Definición de Huracán

Huracán - Su Significado, Definición y Concepto

Definición de: Huracán

Un Huracán es un viento muy fuerte originado sobre los mares tropicales, que gira en forma de remolino acarreando humedad en enormes cantidades y que al tocar aéreas pobladas, por lo general, causa daños destructivos.
El término de Huracán proviene del nombre que daban los indios Mayas al dios de las tormentas y a los espíritus diabólicos. Suele llamarse también ciclo tropical, incluso en otras regiones posee otra denominación: tifón (oeste del Pacífico), baguio (Filipinas), willy-willies (Australia), ciclón (extremo oriente), tanio (Haití) o cordonazo (América del Norte o Central).

Los huracanes presentan sistemas de vientos muy rápidos que se ocasionan en las zonas tropicales, cuando la temperatura de la superficie del mar es igual o superior a 27 ºC, y se intensifican en movimientos circulares alrededor de un centro de baja presión conocido como ojo del huracán, usualmente de 30 a 50 km de diámetro. Las bandas nubosas con el aire circulante giran en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio Norte, y a la inversa en el Sur.
Existen diversas regiones en donde nace la presencia de huracanes, tales como Mar Caribe, Golfo de México, Océano Atlántico Occidental, norte de Australia, golfo de Bengala, sur de Indonesia, Océano Pacífico Occidental, mar de Japón, mar de Arabia, entre otros. Las únicas aéreas oceánicas tropicales exentas de estos fenómenos son el Atlántico Sur y el Pacífico Sur.
Los huracanes poseen vientos con velocidad superior a 118 km/h, la mayoría de veces vienen acompañado de lluvias torrenciales y mareas, siendo los fenómenos atmosféricos más poderosos y fuertes de la Tierra y pueden durar hasta dos semanas bajo condiciones atmosféricas adecuadas.
Suelen clasificarlos en 5 categorías de acuerdo a la escala de Saffir-Simpson, basada en la velocidad de los vientos y es utilizada en muchos países; se tienen como categoría 1 de 118 a 153 km/h, categoría 2 de 154 a 177 km/h, categoría 3 de 178 a 209 km/h, categoría 4 de 210 a 249 km/h, y categoría 5, mayor de 250 km/h.
Un huracán, no solo significa un impacto del aire, puede presentar efectos secundarios como oleajes, deslizamientos, inundaciones y tornados, arrastrado así agua, polvo, barro y objetos pesados que provocan daños humanos y materiales. Hoy en día, existen radares, dispositivos de registro marino y satélites meteorológicos que proporcionan datos suficientes para seguir los movimientos de cada huracán casi desde su formación.
Aunque los mejores sistemas de alerta han evitado o reducido las pérdidas de vida, los elementos meteorológicos, el crecimiento de la población, y establecimiento humano en las zonas costeras continúan elevando el riesgo de mortalidad. Además, los daños materiales siguen siendo grandes en esas zonas.

Concepto de: Huracán

Huracán es un viento de fuerza extraordinaria que forma un torbellino y gira en grandes círculos. El huracán suele originarse en las zonas tropicales y, a medida que avanza, comienza a expandir su diámetro.
En este sentido, un huracán es un ciclón tropical o tifón. Se trata de un sistema de tormentas que circula alrededor de un centro de baja presión y que genera fuertes vientos y lluvias. La energía del huracán proviene de la condensación de aire húmedo.
Se conoce como ojo del huracán al área de aire que circula en sentido descendente dentro del centro y que suele encontrarse libre de nubes. Cabe destacar que la violencia del viento hace que los huracanes puedan tener efectos destructivos y derrumbar ciudades completas.
El término huracán se utiliza en sentido metafórico, al trazar una analogía entre el poder del viento y ciertos acontecimientos. Huracán puede ser, por lo tanto, un suceso que causa un gran mal (“La crisis financiera de Estados Unidos se volvió un verdadero huracán que amenaza con destruir el crecimiento de la economía argentina”) o una persona muy impetuosa (“Juan es un huracán: trabaja diez horas por día, atiende a sus hijos y hasta tiene tiempo para participar de iniciativas solidarias”).
El Club Atlético Huracán, por otra parte, es un club argentino cuyo equipo de fútbol compite en el campeonato de Primera División. Fue fundado en 1908 y tiene su actual sede en el barrio de Parque Patricios, en la ciudad de Buenos Aires. Su clásico rival es el Club Atlético San Lorenzo de Almagro.

Significado de: Huracán

Un huracán (o ciclón tropical) es un sistema de baja presión que se forma sobre aguas tropicales, caracterizado por producir vientos intensos y fuertes lluvias en su centro. Pese a que cada uno de ellos es diferente, estos fenómenos comparten siempre algunas características, como un centro de baja presión y vientos con velocidades de al menos 34 nudos.
Para formarse, los huracanes necesitan de temperaturas oceánicas cálidas, de al menos 27.7 grados centigrados. Así, el calor de los océanos contribuye a formar lo que popularmente se conoce como “motor de calor“. Este motor provoca que el aire cálido se eleve poco a poco de la superficie. Cuando este aire llega lo suficientemente alto y se enfría, comienza a crear nubes que seguirán girando como parte del sistema hasta que el fenómeno crezca más y más. Es ahí cuando se forma un huracán.
Los huracanes son especialmente preocupantes cuando tocan tierra, porque pueden causar devastaciones severas a las ciudades y asentamientos humanos. Si el huracán permanece sobre un mismo lugar el tiempo suficiente, los fuertes vientos, las lluvias y las inundaciones pueden crear estragos bastante difíciles de manejar. Los huracanes más rápidos (y por ende los que más potencial destructivo tienen) se forman a partir de los 30 grados de latitud. Entre más se acerquen al ecuador, por el contrario, menor será su velocidad.
Se calcula que, en los últimos dos siglos, los huracanes han sido responsables de 1.9 millones de muertes. Cuando caen sobre las grandes ciudades, pueden causar pérdidas en el rango de los miles de millones de dólares, además de que la concentración de grandes cantidades de personas en refugios y la repentina desaparición de muchos servicios sanitarios incrementa sustancialmente el riesgo de enfermedades. Por si eso fuera poco, la ayuda muchas veces no puede ser entregada por vía terrestre y existen cortes constantes en los servicios de iluminación.
Una vez que tocan tierra, sin embargo, los huracanes se dispersan rápidamente al no contar ya con el agua océanica necesaria para seguirse expandiendo.