Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU) ‒ Semana del 24 del Marzo

Escuela del Ministerio Teocrático – Puntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Reunión de Servicio ‒ Estudio Bíblico de la Congregación ‒ Estudio de La Atalaya

Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias

Todas nuestras reuniones en uno - Semana del 24 del Marzo



Escuela del Ministerio Teocrático


Lectura de la Biblia: Génesis 47 a 50
Puntos sobresalientes (10 min.)
Núm. 1: Génesis 48:17–49:7 (4 min. o menos)
Núm. 2: Los acontecimientos que marcan la presencia de Cristo suceden durante un período de años (rs pág. 435 párrs. 1, 2) (5 min.)
Núm. 3: Abimélec. La insolencia lleva al desastre (it-1 pág. 25, Abimélec núm. 4) (5 min.)

Lectura de la Biblia: Génesis 47 a 50


Núm. 1: Génesis 48:17–49:7


(Génesis 48:17-49:7) Al ver José que su padre mantenía su mano derecha puesta sobre la cabeza de Efraín, le fue desagradable, y trató de asir la mano de su padre para apartarla de la cabeza de Efraín a la cabeza de Manasés. 18 Por lo tanto José dijo a su padre: “Así no, padre mío, porque este es el primogénito. Pon tu mano derecha sobre su cabeza”. 19 Pero su padre siguió rehusando y dijo: “Lo sé, hijo mío, lo sé. Él también llegará a ser pueblo y él también llegará a ser grande. Pero, de todos modos, su hermano menor llegará a ser más grande que él, y su prole llegará a ser el pleno equivalente de naciones”. 20 Y continuó bendiciéndolos en aquel día, diciendo: “Por medio de ti pronuncie Israel bendición repetidas veces, diciendo: ‘Constitúyate Dios como a Efraín y como a Manasés’”. Así siguió él poniendo a Efraín antes de Manasés. 21 Después de eso Israel dijo a José: “Mira, estoy para morir, pero Dios ciertamente continuará con ustedes y los volverá a la tierra de sus antepasados. 22 En cuanto a mí, de veras te doy yo una porción saliente [de tierra] más que a tus hermanos, la cual tomé de la mano de los amorreos mediante mi espada y mediante mi arco”.
49 Algún tiempo después Jacob llamó a sus hijos y dijo: “Reúnanse para que les declare lo que les sucederá a ustedes en la parte final de los días. 2 Júntense y escuchen, hijos de Jacob, sí, escuchen a Israel su padre. 3 ”Rubén, tú eres mi primogénito, mi vigor y el principio de mi facultad generativa, la excelencia de dignidad y la excelencia de fuerza. 4 Con precipitada licencia como de aguas, no sobresalgas, porque has subido a la cama de tu padre. En aquella ocasión profanaste mi canapé. ¡Subió a él! 5 ”Simeón y Leví son hermanos. Instrumentos de violencia son sus armas de degüello. 6 En su grupo íntimo no entres, oh alma mía. Con su congregación no vayas a unirte, oh disposición mía, porque en su cólera mataron a hombres, y en su arbitrariedad desjarretaron toros. 7 Maldita sea su cólera, porque es cruel, y su furor, porque actúa con dureza. Permítaseme distribuirlos en Jacob, y permítaseme esparcirlos en Israel.

Núm. 2: Los acontecimientos que marcan la presencia de Cristo suceden durante un período de años (rs pág. 435 párrs. 1, 2)


¿Tienen lugar en un espacio de tiempo muy corto los acontecimientos que se asocian con la presencia de Cristo, o suceden durante un período de años?
Mat. 24:37-39: “Así como eran los días de Noé, así será la presencia [“venida”, VM, VV (1977); “presencia”, PB; “parusía”, EH (1976), GR, Str; griego: pa•rou•si′a] del Hijo del hombre. Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres dándose en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre.” (Los sucesos de “los días de Noé” que se describen aquí tuvieron lugar durante un período de muchos años. Jesús comparó su presencia con lo que ocurrió en aquel tiempo.)
(Mateo 24:37-39) Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre. 38 Porque como en aquellos días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, los hombres casándose y las mujeres siendo dadas en matrimonio, hasta el día en que Noé entró en el arca; 39 y no hicieron caso hasta que vino el diluvio y los barrió a todos, así será la presencia del Hijo del hombre.

En Mateo 24:37 se emplea la palabra griega pa•rou•si′a. Esta palabra significa literalmente un “estar al lado”. Palabras griegas del Nuevo Testamento, de William Barclay, dice que “significa simplemente la presencia o venida de personas o cosas. Puede usarse en frases como la presencia de amigos”. El sentido de la palabra se señala claramente en Filipenses 2:12, donde Pablo contrasta su presencia (pa•rou•si′a) con su ausencia (a•pou•si′a). Por otra parte, en Mateo 24:30, donde se habla acerca del “Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria” como el ejecutor nombrado por Jehová en la guerra de Armagedón, se emplea la palabra griega er•kho′me•non. Algunos traductores emplean la expresión ‘venida’ para ambas palabras griegas, pero los que ejercen más cuidado comunican la diferencia entre ellas.
(Mateo 24:37) Porque así como eran los días de Noé, así será la presencia del Hijo del hombre.
(Filipenses 2:12) Por consiguiente, amados míos, tal como siempre han obedecido, no durante mi presencia solamente, sino ahora con mucha más prontitud durante mi ausencia, sigan obrando su propia salvación con temor y temblor;
(Mateo 24:30) Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.

Núm. 3: Abimélec. La insolencia lleva al desastre (it-1 pág. 25, Abimélec núm. 4)


ABIMÉLEC (Mi Padre Es Rey).
Hijo del juez Gedeón que su concubina le dio a luz en Siquem. Después de la muerte de su padre, Abimélec, con presuntuosa desfachatez, procuró hacerse rey. Apeló con astucia a los terratenientes de Siquem por medio de la influyente familia de su madre, y cuando obtuvo su apoyo económico, alquiló a unos maleantes, fue a la casa de su padre en Ofrá y allí asesinó a sus medio hermanos sobre una piedra. De los setenta medio hermanos, solo escapó de la matanza Jotán, el más joven.
Abimélec fue proclamado rey, pero Jehová permitió que “se desarrollara un espíritu malo” entre los siquemitas y su nuevo “rey”, con el fin de vengar la culpa por derramamiento de sangre de todos los que tuvieron parte en la conspiración. Gaal organizó una revuelta, pero Abimélec la aplastó rápidamente, capturó y destruyó la ciudad de Siquem y la sembró de sal. Luego se dirigió contra la bóveda o cripta de la casa de El-berit (o templo de El-berit) y le prendió fuego, muriendo en aquel incendio unos mil de sus anteriores colaboradores, los terratenientes de la torre de Siquem que se habían refugiado allí. Abimélec quiso reforzar esa victoria con el ataque a Tebez, al norte, pero una mujer que estaba en la torre de la ciudad le arrojó sobre la cabeza una piedra superior de molino. El “reinado” de tres años de Abimélec terminó cuando el servidor que llevaba sus armas, cumpliendo con sus últimas palabras, lo atravesó con la espada para que no se pudiera decir que una mujer lo había matado. (Jue 8:30, 31; 9:1-57; 2Sa 11:21.)
(Jueces 8:30, 31) Y Gedeón llegó a tener setenta hijos que procedieron de la parte superior de su muslo, porque llegó a tener muchas esposas. 31 En cuanto a su concubina que estaba en Siquem, ella también le dio a luz un hijo. De modo que él le puso por nombre Abimélec.
(2 Samuel 11:21) ¿Quién fue el que derribó a Abimélec hijo de Jerubéset? ¿No fue una mujer que arrojó sobre él una piedra superior de molino desde encima del muro, de modo que él murió en Tebez? ¿Por qué tuvieron que acercarse tanto al muro?’, entonces tienes que decir: ‘Tu siervo Urías el hitita murió también’”.

