Nuestras Reuniones "Todo En Uno" (TEU) ‒ Semana del 28 de abril

Escuela del Ministerio Teocrático – Puntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Reunión de Servicio ‒ Estudio Bíblico de la Congregación ‒ Estudio de La Atalaya

Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias

Todas nuestras reuniones en uno - Semana del 28 de abril



Escuela del Ministerio Teocrático

Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático

Las siguientes preguntas se analizarán en la Escuela del Ministerio Teocrático la semana del 28 de abril de 2014.

1. ¿Qué ayudó a José a rechazar las proposiciones inmorales de la esposa de Potifar? (Gén. 39:7-12.) [3 de mzo., w13 15/2 pág. 4 párr. 6; w07 15/10 pág. 23 párr. 16.]
(Gén. 39:7-12) Ahora bien, después de estas cosas aconteció que la esposa de su amo empezó a alzar los ojos hacia José y a decir: “Acuéstate conmigo”. 8 Pero él rehusaba, y decía a la esposa de su amo: “Mira que mi amo ignora lo que está conmigo en la casa, y todo lo que tiene lo ha dado en mi mano. 9 No hay nadie mayor que yo en esta casa, y él no ha retenido de mí cosa alguna salvo a ti, porque eres su esposa. Así es que, ¿cómo podría yo cometer esta gran maldad y realmente pecar contra Dios?”. 10 Resultó, pues, que al hablar ella a José día tras día, él no la escuchó para acostarse a su lado, para continuar con ella. 11 Pero sucedió que en este día, como en otros días, él entró en la casa para atender a su negocio, y no había ninguno de los hombres de la casa allí en la casa. 12 Entonces ella se agarró de él por su prenda de vestir, y dijo: “¡Acuéstate conmigo!”. Pero él dejó su prenda de vestir en la mano de ella y echó a huir y salió afuera
***w13 15/2 pág. 4 Esta es nuestra herencia espiritual***
6 Otra parte de nuestra herencia espiritual es la gran cantidad de información exacta y valiosa de tiempos pasados que hallamos en la Biblia. Por ejemplo, pensemos en Abrahán, Isaac y Jacob. Estos patriarcas y sus familias debieron conversar sobre cómo agradar a Jehová. Por eso no sorprende que José rechazara una proposición inmoral y así evitara “pecar contra Dios” (Gén. 39:7-9). En el siglo primero, las tradiciones cristianas se transmitían oralmente o mediante el ejemplo, como las pautas sobre la Cena del Señor que el apóstol Pablo dio a las congregaciones (1 Cor. 11:2, 23). Hoy día, las instrucciones necesarias para adorar a Dios “con espíritu y con verdad” forman parte de su Palabra escrita (lea Juan 4:23, 24). Aunque todo el mundo puede beneficiarse del conocimiento bíblico, nosotros somos quienes más lo valoramos.
***w07 15/10 pág. 23 Escuchemos nuestra voz interior***
16 Eso es precisamente lo que había hecho José, como vemos en el pasaje que habla de su servicio en casa de Potifar. Cuando la esposa de aquel egipcio trató de seducir a José, aún no estaba escrito ningún libro de la Biblia ni se habían dado los Diez Mandamientos. No obstante, él reaccionó diciendo: “¿Cómo podría yo cometer esta gran maldad y realmente pecar contra Dios?” (Génesis 39:9). El motivo principal por el que respondió así no era el deseo de complacer a sus familiares, ya que estos vivían lejos. Lo que más quería era agradar a Dios, ya que conocía la norma divina: el matrimonio es una unión en la que solo hay lugar para un hombre y una mujer que forman “una sola carne”. Además, tuvo que haberse enterado del incidente de su abuela Rebeca con Abimélec. Cuando este rey descubrió que era una mujer casada, comprendió que ningún hombre de su reino debía unirse a ella, pues quien lo hiciera cometería un pecado y acarrearía culpa a su pueblo. Y Jehová dio su bendición, lo que reveló su punto de vista acerca del adulterio. Sin duda, el conocimiento que tenía José de estos asuntos contribuyó a que la voz de su conciencia resonara aún con más fuerza y lo moviera a rechazar la inmoralidad sexual (Génesis 2:24; 12:17-19; 20:1-18; 26:7-14).

