Definición de Gula

Gula - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Gula y su Importancia

La palabra gula procede de igual vocablo latino, que a su vez procede del indoeuropeo “gwel” que significa “tragar”. La gula puede definirse como aquel apetito desbordante, que lleva a excesos en la comida y la bebida.
Quien padece de gula, no puede dejar de saborear cuanto manjar se ponga delante de sus ojos, aún sabiendo que su salud se resentirá, pues trae aparejado serios problemas, como la obesidad, el colesterol alto y la diabetes tipo 2.

La sensación de placer que le produce la comida es tan grande, que le impide razonar sobre las consecuencias de su apetito feroz, que lo acercan más a la animalidad que a la espiritualidad. Comer y sentir placer con ello, no tiene nada de malo; pero lo que es negativo, como siempre, son los excesos; como lo es también la anorexia, o sea dejar de darle al organismo los nutrientes que necesita.
Para el cristianismo la gula es un pecado capital, y para la medicina un desorden de la alimentación, y un trastorno psicológico que impide el auto control. La angustia, la baja autoestima, las frustraciones, el aburrimiento pueden motivarnos a comer sin tener hambre. El deporte, las caminatas, las sanas distracciones, la práctica del yoga, son buenos remedios para aliviar este mal.
Para muchas personas la gula es imposible de reprimir; pero como sienten culpa por ello, pueden expulsar lo que han consumido de más, provocándose vómitos, característico de las personas bulímicas (aunque dejamos aclarado que algunos bulímicos no sufren de gula ni de sobre peso, sino que se auto perciben así).

Concepto de: Gula

El término gula es el que se utiliza para hacer referencia a uno de los siete pecados capitales y a una de las enfermedades más comunes de la actualidad: el deseo desmedido de comer y de consumir alimentos de manera irracional, por el simple hecho de comer. La gula habla de un impulso exagerado y, como todo impulso, no racional que hace que la persona busque comer para satisfacer su ansiedad o su estrés pero no por hambre o por verdaderas necesidades físicas de alimentarse. La gula es un pecado capital ya que se lo considera un exceso. Hoy en día se hace presente de muy diversas maneras en enfermedades y condiciones que tienen que ver con la mala alimentación de las personas y la ausencia de mesura a la hora de comer.
Podemos decir que la gula no es una enfermedad que necesariamente tenga que ver con otras tales como la obesidad o el sobrepeso. Cuando hablamos de gula estamos haciendo referencia a un sentimiento impulsivo que lleva a la persona a buscar calmar su ansiedad, estrés, tristeza, desánimo, depresión u otros estados de ánimo en la comida. Esta búsqueda de saciedad en la comida no tiene que ver con cuestiones físicas de necesitar el alimento para vivir sino simplemente con una idea inconciente de colocar en la comida la idea de placer.
Sin embargo, las personas que padecen de gula normalmente no disfrutan concientemente lo que consumen ya que lo hacen de manera compulsiva, sin detenerse a saborear o a registrar los diferentes elementos que comen. La comida es consumida de manera desordenada, desbordada y salvaje, sin prestar atención a cuestiones que normalmente se relacionan con el placer de la comida (por ejemplo, detenerse a oler el aroma, a saborear y disfrutar las piezas de comida, sentir las texturas, etc.). La gula por lo general termina causando profundos sentimientos de culpa y de irritabilidad debido a que la persona recién cae en la cuenta de su conducta desmesurada una vez acabado el acto.

Significado de: Gula

La gula es el apetito desmedido y exagerado de comer y beber. Se trata de un pecado capital para la religión cristiana, como la lujuria, la pereza, la ira, la envidia, la codicia y la soberbia.
Por ejemplo: “Si comes con gula, vas a terminar pesando más de 100 kilogramos”, “Deja la gula de lado y comparte el alimento con los demás”, “Anoche me entregué a la gula y hoy me duele el estómago, pero no me puedo quejar”.
El concepto está vinculado a un deseo desordenado por el placer que se obtiene a través de la comida y la bebida. La gula puede materializarse de distintas formas, como comiendo o bebiendo más de lo que el cuerpo necesita.
Otro ejemplo de gula se produce cuando la persona come o bebe algo que sabe que le generará problemas de salud. El deseo por obtener placer es más fuerte que su propia conciencia sobre el trastorno que le ocasionará el acto de comer o beber y no puede resistir el impulso.
La persona con gula también puede consentir su deseo por comidas y bebidas costosas pese que dichos productos se encuentren fuera de su alcance económico o su compra le genere problemas de dinero.
Aquel que come o bebe con voracidad, prestando más atención a la comida que a quienes le acompañan en la mesa, también incurre en el pecado capital de la gula.
Un concepto opuesto a la gula es el ayuno, que es la abstinencia voluntaria de comida por un cierto período de tiempo. El ayuno puede realizarse por motivos religiosos, políticos o de otro tipo.