Ir al Inicio

Puntos Sobresaliente de la Biblia


47:23 Entonces José dijo al pueblo: “Miren, hoy los he comprado a ustedes y su tierra para Faraón. Aquí tienen semilla, y tienen que sembrar la tierra con ella
w70 1/3 pág. 158 Jehová provee abundancia en medio de hambre
El hecho de que a fin de obtener alimento de José los egipcios finalmente vendieron su tierra y se vendieron ellos mismos, comprándolos José para Faraón, es de notable significado profético. (Gén. 47:23) Así todos los que hoy quieren obtener alimento espiritual sustentador de vida de parte del José Mayor tienen que dedicarse ellos mismos y dedicar todo lo que tienen a Jehová Dios. Es preciso que formulen un voto completo e inequívoco de hacer la voluntad de Dios y de andar en los pasos de Jesucristo. De ese modo llegan a ser los esclavos de Jehová tal como los egipcios en aquel entonces llegaron a ser esclavos de Faraón.
¿Significa el hecho de venir al José Mayor para dedicar su todo a Jehová que los que vienen serán para siempre alimentados espiritualmente sin ningún esfuerzo de su parte? ¡De ninguna manera! El principio de Jehová siempre es: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma.” (2 Tes. 3:10) De hecho, Dios hizo provisión para que Adán trabajara.—Gén. 2:15.
(Génesis 47:23) Entonces José dijo al pueblo: “Miren, hoy los he comprado a ustedes y su tierra para Faraón. Aquí tienen semilla, y tienen que sembrar la tierra con ella.
(2 Tesalonicenses 3:10) De hecho, también, cuando estábamos con ustedes, les dábamos esta orden: “Si alguien no quiere trabajar, que tampoco coma”.
(Génesis 2:15) Y Jehová Dios procedió a tomar al hombre y a establecerlo en el jardín de Edén para que lo cultivara y lo cuidara.

49:1 Algún tiempo después Jacob llamó a sus hijos y dijo: “Reúnanse para que les declare lo que les sucederá a ustedes en la parte final de los días.
W85 1/7 pág. 21 La bondad de Jehová en “la parte final de los días”
Consejo patriarcal
13 Hace unos 3.700 años, el patriarca Jacob (llamado también Israel) dio una profecía en su lecho de muerte. Al dirigirse a sus doce hijos, los cabezas de las tribus de Israel, dijo: “Reúnanse para que les declare lo que les sucederá a ustedes en la parte final de los días”. Sus palabras aplican hoy día a los que quedan del Israel espiritual y, por extensión, a sus compañeros, las “otras ovejas”. Ninguno de ellos puede pasar por alto impunemente las normas morales de Jehová, como lo hizo Rubén, ni puede dejar lugar a inclinaciones violentas, como las de Simeón y Leví. Más bien, tienen que cultivar cualidades como el valor, la confianza en Jehová y la productividad, que desplegaron los demás hijos de Israel. (Génesis 49:1, 3-7, 9, 18, 22; Juan 10:16; compárese con 2 Pedro 1:8-11.)
14 No obstante, se provee consejo especial para las “otras ovejas”, que tienen la perspectiva de sobrevivir al “Tiempo Final”. Hallamos dicho consejo declarado, como para darle énfasis, en dos profecías bíblicas relacionadas: en Isaías 2:2-5 y Miqueas 4:1-5.
Afluyen a la casa de Dios
15 Isaías 2:2 dice: “Y tiene que suceder en la parte final de los días que la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir todas las naciones”. Por más de 50 años, desde 1935, estas “cosas deseables de todas las naciones” han estado reuniéndose en la casa de adoración de Jehová, lo cual ha ‘llenado esa casa de gloria’. Esta ‘afluencia’ parece intensificarse mientras “la parte final de los días” se acerca cada vez más a su culminación. La montaña simbólica de la adoración pura de Jehová se está haciendo cada vez más prominente, de modo que los mansos pueden ver cómo contrasta ésta con las “colinas” y “montañas” sectarias del mundo permisivo de Satanás. Ellos ‘salen’ de la religión falsa y huyen en crecientes cantidades a la montaña de adoración de Jehová. (Ageo 2:7; Revelación 18:2, 4, 5; Salmo 37:10, 11.)

(Génesis 49:1) Algún tiempo después Jacob llamó a sus hijos y dijo: “Reúnanse para que les declare lo que les sucederá a ustedes en la parte final de los días.
(Juan 10:16) ”Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.
(2 Pedro 1:8-11) Porque si estas cosas existen en ustedes y rebosan, impedirán que ustedes sean inactivos o infructíferos respecto al conocimiento exacto de nuestro Señor Jesucristo. 9 Porque si estas cosas no están presentes en alguien, está ciego, pues cierra los ojos [a la luz], y se ha hecho olvidadizo respecto al limpiamiento de sus pecados de hace mucho. 10 Por esta razón, hermanos, tanto más hagan lo sumo por hacer seguros para sí su llamamiento y selección; porque si siguen haciendo estas cosas no fracasarán nunca. 11 De hecho, así se les suministrará ricamente la entrada en el reino eterno de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
(Isaías 2:2-5) Y en la parte final de los días tiene que suceder [que] la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir todas las naciones. 3 Y muchos pueblos ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová, a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”. Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. 4 Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra. 5 Oh hombres de la casa de Jacob, vengan y andemos a la luz de Jehová.
(Miqueas 4:1-5) Y en la parte final de los días tiene que suceder [que] la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir pueblos. 2 Y muchas naciones ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová y a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”. Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. 3 Y él ciertamente dictará el fallo entre muchos pueblos, y enderezará los asuntos respecto a poderosas naciones lejanas. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzarán espada, nación contra nación, ni aprenderán más la guerra. 4 Y realmente se sentarán, cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá nadie que [los] haga temblar; porque la boca misma de Jehová de los ejércitos [lo] ha hablado. 5 Porque todos los pueblos, por su parte, andarán cada cual en el nombre de su dios; pero nosotros, por nuestra parte, andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios hasta tiempo indefinido, aun para siempre.

w04 15/1 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
49:10. ¿Qué son “el cetro” y “el bastón de comandante”? El cetro es el bastón que lleva un gobernante como símbolo de su autoridad real. El bastón de comandante es una vara larga que simboliza el poder de mando. La referencia que Jacob hizo a ambos indicó que la tribu de Judá tendría una medida importante de autoridad y poder hasta la venida de Siló. Este descendiente de Judá es Jesucristo, aquel a quien Jehová ha otorgado gobernación celestial. Cristo tiene autoridad real y posee el poder de mando (Salmo 2:8, 9; Isaías 55:4; Daniel 7:13, 14).
¿Qué efecto tuvo el que José dijera: “Tienen que llevarse de aquí mis huesos”? (Gén. 50:25.) (24 de marzo, w07 1/6 pág. 28 § 10.) Cuando José tenía 110 años, ordenó a sus descendientes que cuando los israelitas por fin abandonaran Egipto, se llevaran sus huesos con ellos (Heb. 11:22). Ese mandato fue para los israelitas un motivo de esperanza durante los largos años de dura esclavitud que sufrieron tras la muerte de José, pues les garantizaba que un día vendría su liberación. Este ejemplo nos recuerda que los mayores también pueden realizar sencillos actos de fe que tengan un profundo efecto en sus hermanos cristianos.

49:23 Pero los arqueros siguieron hostigándolo, y dispararon contra él y siguieron abrigándole animosidad.
w85 15/7 pág. 20 párrs. 18-20 ‘Corran de tal modo que alcancen el premio’
¡Alcance el premio!
18 Por eso, cuídese de cualquier persona que pudiera privarlo del premio de la vida. Por supuesto, esto no quiere decir que usted debería sospechar de sus hermanos. Pero a veces, inconscientemente, algunos hermanos tal vez digan cosas que podrían desanimarlo. (‘¿Por qué te afanas tanto? ¿Crees que eres el único que va a alcanzar la vida?’) Quizás hasta juzguen con dureza los esfuerzos sinceros de uno. (‘No puedo comprender por qué eres precursor teniendo una familia. Eso no es justo para tus hijos.’) No obstante, recuerde que Jesús rechazó la exhortación de Pedro para que lo ‘tomara con calma’ (Mateo 16:22, 23). Utilice su oído entrenado por la Biblia para poner a “prueba las palabras”, y no se deje influenciar por las que no suenen veraces (Job 12:11). Recuerde lo que Pablo dijo: “Si alguien compite aun en los juegos, no es coronado a menos que haya competido de acuerdo con las reglas” (2 Timoteo 2:5). Sí, las “reglas” de Dios —no las opiniones antibíblicas— deben guiar sus pensamientos. (Compárese con 1 Corintios 4:3, 4.)
(Mateo 16:22, 23) Con eso, Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo, diciendo: “Sé bondadoso contigo mismo, Señor; tú absolutamente no tendrás este [destino]”. 23 Pero él, dándole la espalda, dijo a Pedro: “¡Ponte detrás de mí, Satanás! Me eres un tropiezo, porque no piensas los pensamientos de Dios, sino los de los hombres”.
(Job 12:11) ¿Acaso el oído mismo no prueba las palabras como el paladar gusta el alimento?
(2 Timoteo 2:5) Además, si alguien compite hasta en los juegos, no es coronado a menos que haya competido de acuerdo con las reglas.
(1 Corintios 4:3, 4) Pues para mí es asunto de ínfima importancia el que yo sea examinado por ustedes o por un tribunal humano. Ni siquiera yo mismo me examino. 4 Porque no tengo conciencia de nada contra mí mismo. Sin embargo, no por esto quedo probado justo, sino que el que me examina es Jehová.

