Definición de Subjetividad

Subjetividad - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Subjetividad y su Importancia

La subjetividad es la facultad de los seres humanos de percibir, argumentar y comunicar (a través del lenguaje), basado en su propio punto de vista como sujeto, y que por ello se encuentra influido por determinados intereses y deseos que son propios y particulares del mismo. Estas facultades humanas ponen en juego el campo de acción y representación ante los demás sujetos, y siempre se encuentran condicionados por las circunstancias políticas, sociales, históricas, culturales.

Existe un famoso dicho que reza “si me hubiesen hecho objeto sería objetivo, pero me hicieron sujeto”. La frase corresponde a José Bergamín y es perfecta para ejemplificar este término. Si no sintiéramos, si no experimentáramos, si no creyéramos, seguramente seríamos objetos, porque los objetos no tienen ninguna de estas facultades: no siente, no experimenta, no creen. La contracara de la subjetividad es la objetividad, que supone una mirada hacia la realidad desatada de prejuicios, juicios de valor y opiniones o puntos de vistas personales. Sin embargo, para el ser humano, ser totalmente objetivos es, diríamos, imposible.
¿Para qué existe entonces la objetividad? Pues bien. El conflicto subjetividad-objetividad ha sido frecuente (y todavía lo es) en ámbitos como por ejemplo, el periodismo. ¿Puede un periodista ser 100% objetivo ante un hecho? Ya en la elección de entrevistar a tal persona y no a otra para consultar sobre un tema determinado, plantea un ejercicio de subjetividad: ¿por qué eligió a esa persona y no otra? Quizás tiene mayor confianza, la conoce desde hace tiempo, sabe que la persona es abierta al diálogo. Es decir, desde su percepción y su punto de vista, como sujeto, elige (subjetivamente) a esa persona y no a otra.
La objetividad es casi una utopía, al menos, en el periodismo. No podemos, sin embargo, dejar de reconocer que sirve en tanto se plantea un ejercicio de veracidad. Es decir, ante determinados hechos, el periodista tiene la responsabilidad moral (en cuanto su profesión de informar, y teniendo en cuenta que la información es un derecho humano) de ofrecer información veraz (que no es lo mismo que verdadero), correcta, amplia y adecuada a sus públicos.
Desde la subjetividad, establecemos nuestra manera de mirar nuestro entorno, es desde donde nos paramos y hacia dónde enfocamos para ver la realidad. Por eso, no todos vemos, analizamos y pensamos la realidad de nuestro entorno de la misma manera. En este sentido, cuando las “maneras de mirar al mundo” se han vuelto predominantes u ofrecen respuestas veraces al análisis del entorno, en Ciencias Sociales se transforman en “paradigmas”.

