Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU) ‒ Semana del 17 de Marzo

Todas nuestras reuniones en uno:

Escuela del Ministerio Teocrático ‒ Puntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Reunión de Servicio ‒ Estudio Biblico de la Congregación ‒ Estudio de La Atalaya

Todas las referencias Semana del 17 de Marzo


Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias



Estudio Bíblico de Congregación

Acerquémonos a Jehová

cl cap. 4 párrs. 10-18 págs. 41-44

Cántico 113
Agradecidos por la Palabra de Dios
(Filipenses 2:16)

Como ejerce Jehová su poder


10. a) ¿Por qué recibe el Todopoderoso el título Jehová de los ejércitos? b) ¿Cuál es el ser más poderoso que ha creado Jehová?

10 ¿Cuántos ángeles existen? El profeta Daniel contempló en una visión más de cien millones de criaturas espirituales ante el trono celestial de Jehová, pero nada indica que se tratara de la totalidad (Daniel 7:10). Por consiguiente, su número tal vez ascienda a centenares de millones. Este hecho explica que Dios reciba el título Jehová de los ejércitos, el cual hace referencia a su elevada posición de Comandante de un enorme y bien organizado cuerpo de vigorosos ángeles. Sobre todos ellos ha colocado a su amado Hijo, “el primogénito de toda la creación” (Colosenses 1:15). Dado que Jesús es el arcángel —el jefe de todos los ángeles, serafines y querubines—, es el ser más poderoso que ha creado Jehová.

(Daniel 7:10) Había una corriente de fuego que fluía y salía de delante de él. Había mil millares que seguían ministrándole, y diez mil veces diez mil que seguían de pie directamente delante de él. El Tribunal tomó asiento, y hubo libros que se abrieron.
(Colosenses 1:15) Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda la creación;

11, 12. a) ¿De qué maneras ejerce poder la palabra de Dios? b) ¿Cómo atestiguó Jesús la magnitud del poder de Jehová?

11 Jehová dispone de otro medio. Hebreos 4:12 dice: “La palabra de Dios es viva, y ejerce poder”. ¿Hemos observado la fenomenal potencia de su palabra, es decir, su mensaje inspirado por el espíritu, que ahora se conserva en la Biblia? Es capaz de vivificarnos, fortalecer nuestra fe y ayudarnos a realizar grandes cambios. El apóstol Pablo previno a sus hermanos cristianos contra las personas muy inmorales, y luego añadió: “Sin embargo, eso era lo que algunos de ustedes eran” (1 Corintios 6:9-11). En efecto, “la palabra de Dios” ejerció su poder y los llevó a reformarse.

(Hebreos 4:12) Porque la palabra de Dios es viva, y ejerce poder, y es más aguda que toda espada de dos filos, y penetra hasta dividir entre alma y espíritu, y entre coyunturas y [su] tuétano, y puede discernir pensamientos e intenciones de[l] corazón.

(1 Corintios 6:9-11) ¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, 10 ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios. 11 Y, sin embargo, eso era lo que algunos de ustedes eran. Pero ustedes han sido lavados, pero ustedes han sido santificados, pero ustedes han sido declarados justos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo y con el espíritu de nuestro Dios.

11, 12. a) ¿De qué maneras ejerce poder la palabra de Dios? b) ¿Cómo atestiguó Jesús la magnitud del poder de Jehová?

12 Este atributo de Jehová es tan inmenso y sus medios para ejercerlo tan efectivos, que nada se interpone en su camino. Como dijo Jesús, “para Dios todas las cosas son posibles” (Mateo 19:26). ¿Con qué propósito utiliza su poder?

(Mateo 19:26) Mirándolos al rostro, Jesús les dijo: “Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todas las cosas son posibles”.

Utiliza su poder con un propósito


13, 14. a) ¿Por qué decimos que Jehová no es una fuente impersonal de energía? b) ¿De qué formas utiliza su poder?
13 El espíritu santo es inmensamente superior a las fuerzas físicas. Por otro lado, Jehová no es una mera fuente impersonal de energía, sino un Dios personal con pleno control de su poder. Ahora bien, ¿qué lo mueve a usarlo?

13, 14. a) ¿Por qué decimos que Jehová no es una fuente impersonal de energía? b) ¿De qué formas utiliza su poder?

14 Como veremos, Jehová se vale del poder para crear, destruir, proteger, restaurar..., en fin, cuanto sea oportuno para sus propósitos perfectos (Isaías 46:10). A veces lo utiliza con el fin de revelar importantes aspectos de su personalidad y normas. Sobre todo, lo encamina a cumplir su voluntad: vindicar su soberanía y santificar su sagrado nombre por medio del Reino mesiánico. Nada frustrará nunca dicho propósito.

(Isaías 46:10) Aquel que declara desde el principio el final, y desde hace mucho las cosas que no se han hecho; Aquel que dice: ‘Mi propio consejo subsistirá, y todo lo que es mi deleite haré’;

15. ¿Con qué propósito emplea Jehová su poder en el caso de sus siervos, y cómo lo demostró con Elías?

15 Dios también utiliza su poder para beneficio de cada uno de nosotros. Notemos lo que dice 2 Crónicas 16:9: “En cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él”. Hallamos un claro ejemplo en la experiencia de Elías, mencionada al principio. ¿Por qué recibió aquella imponente demostración de potencia divina? Pues bien, la malvada reina Jezabel había jurado ejecutarlo, así que el profeta tuvo que huir para salvar la vida. Parecía que todos sus afanes habían sido en vano, y se sentía solo, acobardado y desalentado. El Altísimo lo confortó con un vívido recordatorio de Su fuerza. El viento, el terremoto y el fuego le demostraron que contaba con el respaldo del Ser más poderoso del universo. ¿Por qué temer a Jezabel teniendo de su parte al Dios omnipotente? (1 Reyes 19:1-12.)*.

*NOTA: La Biblia señala que “Jehová no estaba en el viento” ni “en el temblor” ni “en el fuego”. Así pues, sus siervos no lo buscan en las fuerzas naturales, a diferencia de quienes adoran mı´ ticos dioses de la naturaleza. Él es tan grande, que ninguna creación puede contenerlo (1 Reyes 8:27).

(2 Crónicas 16:9) Pues, en cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él. Has actuado tontamente respecto a esto, pues desde ahora en adelante existirán guerras contra ti”.

(1 Reyes 19:1-12) Entonces Acab refirió a Jezabel todo lo que Elías había hecho y todo acerca de cómo había matado a todos los profetas a espada. 2 Ante eso, Jezabel envió un mensajero a Elías, para decirle: “¡Así hagan los dioses, y así añadan a ello, si mañana a esta hora no hago tu alma como el alma de cada uno de ellos!”. 3 Y a él le dio miedo. Por lo tanto, se levantó y empezó a irse por su alma, y llegó a Beer-seba, que pertenece a Judá. Entonces dejó allá atrás a su servidor. 4 Y él mismo entró en el desierto camino de un día, y por fin llegó y se sentó debajo de cierta retama. Y se puso a pedir que muriera su alma, y a decir: “¡Basta! Ahora, oh Jehová, quítame el alma, porque no soy mejor que mis antepasados”. 5 Por fin se acostó y se quedó dormido debajo de la retama. Pero, ¡mire!, ahora estaba tocándolo un ángel. Entonces este le dijo: “Levántate, come”. 6 Cuando él miró, pues, allí junto a su cabeza estaba una torta redonda sobre piedras calentadas, y una jarra de agua. Y él se puso a comer y beber, después de lo cual volvió a acostarse. 7 Más tarde el ángel de Jehová volvió por segunda vez y lo tocó y dijo: “Levántate, come, porque el viaje es demasiado para ti”. 8 Por lo tanto él se levantó y comió y bebió, y siguió yendo por el poder de aquel alimento durante cuarenta días y cuarenta noches hasta la montaña del Dios [verdadero], Horeb. 9 Allí por fin entró en una cueva, para pasar la noche allí; y, ¡mire!, hubo la palabra de Jehová para él, y pasó a decirle: “¿Qué negocio tienes aquí, Elías?”. 10 A lo que él dijo: “He estado absolutamente celoso por Jehová el Dios de los ejércitos; pues los hijos de Israel han dejado tu pacto, tus altares los han demolido, y a tus profetas los han matado a espada, de modo que solo quedo yo; y empiezan a buscar mi alma para quitármela”. 11 Pero aquella dijo: “Sal fuera, y tienes que estar de pie en la montaña delante de Jehová”. Y, ¡mire!, Jehová iba pasando, y un viento grande y fuerte estaba desgarrando montañas y quebrando peñascos delante de Jehová. (Jehová no estaba en el viento.) Y después del viento hubo un temblor. (Jehová no estaba en el temblor.) 12 Y después del temblor hubo un fuego. (Jehová no estaba en el fuego.) Y después del fuego hubo una voz calmada y baja.

16. ¿Por qué nos consuela pensar en el gran poder de Jehová?

16 Aunque ya no es tiempo de que efectúe milagros, Jehová no ha cambiado desde la época de Elías (1 Corintios 13:8). Tiene el mismo deseo de usar su fuerza a favor de quienes lo aman. Aunque reside en las alturas, en el mundo espiritual, no está muy lejos de nosotros. Ante su poderío sin límites, la distancia no es obstáculo. Más bien, “Jehová está cerca de todos los que lo invocan” (Salmo 145:18). En cierta ocasión, el profeta Daniel imploró su ayuda, y no había acabado la oración, cuando se le apareció un ángel (Daniel 9:20-23). Nada le impide ayudar y fortalecer a quienes ama (Salmo 118:6).

(1 Corintios 13:8) El amor nunca falla. Pero sea que haya [dones de] profetizar, serán eliminados; sea que haya lenguas, cesarán; sea que haya conocimiento, será eliminado.

(Salmo 145:18) Jehová está cerca de todos los que lo invocan, de todos los que lo invocan en apego a la verdad.