19 Es cierto que a veces hay hermanos que tal vez nos hieran por las cosas que, sin pensarlas bien, dicen (Proverbios 12:18). ¡No permita que eso le haga abandonar su carrera hacia la vida! Recuerde a José. Sus propios hermanos tramaron matarlo, y aunque no lo hicieron, finalmente lo vendieron a la cruel esclavitud. No obstante, José no dejó que eso lo amargara ni lo ‘enfureciera contra Jehová’ (Proverbios 19:3). Después, en vez de vengarse, él les dio la oportunidad de demostrar que habían cambiado de actitud. Y al notar su arrepentimiento, él “se puso a besar a todos sus hermanos y a llorar sobre ellos”. Como dijo Jacob más tarde, “los arqueros [los envidiosos hermanos de José] siguieron hostigándolo y lo asaetearon y siguieron abrigando rencor contra él”. Con todo, José les pagó de vuelta con bondad. En vez de debilitarse por aquella experiencia, “la fuerza de sus manos era flexible”. (Génesis 37:18-28; 44:15–45:15; 49:23, 24.)
(Proverbios 12:18) Existe el que habla irreflexivamente como con las estocadas de una espada, pero la lengua de los sabios es una curación.
(Proverbios 19:3) La tontedad del hombre terrestre tuerce su camino, y por eso su corazón se enfurece contra Jehová mismo.
(Génesis 49:23, 24) Pero los arqueros siguieron hostigándolo, y dispararon contra él y siguieron abrigándole animosidad. 24 Y sin embargo su arco moraba en lugar permanente, y la fuerza de sus manos era flexible. De las manos del Poderoso de Jacob, de allí es el Pastor, la Piedra de Israel.

20 Por lo tanto, en vez de tropezar debido a las imperfecciones humanas, ¡siga ‘corriendo de tal modo que alcance’ el premio! Como José, deje que las pruebas a las que se enfrente lo fortalezcan en vez de dejar que lo debiliten. (Compárese con Santiago 1:2, 3.) Fortalezca su amor a Dios al grado que ningún humano llegue a ser una piedra de tropiezo para usted (Salmo 119:165). Recuerde siempre que Jehová nos ofrece el premio de la vida eterna... un premio que va más allá de toda descripción y comprensión. ¡No permita que ningún hombre lo prive de él!
(Santiago 1:2, 3) Considérenlo todo gozo, mis hermanos, cuando se encuentren en diversas pruebas, 3 puesto que ustedes saben que esta cualidad probada de su fe obra aguante.
(Salmo 119:165) Paz abundante pertenece a los que aman tu ley, y no hay para ellos tropiezo.

Ir al Inicio

Reunión de Servicio


Cántico 56
Oye mi oración
(Salmo 54)

10 min. Imitemos a Nehemías.

Análisis con el auditorio. Pida a los presentes que digan cómo podríamos imitar el ejemplo de Nehemías en la predicación.

w07 1/7 pág. 27 “Sigue venciendo el mal con el bien”
3 Nehemías sirvió en la corte del rey Artajerjes de Persia. Aunque estaba rodeado de paganos, se negó a “amoldarse” al “sistema de cosas” de sus días (Romanos 12:2). Al comprender que era necesario reconstruir las murallas de Jerusalén, estuvo dispuesto a sacrificar su cómoda vida, emprender el extenuante viaje a Judá y dirigir aquella enorme tarea (Romanos 12:1). Pese a ser el gobernador de la ciudad, trabajaba todos los días junto a sus hermanos israelitas, “desde que ascendía el alba hasta que salían las estrellas”. Así fue posible terminar la reconstrucción en tan solo dos meses (Nehemías 4:21; 6:15). Sin duda, fue toda una proeza, y más teniendo en cuenta que durante las obras los israelitas soportaron oposición de diversos tipos
(Romanos 12:1, 2) Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio. 2 Y cesen de amoldarse a este sistema de cosas; más bien, transfórmense rehaciendo su mente, para que prueben para ustedes mismos lo que es la buena y la acepta y la perfecta voluntad de Dios.

km 7/84 pag. 4 parr. 7 Amplíe su ministerio como precursor regular
7 Usted emprenderá la obra de precursor solo si da pasos firmes que estén en conformidad con sus oraciones. ¿Qué medidas se tienen que tomar? Es preciso cultivar el deseo sincero; uno tiene que querer ser precursor. Aumente su actividad de predicar tanto como pueda ahora, y haga un esfuerzo especial por trabajar con los que ya son precursores. Observe el gozo de ellos. Esto le ayudará a desarrollar el espíritu de precursor. No se detenga a pensar en los factores negativos de sus circunstancias (Ecl. 11:4). Más bien, procure imitar la actitud positiva que Nehemías tuvo con respecto a la reconstrucción de las murallas de Jerusalén ante los obstáculos que afrontaba. Él dijo: “El Dios de los cielos es Quien nos otorgará éxito, y nosotros mismos, los siervos de él, nos levantaremos, y tenemos que edificar”. (Neh. 2:20.)
(Eclesiastés 11:4) El que está vigilando el viento no sembrará; y el que está mirando las nubes no segará.
(Nehemías 2:20) No obstante, yo les respondí y les dije: “El Dios de los cielos es Quien nos otorgará éxito, y nosotros mismos, los siervos de él, nos levantaremos, y tenemos que edificar; pero ustedes mismos no tienen participación, ni justa pretensión, ni memoria en Jerusalén”.

10 min. Use preguntas para enseñar con eficacia (parte 1).

Análisis con el auditorio basado en el libro Benefíciese, página 236 a página 237, párrafo 2. Presente una breve demostración de al menos uno de los puntos analizados.

Lección 44 - Uso eficaz de las preguntas

¿Qué implica?
Utilizar las preguntas para obtener un resultado en particular. Quizá se espere una contestación verbal o, más bien, que los oyentes respondan mentalmente. La eficacia de las preguntas depende de su contenido y del modo como se formulan.
¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?
Ayuda a los oyentes a interesarse en el asunto que se está tratando. Por otra parte, el maestro puede obtener información valiosa sobre sus estudiantes si les plantea preguntas bien pensadas.

COMO las preguntas exigen una respuesta —sea verbal o mental—, contribuyen a que los oyentes centren la atención en lo que usted les dice. Puede valerse de ellas para entablar conversaciones y disfrutar de un estimulante intercambio de ideas. Tanto en su función de orador como de maestro, empléelas para despertar el interés, ayudar a razonar sobre un tema o hacer hincapié en ciertos puntos. Si las utiliza bien, animará a otras personas a reflexionar en vez de limitarse a escuchar. Póngase un objetivo y formule las preguntas de forma tal que lo alcance.

Para entablar conversaciones. Cuando participe en el ministerio del campo, procure invitar a las personas a expresarse, si así lo desean.
Muchos Testigos comienzan diálogos interesantes con solo decir: “¿Se ha preguntado alguna vez...?”. Si el asunto al que se refieren preocupa a mucha gente, está casi garantizado que disfrutarán de su predicación. Aun en el caso de que la persona no haya pensado nunca en la cuestión, tal vez se despierte su curiosidad. Con expresiones como “¿Qué piensa sobre...?”, “¿Qué le parece...?” y “¿Cree usted que...?”, se puede plantear gran variedad de temas.
Cuando el evangelizador Felipe abordó a un funcionario etíope que leía en voz alta una profecía de Isaías, se limitó a preguntarle: “¿Verdaderamente sabes [es decir, entiendes] lo que estás leyendo?” (Hech. 8:30). El interrogante preparó el terreno para que Felipe le explicara las verdades acerca de Jesucristo. Con preguntas similares, algunos Testigos de la actualidad han encontrado personas ansiosas de entender con claridad la verdad bíblica.
Mucha gente está más dispuesta a escuchar si antes se le da la oportunidad de expresar su parecer. Por tanto, cuando haga una pregunta, escuche atentamente la contestación de su interlocutor. Responda a su comentario con amabilidad, y no con crítica. Siempre que sea posible, encómielo de manera sincera. En cierta ocasión, un escriba “contest[ó] inteligentemente” a Jesús, y este lo elogió con las palabras: “No estás lejos del reino de Dios” (Mar. 12:34). Aunque no esté de acuerdo con la persona, puede darle las gracias por haber expresado su opinión. Quizá lo que le ha dicho revele una actitud que usted deba tener en cuenta al hablarle de la verdad bíblica.
(Hechos 8:30) Felipe corrió al lado y le oyó leer en voz alta a Isaías el profeta, y dijo: “¿Verdaderamente sabes lo que estás leyendo?”.
(Marcos 12:34) Ante aquello, Jesús, discerniendo que había contestado inteligentemente, le dijo: “No estás lejos del reino de Dios”. Pero nadie tenía ánimo ya para interrogarle.

