BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Definición de Neón

ADS

Neón - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Neón y su Importancia

El neón es un elemento químico de número atómico 10 y símbolo Ne. Es un gas noble, incoloro, prácticamente inerte, presente en trazas en el aire, pero muy abundante en el universo, que proporciona un tono rojizo (no es un color) característico a la luz de las lámparas fluorescentes en las que se emplea.El neón (del griego neos, nuevo) fue descubierto por William Ramsay y Morris Travers en 1898 por la destilación fraccionada del aire líquido.

El neón se encuentra usualmente en forma de gas monoatómico. La atmósfera terrestre contiene 15,8 ppm y se obtiene por subenfriamiento del aire y destilación del líquido criogénico resultante. El neón es el quinto elemento más abundante en el universo por masa, luego del hidrógeno, helio, oxígeno y carbono. Se encuentra en pequeñas cantidades en la atmósfera y en la corteza terrestre se halla en una proporción de 0,005 ppm.
Se sabe que el neón se sintetiza en estrellas masivas durante las últimas etapas de éstas como gigantes o supergigantes rojas (durante la fase de fusión de carbono y oxígeno en neón y magnesio), o a veces como variables azules luminosas o estrellas Wolf-Rayet.

Concepto de: Neón

Seguramente hemos visto alguna vez carteles con pequeños tubos de luces de colores en negocios, comercios y otros locales a la calle. ¿Qué es eso que los compone? Bien, se trata de un elemento químico, que en la tabla periódica de los elementos corresponde al símbolo Ne.
Es un gas noble, pues tiene una reactividad química muy baja, aunque a estos gases también se los llama gases inertes (que luego esta denominación fue de manera progresiva desaprobada) o gases raros. El neón, junto al kriptón, xenón, helio, argón y radón –el único radiactivo-, conforman el grupo 18, o también el denominado Grupo Cero de la tabla periódica de los elementos químicos.
Que a los gases nobles como el neón los asociemos a la iluminación o a las luces –como en el ejemplo que pusimos al comienzo- no es una casualidad. La iluminación es una de las aplicaciones básicas y quizás más frecuentes de este tipo de gases: el argón mezclado con nitrógeno- por ejemplo- es utilizado en bombillas o lámparas incandescentes. La principal razón de que los gases nobles se utilicen en iluminación es su escasa radioactividad química.
En el caso del neón, si bien es incoloro –como todos los gases nobles- proporciona una tonalidad rojiza, que es el que estamos acostumbrados a observar en lámparas o estos tubos de colores de los que hablábamos al principio. Más allá de que en carteles publicitarios y esas cosas vemos de manera frecuente también otros colores, el neón es sólo aquel que obtiene tonalidad en rojos, los demás colores se tratan de otros gases que proporcionan dichas tonalidades.
El neón fue descubierto por dos científicos británicos (William Ramsay y Morris Travers) a fines del siglo XIX -año 1898- y su nombre se debe a la derivación del término griego neos, que significa nuevo. El neón es frecuentemente utilizado para fabricar tubos de televisión, y junto a otro gas noble, el helio, son los componentes básicos para producir luces de láser.
En la Tierra, podemos encontrar al neón tanto en la corteza terrestre como así también en la atmósfera, aunque en el Universo su presencia es mucho más abundante, formando junto a otros gases estrellas masivas conocidas como supergigantes rojas o estrellas de Wolf-Rayet. Junto al carbono, helio, oxígeno e hidrógeno, el neón es uno de los elementos más abundantes en masa en el Universo- precisamente, ocupa el quinto lugar en ese ranking-.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS