Ciencia antigua: Definición e Historia

por Cristian Violatti
clip_image019
La ciencia del término viene de la palabra latina scientia, «conocimiento» de significado. Puede definirse como un intento sistemático para descubrir, mediante la observación y el razonamiento, hechos particulares sobre el mundo y establecer leyes conectar hechos uno con el otro y, en algunos casos, para hacer posible predecir sucesos futuros. Hay otras formas de definir la ciencia, pero todas las definiciones refieren en una u otra manera a este intento de descubrir hechos concretos y la capacidad de descubrir patrones en que estos hechos están conectados.
Hay una cita interesante de Carl Sagan acerca de la actitud científica:
Si vivimos en un planeta donde no haya cambiado, habría poco que hacer. No habría nada que descubrir. No habría ningún impulso para la ciencia. Y si vivimos en un mundo impredecible, donde las cosas cambiaron de manera aleatoria o muy complejo, no sería capaces de resolver las cosas. Pero vivimos en un universo intermedio, donde las cosas cambian, pero según patrones, normas o como los llamamos, leyes de la naturaleza. Si lanzo un palo para arriba en el aire, siempre cae. Si el sol se pone en el oeste, siempre se levanta otra vez a la mañana siguiente en el este. Y así llega a ser posible resolver las cosas. Podemos hacer ciencia, y con ello podemos mejorar nuestras vidas. (Carl Sagan, 59)

Primeros desarrollos científicos

La ocurrencia de eventos naturales regular favoreció el desarrollo de algunas disciplinas científicas. Después de un período de observación y cuidadoso mantenimiento de registros, incluso algunos de los acontecimientos percibidos como aleatorio e impredecible pueden comenzar a mostrar un patrón regular que inicialmente no fue inmediatamente obvio. Los eclipses son un buen ejemplo
La ocurrencia de eventos naturales regular favoreció el desarrollo de algunas disciplinas científicas.
En América del norte, el Cherokee dijo que los eclipses eran causados cuando las visitas (varón) luna el Ojibway, el sol y su esposa creía que el sol sería totalmente extinguido durante un eclipse, así que solían disparar flechas en llamas para evitar que se baje. Según los vikingos, el sol y la luna están siendo perseguidos por dos lobos, Skoll y Hati. Cuando cualquier lobo con éxito atrapa a su presa, se produce un eclipse. Los países nórdicos hizo tanto ruido como podían para ahuyentar a los lobos, así que podrían rescatar a las víctimas:
Se llama Skoll, un lobo que persigue el resplandeciente Dios
el bosque de protección;
y otra es Hati, es hijo de Hrodvitnir,
que persigue la novia brillante del cielo.
(La Edda poética. Refranes de Grimnir, 39)
La gente eventualmente se dio cuenta de que el sol y la luna saldría desde el eclipse sin importar si hicieron ruido para rescatar a las víctimas. En las sociedades donde tenían que mantener registros sobre eventos celestiales, debe haber notado después de algún tiempo que los eclipses no ocurren al azar, sino en patrones regulares que se repiten.
Algunos eventos en la naturaleza claramente se producen según las reglas, pero hay otros que no muestran un patrón claro de ocurrencia, y no parecen incluso a ocurrir como resultado de una causa específica. Los terremotos, tormentas y pestilencia que todos parecen ocurrir al azar y las explicaciones naturales no parecen ser relevantes. Por lo tanto, las explicaciones sobrenaturales se presentaron para tener en cuenta este tipo de eventos, la mayoría de ellos se fusionó con mitos y leyendas.
Explicaciones sobrenaturales dieron lugar a la magia, un intento por controlar la naturaleza por medio de rito y hechizo. Magia se basa en la confianza de la gente que la naturaleza se puede controlar directamente. Magia que está convencido de que mediante la realización de ciertos hechizos, un evento específico llevará a cabo. James Frazer ha sugerido que existe un vínculo entre magia y ciencia, puesto que ambos creen en el principio de causa y efecto. En la magia, las causas son de alguna manera confusas y tienden a basarse en pensamientos espontáneos, mientras que en la ciencia, a través de la observación cuidadosa y razonamiento, las causas son mejor aisladas y entendidas. La ciencia se basa en la idea que experiencia, esfuerzo y la razón son válidos, mientras que la magia se basa en la intuición y la esperanza. En la antigüedad era común para la ciencia que se combinarán con magia, misticismo, religión y filosofía, ya que no se entendían completamente los límites de la disciplina científica.