(Daniel 9:20-23) Mientras yo todavía estaba hablando y orando y confesando mi pecado y el pecado de mi pueblo Israel y dejando que mi petición de favor cayera delante de Jehová mi Dios en cuanto a la santa montaña de mi Dios, 21 y [mientras] todavía estaba hablando en la oración, pues, el hombre Gabriel, a quien había visto en la visión al comienzo, habiendo quedado rendido de cansancio, estaba llegando junto a mí al tiempo de la ofrenda de la dádiva de la tarde. 22 Y empezó a impartir entendimiento y a hablar conmigo y decir: “Oh Daniel, ahora he salido para hacerte tener perspicacia con entendimiento. 23 Al comienzo de tus súplicas salió una palabra, y yo mismo he venido a dar informe, porque eres alguien muy deseable. Así que da consideración al asunto, y ten entendimiento en la cosa vista.

(Salmo 118:6) Jehová está de mi parte; no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre terrestre?

¿Tan poderoso que resulta inaccesible?


17. ¿En qué sentido nos infunde temor el poder de Jehová, pero qué tipo de temor no suscita?

17 ¿Debería el poder de Dios infundirnos temor a su persona? Sí y no. La contestación es afirmativa en el sentido de que este atributo divino nos da múltiples razones para sentir temor piadoso —el profundo respeto reverencial mencionado en el capítulo anterior—, temor que, como indica la Biblia, es “el principio de la sabiduría” (Salmo 111:10). Pero la respuesta también es negativa, ya que su potencia no nos da motivo para tenerle miedo morboso, retraernos y dejar de acercarnos a él.

(Salmo 111:10) El temor de Jehová es el principio de la sabiduría. Todos los que las ponen por obra tienen buena perspicacia. Su alabanza subsiste para siempre.

18. a) ¿Por qué desconfían de los poderosos muchas personas? b) ¿Cómo sabemos que el poder no puede corromper a Jehová?

18 “El poder tiende a corromper, y el poder absoluto corrompe absolutamente”, escribió lord Acton en 1887. El comentario de este noble inglés se cita a menudo, tal vez porque muchos lo consideran innegable. El ser humano, en su imperfección, suele abusar de la autoridad, como vez tras vez ha confirmado la historia (Eclesiastés 4:1; 8:9). Por ello, no pocos desconfían de los poderosos y les rehúyen. Ahora bien, Jehová posee poder absoluto. ¿Lo ha pervertido en algún sentido? Claro que no. Ya hemos visto que es santo, totalmente incorruptible. No es como los hombres y mujeres imperfectos de este mundo degenerado. Nunca ha abusado de su autoridad y nunca lo hará.

(Eclesiastés 4:1) Y yo mismo regresé para poder ver todos los actos de opresión que se están haciendo bajo el sol, y, ¡mira!, las lágrimas de aquellos a quienes se oprimía, pero no tenían consolador; y de parte de sus opresores había poder, de modo que no tenían consolador.

(Eclesiastés 8:9) Todo esto he visto, y hubo un aplicar mi corazón a toda obra que se ha hecho bajo el sol, [durante] el tiempo que el hombre ha dominado al hombre para perjuicio suyo.

Ir arriba

Escuela del Ministerio Teocrático


Lectura de la Biblia: Génesis 43 a 46
Puntos sobresalientes (10 min.)
Núm. 1: Génesis 44:18-34 (4 min. o menos)
Núm. 2: ¿Quiénes tendrán parte en la resurrección terrestre? (rs pág. 332 párr. 3– pág. 333 párr. 3) (5 min.)
Núm. 3: Abías. Nunca dejemos de apoyarnos en Jehová (it-1 pág. 19, Abías núm. 5) (5 min.)

Lectura de la Biblia: Génesis 43 a 46


Núm. 1: Génesis 44:18-34


(Génesis 44:18-34) Judá ahora se le acercó y dijo: “Te ruego, amo mío, que por favor permitas a tu esclavo hablar una palabra a oídos de mi amo, y que no se enardezca tu cólera contra tu esclavo, porque es lo mismo contigo que con Faraón. 19 Mi amo preguntó a sus esclavos, diciendo: ‘¿Tienen padre o hermano?’. 20 De modo que dijimos a mi amo: ‘Sí, tenemos un padre envejecido y un niño de su vejez, el más joven. Pero su hermano murió, de modo que él es el único que queda de su madre, y su padre de veras lo ama’. 21 Después de eso dijiste a tus esclavos: ‘Bájenmelo para que ponga mi ojo sobre él’. 22 Pero nosotros dijimos a mi amo: ‘El muchacho no puede dejar a su padre. Si dejara a su padre, él ciertamente moriría’. 23 Entonces dijiste a tus esclavos: ‘A menos que baje con ustedes su hermano menor, no podrán volver a ver mi rostro’. 24 ”Y aconteció que subimos a donde tu esclavo mi padre y entonces le referimos las palabras de mi amo. 25 Posteriormente dijo nuestro padre: ‘Vuelvan, cómprennos un poco de alimento’. 26 Pero nosotros dijimos: ‘No podemos bajar. Si nuestro hermano menor está con nosotros ciertamente bajaremos, porque no podemos verle el rostro al hombre en caso de no estar con nosotros nuestro hermano menor’. 27 Entonces nos dijo tu esclavo mi padre: ‘Ustedes mismos bien saben que mi esposa solo me dio a luz dos hijos. 28 Más tarde el uno salió de mi compañía, y exclamé: “¡Ah, de seguro ha sido despedazado!”, y no lo he visto hasta ahora. 29 Si se llevaran a este también fuera de mi vista y le acaeciera un accidente mortal, ciertamente harían descender mis canas con calamidad al Seol’. 30 ”Y ahora, luego que llegara yo a tu esclavo mi padre sin el muchacho junto con nosotros, siendo que el alma de aquel está ligada con el alma de este, 31 entonces con certeza sucederá que tan pronto como vea que no está allí el muchacho, simplemente morirá, y tus esclavos realmente harán descender las canas de tu esclavo nuestro padre con desconsuelo al Seol. 32 Porque tu esclavo se hizo fianza por el muchacho cuando estuviera ausente de su padre, y dijo: ‘Si no te lo traigo de vuelta, entonces habré pecado contra mi padre para siempre’. 33 Ahora pues, por favor, deja que tu esclavo quede en vez del muchacho por esclavo de mi amo, para que el muchacho suba con sus hermanos. 34 Porque ¿cómo podré yo subir a donde mi padre sin el muchacho junto conmigo, por temor de que entonces mire la calamidad que descubrirá a mi padre?”.

Núm. 2: ¿Quiénes tendrán parte en la resurrección terrestre? (rs pág. 332 párr. 3– pág. 333 párr. 3)


¿Quiénes tendrán parte en la resurrección terrestre?
Juan 5:28, 29: “No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz [la voz de Jesús] y saldrán.” (La palabra griega que se traduce “tumbas conmemorativas” no es la forma plural de ta′phos [sepultura, una tumba individual] ni hai′des [fosa, la sepultura común de la humanidad muerta], sino el plural de la forma dativa mne•mei′on [recordatorio, tumba conmemorativa]. Esto recalca que se conserva el recuerdo del difunto. No aquellos cuya memoria es borrada en el Gehena a causa de los pecados imperdonables, sino las personas recordadas por Dios serán resucitadas y tendrán la oportunidad de vivir para siempre. (Mat. 10:28; Mar. 3:29; Heb. 10:26; Mal. 3:16.)

(Mateo 10:28) Y no se hagan temerosos de los que matan el cuerpo pero no pueden matar el alma; sino, más bien, teman al que puede destruir tanto el alma como el cuerpo en el Gehena.

(Marcos 3:29) Sin embargo, cualquiera que blasfema contra el espíritu santo no tiene perdón jamás, sino que es culpable de pecado eterno”.

(Hebreos 10:26) Porque si voluntariosamente practicamos el pecado después de haber recibido el conocimiento exacto de la verdad, no queda ya sacrificio alguno por los pecados,

(Malaquías 3:16) En aquel tiempo los que estaban en temor de Jehová hablaron unos con otros, cada uno con su compañero, y Jehová siguió prestando atención y escuchando. Y un libro de recuerdo empezó a ser escrito delante de él para los que estaban en temor de Jehová y para los que pensaban en su nombre.
Hech. 24:15: “Tengo esperanza en cuanto a Dios [...] de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.” (Tanto los que hayan vivido en conformidad con los justos caminos de Dios como los que, por ignorancia, hayan hecho lo que es injusto serán resucitados. La Biblia no contesta todas nuestras preguntas en cuanto a si específicamente ciertas personas que han muerto serán resucitadas. Pero podemos confiar en que Dios, que conoce todos los hechos, obrará imparcialmente, con una justicia templada con misericordia que no pasa por alto las normas justas de Él. Compárese con Génesis 18:25.)

Rev. 20:13, 14: “El mar entregó los muertos que había en él, y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos, y fueron juzgados individualmente según sus hechos. Y la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esto significa la muerte segunda: el lago de fuego.” (Por eso, todos aquellos cuya muerte se debió al pecado adámico serán levantados, sea que hayan sido sepultados en el mar o en el Hades, la sepultura terrestre común de la humanidad muerta.)

(Hechos 24:15) y tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos.

(Génesis 18:25) ¡Es inconcebible de ti el que vayas a obrar de esta manera para dar muerte al justo con el inicuo, de modo que tenga que ocurrirle al justo lo mismo que le ocurre al inicuo! Es inconcebible de ti. ¿El Juez de toda la tierra no va a hacer lo que es recto?”.

Si se ha de resucitar a miles de millones de personas de entre los muertos, ¿dónde vivirán todos?
Un cálculo muy liberal de la cantidad de personas que ha vivido en la Tierra es de 20.000.000.000. Como hemos visto, no todos estos individuos serán resucitados. Pero aunque supusiéramos que todos fueran resucitados, habría suficiente lugar para todos. La superficie de la Tierra, en la actualidad, es de 147.600.000 kilómetros cuadrados (57.000.000 de millas cuadradas). Si la mitad de esa superficie se apartara para otros fines, todavía quedaría lugar para unos 3.700 metros cuadrados (poco menos de 1 acre) por persona... cantidad de terreno que puede proveer más que suficiente alimento. La raíz del problema de la escasez de alimento actual no es que la Tierra no pueda producir suficiente alimento, sino, más bien, la rivalidad política y el egoísmo comercial.

