BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Definición de Tsunami

ADS

Tsunami - Su Significado, Definición y Concepto

Definición de: Tsunami

Tsunami es una palabra japonesa empleada para designar a un maremoto, que significa literalmente “ola en el puerto” o “en la bahía” (tsu = puerto o bahía, nami = olas). A pesar de tener origen japonés, este vocablo ha tomado popularidad y ya se utiliza en todo el mundo.
Un tsunami es una ola de largo periodo de tiempo, que se propaga con gran velocidad por el océano. Cuando alcanza la costa, posee un gran poder destructivo, tal es su fuerza que puede devastar edificios relativamente grandes, e incluso tierra adentro. Se encuentra entre los desastres naturales más grandes a los que se enfrentan los países con costas.

Tradicionalmente se han asociado los tsunamis a los terremotos, pero también pueden producirse por erupciones volcánicas, meteoritos, o cualquier alteración que se produzca en el suelo por derrumbes submarinos, deslizamientos de terrenos, etc. La mayoría de los fenómenos de tsunamis se deben a terremotos, acompañados por diversas características como una magnitud mayor de 6 y la profundidad del hipocentro reducida (hasta 40 km).
En aguas profundas, de más de 200 m, un tsunami apenas se nota sobre la superficie del mar, generándose una ola de 1 m de altura. Sin embargo, esta ola se desplaza a una velocidad de 500 -1000 Km/h, y a mayor velocidad cuanto mayor sea la profundidad del mar. A medida que se acerca a la costa, aumenta su altura (mas de 15 m), al llegar a ésta, el tsunami puede no romper y se comporta como una gran marea súbita, formándose varias olas que rompen o forman una pared de agua turbulenta.
El daño que produzca un tsunami dependerá de la profundidad del mar, distancia al lecho marino, forma de la falla, la tipología de la costa y la vegetación existente. Así como también la vulnerabilidad de la población, que está situada a escasos metros de la costa, en zonas con baja altura, con construcciones débiles, y la falta de un sistema de detección de tsunamis y avisos a la población.
Los tsunamis son poco frecuentes y difíciles de predecir. Aunque se puede detectar la existencia de un gran terremoto submarino con ayuda de sismógrafos, es difícil predecir si el terremoto va a generar o no un tsunami, ya que otros factores, como la topografía del fondo marino, intervienen en este proceso.
En este siglo XXI, ya son tres tsunamis los que se han producido, seguramente no serán los últimos. En el 2004 un tsunami en el Océano Indico arrasó Tailandia, Sumatra, Indonesia y otras regiones de Asia causando una cifra de 226.000 muertos. El año pasado un fuerte tsunami impactó las costas de Chile como producto de un terremoto de 8.8, en la costa frente a la localidad de Cobquecura.
Y el más reciente ocurrió en marzo de este mes en Japón, un terremoto de magnitud de 9.0, ocasionó un tsunami en la costa pacífica del país nipón, por ahora van mas de 11.000 muertos, y más de 16.000 personas siguen desaparecidas. El tsunami azotó las costas de Hawái y toda la costa sudamericana con daños mínimos gracias a los sistemas de alerta temprana liderados por el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico.

Concepto de: Tsunami

Se le llama tsunami a un grupo de olas de agua causadas por el desplazamiento de una gran masa de agua, casi siempre de un océano o un lago. Pueden ser causados por terremotos, impacto de meteoritos, erupciones volcánicas y otros fenómenos que suceden tanto debajo como arriba del agua.
Las olas de un tsunami suelen ser distintas a las olas convencionales, por el hecho de que su longitud de onda es mucho más larga. Inicialmente, no parecen olas sino más bien mareas de alta velocidad, y pueden irse creando con frecuencias que van desde unos cuantos minutos hasta varias horas.
Los tsunamis tienen el potencial de ser fenómenos naturales especialmente destructivos, pudiendo arrasar por completo ciudades y zonas costeras en cuestión de unos cuantos minutos. De hecho, el tsunami más destructivo del que se tiene registro sucedió hace no muchos años, cuando en 2004 varios países con salida hacia el Océano Índico sufrieron daños devastadores, que dejaron un número de víctimas cercano a las 230,000 personas.
Los tsunamis pueden causar daño mediante dos mecanismos. El primero es el causado por su alta fuerza e impacto, que es equivalente al de un muro viajando a una alta velocidad, y el segundo es el que se crea cuando las olas drenan la tierra y llevan consigo cantidades enormes de escombros. De hecho, muchas de las muertes no son causadas por el impacto de la ola, sino por el impacto con los escombros que arrastran las olas, capaces de mover automóviles y casas.
Pese a que han sido estudiados, existen aún muchas incógnitas respecto al funcionamiento y formación de los tsunamis. Por ejemplo, aún se especula respecto al porqué algunos terremotos de alta intensidad no provocan tsunamis y otros de menor intensidad si, y se siguen buscando formas de predecir con mayor precisión el trayecto que seguirá el fenómeno a través del océano y su impacto en algunas zonas costeras.

Significado de: Tsunami

El término tsunami no forma parte de los vocablos aceptados por el diccionario de la Real Academia Española (RAE). De todas formas, se trata de una palabra muy utilizada como sinónimo de maremoto (del latín mare -“mar”- y motus -“movimiento”-). Tsunami es, en cambio, una palabra japonesa, formada por tsu (“bahía”, “puerto”) y nami (“ola”).
Por lo tanto, un tsunami o maremoto es la agitación violenta de las aguas del mar, a partir de una sacudida del fondo. El tsunami puede propagarse hasta la costa y ocasionar graves inundaciones.
La mencionada sacudida del fondo del océano es provocada, por lo general, por un terremoto que genera el desplazamiento vertical del agua. En estos casos, lo más preciso es hablar de maremoto tectónico.
De todas formas, el concepto de tsunami también se utiliza para referirse a las olas gigantes que son ocasionadas por huracanes o temporales, aunque sólo se trata de olas superficiales producidas por un viento muy fuerte.
El último tsunami de gran magnitud tuvo lugar el 26 de diciembre de 2004 en Asia, con epicentro en la costa oeste de Sumatra (Indonesia). El fenómeno se produjo por un terremoto en el océano Índico que promovió el tsunami y causó la inundación de muchas poblaciones costeras.
Los especialistas estiman que, a causa de este tsunami, fallecieron unas 230.000 personas. La magnitud del terremoto fue tal que se situó en 9.3 de la escala de Richter, lo que lo convierte en el segundo terremoto más grande desde que se inventó el sismógrafo.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS