Definición de Abstemio

Abstemio - Su Significado, Definición, Concepto e Importancia

Definición de: Abstemio y su Importancia

La palabra abstemio, en su etimología, nos remite al latín “abstemius”. “Temetum” se traduce como bebida alcohólica y “abs” indica ausencia o privación. Es por eso que podemos definir al abstemio como aquella persona que no consume bebidas alcohólicas.
Es una forma de abstinencia o renuncia, en este caso de beber vino u otros licores. La decisión de ser abstemio puede tomarse por motivos religiosos, éticos o de salud, o simplemente por desagrado al sabor de las bebidas de este tipo.

Existen agrupaciones dedicadas a tratar de que los alcohólicos dejen de beber, en general formada por quienes padecen la enfermedad, que mantienen su nombre en reserva. Sin embargo, quien ha consumido alcohol, y luego deja de hacerlo, en general no se considera un abstemio, pues este término designa a quien jamás ha probado alcohol.
Entre abstemios famosos podemos nombrar al político ruso Bladimir Putin, nacido en 1952. Hitler que se considera un abstemio desde su adolescencia, fue en realidad un alcohólico recuperado.
Los budistas alientan a ser abstemio, pues el alcohol es tóxico para la mente, y bajo sus efectos puede perjudicarse a terceros. El Islam también prescribe la prohibición de beber alcohol, al perjudicar la dedicación a lo divino y trascendental y ser malo para la persona misma, sus allegados y otros seres humanos. El catolicismo solo considera nocivo el alcohol cuando su consumo es excesivo. Dentro del cristianismo, los evangélicos son abstemios.
Existen movimientos de templanza que tratan de alentar la abstención al alcohol o al menos su consumo moderado, que comenzaron en Europa especialmente en Inglaterra desde el año 1830.

Concepto de: Abstemio

Abstemio (del latín abstemĭus) es quien no bebe líquidos alcohólicos, como vino o licor. El concepto está vinculado a quien opta por la abstinencia (la renuncia voluntaria de satisfacer un apetito o complacer un deseo).
La abstinencia, en general, puede estar vinculada a diversos tipos de renuncias: a las relaciones sexuales, a ciertas comidas, etc. Esta decisión puede surgir por consideraciones prácticas (alguien que se abstiene de comer alimentos grasosos ya que no desea engordar) o por motivos religiosos o culturales (la abstinencia sexual en el caso de los sacerdotes católicos).
El término abstemio, sin embargo, suele referirse a quien no consume bebidas alcohólicas. Existen diversas razones que pueden llevar a una persona a convertirse en abstemia: considerar que el alcohol es un pecado o un camino hacia el pecado, temer que el hecho de tomar derive en una adicción (alcoholismo) u observar el daño que causa el alcohol en un ser querido son motivos que explican el por qué de una decisión semejante.
En un sentido estricto, hay quienes consideran que los abstemios son aquellos que nunca han tomado alcohol en toda la vida. De esta manera, los sujetos que han decidido dejar de beber en cierto momento o los alcohólicos recuperados no son abstemios.
La consideración social sobre los abstemios es diversa, aunque siempre hay que reconocer que se trata de una decisión personal. Algunos creen que los abstemios son personas temerosas que no creen poder controlarse ante un estímulo como el alcohol, mientras que otros felicitan la fortaleza para tomar una posición semejante y no someterse a la presión de la sociedad.

Significado de: Abstemio

La palabra abstemio la utilizamos en nuestro idioma para referirnos a aquella persona que no bebe bebidas que contienen alcohol, tal es el caso del vino, por nombrar algunas de las bebidas alcohólicas más consumidas en el mundo entero.
Cabe destacarse que esa decisión de no tomar alcohol puede estar motivada por la realización de un tratamiento para dejar justamente la adicción al alcohol, porque en cualquier tratamiento en el cual se trata la patología del alcoholismo se le prohibirá al paciente que continúe consumiendo alcohol como primera medida importante para la desintoxicación y en camino hacia la recuperación.
Por otra parte puede decidirse no beber alcohol porque se lo considera un pecado o el camino directo a adquirir la adicción por el mismo. También, hay personas que no toman alcohol porque tienen parientes cercanos adictos y entonces no quieren caer en tal situación, ni contribuir a que la persona continúe con su dependencia.
Vale indicarse también que este concepto que nos ocupa se halla en estrecha vinculación con el concepto de abstinencia el cual se usa para indicar a aquella renuncia de tipo voluntaria de complacer ya sea un deseo o un apetito, en el caso que concierne en esta reseña el apetito sería el de consumir alcohol. Entonces, por las consideraciones mencionadas es que una persona puede decidirse por la abstinencia.
Por su parte, el alcoholismo es una enfermedad muy común que padecen las personas y que implica una fuerte y constante necesidad de consumir bebidas alcohólicas. Esta adicción termina creando una dependencia de tipo física al alcohol lo que generará la aparición de diversos síntomas cuando la persona no consume, entre los más notorios: conductas violentas y temblores corporales. El alcohólico no encuentra un límite a la hora de consumir alcohol y por esto es que su tolerancia al mismo irá in crescendo con el correr del tiempo.
Entre los sinónimos más usados para reemplazar el concepto que nos ocupa se destaca el de sobrio y el concepto que se opone es el de alcohólico, porque justamente permite indicar a aquella persona que realiza abuso del alcohol.