Para dar paso a ideas importantes. Cuando hable en público o converse con alguien, procure servirse de las preguntas para dirigir la atención a puntos importantes. Asegúrese de que estas aludan a asuntos de verdadero interés para sus oyentes. También puede emplear preguntas que intriguen por no tener respuesta obvia. Si tras formularlas hace una pausa breve, su auditorio probablemente escuchará lo que sigue con mayor interés.
En cierta ocasión, el profeta Miqueas planteó una serie de interrogantes. Para empezar, inquirió qué pide Dios de quienes lo adoran y, a continuación, formuló cuatro preguntas más que sugieren posibles contestaciones. Todas esas preguntas preparan al lector para la sabia respuesta con que concluye el razonamiento (Miq. 6:6-8). ¿Por qué no prueba usted a hacer algo parecido cuando enseñe?
(Miqueas 6:6-8) ¿Con qué me presentaré a Jehová? ¿[Con qué] me inclinaré ante Dios en lo alto? ¿Me presentaré con holocaustos, con becerros de un año de edad? 7 ¿Se complacerá Jehová con miles de carneros, con decenas de miles de torrentes de aceite? ¿Daré mi hijo primogénito por mi sublevación, el fruto de mi vientre por el pecado de mi alma? 8 Él te ha dicho, oh hombre terrestre, lo que es bueno. ¿Y qué es lo que Jehová está pidiendo de vuelta de ti sino ejercer justicia y amar la bondad y ser modesto al andar con tu Dios?

10 min. Jehová oye el ruego de los justos (1 Ped. 3:12).

Análisis con el auditorio basado en el Anuario 2013, página 66, párrafos 1 a 3; y páginas 104 y 105. Invite al auditorio a comentar las lecciones aprendidas.

Anuario 2013, página 66, párrafos 1 a 3
Pidió en oración poder ayudar a alguien

Irene, que vive en Suecia, escribió: “Tengo 80 años y tantos dolores que ya no puedo salir a predicar. Le pedí a Jehová que me permitiera ayudar a alguien a quien hubiera visitado tiempo atrás y que ahora estuviera dispuesto a hablar de la Biblia.
”Un día sonó nuestro teléfono, y cuando mi esposo respondió, una mujer le dijo: ‘Siento mucho interrumpirlos, pero ustedes son los únicos Testigos de quienes me acuerdo y por eso los llamo. ¿Podría su esposa visitarme para hablar de la Palabra de Dios? Hace quince o veinte años, estudie la Biblia, pero mi esposo, quien ya ha muerto, se oponía. De modo que deje de estudiar’.
”Recordé que yo acompañaba a la hermana que le dirigía el estudio a la señora. Para mi sorpresa, ella se acordaba muy bien de mı. Con mucho gusto, quede en encontrarme con ella. Desde entonces, nos juntamos para estudiar la Biblia todas las semanas. Además, fue a la Conmemoración y al discurso especial y está asistiendo a las reuniones. Todos los días le doy gracias a Jehová por haber respondido mi oración”.

Anuario 2013, páginas 104 y 105
Jehová me dio “un nuevo espíritu”
WILSON THEIN
AÑO DE NACIMIENTO 1924 AÑO DE BAUTISMO 1955
OTROS DATOS: Este ex ladrón tuvo que esforzarse mucho para cambiar su personalidad. Ha sido precursor especial por cincuenta y cuatro años.

DE JOVEN aprendí boxeo, lucha y yudo. Como consecuencia, desarrolle una personalidad violenta y agresiva. Con 19 años ya pertenecía a una banda que cometía robos a mano armada. Tiempo después me atraparon, y pase ocho años en prisión. Allí tuve la oportunidad de reflexionar sobre el mal camino que llevaba en mi vida y me di cuenta de que necesitaba acercarme a Dios. Así que le pedí que me ayudara.
Cuando Salí en libertad, me traslade a Yangon, donde asistí a las reuniones de los testigos de Jehová. Gracias a que varios hermanos me ayudaron con amor y paciencia, llene los requisitos para bautizarme.
Aun después de mi bautismo, se me hacıa difícil manifestar la personalidad cristiana (Efes. 4:24). Tenıa la tendencia
a criticar a los demás y a enojarme con facilidad. Quería cambiar y ser una mejor persona, pero me costaba controlar mi genio. A veces me sentía tan frustrado que me iba al rıo, donde pasaba horas llorando.
En 1957, me nombraron precursor especial, y mi primera asignación fue Mandalay. Mi compañero era Robert Richards, un misionero que llego a ser como un padre para mı. El me enseño a concentrarme en las buenas cualidades de la gente y a reconocer humildemente que yo también cometía errores (Gal. 5:22, 23). Siempre que me irritaba, le pedía a Jehová que me diera “un espíritu nuevo, uno que [fuera] constante” y pacıfico (Sal. 51:10). Jehová contesto mis oraciones, y mi personalidad fue mejorando.
Andando el tiempo, le di clases bíblicas a un señor de 80 años que pertenecía a una iglesia bautista. Los miembros de su iglesia se enojaron conmigo y me acusaron de “robarles las ovejas”. Uno de ellos me amenazo con un cuchillo y me pregunto: “¿Es pecado matar a alguien?”. Sentí que la ira me cegaba, pero de inmediato ore en silencio a Jehová y le respondí al hombre con voz firme: “Usted mismo lo ha dicho”. Desconcertado, dio media vuelta y se fue. Le agradecí a Jehová que me hubiera ayudado a mantenerme tranquilo. El estudiante se bautizó poco después y se mantuvo fiel hasta su muerte.
A través de los años, he servido como precursor especial en 17 lugares y he ayudado a 64 personas a hacerse Testigos.
Se me llenan los ojos de lágrimas al pensar en lo bueno que Jehová ha sido conmigo. Yo era un joven violento, agresivo e infeliz, pero él me enseño a cultivar un espíritu nuevo y pacıfico.

Cántico 6
La oración del siervo de Dios
(Efesios 6:18)

Ir al Inicio

Estudio Bíblico de Congregación


Cántico 104
Alabemos a Jehová
(Salmo 146:2)

Acerquémonos a Jehová
cl cap. 4 párrs. 19-23 págs. 44-46
y recuadro de la pág. 45

¿Tan poderoso que resulta inaccesible?


19, 20. a) ¿Qué otras cualidades acompañan siempre al ejercicio del poder de Jehová, y por qué nos reconforta saberlo? b) ¿Cómo ilustraríamos su autodominio, y por qué es atrayente dicha cualidad?
19 Recordemos que el poder no es el único atributo de Jehová. Aún nos quedan por estudiar su justicia, sabiduría y amor. Pero no creamos que él demuestra tales atributos de forma rígida y mecánica, uno por uno. Por el contrario, en los próximos capítulos veremos que siempre ejerce el poder en armonía con la justicia, la sabiduría y el amor. Analicemos otra cualidad divina que pocos gobernantes del mundo manifiestan: autodominio.


20 Imaginémonos a un hombre cuya estatura y fortaleza nos intimidan. Sin embargo, con el tiempo observamos que es amable y nunca da mal uso a sus fuerzas, sino que está siempre dispuesto a emplearlas para ayudar y proteger a sus congéneres, sobre todo a los más indefensos y vulnerables. Aunque se le difama sin causa, mantiene un porte firme, pero calmado, digno y amable. Nos preguntamos si seríamos capaces de actuar con tanta bondad y autodominio, sobre todo si fuéramos igual de robustos. Al ir conociéndolo, ¿no nos atraería este hombre? Pues tenemos muchas más razones para acercarnos al Dios todopoderoso. Examinemos la frase completa en que se basa el título del capítulo: “Jehová es tardo para la cólera y grande en poder” (Nahúm 1:3). Él no se apresura a utilizar su fuerza contra nadie, ni siquiera contra los malvados. Manifiesta apacibilidad y bondad, y ha demostrado que es “tardo para la cólera” frente a un sinnúmero de provocaciones (Salmo 78:37-41).
(Nahúm 1:3) Jehová es tardo para la cólera y grande en poder, y de ninguna manera se retendrá Jehová de castigar. En el viento destructor y en la tempestad está su camino, y la masa de nubes es el polvo de sus pies.
(Salmo 78:37-41) Y su corazón no era constante con él; y no resultaban fieles en el pacto de él. 38 Pero él era misericordioso; cubría el error y no arruinaba. Y muchas veces hizo que su cólera se volviera atrás, y no despertaba toda su furia. 39 Y seguía acordándose de que ellos eran carne, de que el espíritu sale y no vuelve. 40 ¡Cuán a menudo se rebelaban contra él en el desierto, lo hacían sentirse herido en el desierto árido! 41 Y vez tras vez ponían a Dios a prueba, y causaban dolor aun al Santo de Israel.