Ciencia babilónica

Como en Egipto, los sacerdotes animó gran parte del desarrollo de la ciencia babilónica. Babilonios utilizaban un sistema de numeración con 60 como su base, lo que permitió que los círculos se dividen en 360 grados. El uso de 60 como base de un sistema matemático no es un problema menor: 60 es un número que tiene muchos divisores (1, 2, 3, 4, 5, 6, 10, 12, 15, 20, 30, 60), que simplifica la representación de las fracciones: 1/2 (30/60), 1/3 (20/60), 1/4 (15/60), 1/5 (12/60), 1/6 (10/60) , y así sucesivamente. Tan pronto como 1800 A.C., los matemáticos babilónicos entienden las propiedades de las secuencias elementales, como progresiones aritméticas y geométricas y un número de relaciones geométricas. Se estimó el valor de pi como 3 1/8, que se trata de un error de 0,6 por ciento. Es muy probable que también estaban familiarizados con lo que hoy llamamos el teorema de Pitágoras, que establece que el cuadrado del lado más largo de un triángulo rectángulo es igual a la suma de los cuadrados de los otros dos lados. Sin embargo, no tenemos evidencia que los babilonios probaron formalmente, puesto que sus matemáticas se basaba en el conocimiento empírico en lugar de prueba formal.
Fue en la astronomía donde babilonios demostraron un gran talento y magia, misticismo, astrología y adivinación fueron sus principales impulsores. Ellos creían que el movimiento de los cuerpos celestes pronostica algún evento terrestre. Desde el reinado de Nabonasar (747 A.C.), los babilonios mantuvieron una lista completa de los eclipses y 700 A.C., ya se sabía que eclipses solares sólo sería posibles durante las lunas nuevas y eclipses lunares únicamente durante las lunas llenas. Es posible que a esta hora que los babilonios también sabían la regla eclipses lunares ocurren cada seis meses, o en ocasiones cada cinco meses. Cuando que Nabucodonosor gobernó Babilonia, los sacerdotes también habían calculado los cursos de los planetas y trazar las órbitas del sol y la luna.
clip_image020

Ciencia egipcia

A pesar de sus supersticiones, sacerdotes egipcios favoreció el desarrollo de muchas disciplinas científicas, especialmente la astronomía y las matemáticas. La construcción de las pirámides y otros monumentos impresionantes habría sido imposible sin un conocimiento matemático altamente desarrollado. El papiro matemático Rhind (también conocido como el papiro de Ahmes) es un tratado matemático antiguo, que data de aproximadamente 1650 A.C.. Este trabajo explica, usando varios ejemplos, cómo calcular el área de un campo, la capacidad de un granero y también se ocupa de las ecuaciones algebraicas de primer grado. En la sección de apertura, su autor, un escribano llamado Ahmes, declara que el papiro es una transcripción de una copia antigua, posiblemente 500 años antes de la hora de Ahmes él mismo.
Las inundaciones del Nilo, que constantemente alterado los marcadores de la frontera que separa las diferentes porciones de tierra, también favoreció el desarrollo de las matemáticas: agrimensores egipcios tuvieron que realizar mediciones una y otra vez para restablecer los límites que se habían perdidos. De hecho, este es el origen de la geometría de la palabra: "medición de la tierra". Agrimensores egipcios eran muy prácticos de mentalidad: en orden de forma perpendicular, que era fundamental para establecer los límites de un campo, utilizaron una cuerda dividida en doce partes iguales, formando un triángulo con tres partes de un lado, cuatro partes en la segunda parte, y cinco piezas en el lado restante. El ángulo correcto debía ser encontrado donde al lado de tres unidades unió al lado de cuatro unidades. En otras palabras, los egipcios sabían que un triángulo cuyos lados están en un 3: ratio 4:5 es un triángulo rectángulo. Esta es una regla general útil y es también un paso lejos el teorema de Pitágoras, que se basa en estirar el 3:4:5 concepto triángulo hasta el límite de lógica.
Los egipcios calcularon el valor de la constante matemática pi en 256/81 (3.16), y el valor de la raíz cuadrada de dos, usaron la fracción 7/5 (que pensaron siete veces como 1/5). Para las fracciones, siempre usaron el numerador 1 (para expresar 3/4, escribieron 1/2 + 1/4). Desafortunadamente no conocían el cero y su sistema de numeración carecía de simplicidad: 27 signos debían expresar 999.
clip_image021

