Definición de Acelga

ADSBYGOOGLE

Acelga - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Acelga y su Importancia

La acelga es una planta que se caracteriza por su intenso color verde, sus grandes hojas comestibles y por su nervio central muy desarrollado. Mayormente se la cultiva con la misión de usarla como alimento en las comidas, aunque también se le reconocen beneficios para la salud.

En tanto, las partes que comemos de ella son el pecíolo y los nervios centrales de la hoja bien carnosos. Y si no dejó de crecer se la puede comer completa. Sin embargo, si se la consume después del tiempo de crecimiento los tallos suelen disponer de un sabor muy amargo y desagradable.
Pertenece a la familia conocida como Quenopodiáceas, a la variedad de Cicla y es oriunda del norte del África y de los países ubicados sobre la costa del Mar Mediterráneo. Existen dos variedades, la blanca y la verde y ambas disponen de las mismas propiedades.
El uso de la acelga realmente se remonta atrás en el tiempo, las civilizaciones romanas, griegas y árabes la utilizaban, en tanto, fueron los árabes los primeros en imponer su cultivo y en descubrir sus beneficios curativos.
Vale tenerse en cuenta que para su satisfactorio crecimiento y desarrollo la acelga necesita de condiciones climáticas templadas, típicas de las zonas costeras o de terrenos más bien salinos. Si bien se trata de una planta de cultivo bianual, normalmente se la cultiva anualmente.
En la actualidad, Estados Unidos, es uno de los principales productores de la misma, aunque, cabe destacarse, que recién la conocieron en los comienzos del siglo XIX. También se destacan en su producción otros países como ser: España, Italia, Francia, Holanda, Inglaterra y Bélgica.
Tal como ocurre con todas las verduras verdes, la acelga es riquísima en vitaminas, A, la C, la B2 y en minerales como el hierro, el potasio, sodio, fósforo y calcio. Además se destaca por su sencilla y rápida digestión.
Ahora bien, si te preguntas para qué afección o enfermedad es buena la acelga te contamos que es muy buena a la hora de tratar inflamaciones en la vejiga, en el duodeno, las hemorroides, las llagas, para combatir el estreñimiento y como diurético. También su consumo regular es muy bueno para desarrollar y mantener activa la memoria.

Concepto de: Acelga

1. [Botánica] Planta hortense de la familia de las quenopodiáceas, de hojas grandes y anchas, comestibles, con el nervio central muy desarrollado: su plato preferido son las acelgas rehogadas y acompañadas con un poco de limón.

Modismos
Cara de acelga. [Expresión figurativa y familiar] Persona con la cara pálida o verdinegra.

[Botánica] Acelga (Beta bulgaris, L var. cicla)

Planta bianual de la familia de las Quenopodáceas o Chenopodiaceae, cuyas hojas se utilizan como alimento. Se halla estrechamente emparentada con la remolacha de azúcar, con la que puede confundirse por el aspecto de las hojas. La remolacha azucarera es una variedad de raíz gruesa conseguida por medio de las técnicas del cultivo (para una información más completa, véase la entrada remolacha azucarera), mientras que la acelga posee una raíz más pequeña y hojas grandes de nerviaciones más o menos gruesas, según la variedad específica de que se trate.

Al ser planta bianual, tiene dos ciclos, durante el primer año desarrolla unas hojas grandes sostenidas por un pecíolo grueso, blanco y carnoso denominado penca; estas hojas brotan de un tallo muy corto que sale de la raíz a flor de tierra, del que brotan las hojas en forma de roseta en un proceso que ocurre desde la primavera al otoño. Las hojas se marchitan al comienzo del segundo ciclo para engrosar la raíz que sirve de reserva alimenticia para el invierno. En el siguiente ciclo la acelga desarrolla un tallo vertical con hojas alternas más pequeñas y emite flores que se transforman en frutos, los cuales aparecen como glomérulos que contienen unas tres semillas pequeñas.

Al utilizarse solo las hojas, los agricultores cortan dichas hojas sueltas o la penca completa con todas las hojas. Las variedades de acelga rubia poseen esta parte extraordinariamente engrosada y blanca.

Origen

Es una planta originaria de la región mediterránea, emparentada con otras especies silvestres como la acelga marítima o bravía clasificada por Linneo como Beta marítima, la cual medra en las marismas costeras o en los saladares acuosos del interior. Los cultivos más antiguos que se conocen proceden de época griega, aunque es probable que en otras regiones mediterráneas como Egipto fueran cultivadas con anterioridad.

Historia

Andrés Laguna, médico del siglo XVI, dice en sus textos que antiguamente se reconocían dos tipos de acelgas, la negra y la blanca. La primera poseía hojas más oscuras y penca corta, y Dioscórides, médico del siglo I, decía que se utilizaba para cocimiento con lentejas y que "es más restrictiva del vientre que la acelga blanca, y mucho más sus raíces". Según el propio Laguna, la acelga blanca era denominada antiguamente sícula, "de donde la vinieron a llamar casi todos los médicos sicla", término del que deriva el sobrenombre sicla o cicla con el que se conoce a esta variedad de Beta vulgaris.

