente que funcione uno de ellos para que opere el sistema en condiciones normales; redundancia activa parcial cuando se sitúan varios elementos en paralelo y es necesario que funcione más de uno de ellos para que el sistema opere, caso típico en aviación, donde ciertos aparatos requieren que funcionen, por ejemplo, dos motores de los tres o cuatro que pueden tener; redundancia pasiva, en la que hay más de un dispositivo situado en paralelo, de modo que los que no son necesarios para el funcionamiento normal sólo se activan si falla alguno de los otros, caso de algunos elementos en las centrales nucleares.

3.4.- la seguridad: además de la normativa legal relativa a la seguridad de cada producto, el fabricante debe reducir el riesgo evitando el uso de materiales tóxicos, de piezas excesivamente pequeñas (como en los juguetes destinados a los niños) y debe procurar emplear etiquetas que adviertan de determinados peligros en caso de ingestión, etc.

El desarrollo de las nuevas tecnologías ha facilitado el diseño de nuevos productos o modificación de los ya existentes de forma más rápida, mediante técnicas como el CAD (Computer aided design, 'Diseño asistido por ordenador'), que ha permitido también el diseño de productos más fáciles de fabricar, con el consiguiente acortamiento del tiempo de lanzamiento de los productos, el aumento de la productividad y la mejora de la calidad.

Efectos sociales y medioambientales

En el diseño, la fabricación y la construcción de un producto surgen aspectos beneficiosos y perjudiciales para el medio ambiente. Por ello, deben considerarse factores como el ruido, la contaminación, factores de seguridad y salud, su posible reciclaje, etc.