2. ¿Cómo puso José un buen ejemplo para los que hoy sufren injusticias o adversidades? (Gén. 41:14, 39, 40.) [10 de mzo., w04 15/1 pág. 29 párr. 6; w04 1/6 pág. 20 párr. 4.]
(Gén. 41:14) Y Faraón procedió a enviar y llamar a José, para que lo trajeran apresuradamente del hoyo carcelario. Por lo tanto, él se afeitó y mudó sus mantos y entró a donde Faraón.
(Gén. 41:39, 40) Después Faraón dijo a José: “Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan discreto y sabio como tú. 40 Tú estarás personalmente sobre mi casa, y todo mi pueblo te obedecerá sin reserva. Solo en cuanto al trono seré yo más grande que tú”.
***w04 15/1 pág. 29 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)***
41:14-16, 39, 40. Jehová puede cambiar por completo las circunstancias de aquellos que le temen. Cuando sufrimos adversidades, es sabio depositar nuestra confianza en Jehová y serle fieles.
***w04 1/6 pág. 20 ¿Nos condicionan las circunstancias?***
Durante su esclavitud en Egipto, José tuvo que aguantar las insinuaciones inmorales de la esposa de su amo. Enojada por su rechazo, ella lo acusó falsamente de tratar de violarla. Como consecuencia, José fue entregado “a la casa de encierro”, donde “con grilletes afligieron sus pies, en hierros entró su alma” (Génesis 39:7-20; Salmo 105:17, 18). ¡Qué angustioso debió de resultarle! Estuvo unos trece años de su vida esclavizado o preso debido a injusticias que otros, incluidos miembros de su propia familia, habían cometido contra él (Génesis 37:2; 41:46).

3. ¿Qué base tuvo José para mostrar misericordia a sus hermanos? [17 de mzo., w99 1/1 pág. 30 párrs. 6, 7.]
***w99 1/1 pág. 30 El perdón abre el camino a la salvación***
José no habría mostrado misericordia si no hubiera tenido base para ello. Ya había observado prueba de su arrepentimiento. Por ejemplo, cuando los acusó de ser espías, los oyó decir entre sí: “Indisputablemente somos culpables tocante a nuestro hermano [...]. Por eso nos ha sobrevenido esta angustia” (Génesis 42:21). Además, Judá había ofrecido quedarse como esclavo en lugar de Benjamín a fin de que este regresara a su padre (Génesis 44:33, 34).
De modo que José tenía razón para mostrar misericordia. Es más, sabía que hacerlo redundaría en la salvación de toda su familia. Por eso dijo a sus medio hermanos que volvieran a su padre, Jacob, y le dijeran: “Esto es lo que ha dicho tu hijo José: ‘Dios me ha nombrado señor de todo Egipto. Baja a mí. No vayas a tardar. Y tendrás que morar en la tierra de Gosén, y tendrás que continuar cerca de mí, tú y tus hijos y los hijos de tus hijos y tus rebaños y tus vacadas y todo cuanto tienes. Y yo ciertamente te proveeré de alimento allí’” (Génesis 45:9-11).

4. Con el tiempo, ¿cómo cumplió la tribu de Benjamín la profecía de Génesis 49:27? [24 de mzo., w12 1/1 pág. 29, recuadro.]
(Gén. 49:27) ”Benjamín seguirá desgarrando como lobo. Por la mañana se comerá el animal prendido, y al atardecer dividirá el despojo”.
***w12 1/1 pág. 29 Actuó con sabiduría, valor y altruismo***
Otra profecía cumplida
Al proteger al pueblo de Dios, Ester y Mardoqueo cumplieron otra profecía de la Biblia. Más de doce siglos antes, Jehová había inspirado al patriarca Jacob para que profetizara sobre uno de sus hijos: “Benjamín seguirá desgarrando como lobo. Por la mañana se comerá el animal prendido, y al atardecer dividirá el despojo” (Génesis 49:27). En la “mañana”, o comienzo, de la historia de los reyes de Israel hubo valientes guerreros —como el rey Saúl y otros⁠— que eran descendientes de Benjamín y defendieron al pueblo de Dios. Y durante el “atardecer” de la nación de Israel, cuando ya no había reyes sobre el trono, otros dos descendientes de la tribu de Benjamín, Ester y Mardoqueo, vencieron a los enemigos de Jehová. Puede decirse que se repartieron el despojo porque recibieron todo lo que pertenecía a Hamán.