Concepto de: Subjetividad

El concepto de subjetividad está vinculado a una cualidad: lo subjetivo. Este adjetivo, que se origina en el latín subiectivus, se refiere a lo que pertenece al sujeto estableciendo una oposición a lo externo, y a una cierta manera de sentir y pensar que es propia del mismo.
En este sentido, puede afirmarse que la subjetividad es una propiedad opuesta a la objetividad. Mientras que la primera se sustenta en la opinión y los intereses propios del sujeto, la objetividad implica tratar a los conceptos como si fuesen cosas, de manera distante y con la menor implicación personal posible.
La diferencia entre la subjetividad y la objetividad es clara al analizar distintos textos. Aquellos que explicitan la opinión del autor son subjetivos; los que intentan limitarse a los datos concretos y fácticos son objetivos. Por ejemplo: “El fantástico equipo argentino humilló al rival con un juego de gran nivel” es una frase subjetiva; “Argentina derrotó cuatro a cero a su oponente” es una frase objetiva.
En un sentido similar, si alguien expresa “La mejor banda de rock de la historia ofrecerá uno de sus mágicos shows en nuestro país” estará siendo subjetivo, a diferencia de quien comenta que “Los Rolling Stones se presentarán en nuestro país”.
La filosofía analiza este tema en forma detallada. De acuerdo a esta ciencia, la subjetividad está vinculada a una interpretación que se realiza sobre la experiencia, por lo que sólo es accesible a la persona que atravesó la vivencia en cuestión. De esta forma, el sujeto desarrolla sus propias opiniones, de acuerdo a su percepción particular y determinadas por lo vivido.
Algunos autores han definido el concepto como la capacidad de pensar, negociar, interactuar y dar cierta intencionalidad a una acción. Dichas capacidades van de lo individual a lo colectivo, y se llevan a cabo a través de una organización del trabajo de manera informal y única, porque todos los seres humanos tenemos nuestra propia forma de expresar dichos pensamientos y realizar las acciones respectivas.
Subjetividad en el lenguaje
En lingüística existen los conceptos de objetividad y subjetividad para referirse a la intencionalidad de un determinado mensaje. Para identificarlo se realiza un análisis sobre las modalidades oracionales que han sido utilizadas en el mismo.
La objetividad se vincula con un significado denotativo u objetivo, el cual es común a todos los hablantes y cuenta con una estructura tangible que permite un entendimiento exacto de lo que se dice. Un ejemplo de lenguaje objetivo son los textos de tipo científico.
La subjetividad está relacionada con un significado connotativo, que responde a experiencias emocionales, ya sean positivas o negativas, y es propia de cada contexto. Es decir que la comprensión de ese mensaje dependerá de quién lo pronuncie, en qué situación y a quién vaya dirigido. Es un elemento protagonista tanto del lenguaje coloquial como del literario.
Características del mensaje subjetivo
Ciertos rasgos en un mensaje permiten que pueda ser identificado como subjetivo; aquí presentamos los más importantes:
*Modalidad oracional: se utilizan principalmente oraciones exclamativas, dubitativas o desiderativas para expresar afectividad, así como rotundas negaciones o afirmaciones;
*Léxico valorativo: preponderancia de vocablos afectivos (hermoso, cariño), verbos imperativos o que indiquen posibilidad (no debe olvidarse, conviene que), expresiones que sugieran o manifiesten una duda (por supuesto, tal vez) y complementos que expresen una posición ideológica del hablante (en mi opinión, a mi modo de ver);
*Recursos expresivos: Utilización de ciertas redundancias (lo vi con mis propios ojos), interrogaciones de tipo retórico, palabras malsonantes, insultos, hipérboles (Que veo menos que un gato de escayola) y eufemismos;
*Signos de puntuación: uso de puntos suspensivos con el objetivo de crear duda o expectativas, paréntesis en el lenguaje escrito para realizar aclaraciones y comillas para marcar o subrayar una palabra que ha sido dicha con ironía.

Significado de: Subjetividad

La palabra subjetividad, referida a lo subjetivo, proviene etimológicamente del latín “subjectus” que significa “lo puesto abajo”. Se refiere, en Gnoseología, a la relación entre el sujeto cognoscente y el objeto conocido, o a conocer, importando poner el acento en las emociones y apreciaciones personales del sujeto que conoce, que se aleja de lo que el objeto muestra en realidad. Quien conoce subjetivamente, pone en el hecho una carga afectiva que deforma parcial o totalmente la realidad. Lo contrario es la objetividad, donde el sujeto quita toda carga emocional, e intenta ver, apreciar y analizar al objeto de conocimiento tal como es, aunque la objetividad absoluta es casi imposible de lograr.
El conocimiento subjetivo carga al hecho u objeto de valores, sentimientos, ideas o fines, que están no en el objeto sino en el sujeto que conoce. Esta subjetividad está sociológicamente condicionada por el medio sociocultural en que el sujeto se desenvuelve.
Las Ciencias Sociales son mucho más propensas a estos conocimientos subjetivos que las Ciencias Exactas o las Ciencias Naturales.
En Filosofía, el subjetivismo es una doctrina que liga toda afirmación o negación sobre la realidad a la apreciación de la persona que lo formula, diferenciándose del realismo. Es una posición cercana al relativismo, haciendo depender a la cosa de cómo es vista por el observador. El filósofo irlandés George Berkeley, por ejemplo afirmó que fuera del sujeto, los objetos exteriores, carecen de realidad, negando la existencia de la materia, o sea de lo objetivo.
También por subjetividad se entiende lo que diferencia a cada persona de sus semejantes, haciéndola un ser único, en sus gustos, habilidades, reacciones o valoraciones.