Definición de Todo

Todo - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Todo y su Importancia

El término todo proviene del latín totus y hace referencia a algo que se toma o se comprende enteramente. Por ejemplo: si en un salón hay ocho personas de sexo masculino y ninguna mujer, puede decirse que allí todos los asistentes son hombres.
En un marco determinado, la noción de todo es absoluta (es decir, no tiene graduaciones o términos medios). Si leemos una información que afirma que todos los jugadores titulares de un equipo de fútbol recibieron sobornos, el dato supone que los once integrantes fueron sobornados. No es posible considerar que dicho soborno haya llegado a dos, cinco o diez jugadores, ya que cualquier cantidad que no sea once no será “todo el equipo”.

Cuando la idea de todo se utiliza para generalizar, se incurre en errores. Una frase del tipo “Todos los políticos son corruptos” supone que no existe ningún político honesto, lo cual es falso. Sin embargo, en el lenguaje cotidiano, dichas expresiones son habituales. El término también se usa para ponderar en exceso alguna circunstancia o cualidad: “Todo es un problema en esta escuela”, “El asado es todo hueso, casi ni puede comerse”, “El atleta ganador de la medalla dorada es todo músculo”.
Todo, por último, es un concepto filosófico que se vincula a la categoría de totalidad. Esto implica abarcar el mundo como una gran unidad. Los pensadores marxistas sostienen que el capitalismo, con la división del trabajo y la lucha de clases, lleva a la alienación, que hace que las personas consideren al mundo a partir de diversos fenómenos inconexos.

Concepto de: Todo

Se entiende por ‘todo’ a la suma de todos los elementos que componen el universo y que son relevantes para él. Este término puede también aplicarse a conjuntos de elementos dentro de categorías en las cuales esos elementos específicos representan el todo, independientemente de que por el hecho de ser conjuntos sean algo sesgado. La noción de todo surge principalmente a partir de la lógica en la cual juega un importante rol como cuantificador universal de elementos que pueden ser concretos o abstractos.
La palabra todo es un elemento básico del lenguaje de todos los días y puede ser aplicada en diversas e infinitas situaciones o expresiones. Si tenemos en cuenta que cuando hablamos de todo estamos hablando de aquello que suma la completitud de los elementos, fenómenos u objetos que componen el medio en el que nos situamos, entenderemos expresiones tales como “cociné todo lo que tenía en la heladera” o “todo lo que hago es estudiar”. En ellas, la palabra tiene como objetivo señalar la no posibilidad de excepción a esa totalidad que incluye a la adición de diversos items y que no da lugar a otros dentro de esa categoría.
El término todo también puede ser utilizado para hacer referencia a acciones que se dan con determinada frecuencia, por ejemplo cuando se habla de algo que sucede todos los días, todos los meses o todos los años. Estas expresiones denotan la persistencia de la acción y el sucesivo y permanente desarrollo de la misma independientemente de los factores que puedan afectarla. En este sentido, un bueno ejemplo de esto sería “pasa a cobrar todos los días cinco de cada mes”.
Es importante entonces entender que el término todo siempre implica la existencia de una regla que se cumple de manera constante, como así también la no existencia de excepciones dentro de cada caso particular al que se aplique el término. Si hablamos de ‘todo’, siempre vamos a estar incluyendo a la suma de los elementos en su completitud.

Significado de: Todo

La palabra todo es uno de los términos que más usamos en nuestro idioma y lo hacemos para indicar diferentes cuestiones que repasaremos a continuación.
Aquello que se toma o considera por entero, en conjunto, se expresa en términos de todo. Todos los asistentes a la reunión brindaron su apoyo a la nueva dirigencia del club.
También es habitual que usemos la palabra cuando se quiere ponderar la abundancia de algo o resaltar la cualidad que algo o alguien disponen. Es toda una belleza tu nueva colección.
Por otra parte, usamos mucho este término para expresar aquella cosa íntegra, completa, entera, y que como tal consta de todas sus partes sin faltar ninguna de ellas.
En el lenguaje corriente es sumamente recurrente que usemos la palabra todo con la misión de generalizar un determinado aspecto o cuestión. Ahora bien, hay que tener cierto criterio para aplicar el término en este sentido ya que las generalizaciones a veces no expresan fielmente una realidad y pueden cometerse algunos errores en ese afán de generalización.
A instancias de la filosofía, el todo, supone la totalidad que ostenta aquello que se aborda, es decir, se concibe al mundo y a la sociedad como una unidad.
Asimismo, cuando se aborda el tema del universo no es raro que aparezca el concepto de todo con la misión de referirse a todo aquello que excede a los individuos y a las cosas que se conocen y que tiene que ver con el total de las partículas que forman el universo.
Por otro lado, TODO en mayúsculas designa a aquellos documentos informáticos pequeños y que disponen de información sobre funciones y características que todavía no se han implementado en un programa o proyecto informático.
Y nos podremos encontrar con muchas expresiones populares que contienen a la palabra todo: sobre todo (es lo mismo a decir mayormente), jugarse el todo por el todo (cuando alguien se arriesga al límite para conseguir algo), del todo (no existen excepciones), con todo (es lo mismo a decir sin embargo), ante todo (antes que cualquier otra cosa), a todo esto (refiere mientras).