Núm. 3: Abías. Nunca dejemos de apoyarnos en Jehová (it-1 pág. 19, Abías núm. 5)


it-1 pág. 19, Abías


5. Uno de los veintiocho hijos de Rehoboam. También se le llamó Abiyam, y llegó a ser el segundo rey del reino de dos tribus de Judá. Reinó desde 980 hasta 978 a. E.C. (1Re 14:31–15:8.) Era descendiente real de David tanto por parte de padre como de madre, y su generación fue la decimosexta en el linaje real de Jesucristo contando a partir de Abrahán. (1Cr 3:10; Mt 1:7.) De las dieciocho esposas y sesenta concubinas que tuvo Rehoboam, la más amada fue Maacá, la nieta de Absalón (llamada Micaya en 2 Crónicas 13:2), a la que favoreció sobre las demás escogiendo a su hijo Abías para sucederle en el trono, aunque no era su primogénito. (2Cr 11:20-22.).

(1 Reyes 14:31-15:8) Por fin Rehoboam yació con sus antepasados, y fue enterrado con sus antepasados en la Ciudad de David. Y el nombre de su madre fue Naamá la ammonita. Y Abiyam su hijo empezó a reinar en lugar de él.
15 Y en el año dieciocho del rey Jeroboán hijo de Nebat, Abiyam llegó a ser rey sobre Judá. 2 Tres años reinó en Jerusalén; y el nombre de su madre era Maacá la nieta de Abisalom. 3 Y él siguió andando en todos los pecados de su padre que este había cometido antes de él; y su corazón no resultó completo para con Jehová su Dios, como el corazón de David su antepasado. 4 Porque, a causa de David, Jehová su Dios le dio una lámpara en Jerusalén, levantando a su hijo después de él y manteniendo en existencia a Jerusalén, 5 porque David hizo lo que era recto a los ojos de Jehová, y no se desvió de nada que Él le hubo mandado todos los días de su vida, excepto en el asunto de Urías el hitita. 6 Y hubo guerra misma entre Rehoboam y Jeroboán todos los días de su vida. 7 En cuanto al resto de los asuntos de Abiyam y todo cuanto hizo, ¿no están escritos en el libro de los asuntos de los días de los reyes de Judá? También hubo guerra entre Abiyam y Jeroboán. 8 Por fin Abiyam yació con sus antepasados, y lo enterraron en la Ciudad de David; y Asá su hijo empezó a reinar en lugar de él.

(1 Crónicas 3:10) Y el hijo de Salomón fue Rehoboam, Abías su hijo, Asá su hijo, Jehosafat su hijo,

(Mateo 1:7) Salomón llegó a ser padre de Rehoboam; Rehoboam llegó a ser padre de Abías; Abías llegó a ser padre de Asá;

(2 Crónicas 13:2) Tres años reinó en Jerusalén, y el nombre de su madre fue Micaya hija de Uriel de Guibeah. Y hubo guerra misma entre Abías y Jeroboán.

(2 Crónicas 11:20-22) Y después de ella él tomó a Maacá nieta de Absalón. Con el tiempo ella le dio a luz a Abías y Atai y Zizá y Selomit. 21 Y Rehoboam amaba a Maacá nieta de Absalón más que a todas sus otras esposas y sus concubinas; pues hubo dieciocho esposas que había tomado, [y] también sesenta concubinas, de modo que llegó a ser padre de veintiocho hijos y sesenta hijas. 22 Por consiguiente, Rehoboam puso a Abías hijo de Maacá en oficio como cabeza, como caudillo entre sus hermanos, porque [él pensaba] hacerlo rey.

Cuando Abías ascendió al trono, en el año decimoctavo del rey Jeroboán I de Israel, volvieron a surgir hostilidades entre el reino septentrional y el meridional, y estalló una guerra. En formación de combate contra el ejército de Judá —400.000 hombres poderosos y escogidos—, estaban los 800.000 guerreros de Jeroboán. Sin arredrarse por tal desigualdad, Abías se dirigió a la muchedumbre de Jeroboán con un apasionado discurso en el que condenaba su idolátrica adoración de becerros y les recordaba que el pacto de Jehová con David era para un reino que jamás terminaría. “Con nosotros está a la cabeza el Dios verdadero —declaró Abías—[...], no peleen contra Jehová [...], porque no tendrán éxito.” (2Cr 12:16–13:12.)
En la violenta batalla que siguió, quedó frustrada providencialmente la emboscada de Jeroboán, y medio millón de sus hombres murieron, lo que acabó con su poder militar. Hasta capturaron la ciudad de Betel, donde se había erigido uno de los detestables becerros de oro con su sacerdocio apóstata. Y todo porque Abías ‘se había apoyado en Jehová’. (2Cr 13:13-20.) No obstante, Abías siguió andando en los pecados de su padre, Rehoboam, al permitir que continuaran en el país los lugares altos, las columnas sagradas y hasta los prostitutos de templo. “Su corazón no resultó completo para con Jehová su Dios.” (1Re 14:22-24; 15:3.) Durante su vida tuvo catorce esposas y treinta y ocho hijos, y a su muerte le sucedió en el trono su hijo Asá. (2Cr 13:21; 14:1.)

(2 Crónicas 13:13-20) Y Jeroboán, por su parte, despachó una emboscada alrededor para que viniera desde detrás de ellos, y así resultó que ellos estuvieron enfrente de Judá, y la emboscada detrás de este. 14 Cuando los de Judá se volvieron, pues, allí tenían la batalla enfrente y detrás. Y empezaron a clamar a Jehová, mientras los sacerdotes hacían sonar fuertemente las trompetas. 15 Y los hombres de Judá prorrumpieron en un grito de guerra. Y aconteció que, cuando los hombres de Judá dieron un grito de guerra, entonces el Dios [verdadero] mismo derrotó a Jeroboán y a todo Israel delante de Abías y Judá. 16 Y los hijos de Israel se dieron a la fuga de delante de Judá, y entonces Dios los dio en mano de ellos. 17 Y Abías y su gente fueron derribándolos con una matanza extensa; y los muertos de Israel siguieron cayendo, quinientos mil hombres escogidos. 18 Así los hijos de Israel fueron humillados en aquel tiempo, pero los hijos de Judá resultaron superiores porque se apoyaron en Jehová el Dios de sus antepasados. 19 Y Abías siguió corriendo tras Jeroboán y logró tomarle ciudades: Betel y sus pueblos dependientes, y Jesaná y sus pueblos dependientes, y Efrén y sus pueblos dependientes. 20 Y Jeroboán ya no retuvo más poder en los días de Abías; antes bien, Jehová le asestó un golpe, de manera que murió.

(1 Reyes 14:22-24) Y Judá siguió haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová, de modo que lo incitaron a celos más que todo lo que habían hecho sus antepasados mediante sus pecados con que habían pecado. 23 Y ellos también siguieron edificándose lugares altos y columnas sagradas y postes sagrados sobre toda colina alta y debajo de todo árbol frondoso. 24 Y hasta el prostituto de templo se hallaba en el país. Actuaron conforme a todas las cosas detestables de las naciones que Jehová había expulsado de delante de los hijos de Israel.

(1 Reyes 15:3) Y él siguió andando en todos los pecados de su padre que este había cometido antes de él; y su corazón no resultó completo para con Jehová su Dios, como el corazón de David su antepasado.

(2 Crónicas 13:21) Y Abías continuó fortaleciéndose. Con el tiempo se consiguió catorce esposas, y llegó a ser padre de veintidós hijos y dieciséis hijas.

(2 Crónicas 14:1) Finalmente Abías yació con sus antepasados, y lo enterraron en la Ciudad de David; y Asá su hijo empezó a reinar en lugar de él. En sus días el país estuvo sin disturbio por diez años.

Ir arriba

Puntos Sobresalientes de la Biblia

Génesis 43 a 46

43:32. ¿Por qué era detestable para los egipcios comer con los hebreos? Tal vez se debiera principalmente al orgullo racial y al prejuicio religioso. Además, los egipcios detestaban a los pastores (Génesis 46:34). ¿Por qué razón? Posiblemente porque el sistema de castas egipcio colocaba a los pastores en uno de los últimos lugares, o quizás porque sintieran un fuerte rechazo hacia quienes buscaban pastos para los rebaños, pues escaseaba la tierra de cultivo.

(Génesis 43:32) Y procedieron a servírsela a él aparte y a ellos aparte y a los egipcios que estaban comiendo con él aparte; puesto que los egipcios no podían comer una comida con los hebreos, porque eso es cosa detestable a los egipcios.

44:5. ¿Utilizó realmente José una copa para leer agüeros? La copa de plata y lo que se dijo de ella eran evidentemente parte de una estratagema. Como fiel siervo de Jehová, José no empleó la copa para leer agüeros, tal como tampoco la hurtó Benjamín.

(Génesis 44:5) ¿No es esta la cosa en que bebe mi amo y por la cual con pericia lee agüeros? Es un hecho malo el que han cometido’”.

45:3. José nos dio un extraordinario ejemplo de misericordia. La justicia estricta habría exigido que castigara a quienes lo habían vendido como esclavo. Por otra parte, el sentimentalismo pudiera haberlo llevado a simplemente pasar por alto su transgresión. José no se fue ni a un extremo ni al otro. Más bien, puso a prueba el arrepentimiento de sus medio hermanos. Y cuando observó que su pesar era sincero, los perdonó.

(Génesis 45:3) Al fin dijo José a sus hermanos: “Yo soy José. ¿Todavía está vivo mi padre?”. Pero sus hermanos no pudieron contestarle en absoluto, porque quedaron perturbados a causa de él.