21. ¿Por qué se contiene Jehová de obligar a la gente a hacer su voluntad, y qué nos enseña sobre él este hecho?
21 Analicemos el autodominio divino desde otro ángulo. Si tuviéramos poder ilimitado, ¿sentiríamos a veces la tentación de obligar a los demás a actuar en conformidad con nuestros deseos? Pues bien, Jehová, omnipotente como es, no fuerza a las personas a servirle, y eso que es el único modo de obtener vida eterna. Por el contrario, las dignifica concediéndoles libre albedrío. Advierte de las consecuencias de escoger mal y explica las recompensas de hacerlo bien, pero deja la elección en nuestras manos (Deuteronomio 30:19, 20). Sencillamente, no tiene ningún interés en que le sirvamos obligados o por miedo malsano a su impresionante potencia. Busca personas que deseen servirle por voluntad propia, por amor (2 Corintios 9:7).
(Deuteronomio 30:19, 20) De veras tomo los cielos y la tierra como testigos contra ustedes hoy, de que he puesto delante de ti la vida y la muerte, la bendición y la invocación de mal; y tienes que escoger la vida a fin de que te mantengas vivo, tú y tu prole, 20 amando a Jehová tu Dios, escuchando su voz y adhiriéndote a él; porque él es tu vida y la longitud de tus días, para que mores sobre el suelo que Jehová juró a tus antepasados Abrahán, Isaac y Jacob que les daría”.
(2 Corintios 9:7) Que cada uno haga tal como lo ha resuelto en su corazón, no de mala gana ni como obligado, porque Dios ama al dador alegre.

22, 23. a) ¿Qué indica que a Jehová le complace otorgar poder a otras personas? b) ¿Qué trataremos en el próximo capítulo?
22 Veamos una última razón para no tener pánico al Dios omnipotente. Los altos cargos humanos suelen ser reacios a compartir su poder. En cambio, Jehová se complace en otorgárselo a sus siervos fieles. Por ello, delega considerable autoridad en otras personas, entre ellas su Hijo (Mateo 28:18). Pero también imparte poder a sus siervos de otra manera. Dice la Biblia: “Tuya, oh Jehová, es la grandeza y el poderío y la hermosura y la excelencia y la dignidad; porque todo lo que hay en los cielos y en la tierra es tuyo [...]; y en tu mano hay poder y potencia, y en tu mano hay facultad para hacer grande y para dar fuerzas a todos” (1 Crónicas 29:11, 12).
(Mateo 28:18) Y Jesús se acercó y les habló, diciendo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra.
(1 Crónicas 29:11, 12) Tuya, oh Jehová, es la grandeza y el poderío y la hermosura y la excelencia y la dignidad; porque todo lo que hay en los cielos y en la tierra es [tuyo]. Tuyo es el reino, oh Jehová, Aquel que también te alzas como cabeza sobre todo. 12 Las riquezas y la gloria las hay debido a ti, y tú lo estás dominando todo; y en tu mano hay poder y potencia, y en tu mano hay [facultad] para hacer grande y para dar fuerzas a todos.


23 En efecto, Jehová nos fortalecerá gustoso. Hasta imparte “poder que es más allá de lo normal” a quien desea servirle (2 Corintios 4:7). ¿No nos atrae este Dios dinámico, que emplea su poder con tanta bondad y rigiéndose siempre por sus justos principios? En el próximo capítulo analizaremos cómo se vale de él para crear.
(2 Corintios 4:7) Sin embargo, tenemos este tesoro en vasos de barro, para que el poder que es más allá de lo normal sea de Dios y no el que procede de nosotros.

Recuadro página 45
Preguntas para meditar

2 Crónicas 16:7-13 ¿Cómo ilustra el ejemplo del rey Asá la gravedad de desconfiar del poder de Jehová?

Salmo 89:6-18 ¿Qué efecto tiene el poder de Jehová en sus adoradores?

Isaías 40:10-31 Según este pasaje, ¿cómo es el poder de Jehová, qué alcance tiene y de qué forma nos beneficia personalmente?

Revelación 11:16-18 ¿Qué uso promete dar Jehová a su poder en el futuro, y por qué reconforta esta garantía a los cristianos verdaderos?

(2 Crónicas 16:7-13) Y en aquel tiempo Hananí el vidente vino a Asá el rey de Judá y entonces le dijo: “Porque te apoyaste en el rey de Siria y no te apoyaste en Jehová tu Dios, por esa razón la fuerza militar del rey de Siria se ha escapado de tu mano. 8 ¿Acaso los etíopes y los libios mismos no constituían una inmensa fuerza militar en multitud, en carros y en hombres de a caballo?; y, porque te apoyaste en Jehová, ¿no los dio él en tu mano? 9 Pues, en cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él. Has actuado tontamente respecto a esto, pues desde ahora en adelante existirán guerras contra ti”. 10 No obstante, Asá se ofendió contra el vidente y lo puso en la casa de los cepos, porque estuvo enfurecido con él a causa de esto. Y Asá empezó a aplastar a otros del pueblo en aquel mismo tiempo. 11 Y, ¡mire!, los asuntos de Asá, los primeros y los últimos, allí están escritos en el Libro de los Reyes de Judá y de Israel. 12 Y Asá, en el año treinta y nueve de su reinado, llegó a tener una dolencia en los pies hasta que estuvo muy enfermo; y aun en su enfermedad no buscó a Jehová, sino a los sanadores. 13 Por fin Asá yació con sus antepasados, y murió en el año cuarenta y uno de reinar.

(Salmo 89:6-18) Porque, ¿quién en los cielos nublados puede ser comparado a Jehová? ¿Quién puede parecerse a Jehová entre los hijos de Dios? 7 A Dios ha de tenérsele respetuoso temor en medio del grupo íntimo de santos; él es grande e inspirador de temor sobre todos los que están a su alrededor. 8 Oh Jehová Dios de los ejércitos, ¿quién es vigoroso como tú, oh Jah? Y tu fidelidad está todo en derredor tuyo. 9 Tú estás gobernando sobre la hinchazón del mar; cuando levanta sus olas, tú mismo las calmas. 10 Tú mismo has aplastado a Rahab, aun como a alguien que ha sido muerto. Por el brazo de tu fuerza has esparcido a tus enemigos. 11 El cielo es tuyo, la tierra también es tuya; la tierra productiva y lo que la llena... tú mismo los has fundado. 12 El norte y el sur... tú mismo los creaste; Tabor y Hermón... en tu nombre claman gozosamente. 13 Un brazo con poderío es el tuyo, tu mano es fuerte, tu diestra es ensalzada. 14 Justicia y juicio son el lugar establecido de tu trono; bondad amorosa y apego a la verdad mismos se presentan delante de tu rostro. 15 Feliz es el pueblo que conoce el gozoso gritar. Oh Jehová, en la luz de tu rostro ellos siguen andando. 16 En tu nombre están gozosos todo el día, y en tu justicia son ensalzados. 17 Porque tú eres la hermosura de su fuerza; y por tu buena voluntad nuestro cuerno es ensalzado. 18 Porque nuestro escudo pertenece a Jehová, y nuestro rey pertenece al Santo de Israel.

