Cómo el trabajo afecta la libido

Cuando el trabajo acaba con la libido


El estrés, la presión y la fatiga no favorecen nuestros intercambios amorosos. Los resultados de un reciente estudio llevado a cabo en Francia sobre el tema son preocupantes. El doctor Sylvain Mimoun explica los porqués y nos da pistas para recuperar el deseo y la alegría en la cama.
Cómo el trabajo afecta la libido
Mientras las vacaciones nos ayudan a reconciliarnos con el sexo y la dimensión erótica de la pareja, por el contrario, el trabajo y sus responsabilidades tienden a actuar como potentes inhibidores de la libido. En una encuesta realizada por la firma Technologia en marzo de 2012, el 66,6 % de los encuestados afirma que el estrés juega un papel negativo en su libido y el 72 % señala la fatiga como el principal factor inhibidor. Una cuarta parte de ellos tienen disfunción sexual como consecuencia del estrés profesional. ¿Cómo interpretar los números y qué lecciones podemos aprender?

Sexo: el cuerpo y la mente en juego


Estos porcentajes no parecen sorprenderle al doctor Mimoun: "Hay que recordar que para que una relación sexual sea satisfactoria ambas partes deben estar tranquilas y motivadas". Dado el contexto económico y laboral actual, los efectos negativos del trabajo sobre la libido de una pareja no deberían sorprendernos. La inseguridad creciente en el ámbito laboral preocupa cada vez más y actúa como un parásito de la mente. Este sentimiento del cual se hacen eco los medios de comunicación y la comunidad es difícil de aparcar fuera de casa y sobre todo, dejarlo fuera de la habitación.

En cuanto a la fatiga, parecería ir de la mano con las exigencias del trabajo. Baja energía, dolor de espalda o vientre y otros efectos negativos en el cuerpo se han vuelto moneda corriente. Con semejante lastre, ¿a quién le quedan energías o deseos para explorar el Kama Sutra? Al repercutir directamente sobre el cuerpo, el cansancio laboral obstaculiza la capacidad de ser estimulado y la perspectiva del disfrute sexual.

El estrés ¿inhibe siempre la libido?


No todos somos iguales ante el estrés. Inhibidor para algunos, también puede animar a otros. Muchos expertos han estudiado las amistades peligrosas entre el poder (gran generador de estrés) y el sexo. Lo que vale para las elites políticas también vale para la empresa. "Todo depende de la naturaleza del estrés, si se percibe como malo o bueno", señala el doctor. En el primer caso, la presión, el ritmo de trabajo y una sobrecarga real favorecen el estrés crónico, lo que conduce a una creciente ansiedad y esta, a su vez, a la pérdida del deseo e incluso trastornos sexuales.

A la inversa, el estrés puede ser estimulante. "Si se gestiona bien y responde a un desafío aceptado por decisión personal, entonces puede actuar como generador de energía, incluida la sexual", añade la experta. El placer intenso que acompaña el esfuerzo de superación de sí mismo puede tener un impacto muy positivo sobre la libido.

La igualdad hombre-mujer


Mujeres y hombres reaccionan diferentemente al estrés. Según la misma encuesta, el 84 % de las mujeres encuestadas dijo que a veces sufren de disfunción sexual debido al trabajo, frente a solo el 65,4 % de los hombres. "Los hombres pueden usar el sexo como una actividad de ocio pero es muy diferente para las mujeres, quienes necesitan que ciertas condiciones se cumplan para sentirse disponibles", explica el experto.

Las mujeres funcionan por lo general de una forma más integral y movilizan todas sus energías hacia un proyecto. Cuando encuentran dificultades para su realización la mayoría de ellas tiende a caer presa de la preocupación y sentirse poco inclinada a tener una relación sexual como distracción.

El hombre, por el contrario, siempre y cuando no haya superado el umbral de resistencia al estrés y la fatiga, tratará de olvidar sus preocupaciones en la cama. La actividad y el placer sexuales le ayudan a controlar el estrés.

En resumen, el trabajo que genera estrés y fatiga funciona en la mujer como un parásito que interfiere entre su deseo y su cuerpo. El hombre, en cambio, se distiende haciendo el amor y evita así sobrepasar el umbral crítico de estrés.

Soluciones para un Trabajo estresante y libido bajo


El manejo del estrés es prioritario, especialmente si se instala de forma crónica, tanto para los hombres como para las mujeres. ¡Cuidado con el exceso de trabajo! Es esencial reaccionar antes los primeros signos de fatiga para no caer en el agotamiento. Recargar la energía regularmente no es un lujo sino una necesidad. Tomar distancia mental y emocional del trabajo una vez que llegamos a casa es indispensable. Y se puede aprender. Una vez que estos tres puntos se han tomado en cuenta quedan por superar los malentendidos entre hombres y mujeres y planificar los encuentros eróticos con la pareja, tal como lo hacéis con una salida al restaurante o el teatro. El sexo pleno también requiere planificación, además de tiempo para estimular el cuerpo y dar rienda suelta a las fantasías eróticas.


Contenidos Recomendados