46:8-10. Sin embargo, no todos los hebreos se mantuvieron firmemente separados de los que no adoraban a Jehová. Por ejemplo, Dina se asoció con vecinos jóvenes que no servían al Dios verdadero. ¿Y qué resultado tuvo aquello? Un joven se encendió de pasión y la violó. Parece que por un tiempo Judá se separó de su familia y se casó con una cananea. ¿En qué resultó eso? Pues bien, de aquella unión desigual nacieron tres hijos, pero Jehová tuvo que destruir a dos de ellos debido a la maldad que manifestaron. Simeón también tuvo un hijo con una cananea. Evidentemente aquello se consideraba tan fuera de lo común o tan indeseable que se llamó atención a ese hecho en la lista de los descendientes de Jacob.—Génesis 34:1, 2; 38:1-10; 46:8-10.

(Génesis 46:8-10) Ahora bien, estos son los nombres de los hijos de Israel que entraron en Egipto: Jacob y sus hijos: El primogénito de Jacob, Rubén. 9 Y los hijos de Rubén: Hanok y Palú y Hezrón y Carmí. 10 Y los hijos de Simeón: Jemuel y Jamín y Ohad y Jakín y Zóhar y Shaúl el hijo de una cananea.

(Génesis 34:1, 2) Ahora bien, solía salir Dina la hija de Lea, que esta le había dado a luz a Jacob, para ver a las hijas del país. 2 Y llegó a verla Siquem el hijo de Hamor el heveo, un principal del país, y entonces la tomó y se acostó con ella y la violó.
(Génesis 38:1-10) Ahora bien, entretanto aconteció que, cuando Judá bajó de donde estaban sus hermanos, asentó [su tienda] cerca de un hombre, un adulamita, y el nombre de este era Hirá. 2 Y allí llegó a ver Judá a la hija de cierto cananeo, y el nombre de este era Súa. De modo que la tomó y tuvo relaciones con ella. 3 Y ella quedó encinta. Más tarde ella dio a luz un hijo y él lo llamó por nombre Er. 4 Otra vez quedó encinta ella. Con el tiempo, dio a luz un hijo y lo llamó por nombre Onán. 5 Volvió otra vez a dar a luz un hijo, y entonces lo llamó por nombre Selah. Ahora bien, sucedió que él estaba en Aczib cuando ella lo dio a luz. 6 Con el tiempo Judá tomó esposa para Er su primogénito, y el nombre de ella era Tamar. 7 Pero Er, primogénito de Judá, resultó malo a los ojos de Jehová; por lo tanto Jehová le dio muerte. 8 En vista de aquello, Judá dijo a Onán: “Ten relaciones con la esposa de tu hermano y realiza con ella matrimonio de cuñado y levanta prole para tu hermano”. 9 Pero Onán sabía que la prole no llegaría a ser suya; y sucedió que, cuando sí tuvo relaciones con la esposa de su hermano, desperdició su semen en la tierra para no dar prole a su hermano. 10 Ahora bien, lo que hizo fue malo a los ojos de Jehová; por lo tanto a él también le dio muerte.

(Génesis 46:8-10) Ahora bien, estos son los nombres de los hijos de Israel que entraron en Egipto: Jacob y sus hijos: El primogénito de Jacob, Rubén. 9 Y los hijos de Rubén: Hanok y Palú y Hezrón y Carmí. 10 Y los hijos de Simeón: Jemuel y Jamín y Ohad y Jakín y Zóhar y Shaúl el hijo de una cananea.

Ir arriba

Reunión de Servicio


Cántico 61

Qué clase de persona debo ser

(2 Pedro 3:11)


15 min. Tengamos tacto al predicar. 

Análisis con el auditorio basado en el libro Benefíciese, página 197, párrafo 1 a página 200, párrafo 1. Incluya una demostración realista de un publicador que responde sin ningún tacto a una objeción común, seguida de otra en la que el publicador responde a la misma objeción con tacto.

Lección 33 - Hablar con tacto, pero con firmeza

¿Qué implica?
Manifestar discreción en lo que se dice, y en cómo y cuándo se dice, para no dar pie a que los oyentes se ofendan.

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?
Si habla con tacto, las personas estarán más dispuestas a escuchar las buenas nuevas con una actitud abierta. Dicha cualidad también lo ayudará a mantener buenas relaciones con sus compañeros cristianos.
EL TACTO es la habilidad de tratar con otras personas sin darles motivo para que se ofendan. Implica saber cómo y cuándo decir las cosas. Sin embargo, no supone transigir en cuanto a lo que es propio ni distorsionar los hechos. Tampoco debe confundirse con el temor al hombre (Pro. 29:25).

(Proverbios 29:25) El temblar ante los hombres es lo que tiende un lazo, pero el que confía en Jehová será protegido.
El fruto del espíritu es el mejor fundamento para tener tacto, pues la persona motivada por el amor no quiere irritar a su prójimo, sino, más bien, ayudarle. Quien es bondadoso y de genio apacible obra con delicadeza. El pacífico busca maneras de promover las buenas relaciones interpersonales, y aquel que tiene gran paciencia permanece en calma incluso ante quienes se comportan con brusquedad (Gál. 5:22, 23).

(Gálatas 5:22, 23) Por otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley.

No obstante, sin importar cómo presentemos el mensaje de la Biblia, algunos se ofenderán por él. Jesucristo fue “una piedra de tropiezo y masa rocosa de ofensa” para la mayor parte de los judíos del siglo primero, debido a la condición perversa del corazón de ellos (1 Ped. 2:7, 8). Jesús dijo respecto a su obra de proclamar el Reino: “Vine a prender un fuego en la tierra” (Luc. 12:49). Y el mensaje del Reino de Jehová, que implica el reconocimiento de la soberanía del Creador por parte de los seres humanos, sigue siendo la cuestión candente a la que se enfrenta la humanidad. A muchas personas les ofende el mensaje de que el Reino de Dios pronto eliminará el actual sistema de cosas malvado. Sin embargo, nosotros obedecemos a Dios y seguimos predicando. Ahora bien, al hacerlo tenemos presente el consejo bíblico: “Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, sean pacíficos con todos los hombres” (Rom. 12:18).
(1 Pedro 2:7, 8) Para ustedes, por lo tanto, él es precioso, porque son creyentes; pero para los que no creen: “la mismísima piedra que los edificadores rechazaron ha llegado a ser [la] cabeza de[l] ángulo”, 8 y “una piedra de tropiezo y masa rocosa de ofensa”. Estos tropiezan porque son desobedientes a la palabra. Para este mismo fin también fueron señalados.

(Lucas 12:49) ”Vine a prender un fuego en la tierra, y ¿qué más hay que pueda desear si ya se ha encendido?

(Romanos 12:18) Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, sean pacíficos con todos los hombres.

Tacto en el ministerio. Hay muchas circunstancias en las que hablamos a otras personas acerca de nuestra fe. Por supuesto, lo hacemos cuando salimos al ministerio del campo, pero también buscamos oportunidades de dar testimonio a nuestros parientes, compañeros de trabajo y condiscípulos. En todas esas ocasiones se necesita tacto.
Nuestros oyentes seguramente se molestarán si les presentamos el mensaje del Reino de forma que parezca que los estamos sermoneando. Si no nos han pedido ayuda —y quizá piensan que no la necesitan—, lo más probable es que se ofendan si les damos a entender que deben corregir su modo de actuar. ¿Cómo evitar esa impresión equivocada? Aprendiendo el arte de la conversación amigable.
Procure empezar el diálogo hablando de algo que interese a su interlocutor. En caso de que se trate de un pariente, compañero de trabajo o condiscípulo, quizá ya conozca sus intereses. Si nunca antes ha hablado con esa persona, puede referirse a un asunto que haya oído en las noticias o leído en el periódico, pues con toda probabilidad estará en la mente de muchos. Al ir de casa en casa, sea observador. La decoración del hogar, los juguetes del jardín, los artículos religiosos o los adhesivos del automóvil pueden aportar más indicaciones de cuáles son los intereses del amo de casa. Cuando este acuda a la puerta, escúchelo primero. Lo que él diga confirmará o corregirá las conclusiones a las que usted ha llegado sobre sus intereses y puntos de vista, y le proporcionará otras indicaciones sobre qué tener presente al darle testimonio.
A medida que avanza la conversación, incluya ideas de las Escrituras y de publicaciones bíblicas relacionadas con el tema. Pero no domine la conversación (Ecl. 3:7). Invite al amo de casa a participar en ella, si desea hacerlo. Interésese en sus opiniones y puntos de vista, pues estos pueden suministrarle las claves que necesita para tener tacto.

(Eclesiastés 3:7) tiempo de rasgar y tiempo de unir cosiendo; tiempo de callar y tiempo de hablar;

Antes de decir algo, piense en la impresión que causará a su interlocutor. En Proverbios 12:8 se alaba la “boca de discreción”. La expresión hebrea que se usa en ese texto está relacionada con conceptos como la perspicacia y la prudencia. Por lo tanto, la discreción implica hablar con cautela después de haber reflexionado en cuál es la actuación más sabia. El versículo 18 del mismo capítulo de Proverbios nos previene contra ‘hablar irreflexivamente como con las estocadas de una espada’. Es posible defender la verdad bíblica sin ofender.

(Proverbios 12:8) Por su boca de discreción será alabado el hombre, pero el que es avieso de corazón llegará a ser objeto de desprecio.

El mero hecho de escoger con cuidado los términos que utilizamos puede ayudarnos a evitar obstáculos innecesarios. Si la expresión “la Biblia” crea una barrera mental, puede utilizar otras como “un texto sagrado” o “un libro que se publica en más de dos mil idiomas”. Si menciona la palabra Biblia, puede preguntar a la persona qué concepto tiene de ella y luego tener en cuenta sus comentarios en el resto de la conversación.
El tacto también supone determinar el momento adecuado para decir las cosas (Pro. 25:11). Aunque no siempre concordará con las afirmaciones de su interlocutor, no es necesario disentir cada vez que su opinión no esté de acuerdo con la Biblia. No intente explicárselo todo de una sola vez. Jesús indicó a sus discípulos: “Tengo muchas cosas que decirles todavía, pero no las pueden soportar ahora” (Juan 16:12).

(Proverbios 25:11) Como manzanas de oro en entalladuras de plata es una palabra hablada al tiempo apropiado para ella.