(Isaías 40:10-31) ¡Mira! El Señor Soberano Jehová mismo vendrá aun como un fuerte, y su brazo estará gobernando para él. ¡Mira! Su galardón está con él, y el salario que él paga está delante de él. 11 Como pastor pastoreará su propio hato. Con su brazo juntará los corderos; y en su seno [los] llevará. Conducirá [con cuidado] a las que están dando de mamar. 12 ¿Quién ha medido las aguas en el simple hueco de su mano, y ha tomado las proporciones de los cielos mismos con un simple palmo, y ha incluido en una medida el polvo de la tierra, o ha pesado con indicador las montañas, y en la balanza las colinas? 13 ¿Quién ha tomado las proporciones del espíritu de Jehová, y quién como su hombre de consejo puede hacerle saber algo? 14 ¿Con quién consultó para que se le hiciera entender, o quién le instruye en la senda de la justicia, o le enseña conocimiento, o le hace conocer el mismísimo camino del verdadero entendimiento? 15 ¡Mira! Las naciones son como una gota de un cubo; y como la capa tenue de polvo en la balanza han sido estimadas. ¡Mira! Él alza las islas mismas como simple [polvo] fino. 16 Ni siquiera el Líbano basta para que se mantenga ardiendo un fuego, y los animales salvajes de este no bastan para una ofrenda quemada. 17 Todas las naciones son como algo inexistente delante de él; como nada y como una irrealidad le han sido estimadas. 18 ¿Y a quién pueden ustedes asemejar a Dios, y qué semejanza pueden poner al lado de él? 19 El artífice ha fundido una simple imagen fundida, y el metalario la reviste con oro, y forja cadenas de plata. 20 Escoge cierto árbol como contribución, un árbol que no esté podrido. Busca para sí un hábil artífice, para que prepare una imagen tallada a la cual no se pueda hacer tambalear. 21 ¿No saben ustedes? ¿No oyen? ¿No se les ha informado desde el principio? ¿No han aplicado entendimiento desde los fundamentos de la tierra? 22 Hay Uno que mora por encima del círculo de la tierra, los moradores de la cual son como saltamontes, Aquel que extiende los cielos justamente como una gasa fina, que los despliega como una tienda en la cual morar, 23 Aquel que reduce a nada a los altos funcionarios, que ha hecho a los mismísimos jueces de la tierra como una simple irrealidad. 24 Nunca han sido plantados todavía; nunca han sido sembrados todavía; nunca ha echado raíces en la tierra su tocón todavía. Y solo tiene uno que soplar sobre ellos, y se secan; y como rastrojo se los llevará el mismísimo viento de tempestad. 25 “Pero ¿a quién pueden ustedes asemejarme para que yo sea hecho su igual? —dice el Santo—. 26 Levanten los ojos a lo alto y vean. ¿Quién ha creado estas cosas? Es Aquel que saca el ejército de ellas aun por número, todas las cuales él llama aun por nombre. Debido a la abundancia de energía dinámica, porque él también es vigoroso en poder, ninguna [de ellas] falta. 27 ”¿Por qué razón dices tú, oh Jacob, y expresas tú, oh Israel: ‘Mi camino ha sido ocultado de Jehová, y el que se me haga justicia elude a mi Dios mismo’? 28 ¿No has llegado a saber, o no has oído? Jehová, el Creador de las extremidades de la tierra, es un Dios hasta tiempo indefinido. Él no se cansa ni se fatiga. No se puede escudriñar su entendimiento. 29 Está dando poder al cansado; y hace que abunde en plena potencia el que se halla sin energía dinámica. 30 Los muchachos se cansan y también se fatigan, y los jóvenes mismos sin falta tropiezan, 31 pero los que estén esperando en Jehová recobrarán el poder. Se remontarán con alas como águilas. Correrán, y no se fatigarán; andarán, y no se cansarán.”

(Revelación 11:16-18) Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados sobre sus tronos delante de Dios cayeron sobre sus rostros y adoraron a Dios, 17 y dijeron: “Te damos gracias, Jehová Dios, el Todopoderoso, Aquel que eres y que eras, porque has tomado tu gran poder y has empezado a reinar. 18 Pero las naciones se airaron, y vino tu propia ira, y el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados, y para dar [su] galardón a tus esclavos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra”.

Ir al Inicio

Estudio de "La Atalaya"


Cántico 54
La fe que necesitamos
(Hebreos 10:38, 39)

Sirva a Jehová antes de que lleguen los días calamitosos

¿Qué haré con mi vida? Esta es una pregunta vital que debe hacerse todo el que se ha dedicado a Jehová. En estos artículos analizaremos algunos principios que pueden guiar a los cristianos jóvenes a servir a Dios de lleno, así como diferentes maneras en que los cristianos maduros pueden ampliar su ministerio.

“Acuérdate [...] de tu Magnífico Creador.” (ECL. 12:1)

¿LO SABE?
• ¿Cómo pueden los cristianos de experiencia ayudar a hermanos más jóvenes?
• ¿Qué ejemplos bíblicos animan a los cristianos de edad madura a servir donde pueden ser más útiles?
• ¿De qué nuevas formas han empezado a servir a Dios algunos cristianos de edad madura?

1, 2. a) ¿Qué consejo dirigido a los jóvenes escribió Salomón por inspiración divina? b) ¿Por qué el consejo de Salomón también es de interés para los cristianos que han superado los 50 años de edad?
EL REY Salomón, por inspiración divina, dirigió a los jóvenes estas palabras: “Acuérdate [...] de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad, antes que procedan a venir los días calamitosos”. ¿Cuáles son esos “días calamitosos”? Salomón empleó un enigmático lenguaje poético para describir los días calamitosos de la vejez: manos temblorosas, piernas inestables, dientes caídos, visión borrosa, pérdida del oído, canicie y encorvamiento. Nadie debería esperar a llegar a esa etapa de la vida para empezar a servir a Jehová (lea Eclesiastés 12:1-5).

(Eclesiastés 12:1-5) Acuérdate, ahora, de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad, antes que procedan a venir los días calamitosos, o hayan llegado los años en que dirás: “No tengo en ellos deleite”; 2 antes que se oscurezcan el sol y la luz y la luna y las estrellas, y hayan regresado las nubes, después el aguacero; 3 el día en que tiemblen los guardianes de la casa, y se hayan encorvado los hombres de energía vital, y las mujeres que muelen hayan dejado de trabajar por haber llegado a ser pocas, y las señoras que ven por las ventanas lo hayan hallado oscuro; 4 y las puertas que dan a la calle hayan sido cerradas, cuando el sonido del molino se haga quedo, y uno se levante al sonido de un pájaro, y todas las hijas del canto suenen bajo. 5 También se han llenado de temor meramente de lo que es alto, y hay terrores en el camino. Y el almendro lleva flores, y el saltamontes se arrastra, y la baya de la alcaparra se revienta, porque el hombre va andando a su casa de larga duración y los plañidores han marchado alrededor por la calle;

1, 2. a) ¿Qué consejo dirigido a los jóvenes escribió Salomón por inspiración divina? b) ¿Por qué el consejo de Salomón también es de interés para los cristianos que han superado los 50 años de edad?
2 Muchos cristianos de 50 años de edad y más todavía tienen mucho vigor. Aunque les hayan salido algunas canas, quizás aún no sufran los achaques que Salomón mencionó. ¿Podrían estos cristianos de edad madura beneficiarse del consejo inspirado que se dirigió a los jóvenes: “Acuérdate [...] de tu Magnífico Creador”? ¿Qué significa ese consejo?

3. ¿Qué implica recordar a nuestro Magnífico Creador?
3 Aun si llevamos sirviendo a Jehová muchos años, de vez en cuando nos conviene pararnos a pensar en lo magnífico que es nuestro Creador. ¿No nos causan asombro los seres vivos? La complejidad de su diseño está más allá de nuestra comprensión. Jehová nos da tantas cosas y tan variadas que tenemos muchas oportunidades para disfrutar de la vida. Cuando contemplamos su creación, se renueva el aprecio que sentimos por su amor, sabiduría y poder (Sal. 143:5). Pero recordar a nuestro Magnífico Creador también implica reflexionar en lo que él espera de nosotros. Esa reflexión sin duda nos motiva a expresarle nuestra gratitud sirviéndole con toda el alma el resto de nuestros días (Ecl. 12:13).

(Salmo 143:5) He recordado días de mucho tiempo atrás; he meditado en toda tu actividad; de buena gana me mantuve intensamente interesado en la obra de tus propias manos.
(Eclesiastés 12:13) La conclusión del asunto, habiéndose oído todo, es: Teme al Dios [verdadero] y guarda sus mandamientos. Porque este es todo el [deber] del hombre.

OPORTUNIDADES ÚNICAS EN LA MADUREZ

4. ¿Qué pregunta pueden hacerse los cristianos de experiencia, y por qué?
4 Si usted ya acumula décadas de experiencia, la pregunta clave que puede hacerse es: “¿Qué voy a hacer con mi vida ahora que todavía tengo energías y fortaleza?”. Dado que es un cristiano experimentado, a su edad se le abren oportunidades que otros no tienen a su alcance. Por ejemplo, puede transmitir a los jóvenes lo que ha aprendido sobre Jehová, así como fortalecer a otros cristianos relatándoles experiencias que haya tenido al servirle. El rey David le pidió a Jehová que le concediera hacer eso. Escribió: “Oh Dios, tú me has enseñado desde mi juventud [...]. Y aun hasta la vejez y canicie, oh Dios, no me dejes, hasta que informe acerca de tu brazo a la [siguiente] generación; a todos los que han de venir, acerca de tu poderío” (Sal. 71:17, 18).

(Salmo 71:17, 18) Oh Dios, tú me has enseñado desde mi juventud en adelante, y hasta ahora sigo informando acerca de tus maravillosas obras. 18 Y aun hasta la vejez y canicie, oh Dios, no me dejes, hasta que informe acerca de tu brazo a la generación; a todos los que han de venir, acerca de tu poderío.