Ciencia griega

A diferencia de otras partes del mundo fueron ciencia fue fuertemente conectada con la religión, pensamiento científico griego tuvo una conexión más fuerte con filosofía. Como resultado, el espíritu científico griego tenía un enfoque más secular y era capaz de reemplazar la noción de explicación sobrenatural con el concepto de un universo que se rige por las leyes de la naturaleza. La tradición griega créditos Thales de Mileto como el primer griego que, alrededor de 600 A.C., desarrolló la idea de que el mundo puede explicarse en términos naturales. Thales vivió en Mileto, una ciudad griega localizar en Jonia, el sector central de la costa egea de Anatolia en Asia menor, actual Turquía. Esta ciudad fue el principal objetivo de despertar el"Jónico", la fase inicial de la civilización griega clásica, un tiempo cuando los antiguos griegos desarrollaron una serie de ideas sorprendentemente similares a algunos de nuestros conceptos científicos modernos.
Una de las grandes ventajas de Grecia fue la influencia de las matemáticas egipcias, cuando Egipto abrió sus puertos al comercio griego durante la dinastía 26 (c. 685 – 525 A.C.) y la Astronomía babilónica, después de la conquista de Alejandro de Asia menor y Mesopotamia durante épocas helenísticas. Los griegos eran muy talentosos en innovar sistemáticamente sobre los conocimientos matemáticos y astronómicos egipcio y babilónico. Esto convirtió a los griegos en algunos de los matemáticos más competentes y los astrónomos de la antigüedad y sus logros en geometría fueron sin duda los mejores.
Mientras que la observación fue importante al principio, ciencia griega eventualmente comenzó a subvaluar observación a favor del proceso deductivo, donde el conocimiento se construye mediante el pensamiento puro. Este método es clave en las matemáticas y los griegos ponen tal énfasis en lo que falsamente creían que la deducción era la manera de obtener el conocimiento más alto. Observación fue subestimado, deducción fue nombrado rey y conocimiento científico griego fue conducido a un callejón sin salida en prácticamente todas las ramas de la ciencia que no sea de ciencias exactas (matemáticas).

Indian Science

En la India, encontramos algunos aspectos de la Ciencia astronómica ya en los Vedas (compuestos entre 1000 y 1500 A.C.), donde el año se divide en doce meses lunares (ocasionalmente añadiendo un mes adicional para ajustar el lunar con el año solar), seis temporadas del año son llamadas relacionadas con dioses diferentes, y también las diferentes fases de la luna son observadas y personificadas como deidades diferentes. Muchas de las ceremonias y ritos sacrificatorios de la sociedad India fueron regulados por la posición de la luna, el sol y otros acontecimientos astronómicos, que alentaron un detallado estudio de la astronomía.
La geometría se desarrolló en la India como resultado de estrictas reglas religiosas para la construcción de altares. Libro 5 del Taittiriya Sanhita, incluido en el Yajur-Veda, describe las diferentes formas que podrían tener los altares. El más antiguo de estos altares tenía la forma de un halcón y un área de 7,50 plazas purusha (un purusha era una unidad equivalente a la altura de un hombre con brazos eja, unos 7,6 pies o 2,3 metros). A veces otras formas de altar fueron requeridos (por ejemplo, una rueda, una tortuga, un triángulo), pero la zona de los altares nuevos tuvo que siguen siendo los mismos, purusha cuadrados 7.50. Otras veces, el tamaño del altar debía aumentarse sin cambiar la forma o la proporción relativa de la figura. Todos estos procedimientos eran imposibles de llevar a cabo sin un buen conocimiento de la geometría.
Una obra conocida como el Shulba Sutras, compuso primero en la India alrededor de 800 A.C., contiene explicaciones detalladas sobre cómo llevar a cabo todas las operaciones geométricas necesarias para apoyar los procedimientos religiosos con respecto a los altares. Este texto también desarrolla temas matemáticos como raíces cuadradas y la cuadratura del círculo. Después de desarrollar importantes estudios geométricos, cambiaron las prácticas religiosas en la India, y la necesidad de conocimiento geométrico murió gradualmente hacia fuera como la construcción de altares cayó en desuso.
Posiblemente el logro más influyente de la ciencia hindú fue el estudio de la aritmética, particularmente el desarrollo de los números y la notación decimal que usa el mundo hoy. Los llamados "números arábigos" en realidad se originó en la India; ya aparecen en los edictos de roca de Mauryan emperador Ashoka (s.III A.C.), unos 1.000 años antes de que se utilizan en la literatura árabe.