(Juan 16:12) ”Tengo muchas cosas que decirles todavía, pero no las pueden soportar ahora.

Cuando sea posible, encomie sinceramente al amo de casa. Aunque este le discuta sus ideas, puede elogiarlo por alguno de sus puntos de vista. Así hizo el apóstol Pablo cuando habló con los filósofos del Areópago de Atenas. Estos “entablaban conversación polémica con él”. ¿Cómo respondió para no ofenderlos? Con anterioridad había observado los muchos altares que tenían en honor a sus dioses. En vez de condenar a los atenienses por su idolatría, los elogió con tacto por su religiosidad, diciéndoles: “Contemplo que en todas las cosas ustedes parecen estar más entregados que otros al temor a las deidades”. Este enfoque abrió el camino para exponer su mensaje sobre el Dios verdadero, y algunos de ellos se hicieron creyentes (Hech. 17:18, 22, 34).

(Hechos 17:18) Pero ciertos individuos, filósofos de los epicúreos así como de los estoicos, entablaban conversación polémica con él, y algunos decían: “¿Qué es lo que este charlatán quisiera contar?”. Otros: “Parece que es publicador de deidades extranjeras”. Esto se debió a que declaraba las buenas nuevas de Jesús y de la resurrección.

(Hechos 17:22) Pablo entonces se puso de pie en medio del Areópago y dijo: “Varones de Atenas, contemplo que en todas las cosas ustedes parecen estar más entregados que otros al temor a las deidades.

(Hechos 17:34) pero algunos varones se unieron a él y se hicieron creyentes, entre los cuales también estuvieron Dionisio, juez del tribunal del Areópago, y una mujer de nombre Dámaris, y otros además de ellos.

No reaccione exageradamente cuando le presenten objeciones. Mantenga la calma; considérelas oportunidades de conocer mejor el modo de pensar de la persona. Puede agradecerle el hecho de que haya expresado su opinión. Pero ¿y si dice bruscamente: “Tengo mi propia religión”? Una sugerencia sería preguntarle con tacto: “¿Ha sido usted siempre una persona religiosa?”. Cuando responda, añada: “¿Cree que algún día la humanidad estará unida en una sola religión?”. Es posible que estas preguntas le permitan extender la conversación.
Si nos vemos a nosotros mismos como es debido, nos será más fácil mostrar tacto. Estamos firmemente convencidos de la rectitud de los caminos de Jehová y de la veracidad de su Palabra, por lo que hablamos con convicción sobre estos temas. Sin embargo, no hay motivo para tener pretensiones de superioridad moral (Ecl. 7:15, 16). Estamos agradecidos de conocer la verdad y de disfrutar de la bendición de Jehová, pero sabemos muy bien que su aprobación depende de su bondad inmerecida y nuestra fe en Cristo, no de nuestra propia justicia (Efe. 2:8, 9). Reconocemos la necesidad de ‘seguir poniéndonos a prueba para ver si estamos en la fe’, de ‘seguir dando prueba de lo que nosotros mismos somos’ (2 Cor. 13:5). De modo que cuando hablamos a la gente acerca de la importancia de conformarse a las normas divinas, nosotros también nos aplicamos humildemente el consejo bíblico. No nos corresponde juzgar a nuestros semejantes. Jehová “ha encargado todo el juicio al Hijo”, y es ante su tribunal donde todos debemos responder por lo que hacemos (Juan 5:22; 2 Cor. 5:10).

(Eclesiastés 7:15, 16) Todo lo he visto yo durante mis días vanos. Existe el justo que perece en su justicia, y existe el inicuo que continúa largo tiempo en su maldad. 16 No te hagas justo en demasía, ni te muestres excesivamente sabio. ¿Por qué debes causarte desolación?

(Efesios 2:8, 9) Por esta bondad inmerecida, en verdad, ustedes han sido salvados mediante fe; y esto no debido a ustedes: es dádiva de Dios. 9 No, no es debido a obras, a fin de que nadie tenga base para jactarse.

(2 Corintios 13:5) Sigan poniéndose a prueba para ver si están en la fe, sigan dando prueba de lo que ustedes mismos son. ¿O no reconocen que Jesucristo está en unión con ustedes? A no ser que estén desaprobados.

(Juan 5:22) Porque el Padre no juzga a nadie, sino que ha encargado todo el juicio al Hijo,

(2 Corintios 5:10) Porque todos tenemos que ser puestos de manifiesto ante el tribunal del Cristo, para que cada uno reciba su retribución por las cosas que haya hecho mediante el cuerpo, según las cosas que haya practicado, sea cosa buena o vil.


15min. “¿Aprovecharemos la oportunidad?” 

Preguntas y respuestas. Invite a los presentes a decir cómo piensan realizar la lectura especial de la Biblia en la semana de la Conmemoración. Explique qué preparativos se harán para la Conmemoración.

¿Aprovecharemos la oportunidad? La Conmemoración: una ocasión ideal para mostrar gratitud

1. ¿Qué oportunidad especial nos brinda la Conmemoración?

1 La Conmemoración del 14 de abril nos brinda una oportunidad singular para cultivar y demostrar gratitud por la bondad de Jehová. El pasaje de Lucas 17:11-18 revela lo que Jehová y Jesús piensan acerca de esta cualidad. ¡Qué lamentable que solo uno de los diez leprosos curados aprovechara la ocasión para dar las gracias! En el futuro, el don divino del rescate hará posible que se acaben todos los males y que obtengamos la vida eterna. Entonces, no pasará un día sin que le agradezcamos a Jehová esas bendiciones. Pero ¿cómo podemos mostrar gratitud durante las próximas semanas?

(Lucas 17:11-18) Y mientras iba a Jerusalén pasaba por en medio de Samaria y Galilea. 12 Y en el momento en que entraba en cierta aldea lo encontraron diez varones leprosos, pero se pusieron de pie a lo lejos. 13 Y levantaron la voz y dijeron: “¡Jesús, Instructor, ten misericordia de nosotros!”. 14 Y cuando él alcanzó a verlos, les dijo: “Vayan y muéstrense a los sacerdotes”. Entonces, mientras se iban, se efectuó su limpieza. 15 Uno de ellos, cuando vio que había sido sanado, volvió atrás, glorificando a Dios en alta voz. 16 Y cayó sobre su rostro a los pies [de Jesús], y le dio gracias; además, era samaritano. 17 En respuesta Jesús dijo: “Los diez fueron limpiados, ¿no es verdad? Entonces, ¿dónde están los otros nueve? 18 ¿No se halló ninguno que volviera atrás a dar gloria a Dios, sino este hombre de otra nación?”.

2. ¿Cómo podemos cultivar gratitud por el rescate?

2 Cultivemos gratitud. Los sentimientos de gratitud nacen de los pensamientos. Como ayuda para aumentar nuestro aprecio por el rescate, disponemos de un programa especial de lectura bíblica para la Conmemoración en varios sitios, como en el calendario y el folleto Examinando las Escrituras diariamente. ¿Por qué no hacer la lectura en familia? Hacerlo acrecentará el aprecio que sentimos por el rescate, lo que, a su vez, tendrá un efecto positivo en nuestra conducta (2 Cor. 5:14, 15; 1 Juan 4:11).
(2 Corintios 5:14, 15) Porque el amor que el Cristo tiene nos obliga, porque esto es lo que hemos juzgado, que un hombre murió por todos; así pues, todos habían muerto; 15 y murió por todos para que los que viven no vivan ya para sí, sino para el que murió por ellos y fue levantado.

(1 Juan 4:11) Amados, si Dios nos amó así a nosotros, entonces nosotros mismos estamos obligados a amarnos unos a otros.

3. ¿De qué diferentes maneras podemos mostrar gratitud durante la época de la Conmemoración?

3 Mostrémonos agradecidos. La gratitud se prueba con actos (Col. 3:15). El leproso agradecido buscó a Jesús para darle las gracias. Y de seguro le contó a todo el mundo lleno de entusiasmo que había sido curado milagrosamente (Luc. 6:45). ¿Nos moverá la gratitud a participar con celo en la campaña de la Conmemoración? Otra excelente manera de mostrarnos agradecidos es sirviendo de precursores auxiliares o dedicando más tiempo al ministerio durante la época de la Conmemoración. Y esa noche, nuestro corazón agradecido nos motivará a dar la bienvenida a los visitantes y a ofrecernos para responder a sus preguntas.

(Colosenses 3:15) También, que la paz del Cristo controle en sus corazones, porque, de hecho, ustedes fueron llamados a ella en un solo cuerpo. Y muéstrense agradecidos.

(Lucas 6:45) El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón produce lo bueno; pero el hombre inicuo produce lo que es inicuo de su [tesoro] inicuo; porque de la abundancia del corazón habla su boca.

4. ¿Qué podemos hacer en esta Conmemoración para no tener nada que lamentar?

4 ¿Será esta nuestra última Conmemoración? (1 Cor. 11:26.) No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que una vez que pase, se habrá ido una oportunidad única para mostrar gratitud. ¿La aprovecharemos? Que las palabras agradecidas de nuestra boca y la meditación de nuestro corazón sean del agrado de Jehová, el generoso Autor del rescate (Sal. 19:14).

(1 Corintios 11:26) Porque cuantas veces coman este pan y beban esta copa, siguen proclamando la muerte del Señor, hasta que él llegue.

(Salmo 19:14) Que los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón lleguen a ser placenteros delante de ti, oh Jehová, mi Roca y mi Redentor.

Cántico 8
La Cena del Señor
(Mateo 26:26-30)

Oración de conclusión

Ir arriba

Estudio de la Atalaya


Cántico 41
Adora a Dios en tu juventud
(Eclesiastés 12:1)

• Toma buenas decisiones en tu juventud


¿Qué haré con mi vida? Esta es una pregunta vital que debe hacerse todo el que se ha dedicado a Jehová. En estos artículos analizaremos algunos principios que pueden guiar a los cristianos jóvenes a servir a Dios de lleno, así como diferentes maneras en que los cristianos maduros pueden ampliar su ministerio.