5. ¿Cómo pueden los cristianos de experiencia transmitir a otros lo que han aprendido?
5 ¿Cómo podría usted transmitir la sabiduría que ha ido adquiriendo con los años? ¿Podría invitar a casa a hermanos más jóvenes para disfrutar de compañía edificante? ¿Podría pedirles que lo acompañen en el ministerio cristiano para que vean el gozo que le produce servir a Jehová? En la antigüedad, Elihú dijo: “Los días mismos deben hablar, y una multitud de años es lo que debe dar a conocer la sabiduría” (Job 32:7). Por su parte, el apóstol Pablo animó a las hermanas de experiencia a estimular a otras cristianas con sus palabras y su ejemplo. Escribió: “Que las mujeres de edad sean [...] maestras de lo que es bueno” (Tito 2:3).

(Job 32:7) Dije: ‘Los días mismos deben hablar, y una multitud de años es lo que debe dar a conocer la sabiduría’.
(Tito 2:3) Igualmente, que las mujeres de edad sean reverentes en su comportamiento, no calumniadoras, ni esclavizadas a mucho vino, maestras de lo que es bueno;

USTED PUEDE SER DE MUCHA AYUDA

6. ¿Por qué pueden ser de mucha ayuda los cristianos con décadas de experiencia?
6 Si usted es un cristiano de experiencia, tiene un gran potencial. Piense en lo que ahora sabe en comparación con lo que sabía hace treinta o cuarenta años. Ha aprendido a aplicar los principios bíblicos en diversas situaciones de la vida. Sin duda tiene la habilidad de llegar al corazón de otras personas con la verdad bíblica. Si es anciano, sabe cómo ayudar a hermanos que dan un paso en falso (Gál. 6:1). Quizás haya aprendido a supervisar actividades de la congregación, departamentos de asambleas o construcciones de Salones del Reino. O tal vez sepa cómo convencer a los médicos de que empleen tratamientos sin sangre. Y aun si conoce la verdad desde hace poco, usted tiene una valiosa experiencia en la vida. Por ejemplo, si ha criado hijos, habrá adquirido muchos conocimientos prácticos. Como vemos, los cristianos mayores pueden ser una poderosa fuente de ánimo para el pueblo de Jehová: pueden enseñar, orientar y fortalecer a sus hermanos (lea Job 12:12).

(Gálatas 6:1) Hermanos, aunque un hombre dé algún paso en falso antes que se dé cuenta de ello, ustedes los que tienen las debidas cualidades espirituales traten de reajustar a tal hombre con espíritu de apacibilidad, vigilándote a ti mismo, por temor de que tú también seas tentado.
(Job 12:12) ¿No hay sabiduría entre los de edad y entendimiento [en] la longitud de días?

7. ¿Qué pueden enseñarles a los jóvenes los cristianos de edad madura?
7 ¿Cómo podría usted emplear su experiencia para ayudar más a otros? Quizás podría enseñar a los jóvenes a comenzar y conducir estudios bíblicos. Si usted es una hermana, ¿podría dar sugerencias a madres jóvenes sobre cómo equilibrar las labores espirituales con el cuidado de los niños? Si es un hermano, ¿podría enseñar a los varones jóvenes a pronunciar discursos con entusiasmo y a predicar de manera más eficaz, o quizás enseñarles lo que hace cuando visita a hermanos de edad avanzada para animarlos en sentido espiritual? Aunque las fuerzas ya no lo acompañen como antes, usted tiene magníficas oportunidades de capacitar a los jóvenes. La Palabra de Dios declara: “La hermosura de los jóvenes es su poder, y el esplendor de los viejos es su canicie” (Prov. 20:29).

(Proverbios 20:29) La hermosura de los jóvenes es su poder, y el esplendor de los viejos es su canicie.

¿PODRÍA SERVIR DONDE SE NECESITAN MÁS PUBLICADORES?

8. ¿Qué hizo el apóstol Pablo en la edad madura?
8 El apóstol Pablo empleó todo su potencial para servir a Dios en la edad madura. Cuando salió de prisión en Roma, en torno al año 61, ya había aguantado muchos años en su difícil labor misionera y podría haberse establecido allí para llevar una vida más cómoda (2 Cor. 11:23-27). A los hermanos de esa gran ciudad sin duda les habría encantado que Pablo se hubiera quedado predicando con ellos. Pero él vio que en otros lugares su servicio era más necesario. Junto a Timoteo y Tito reanudó su servicio misionero y viajó a Éfeso, Creta y, probablemente, Macedonia (1 Tim. 1:3; Tito 1:5). Y aunque no sabemos si visitó España, esa era su intención (Rom. 15:24, 28).

(2 Corintios 11:23-27) ¿Son ministros de Cristo? Respondo como loco: más sobresalientemente soy yo uno; en labores, más abundantemente; en prisiones, más abundantemente; en golpes, con exceso; a punto de morir, frecuentemente. 24 De los judíos cinco veces recibí cuarenta golpes menos uno, 25 tres veces fui golpeado con varas, una vez fui apedreado, tres veces experimenté naufragio, una noche y un día los he pasado en lo profundo; 26 en viajes a menudo, en peligros de ríos, en peligros por parte de salteadores, en peligros por parte de [mi propia] raza, en peligros por parte de las naciones, en peligros en la ciudad, en peligros en el desierto, en peligros en el mar, en peligros entre falsos hermanos, 27 en labor y afán, en noches sin dormir a menudo, en hambre y sed, en abstinencia de alimento muchas veces, en frío y desnudez.
(1 Timoteo 1:3) Así como te animé a quedarte en Éfeso cuando yo estaba a punto de seguir mi camino a Macedonia, así lo hago ahora, para que mandes a ciertos individuos que no enseñen diferente doctrina,
(Tito 1:5) Por esta razón te dejé en Creta, para que corrigieras las cosas defectuosas e hicieras nombramientos de ancianos en ciudad tras ciudad, como te di órdenes;
(Romanos 15:24) cuando viaje con rumbo a España, espero, sobre todo, cuando esté en camino a ese lugar, poder verlos y ser acompañado parte del camino por ustedes después que primero me haya satisfecho hasta cierto grado con su compañía.
(Romanos 15:28) Por lo tanto, cuando haya terminado esto y les haya llevado este fruto con seguridad, partiré para España y pasaré por donde están ustedes.

9. ¿Cuándo, probablemente, se mudó Pedro para servir donde podía ser más útil? (Vea la ilustración del principio.)
9 Asimismo, el apóstol Pedro quizás tuviera más de 50 años cuando se mudó a un lugar donde podía ser más útil. ¿Por qué llegamos a esa conclusión? Bueno, si era de la misma edad que Jesús o hasta un poco mayor, habrá tenido unos 50 años cuando asistió a la reunión con los demás apóstoles que tuvo lugar en Jerusalén en el año 49 (Hech. 15:7). Algún tiempo después se fue a vivir a Babilonia, sin duda para predicar a la gran cantidad de judíos de aquella región (Gál. 2:9). Residía allí cuando escribió su primera carta inspirada, alrededor del año 62 (1 Ped. 5:13). Establecerse en una tierra extraña puede resultar difícil, pero Pedro no permitió que su edad lo privara del gozo de servir de lleno a Jehová.

(Hechos 15:7) Ahora bien, cuando se hubo disputado mucho, se levantó Pedro y les dijo: “Varones, hermanos, bien saben ustedes que desde los primeros días Dios hizo de entre ustedes la selección de que, por mi boca, gente de las naciones oyera la palabra de las buenas nuevas y creyera;
(Gálatas 2:9) sí, cuando llegaron a saber de la bondad inmerecida que me había sido dada, Santiago y Cefas y Juan, los que parecían ser columnas, nos dieron a mí y a Bernabé la mano derecha de la coparticipación: que nosotros fuéramos a las naciones, mas ellos a los circuncisos.
(1 Pedro 5:13) La que está en Babilonia, escogida igual [que ustedes], les envía sus saludos, y también Marcos mi hijo.

10, 11. Relate una experiencia de alguien que en la edad madura se haya mudado donde su ayuda era más necesaria.
10 Hoy, muchos cristianos que han superado los 50 años de edad han visto que sus circunstancias han cambiado y que ahora pueden servir a Jehová de otras maneras. Algunos se han mudado donde su ayuda es más necesaria. Por ejemplo, Robert escribe: “Cuando mi esposa y yo teníamos unos 55 años, vimos que se abrían ante nosotros nuevas oportunidades. Nuestro único hijo ya no vivía en casa, ya no teníamos padres de edad avanzada a quienes cuidar y habíamos recibido una pequeña herencia. Calculamos que vendiendo nuestra casa podríamos pagar la hipoteca y mantenernos hasta que yo cobrara la jubilación. Oímos que en Bolivia el número de personas que acepta la verdad es alto y que el costo de la vida es bajo. Así que nos mudamos. Adaptarnos a nuestro nuevo hogar no fue fácil. ¡Todo era tan distinto de Estados Unidos! Pero Jehová recompensó con creces nuestros esfuerzos”.