Ciencia China

En China, el sacerdocio no tenía ningún poder político significativo. En muchas culturas, ciencia fue alentada por el sacerdocio, que estaban interesados en astronony y el calendario, pero fue en China, funcionarios del gobierno que tenían el poder y fueron tratados con estas áreas, y por lo tanto el desarrollo de la ciencia China está fuertemente ligado a los funcionarios del gobierno. Los astrónomos de la corte estaban particularmente interesados en las Ciencias de la astronomía y las matemáticas, puesto que el calendario era una cuestión delicada imperial: la vida del cielo y la vida en la tierra tuvieron que desarrollar en armonía, y el sol y la luna regularon los diferentes festivales. Durante la época de Confucio (551 c. c. 479 A.C.), astrónomos chinos calcularon correctamente la ocurrencia de eclipses.
Geometría desarrollada como resultado de la necesidad de medir la tierra, mientras que álgebra fue importado de la India. Durante el siglo II A.C., después de muchos siglos y generaciones, se completó un tratado matemático llamado Los nueve capítulos sobre el arte matemático . Este trabajo contenía principalmente prácticos procedimientos matemáticos incluyendo temas tales como la determinación de las zonas de campos de diferentes formas (para propósitos de impuestos), precios de diversas mercancías, materias primas tasan de intercambio y tributación equitativa. Este libro desarrolla álgebra, geometría y también menciona las cantidades negativas por primera vez en la historia. Zu Chongzhi (429-500CE), estima el valor correcto de pi a la sexta posición decimal y mejoró el imán, que había sido descubierto siglos antes.
Donde los chinos muestran un talento excepcional era en la fabricación de las invenciones. Pólvora, papel, madera, impresión de la brújula (conocido como "aguja apuntando hacia el sur"), son algunos de los muchos inventos chinos. A pesar de su inmensa creatividad, resulta irónico que la vida industrial China no se someten a cualquier desarrollo significativo entre la dinastía Han (206 A.C.-220 CE) a la caída de los manchúes (1912 CE).
clip_image022

Ciencia mesoamericana

Astronomía y las matemáticas mesoamericanas fueron altamente precisas. La exactitud del calendario Maya fue comparable con el calendario egipcio (ambas civilizaciones fijo el año en 365 días) y ya en el siglo i CE los mayas utilizaron el número cero como un valor de marcador de posición en sus registros, muchos siglos antes de que aparezca el cero en la literatura europea y asiática.
Tiempo de registro en Mesoamérica incluyó un día 260 período conocido por los mayas como tzolkin "cuenta de días" y tonalpohualli por los aztecas. Este intervalo se obtuvo mediante la combinación de ciclos de 20 días con trece coeficientes numéricos (20 x 13 = 260). El origen de este intervalo se cree que alrededor del siglo VI A.C. en la región meridional de la civilización zapoteca, y está en sintonía con algunos acontecimientos naturales importantes: 260 es una buena aproximación de la gestación humana y, en latitud mediados-Mesoamericano, es consistente con el ciclo agrícola. Allí también fue un período de 360 días conocido como tun por los mayas, compuesto por ciclos de 20 días y 18 meses (20 x 18 = 360). Mayoría de los calendarios mesoamericanos se basaría en un tun plus un mes adicional de cinco días (360 + 5 = 365), que es una buena aproximación del ciclo solar. Este conteo había regulado las fiestas, ceremonias religiosas, sacrificios, vida laboral, homenajes y muchos otros aspectos de la vida religiosa, política y social.
La cuenta de 260 y 365 días podría ejecutarse simultáneamente, y cada 52 años coincidiría con el punto de partida de ambos, un evento denominado como un "calendario de la ronda". Los códices aztecas sugieren que durante la época de un calendario redondo, se creía que el mundo era vulnerable a la destrucción, así que en aquel tiempo sostuvieron una serie de sacrificios y ceremonias religiosas con el fin de complacer los dioses y asegurar el mundo continuaría.
Los Mayas crearon el ciclo más largo del Calendario Mesoamericano multiplicando un tun (360 días x 20 = 7.200 días o un katun) a los 20 y un katún (7.200 días x 20 = 144.000 días o un baktún) a los 20. La cuenta larga Maya estaba compuesta de 13 baktunes (144.000 días x 13 = 1.872.000 días), o 5.125,37. El punto de partida de la cuenta larga Maya es el 11 de agosto, 3114 A.C. y que terminó el 21 de diciembre de 2012 AEC.
Publicado con fines educativos