“Alaben [los jóvenes] el nombre de Jehová.” (SAL. 148:12, 13)

¿CUÁL ES LA RESPUESTA?
• ¿Qué pueden hacer los jóvenes para tener más oportunidades de servir a Jehová en el futuro?
• ¿De qué han disfrutado muchos cristianos durante su juventud?
• ¿Qué principios bíblicos ayudarán a los jóvenes a tomar las mejores decisiones?

1. ¿De qué magníficas experiencias disfrutan muchos cristianos jóvenes?

VIVIMOS en tiempos trascendentales. Millones de personas de todas las naciones, más que nunca antes, están abrazando la adoración verdadera (Rev. 7:9, 10). Muchos jóvenes disfrutan de emocionantes experiencias mientras ayudan al prójimo a comprender las enseñanzas de la Biblia y salvarse (Rev. 22:17). Unos imparten cursos bíblicos que mejoran la vida de los estudiantes; otros proclaman con celo las buenas nuevas en territorios de idiomas extranjeros (Sal. 110:3; Is. 52:7). La obra que el pueblo de Jehová está llevando a cabo produce felicidad. Joven, ¿cómo podrías participar más en ella?

(Revelación 7:9, 10) Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. 10 Y siguen clamando con voz fuerte, y dicen: “La salvación [se la debemos] a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero”.

(Revelación 22:17) Y el espíritu y la novia siguen diciendo: “¡Ven!”. Y cualquiera que oiga, diga: “¡Ven!”. Y cualquiera que tenga sed, venga; cualquiera que desee, tome gratis el agua de la vida.

(Salmo 110:3) Tu pueblo se ofrecerá de buena gana en el día de tu fuerza militar. En los esplendores de la santidad, desde la matriz del alba, tienes tu compañía de hombres jóvenes justamente como gotas de rocío.

(Isaías 52:7) ¡Cuán hermosos sobre las montañas son los pies del que trae buenas nuevas, del que publica paz, del que trae buenas nuevas de algo mejor, del que publica salvación, del que dice a Sión: “¡Tu Dios ha llegado a ser rey!”.

2. ¿Cómo muestra el ejemplo de Timoteo que Jehová está dispuesto a dar responsabilidades a personas jóvenes? (Vea la ilustración del principio.)

2 Ahora puedes tomar decisiones que más adelante te abrirán muchas puertas en el servicio a Dios. Piensa en Timoteo, de la ciudad de Listra, quien tomó decisiones sabias que tuvieron efectos a largo plazo en su vida. Cuando tenía posiblemente unos 20 años, llegó a ser misionero (Hech. 16:1-3). Parece que fue apenas unos meses más tarde cuando el apóstol Pablo, después de verse obligado a dejar la recién formada congregación de Tesalónica por un brote de violenta persecución, envió allí a Timoteo para fortalecer a los hermanos (Hech. 17:5-15; 1 Tes. 3:1, 2, 6). ¿Puedes imaginarte cómo debió sentirse Timoteo al recibir aquella misión?

(Hechos 16:1-3) De modo que llegó a Derbe y también a Listra. Y, ¡mira!, estaba allí cierto discípulo de nombre Timoteo, hijo de una mujer judía creyente, pero de padre griego, 2 y los hermanos de Listra y de Iconio daban buenos informes acerca de él. 3 Pablo expresó el deseo de que este saliera con él, y lo tomó y lo circuncidó a causa de los judíos que había en aquellos lugares, porque todos sabían que su padre era griego.

(Hechos 17:5-15) Pero los judíos, poniéndose celosos, tomaron como compañeros a ciertos varones inicuos de los haraganes de la plaza de mercado, y formaron una chusma y procedieron a alborotar la ciudad. Y asaltando la casa de Jasón, procuraban hacer que los sacaran a la gentuza. 6 Como no los hallaron, arrastraron a Jasón y a ciertos hermanos ante los gobernantes de la ciudad, clamando: “Estos hombres que han trastornado la tierra habitada están presentes aquí también, 7 y Jasón los ha recibido con hospitalidad. Y todos estos actúan en oposición a los decretos de César, diciendo que hay otro rey, Jesús”. 8 Verdaderamente agitaron a la muchedumbre y a los gobernantes de la ciudad, cuando estos oyeron estas cosas; 9 y después de primero tomar suficiente fianza de Jasón y de los demás, los dejaron ir. 10 Inmediatamente, de noche, los hermanos enviaron a Pablo, así como a Silas, hacia Berea, y estos, al llegar, entraron en la sinagoga de los judíos. 11 Ahora bien, estos eran de disposición más noble que los de Tesalónica, porque recibieron la palabra con suma prontitud de ánimo, y examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así. 12 Por lo tanto, muchos de ellos se hicieron creyentes, y también no pocas de las mujeres griegas estimables, y no pocos de los varones. 13 Pero cuando los judíos de Tesalónica se enteraron de que también en Berea Pablo publicaba la palabra de Dios, fueron también allá para incitar y agitar a las masas. 14 Entonces los hermanos inmediatamente enviaron a Pablo para que se fuera hasta el mar; pero tanto Silas como Timoteo permanecieron atrás, allá. 15 Sin embargo, los que conducían a Pablo lo llevaron hasta Atenas y, después de recibir mandato de que Silas y Timoteo vinieran a él cuanto antes, partieron.

(1 Tesalonicenses 3:1, 2) Por eso, cuando ya no pudimos soportarlo más, nos pareció bien el que se nos dejara solos en Atenas; 2 y enviamos a Timoteo, nuestro hermano y ministro de Dios en las buenas nuevas acerca del Cristo, para hacerlos firmes y consolarlos para el bien de su fe,

(1 Tesalonicenses 3:6) Pero Timoteo acaba de venir de ustedes a nosotros y nos ha dado las buenas noticias de la fidelidad y amor de ustedes, y de que continúan teniendo buen recuerdo de nosotros en todo tiempo, y anhelan vernos de la misma manera, en realidad, como nosotros también a ustedes.

TU DECISIÓN MÁS IMPORTANTE

3. a) ¿Cuál es la decisión más importante de tu vida? b) ¿Cuándo la puedes tomar?

3 En la juventud hay que tomar decisiones importantes. Pero existe una que es más importante que todas las demás: la de servir a Jehová. ¿Cuándo es el mejor momento de tomarla? Jehová te dice: “Acuérdate [...] de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad” (Ecl. 12:1). ¿Y cómo puedes “acordarte” de Jehová? Solo sirviéndole con todo tu corazón (Deut. 10:12). Esa decisión es la más importante de tu vida, pues marcará el camino que seguirás de ahí en adelante (Sal. 71:5).

(Eclesiastés 12:1) Acuérdate, ahora, de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad, antes que procedan a venir los días calamitosos, o hayan llegado los años en que dirás: “No tengo en ellos deleite”;

(Deuteronomio 10:12) ”Y ahora, oh Israel, ¿qué está pidiendo de ti Jehová tu Dios sino que temas a Jehová tu Dios, de modo que andes en todos sus caminos, y lo ames, y sirvas a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma;

(Salmo 71:5) Porque tú eres mi esperanza, oh Señor Soberano Jehová, mi confianza desde mi juventud.
4. ¿Qué decisiones importantes en la vida influirán en tu servicio a Dios?

4 Claro, la decisión de servir a Jehová no es la única que influirá en tu futuro. Por ejemplo, también tendrás que decidir si quieres casarte y con quién, o cómo te ganarás la vida. Pero, aunque esos asuntos son importantes, harás bien en plantearte primero si deseas servir a Jehová con toda tu alma (Deut. 30:19, 20). ¿Por qué? Porque esas decisiones están conectadas entre sí. Lo que decidas sobre el matrimonio y el empleo influirá en tu servicio a Dios (compare con Lucas 14:16-20). Y a la inversa, tu deseo de servir a Dios influirá en tus decisiones sobre el matrimonio y el empleo. Por eso, decide primero qué será lo más importante en tu vida (Filip. 1:10).

(Deuteronomio 30:19, 20) De veras tomo los cielos y la tierra como testigos contra ustedes hoy, de que he puesto delante de ti la vida y la muerte, la bendición y la invocación de mal; y tienes que escoger la vida a fin de que te mantengas vivo, tú y tu prole, 20 amando a Jehová tu Dios, escuchando su voz y adhiriéndote a él; porque él es tu vida y la longitud de tus días, para que mores sobre el suelo que Jehová juró a tus antepasados Abrahán, Isaac y Jacob que les daría”.

(Lucas 14:16-20) [Jesús] le dijo: “Cierto hombre daba una gran cena, e invitó a muchos. 17 Y a la hora de la cena envió a su esclavo a decir a los invitados: ‘Vengan, porque las cosas ya están listas’. 18 Pero todos a una comenzaron a rogar que se les excusara. El primero le dijo: ‘Compré un campo y tengo que salir a verlo; te pido: Excúsame’. 19 Y otro dijo: ‘Compré cinco yuntas de bueyes y voy a examinarlas; te pido: Excúsame’. 20 Uno más dijo: ‘Acabo de casarme con una esposa, y por eso no puedo ir’.

(Filipenses 1:10) para que se aseguren de las cosas más importantes, para que estén exentos de defectos y no hagan tropezar a otros hasta el día de Cristo,

¿QUÉ HARÁS CON TU JUVENTUD?

5, 6. Relate una experiencia que muestre que las decisiones acertadas pueden abrirnos las puertas a magníficas oportunidades. (Vea también en este número el artículo “La decisión que tomé siendo niño”.)

5 Una vez que te hayas propuesto servir a Dios, pregúntate qué es lo que él desea que hagas y decide cómo le servirás. Un hermano japonés escribe: “Cuando tenía 14 años, salí a predicar con un anciano de la congregación, y él notó que yo no disfrutaba del ministerio. Me dijo amablemente: ‘Mejor vete a casa, Yuichiro. Allí siéntate y medita en lo que Jehová ha hecho por ti’. Así lo hice. De hecho, seguí pensando y orando varios días. Poco a poco cambié de actitud y llegó a gustarme servir a Jehová. Como me encantaba leer relatos sobre misioneros, empecé a pensar en servir a Dios más de lleno.