11 Robert añade: “Ahora, toda nuestra vida gira en torno a las actividades de la congregación. Algunas personas que estudiaban la Biblia con nosotros se han bautizado. Entre ellas están los miembros de una familia pobre que vive en un pueblo a varios kilómetros de distancia. Todas las semanas hacen el difícil viaje a la ciudad para asistir a las reuniones. ¿Pueden imaginarse nuestra alegría al observar su progreso y hasta ver al hijo mayor comenzar el servicio de precursor?”.

LA NECESIDAD EN IDIOMAS EXTRANJEROS

12, 13. Relate la experiencia de alguien que haya empezado a servir a Jehová de nuevas formas después de jubilarse.
12 Las congregaciones y grupos de habla extranjera pueden beneficiarse muchísimo del ejemplo de hermanos de edad madura. Además, predicar en ese territorio suele ser muy gratificante. Por ejemplo, Brian escribe: “Mi esposa y yo sentimos un vacío cuando alcancé los 65 años, la edad de jubilación en Gran Bretaña. Nuestros hijos ya no vivían en casa, y en nuestro territorio rara vez encontrábamos personas que quisieran estudiar la Biblia. Entonces conocí a un joven chino que era investigador en la universidad local. Aceptó una invitación a la reunión y comenzó a estudiar la Biblia conmigo. En unas cuantas semanas empezó a traer con él a un colega chino. Dos semanas después trajo a otro, y luego a otro más.

13 ”Cuando un quinto investigador chino solicitó un estudio bíblico, pensé: ‘El hecho de que yo tenga 65 años no significa que deba jubilarme de servir a Jehová’. Así que le pregunté a mi esposa, que es dos años más joven que yo, si le gustaría aprender chino. Empleábamos un curso grabado. Eso fue hace diez años. Predicar en un idioma extranjero nos devolvió a la juventud. Hasta ahora hemos impartido cursos bíblicos a nada menos que 112 personas chinas. La mayoría han asistido a las reuniones, y una es precursora.”

DISFRUTE DE HACER LO QUE PUEDA

14. a) ¿Qué motivo de alegría tienen los cristianos de edad madura? b) ¿Cómo puede resultar animador el ejemplo de Pablo?
14 Aunque muchos cristianos de 50 años de edad o algo más pueden servir a Jehová de nuevas formas, hay otros que no. Algunos tienen mala salud, o tal vez deban cuidar de sus padres o de hijos que aún dependen de ellos. Si ese es su caso, alégrese de saber que Jehová valora el servicio que usted pueda darle, sea cual sea. Por eso, en vez de frustrarse por lo que no puede hacer, disfrute de lo que sí puede hacer. Piense en el ejemplo del apóstol Pablo. Durante años estuvo arrestado en su casa, sin poder proseguir sus viajes misioneros. Pero a todo el que lo visitaba le hablaba de las Escrituras y le fortalecía la fe (Hech. 28:16, 30, 31).

(Hechos 28:16) Por fin, cuando entramos en Roma, a Pablo se le permitió alojarse solo con el soldado que lo guardaba.
(Hechos 28:30, 31) De modo que permaneció dos años enteros en su propia casa alquilada, y recibía amablemente a todos los que venían a él, 31 predicándoles el reino de Dios y enseñando las cosas respecto al Señor Jesucristo con la mayor franqueza de expresión, sin estorbo.

15. ¿Por qué se tiene en gran estima a los cristianos de edad avanzada?
15 ¿Y qué hay de los cristianos de edad avanzada? Jehová también valora el servicio que ellos pueden darle. Aunque Salomón señaló que los días calamitosos llenos de achaques no son la mejor etapa de la vida, nuestro Creador tiene en cuenta lo que los cristianos de edad avanzada hacen por alabarlo (Luc. 21:2-4). Por su parte, las congregaciones aprecian el fiel ejemplo de estos cristianos con muchos años de servicio a sus espaldas.

(Lucas 21:2-4) Entonces vio a cierta viuda necesitada echar allí dos monedas pequeñas de ínfimo valor, 3 y dijo: “En verdad les digo: Esta viuda, aunque pobre, echó más que todos ellos. 4 Porque todos estos echaron dádivas de lo que les sobra, mas esta echó, de su indigencia, todo el medio de vivir que tenía”.

16. a) ¿De qué bendiciones quizás no pudo disfrutar Ana? b) ¿Qué es lo que Ana sí pudo hacer para servir a Dios?
16 La Biblia habla de una anciana llamada Ana que seguía alabando a Jehová a pesar de su edad. Cuando Jesús nació, era una viuda de 84 años. Probablemente no vivió lo suficiente para hacerse discípula de Jesús, ser ungida con espíritu santo ni tener la bendición de predicar las buenas nuevas del Reino. Sin embargo, Ana disfrutaba de lo que sí podía hacer. “Nunca faltaba del templo, rindiendo servicio sagrado noche y día.” (Luc. 2:36, 37.) Mientras el sacerdote ofrecía incienso en el templo cada mañana y cada noche, Ana seguramente estaría entre la multitud reunida en el patio orando en silencio, tal vez durante media hora. Durante una de esas visitas vio al pequeño Jesús y empezó a “hablar acerca del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén” (Luc. 2:38).

(Lucas 2:36, 37) Ahora bien, había una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser (esta mujer era de edad avanzada, y había vivido con su esposo siete años desde su virginidad, 37 y para este tiempo era una viuda de ochenta y cuatro años de edad), la cual nunca faltaba del templo, rindiendo servicio sagrado noche y día con ayunos y ruegos.
(Lucas 2:38) Y en aquella misma hora se acercó y empezó a dar gracias a Dios y a hablar acerca [del niño] a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén.

17. ¿Cómo podemos ayudar a los cristianos enfermos o de edad avanzada para que adoren con nosotros a Jehová?
17 Hoy día debemos estar pendientes de ayudar a los cristianos enfermos o de edad avanzada. Algunos darían cualquier cosa por asistir a todas las reuniones y asambleas, pero solo pueden hacerlo en contadas ocasiones. ¿Qué se puede hacer por ellos? Hay congregaciones que amorosamente lo organizan todo para que escuchen las reuniones por teléfono. En otros casos, esto quizás no sea posible. Pero incluso quienes no tienen la posibilidad de beneficiarse de las reuniones pueden apoyar la adoración verdadera. Por ejemplo, sus oraciones contribuyen al progreso de la congregación (lea Salmo 92:13, 14).

(Salmo 92:13, 14) Los que están plantados en la casa de Jehová, en los patios de nuestro Dios, florecerán. 14 Todavía seguirán medrando durante la canicie—gordos y frescos continuarán siendo—

18, 19. a) Aunque ellos ni se lo imaginen, ¿de qué formas animan a otros los cristianos de edad avanzada? b) ¿Quiénes pueden seguir el consejo: “Acuérdate [...] de tu Magnífico Creador”?
18 Ustedes los cristianos de edad avanzada quizás ni se imaginen cuánto animan a los demás. Recuerden el caso de Ana, que acudió fielmente al templo todos aquellos años. ¿Cómo iba a imaginarse ella que siglos después su ejemplo seguiría animándonos? Su amor por Jehová quedó grabado en las Escrituras. Y sin duda, el amor que ustedes le han demostrado a Jehová está grabado en el corazón de sus hermanos en la fe. ¡Con razón la Palabra de Dios afirma que “la canicie es corona de hermosura cuando se halla en el camino de la justicia”! (Prov. 16:31.)

(Proverbios 16:31) La canicie es corona de hermosura cuando se halla en el camino de la justicia.

19 Todos tenemos límites en lo que podemos hacer en el servicio de Jehová. Pero los que aún tenemos cierta medida de fortaleza y vigor deberíamos tomar muy a pecho estas palabras: “Acuérdate [...] de tu Magnífico Creador [...] antes que procedan a venir los días calamitosos” (Ecl. 12:1).

(Eclesiastés 12:1) Acuérdate, ahora, de tu Magnífico Creador en los días de tu mocedad, antes que procedan a venir los días calamitosos, o hayan llegado los años en que dirás: “No tengo en ellos deleite”;

Cántico 17
¡Avancen, Testigos!
(Lucas 16:16)

Ir al Inicio

Referencias consultadas en: Biblioteca en Línea Watchtower