Sin embargo la clave del origen del nombre la da Teofrasto, quien la describe como planta anual y distingue asimismo las variedades blanca y negra. En su Historia de las plantas (Libro VII, Capítulo IV) dice: "La acelga blanca tiene mejor sabor y produce menos semillas que la negra: algunos la llaman acelga siciliana", palabra de la que posiblemente provengan silicua y sicla.

Cultivo

Suelo

La acelga es una planta de origen mediterráneo que crece naturalmente en tierras salinas, con abundancia de sodio y otros elementos, por ello se comprende que sus requerimientos son los de un clima templado. Los calores y la sequía fuerzan a la planta a emitir el tallo, que genera las flores y los frutos. Prefiere una tierra porosa y rica en nutrientes orgánicos, soporta la salinidad pero crece mal en suelos ácidos. Desarrolla muy bien en los suelos alcalinos, con un rango de pH entre 6.5 y 7.5.

Debido a que las raíces son susceptibles de ser atacadas por nematodos y hongos, se recomienda utilizar estiércol, compost o cualquier otro material de origen orgánico que esté bien descompuesto.

En zonas tropicales y subtropicales se desarrolla bien, siempre y cuando esté en zonas altas. En estas regiones, pueden comportarse como perenne debido a la ausencia de invierno marcado.

Siembra

En zonas frías se siembra entre octubre y marzo y su desarrollo pleno se produce unos dos meses más tarde. En climas cálidos puede sembrarse durante todo el año, pero toma unos cinco días más en madurar que en climas fríos.

Puede sembrarse a boleo en una tabla o semillero. Las semillas deben quedar enterradas a poca distancia de la superficie, uno o dos cm máximo sobre una tierra muy mullida, ya que al ser la semilla pequeña y poseer pocos nutrientes de reserva, no puede brotar con fuerza como lo hacen los cereales por ejemplo.

La temperatura requerida para la germinación de la simiente es de 10 a 25 °C. Las plántulas brotan a los ocho o diez días de la siembra. La temperatura óptima para su buen desarrollo es de 15-18 °C, aunque puede desarrollarse a temperaturas más altas.

En las plantaciones extensivas la densidad de siembra es de 8 a 10 kg/ha, con lo cual se obtiene un rendimiento de ochenta y cinco mil plantas por ha.

Transplante

Cuando han brotado las dos primeras hojas se repican para dejar las mejores y se limpian de hierbas ajenas al cultivo. Cuando las plántulas han desarrollado cuatro o cinco hojas se transplantan a tablas definitivas o caballones . La distancia entre surcos debe ser de un metro aproximadamente. El marco de plantación en las tablas o la distancia entre planta y planta en los caballones no debe ser menor a treinta y cinco o cuarenta centímetros.

Cuidados

Las escardas son necesarias cuando las plantas son pequeñas para evitar las hierbas competidoras, pero una vez que las hojas son grandes difícilmente brotan plantas debajo de ellas, por ello la acelga crece con pocos cuidados. Los riegos deben ser lo suficientemente continuos como para mantener la tierra fresca, si el terreno se endurece se hace una cava ligera para evitar que se formen costras superficiales que pueden ahogar la planta.

A temperaturas entre los 4.5 y 10 °C emite el tallo floral; cuando esto sucede se recomienda dejar de cortar las hojas debido a que disminuyen en tamaño y merman en calidad.

Plagas y enfermedades

Las acelgas rara vez enferman en climas mediterráneos. Es importante tener en cuenta que no deben sembrarse después de un cultivo de remolacha, ya que atrae y produce la proliferación de nematodos que perforan la raíz. Existe un tipo de hongo denominado Cercospora beticola que ataca a todas las plantas de este tipo. El hongo ataca la parte verde de las hojas produciendo manchas o zonas secas. Las plantas u hojas infectadas deben ser cortadas inmediatamente y separadas del cultivo o quemadas. También se utilizan preparados cúpricos como el Caldo Bordalés.

Recolección

En los huertos familiares se cortan las hojas separándolas en la base que las une a la base, pero en los cultivos extensivos se siegan las plantas a ras de tierra, para ser llevadas todas las hojas con sus pencas al mercado. La planta en determinado momento de su desarrollo tiende a emitir tallos, sobre todo si el clima es cálido y seco y las hojas demasiado maduras se arrugan y marchitan rápidamente, estas hojas al ser cocinadas tienden a amargar. Las hojas de las acelgas se consumen inmediatamente aunque pueden conservarse por unos pocos días en refrigeración.

Usos y propiedades

Las propiedades laxantes de las acelgas son conocidas y utilizadas desde antiguo. Unas acelgas cocidas son de fácil digestión y relajan el vientre. Andrés Laguna recomendaba consumirlas con mostaza y vinagre para las opilaciones del hígado y el bazo.

La manera más común de ser consumida es en cocimiento. Una receta sencilla es lavar las hojas y tallos de las acelgas en agua corriente y abundante y echar éstas en una olla en la que previamente se han sofrito cebollas en aceite de oliva. Se cuecen las acelgas con el agua del lavado y su propio jugo. En pocos minutos está lista para servirse.