5, 6. Relate una experiencia que muestre que las decisiones acertadas pueden abrirnos las puertas a magníficas oportunidades. (Vea también en este número el artículo “La decisión que tomé siendo niño”.)

6 ”Me propuse tomar decisiones que un día me permitieran servir a Jehová en el extranjero —prosigue Yuichiro—. Por ejemplo, cursé estudios de inglés. Cuando salí de la escuela media superior, me puse a trabajar a tiempo parcial dando clases de inglés para poder ser precursor. A los 20 años de edad empecé a aprender mongol y tuve la oportunidad de visitar a un grupo de publicadores de ese idioma. Dos años después, en 2007, hice un viaje a Mongolia. Cuando salí a predicar con algunos precursores y vi que mucha gente buscaba la verdad, quise mudarme allá y regresé a Japón para organizarlo todo. Desde abril de 2008 he servido de precursor en Mongolia. La vida aquí no es fácil, pero muchos están aceptando las buenas nuevas y yo los estoy ayudando a acercarse a Jehová. Estoy convencido de que elegí el mejor modo de vivir.”

7. a) ¿Qué decisiones debemos tomar por nosotros mismos? b) ¿Qué ejemplo nos dio Moisés?

7 Cada testigo de Jehová debe decidir por sí mismo lo que hará con su vida (Jos. 24:15). Nosotros no podemos decirte que te cases o no, ni con quién, ni qué empleo buscar. ¿Elegirás un empleo que no exija mucha preparación? Algunos de ustedes, queridos hermanos jóvenes, viven en pueblos pobres; otros, en ciudades prósperas. Todos varían en personalidad, capacidad, experiencia, intereses y metas espirituales. Tal vez suceda lo mismo que con los jóvenes hebreos en el antiguo Egipto: Moisés tenía todas las oportunidades que ofrecía la corte, mientras que otros no eran más que esclavos (Éx. 1:13, 14; Hech. 7:21, 22). Como ustedes, ellos vivieron en tiempos trascendentales (Éx. 19:4-6). Cada uno tuvo que decidir si iba a servir a Jehová de todo corazón. Y Moisés tomó la decisión correcta (lea Hebreos 11:24-27).

(Josué 24:15) Ahora, si es malo a sus ojos servir a Jehová, escójanse hoy a quién quieren servir, si a los dioses a quienes sirvieron sus antepasados que estaban al otro lado del Río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra están morando. Pero en cuanto a mí y a mi casa, nosotros serviremos a Jehová”.

(Éxodo 1:13, 14) Por consiguiente, los egipcios hicieron trabajar a los hijos de Israel como esclavos bajo tiranía. 14 Y siguieron amargándoles la vida con dura esclavitud en [trabajos de] argamasa de barro y ladrillos y con toda forma de esclavitud en el campo, sí, toda forma de esclavitud suya en la cual los usaban como esclavos bajo tiranía.

(Hechos 7:21, 22) Mas cuando fue expuesto, lo recogió la hija de Faraón y lo crió como hijo suyo. 22 Por consiguiente, Moisés fue instruido en toda la sabiduría de los egipcios. De hecho, era poderoso en sus palabras y hechos.

(Éxodo 19:4-6) ‘Ustedes mismos han visto lo que hice a los egipcios, para llevarlos a ustedes sobre alas de águilas y traerlos a mí mismo. 5 Y ahora si ustedes obedecen estrictamente mi voz y verdaderamente guardan mi pacto, entonces ciertamente llegarán a ser mi propiedad especial de entre todos los [demás] pueblos, porque toda la tierra me pertenece a mí. 6 Y ustedes mismos llegarán a ser para mí un reino de sacerdotes y una nación santa’. Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel”.

(Hebreos 11:24-27) Por fe Moisés, ya crecido, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón, 25 escogiendo ser maltratado con el pueblo de Dios más bien que disfrutar temporalmente del pecado, 26 porque estimaba el vituperio del Cristo como riqueza más grande que los tesoros de Egipto; porque miraba atentamente hacia el pago del galardón. 27 Por fe dejó a Egipto, pero sin temer la cólera del rey, porque continuó constante como si viera a Aquel que es invisible.

8. ¿Qué ayudará a los jóvenes que están planteándose qué van a hacer con su vida?

8 Jehová te ayuda a tomar decisiones sabias en tu juventud. Te da consejos en forma de principios que puedes aplicar a tus circunstancias particulares (Sal. 32:8). Además, tus padres creyentes y los ancianos de la congregación te pueden ayudar a ver cómo poner en práctica tales principios en tu vida (Prov. 1:8, 9). Analicemos tres principios bíblicos básicos que te ayudarán a tomar decisiones que te beneficien en el futuro.

(Salmo 32:8) “Te haré tener perspicacia, y te instruiré en el camino en que debes ir. Ciertamente daré consejo con mi ojo sobre ti.

(Proverbios 1:8, 9) Escucha, hijo mío, la disciplina de tu padre, y no abandones la ley de tu madre. 9 Porque son una guirnalda de atracción a tu cabeza y un collar fino a tu garganta.

TRES PRINCIPIOS BÍBLICOS MUY ÚTILES

9. a) ¿Cómo nos dignifica Jehová? b) ¿Qué oportunidades tienen quienes buscan primero el Reino?

9 Busca primero el Reino y la justicia de Dios (lea Mateo 6:19-21, 24-26, 31-34). Jehová nos dignifica dándonos libertad para elegir. Él no te dice cuánto tiempo de tu juventud debes dedicar a la predicación. Pero Jesús nos dio el consejo práctico de buscar primero el Reino. Si lo sigues, tendrás muchas oportunidades de demostrar tu amor a Dios, tu interés por los demás y tu gratitud por la esperanza de la vida eterna. En temas como el matrimonio y el empleo, ¿demostrarán tus decisiones que el Reino y la justicia de Dios te preocupan más que las cosas materiales?

(Mateo 6:19-21) ”Dejen de acumular para sí tesoros sobre la tierra, donde la polilla y el moho consumen, y donde ladrones entran por fuerza y hurtan. 20 Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni polilla ni moho consumen, y donde ladrones no entran por fuerza y hurtan. 21 Porque donde está tu tesoro, allí también estará tu corazón.

(Mateo 6:24-26) ”Nadie puede servir como esclavo a dos amos; porque u odiará al uno y amará al otro, o se apegará al uno y despreciará al otro. No pueden ustedes servir como esclavos a Dios y a las Riquezas. 25 ”Por esto les digo: Dejen de inquietarse respecto a su alma en cuanto a qué comerán o qué beberán, o respecto a su cuerpo en cuanto a qué se pondrán. ¿No significa más el alma que el alimento, y el cuerpo que la ropa? 26 Observen atentamente las aves del cielo, porque ellas no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; no obstante, su Padre celestial las alimenta. ¿No valen ustedes más que ellas?

(Mateo 6:31-34) Por eso, nunca se inquieten y digan: ‘¿Qué hemos de comer?’, o ‘¿qué hemos de beber?’, o ‘¿qué hemos de ponernos?’. 32 Porque todas estas son las cosas en pos de las cuales las naciones van con empeño. Pues su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas. 33 ”Sigan, pues, buscando primero el reino y la justicia de [Dios], y todas estas [otras] cosas les serán añadidas. 34 Por lo tanto, nunca se inquieten acerca del día siguiente, porque el día siguiente tendrá sus propias inquietudes. Suficiente para cada día es su propia maldad.

10. ¿Qué hizo feliz a Jesús, y qué te hará feliz a ti?

10 Sé feliz sirviendo a los demás (lea Hechos 20:20, 21, 24, 35). Jesús nos enseñó con bondad este principio fundamental. Él fue muy feliz porque hizo la voluntad de su Padre en vez de la suya propia. Disfrutaba al ver que personas mansas aceptaban las buenas nuevas (Luc. 10:21; Juan 4:34). Puede que tú ya hayas sentido la felicidad que produce ayudar al prójimo. Si al tomar las grandes decisiones de tu vida tienes en cuenta los principios que Jesús enseñó, serás feliz y harás feliz a Jehová (Prov. 27:11).

(Hechos 20:20, 21) mientras no me retraje de decirles ninguna de las cosas que fueran de provecho, ni de enseñarles públicamente y de casa en casa. 21 Antes bien, di testimonio cabalmente, tanto a judíos como a griegos, acerca del arrepentimiento para con Dios y de la fe en nuestro Señor Jesús.

(Hechos 20:24) Sin embargo, no hago mi alma de valor alguno como preciada para mí, con tal que termine mi carrera y el ministerio que recibí del Señor Jesús, de dar testimonio cabal de las buenas nuevas de la bondad inmerecida de Dios.

(Hechos 20:35) En todas las cosas les he exhibido que por medio de laborar así tienen que prestar ayuda a los que son débiles, y tienen que tener presentes las palabras del Señor Jesús, cuando él mismo dijo: ‘Hay más felicidad en dar que en recibir’”.

(Lucas 10:21) En aquella misma hora se llenó de gran gozo en el espíritu santo, y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido cuidadosamente estas cosas de los sabios e intelectuales y las has revelado a los pequeñuelos. Sí, oh Padre, porque el hacerlo así vino a ser la manera aprobada por ti.

(Juan 4:34) Jesús les dijo: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y terminar su obra.

(Proverbios 27:11) Sé sabio, hijo mío, y regocija mi corazón, para que pueda responder al que me está desafiando con escarnio.

11. ¿Por qué perdió Baruc el gozo, y qué le aconsejó Jehová?

11 Nuestra mayor felicidad proviene de servir a Jehová (Prov. 16:20). Parece que Baruc, el secretario de Jeremías, lo olvidó. Llegó un momento en que ya no disfrutaba de su servicio sagrado, así que Jehová le dijo: “Tú sigues buscando cosas grandes para ti. No sigas buscando. Porque, mira, voy a traer una calamidad sobre toda carne [...], y ciertamente te daré tu alma como despojo en todos los lugares adonde vayas” (Jer. 45:3, 5). ¿Qué opinas? ¿Qué iba a hacer más feliz a Baruc? ¿Buscar cosas grandes para él mismo, o sobrevivir a la destrucción de Jerusalén por ser un fiel siervo de Dios? (Sant. 1:12.)

