Definición de Mediación

Mediación - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Mediación y su Importancia

Palabra que proviene del latín mediatio y que refiere a la acción de mediar, interceder o interferir entre algo o alguien.
En derecho internacional, es aquella actividad que tiene por objeto la averiguación de los hechos en un caso de letigio, así como la presentación, a los Estados afectados, de las propuestas de solución más convenientes.

Los órganos o instituciones de mediación pueden ser esporádicos o permanentes. Durante la Edad Media, el papado cumplía esta función con carácter permanente; en la Edad Contemporánea, se encargaron de tal situación los jefes de Estado o bien los amigables componedores previstos de manera específica en los tratados. La Sociedad de Naciones creó su propio órgano mediador, papel que hoy, en la ONU, desempeña el Consejo de Seguridad.
Un abogado ejerce un papel de mediador frente a una pareja que quiere finalmente disolver su matrimonio. Generalmente su rol es llevar adelante con éxito la mediación para lograr un divorcio o separación de la mejor forma posible. Muchas personas que quieren desentenderse del tema contratan los servicios de un abogado para que interfiera en defensa de los intereses propios y actúe como mediador para evitar dificultades de comunicación entre ambos cónyuges.
El objetivo de toda mediación es lograr un acuerdo entre las partes con el mínimo conflicto posible. Es frecuente observar mediaciones tanto en los ámbitos comerciales, familiares y laborales, como también en los internacionales, jurídicos y legales.
Un tipo de mediación que estudió la teoría psicológica histórico-cultural fue la que desarrolló Lev Vygotski denominada “mediación cultural”, referida al desarrollo humano y la cultura. En ella, este investigador observó que los niños, a partir de las interacciones con personas significativas en sus vidas, aprendían ciertos hábitos de su mente, los cuales afectarían en la construcción de su propio conocimiento.

Concepto de: Mediación

El término mediación hace referencia al acto de mediar, de intervenir en una situación con el objetivo de solucionar un enfrentamiento o disputa entre dos partes. La mediación siempre supone una actitud cercana a la objetividad ya que se entiende que alguien que no está directamente involucrado con el hecho o problema a solucionar no responderá siguiendo intereses personales. La mediación puede darse de modo informal y en la vida cotidiana así como también en grandes esferas de debate político internacional.
Usualmente, la noción de mediación puede relacionarse con aquella de arbitraje ya que siempre hablamos de dos partes directamente involucradas en un hecho y una tercera que actúa para arbitrar o decidir sobre la posible solución. Mientras que en el plano informal y cotidiano la mediación puede surgir de manera espontánea y llevarse a través de metodologías no del todo objetivas, en el plano formal e internacional la mediación implica un serio y rígido sistema de comportamientos, formas y protocolos que ambas partes deben respetar. Esto es así porque, por lo general, llegado el caso de una mediación internacional implica descontento mediano o severo entre dos países que solicitan, por tanto, la intervención externa.
En este sentido, la comunidad internacional cuenta hoy en día con un número importante de entidades que se ocupan específicamente de mediar e intervenir en situaciones de conflicto entre dos países o regiones. Una de las más importantes es la ONU (Organización de Naciones Unidas), compuesta por casi todos los países del planeta. Estas entidades y organismos cuentan con un rico sistema de actuación, así como también con una legislación adecuada para cada caso, sistemas de emergencias, metodologías de acción e intervención directa, etc. Muchas veces, la ONU y otros organismos de mediación internacionales han sido criticados por no mediar o actuar de manera objetiva en la resolución de ciertos conflictos severos.

Significado de: Mediación

Desde los principios de la humanidad que los Seres Humanos entendieron que por sí solos no podían llegar demasiado lejos por sí solos, sino que dependían de otros para poder tener acceso a Mejores Recursos, lo que llevó a la actuación en grupos en las actividades de Caza y Recolección y posteriormente al establecimiento de Comunidades o Tribus que derivaron en el crecimiento de lo que fueron las Sociedades Primitivas, que iban creciendo paulatinamente.
Con el progreso de estas comunidades se abrió paso a las primeras formas de Organizaciones Sociales, donde originalmente se tomaba como referencia al Jefe de Tribu como líder y punto más alto de la misma, siendo éste quien tomaba las decisiones importantes por el resto del grupo y quien actúa en la Resolución de Conflictos, eligiendo la acción más equitativa para las partes implicadas.
Si bien existían distintos ritos y costumbres para la elección de dicha figura, fue posteriormente cuando se optó por la creación del conocido como Consejo de Ancianos donde se apelaba a la sabiduría de la edad como recurso de Mediación, donde un número finito de miembros de esta institución debatía las acciones a seguir ante un conflicto en particular.
En las sociedades modernas esta tarea está determinada por los diferentes Órganos de Justicia, partiendo de la base de que un país debe ser un Estado Constituido mediante la proclamación y difusión de su Constitución o Carta Magna considerándose como tal a la Ley Suprema de la cual dependen las demás.
Podemos encontrar entonces como Fuentes del Derecho a la existencia de una Ley como sinónimo de Justicia, buscando la mayor equidad para ambas partes que se encuentran en un Conflicto o Litigio, marcándose como parte de lo que es conocido como Proceso Judicial en la cual se convoca la presencia de ambas partes y se actúa buscando una Conciliación o Acuerdo.
Para que exista ello es necesario contar con una persona que ocupe el rol de Mediador o Negociador, que es quien toma conocimiento de las exigencias de estos dos extremos y busca orientar hacia un Punto Intermedio que permita una eficaz y equitativa Resolución del Conflicto, la cual se puede lograr en forma Extra-Judicial, como también puede existir el caso de que no se llegue a un acuerdo y el Proceso Judicial siga su curso hasta que se cumpla con las exigencias iniciales de la Demanda Judicial.