(Proverbios 16:20) El que está mostrando perspicacia en un asunto hallará el bien, y feliz es el que está confiando en Jehová.

(Jeremías 45:3) ‘Has dicho: “¡Ay de mí, ahora, porque Jehová ha añadido desconsuelo a mi dolor! Me he fatigado a causa de mi suspirar, y no he hallado lugar de descanso”’.

(Jeremías 45:5) Pero en cuanto a ti, tú sigues buscando cosas grandes para ti. No sigas buscando”’. ”‘Porque, mira, voy a traer una calamidad sobre toda carne —es la expresión de Jehová—, y ciertamente te daré tu alma como despojo en todos los lugares adonde vayas’”.

(Santiago 1:12) Feliz es el hombre que sigue aguantando la prueba, porque al llegar a ser aprobado recibirá la corona de la vida, que Jehová prometió a los que continúan amándolo.

12. ¿Qué decisión llevó a Ramiro a disfrutar de una vida feliz?

12 Un hermano que es feliz sirviendo a los demás es Ramiro, quien dice: “Vengo de una familia pobre de un pueblito de la cordillera de los Andes. Así que cuando mi hermano mayor se ofreció a pagarme la universidad, se me presentó una gran oportunidad. Pero yo me había bautizado hacía poco y había recibido otra oferta: un precursor me había invitado a predicar con él en una pequeña localidad. Fui allá, aprendí a cortar el cabello y abrí una barbería para mantenerme. Muchas personas aceptaban agradecidas nuestra invitación a estudiar la Biblia. Más tarde me uní a una congregación recién formada en la que se hablaba un idioma indígena. Después de diez años en el servicio de tiempo completo, sé que ninguna otra actividad podría darme la alegría que me produce ayudar a la gente a comprender las buenas nuevas en su propio idioma”.

13. ¿Por qué es la juventud un tiempo magnífico para servir a Jehová sin reservas?

13 Disfruta sirviendo a Jehová en tu juventud (lea Eclesiastés 12:1). No pienses que antes de servir más de lleno a Jehová tienes que conseguir un buen trabajo. El mejor momento para empezar a servirle sin reservas es ahora, antes de que tengas obligaciones familiares y mientras aún disfrutas de salud y vigor para encargarte de tareas difíciles. ¿Qué te gustaría hacer por Jehová en tu juventud? ¿Ser precursor? ¿Predicar a personas de otro idioma? ¿O quizás servir más de lleno en tu congregación actual? Sea cual sea tu meta en el servicio a Dios, necesitarás tener un medio de vida. ¿En qué trabajarás? ¿Qué estudios necesitarás?

(Eclesiastés 12:1) Acuérdate, ahora, de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad, antes que procedan a venir los días calamitosos, o hayan llegado los años en que dirás: “No tengo en ellos deleite”;

LOS PRINCIPIOS BÍBLICOS TE AYUDARÁN A DECIDIR BIEN

14. ¿Qué precauciones deben tomar los jóvenes al planear su futuro?

14 Los tres principios bíblicos que hemos analizado pueden ayudarte a ver qué opciones de empleo serían las mejores para ti. Sin duda, los consejeros de tu escuela conocerán el mercado de trabajo de tu zona. O quizás haya algún organismo del gobierno que pueda orientarte sobre los empleos que tienen mayor demanda donde vives o donde tienes pensado vivir. La información que obtengas de fuentes como esas puede ser útil, pero ten cuidado. Quienes no aman a Jehová podrían tratar de sembrar en ti amor al mundo (1 Juan 2:15-17). Y si te detuvieras a contemplar lo que el mundo ofrece, tu corazón fácilmente podría engañarte (lea Proverbios 14:15; Jer. 17:9).

(1 Juan 2:15-17) No estén amando ni al mundo ni las cosas [que están] en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él; 16 porque todo [lo que hay] en el mundo —el deseo de la carne y el deseo de los ojos y la exhibición ostentosa del medio de vida de uno— no se origina del Padre, sino que se origina del mundo. 17 Además, el mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

(Proverbios 14:15) Cualquiera que es inexperto pone fe en toda palabra, pero el sagaz considera sus pasos.

(Jeremías 17:9) ”El corazón es más traicionero que cualquier otra cosa, y es desesperado. ¿Quién puede conocerlo?

15, 16. ¿Quiénes pueden darte los mejores consejos sobre el empleo?

15 Una vez que entiendas cuáles son tus opciones de empleo, necesitarás buenos consejos (Prov. 1:5). ¿Quién puede ayudarte a evaluar tales opciones a la luz de los principios bíblicos? Escucha a personas que amen a Jehová, te amen a ti y conozcan bien tus circunstancias. Ellas te ayudarán a analizar tus capacidades y tus motivos. Puede que lo que digan te lleve a replantearte tus metas. ¡Qué bendición tienes si tus padres aman a Jehová! Los ancianos de tu congregación son hombres capacitados en sentido espiritual que también pueden guiarte. Además, habla con precursores y superintendentes viajantes. ¿Qué los motivó a hacerse siervos de tiempo completo? ¿Cómo comenzaron el precursorado, y qué hicieron para mantenerse económicamente? ¿Qué satisfacciones les da su ministerio? (Prov. 15:22.)

(Proverbios 1:5) El sabio escucha y absorbe más instrucción, y el entendido es el que adquiere dirección diestra,

(Proverbios 15:22) Resultan frustrados los planes donde no hay habla confidencial, pero en la multitud de consejeros hay logro.

15, 16. ¿Quiénes pueden darte los mejores consejos sobre el empleo?

16 Aquellos que te conocen bien pueden aconsejarte con discernimiento. Por ejemplo, imagínate que siendo aún adolescente quisieras dejar la escuela y comenzar el precursorado principalmente para ahorrarte el esfuerzo que los estudios requieren. Alguien que te ama podría darse cuenta de tu motivación y ayudarte a comprender que la escuela te puede enseñar a no rendirte fácilmente, una cualidad esencial si deseas servir a Jehová plenamente (Sal. 141:5; Prov. 6:6-10).

(Salmo 141:5) Si me golpeara el justo, sería una bondad amorosa; y si me censurara, sería aceite sobre la cabeza, que mi cabeza no querría rehusar. Porque todavía habría aun mi oración durante las calamidades de ellos.

(Proverbios 6:6-10) Vete donde la hormiga, oh perezoso; mira sus caminos y hazte sabio. 7 Aunque no tiene comandante, oficial ni gobernante, 8 prepara su alimento aun en el verano; ha recogido su abastecimiento de alimento aun en la siega. 9 ¿Hasta cuándo, oh perezoso, te quedarás acostado? ¿Cuándo te levantarás de tu sueño? 10 Un poco más de sueño, un poco más de dormitar, un poco más de cruzar las manos para estar acostado,

17. ¿Qué decisiones debemos evitar?

17 Hay que reconocer que a todos los que servimos a Dios nos rodean peligros espirituales, es decir, influencias que pueden alejarnos de Jehová (1 Cor. 15:33; Col. 2:8). Pero algunos empleos presentan más riesgos que otros. ¿Conoces a algún hermano que haya sufrido un “naufragio respecto a su fe” por haber aceptado cierto tipo de empleo? (1 Tim. 1:19.) ¿Cuál es la lección? Que debes tener mucho cuidado para no tomar decisiones que puedan perjudicar tu relación con Dios (Prov. 22:3).

(1 Corintios 15:33) No se extravíen. Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles.

(Colosenses 2:8) Cuidado: quizás haya alguien que se los lleve como presa suya mediante la filosofía y el vano engaño según la tradición de los hombres, según las cosas elementales del mundo y no según Cristo;

(1 Timoteo 1:19) manteniendo la fe y una buena conciencia, la cual algunos han echado a un lado, y han experimentado naufragio respecto a [su] fe.

(Proverbios 22:3) Sagaz es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse, pero los inexpertos han pasado adelante y tienen que sufrir la pena.

DISFRUTA DE SERVIR A JEHOVÁ
18, 19. ¿Qué puede hacer un joven si todavía no se siente inclinado a servir a Dios?

18 Si en tu corazón deseas servir a Jehová, aprovecha las oportunidades que se te presentan ahora que eres joven. Toma decisiones que te permitan disfrutar de servirle en estos tiempos emocionantes (Sal. 148:12 ,13).

(Salmo 148:12, 13) ustedes los jóvenes y también ustedes las vírgenes, viejos junto con muchachos. 13 Alaben ellos el nombre de Jehová, porque solo su nombre es inalcanzablemente alto. Su dignidad está por encima de tierra y cielo.

18, 19. ¿Qué puede hacer un joven si todavía no se siente inclinado a servir a Dios?

19 Pero ¿y si todavía no te sientes inclinado a servir a Dios? En ese caso, no te rindas y sigue tratando de fortalecer tu fe. Después de mencionar los esfuerzos que había hecho por llevar una vida que Dios pudiera bendecir, el apóstol Pablo escribió: “Si ustedes se inclinan mentalmente de otro modo en sentido alguno, Dios les revelará la actitud mencionada. De todos modos, hasta donde hayamos progresado, sigamos andando ordenadamente en esta misma rutina” (Filip. 3:15, 16). Recuerda siempre cuánto te ama Jehová. Medita en sus sabios consejos. Él puede ayudarte más que nadie a tomar buenas decisiones en tu juventud.

(Filipenses 3:15, 16) Nosotros, pues, cuantos somos maduros, seamos de esta actitud mental; y si ustedes se inclinan mentalmente de otro modo en sentido alguno, Dios les revelará la [actitud] mencionada. 16 De todos modos, hasta donde hayamos progresado, sigamos andando ordenadamente en esta misma rutina.

Cántico 89
Jehová te exhorta: “Sé sabio, hijo mío”
(Proverbios 27:11)

Oración de conclusión

Ir arriba