5. ¿Qué nos enseña Éxodo 3:7-10 acerca de Jehová? [31 de mzo., w09 1/3 pág. 15 párrs. 3-6.]
(Éxo. 3:7-10) Y Jehová añadió: “Indisputablemente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído el clamor de ellos a causa de los que los obligan a trabajar; porque conozco bien los dolores que sufren. 8 Y estoy procediendo a bajar para librarlos de la mano de los egipcios y para hacerlos subir de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, a la localidad de los cananeos y los hititas y los amorreos y los perizitas y los heveos y los jebuseos. 9 Y ahora, ¡mira!, el clamor de los hijos de Israel ha llegado a mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los están oprimiendo. 10 Y ahora ven y déjame enviarte a Faraón, y saca tú de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel”.
***w09 1/3 pág. 15 “Conozco bien los dolores que sufren”***
¿Por qué estaba Dios hablando con Moisés? “He visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto —explicó Jehová—, y he oído el clamor de ellos a causa de los que los obligan a trabajar; porque conozco bien los dolores que sufren.” (Versículo 7.) Como vemos, Dios no cerró los ojos ante el sufrimiento de sus siervos ni hizo oídos sordos a sus súplicas, sino que se compadeció profundamente de ellos. De hecho, afirmó: “Conozco bien los dolores que sufren”. Con respecto a las palabras “conozco bien”, cierta obra de consulta explica: “Esta expresión indica compasión, delicadeza y ternura”. En efecto, lo que Jehová le dijo a Moisés demuestra que Dios se interesa de corazón por su pueblo.
Desde luego, Dios no se limitó a condolerse o sentir lástima, sino que se sintió impulsado a hacer algo por ellos. Así, se propuso liberarlos de Egipto y llevarlos “a una tierra que mana leche y miel” (versículo 8). Con ese objetivo, Jehová le dijo a Moisés: “Saca [...] de Egipto a mi pueblo” (versículo 10). Este cumplió fielmente con su misión y, en el año 1513 antes de nuestra era, lideró la liberación de Israel.
Jehová no ha cambiado desde entonces. También hoy sus siervos fieles pueden confiar en que Dios ve su situación y escucha sus peticiones de ayuda. Sin lugar a dudas, conoce bien los dolores que sufren. Y, como en el pasado, no se limita a sentir compasión, sino que actúa y los ayuda. ¿Por qué? “Porque él se interesa” profundamente por sus siervos (1 Pedro 5:7).
A todos nos llena de esperanza saber que Jehová es un Dios tan compasivo. Aunque somos imperfectos, él nos ayuda a ser santos —es decir, limpios y puros— en cierta medida y nos da su aprobación (1 Pedro 1:15, 16). Así lo demuestra el caso de cierta cristiana que luchaba contra el desánimo y la depresión. Ella misma explica cuánto la consoló reflexionar en el relato de la zarza ardiente. “Si Jehová hizo que aquel sucio suelo fuera santo, entonces tal vez pueda hacer lo mismo por mí —razona ella—. Pensar en esto me ha ayudado muchísimo.”
¿Le gustaría conocer mejor al Dios santo, Jehová, e incluso tener una relación estrecha con él? No se trata de algo imposible, pues Dios “conoce bien la formación de nosotros, y se acuerda de que somos polvo” (Salmo 103:14).

6. ¿Cómo cumplió Jehová uno de los aspectos del significado de su nombre en los días de Moisés? (Éx. 3:14, 15.) [31 de mzo., w13 15/3 págs. 25, 26 párrs. 5, 6.]
(Éxodo 3:14, 15) Ante esto, Dios dijo a Moisés: “YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER”. Y añadió: “Esto es lo que has de decir a los hijos de Israel: ‘YO RESULTARÉ SER me ha enviado a ustedes’”. 15 Entonces Dios dijo otra vez a Moisés: “Esto es lo que habrás de decir a los hijos de Israel: ‘Jehová el Dios de sus antepasados, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ustedes’. Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, y este es la memoria de mí a generación tras generación.
***w13 15/3 págs. 25-26 Honremos el gran nombre de Jehová***
5 ¿Cómo respondió Jehová a la pregunta de Moisés? En parte, dijo: “Esto es lo que has de decir a los hijos de Israel: ‘YO RESULTARÉ SER me ha enviado a ustedes. [...] Jehová el Dios de sus antepasados [...] me ha enviado a ustedes’”. Dios prometió que llegaría a ser lo que él decidiera ser para cumplir su propósito, es decir, que siempre resultaría fiel a su palabra. Por lo tanto, en el versículo 15 leemos que Jehová mismo dijo: “Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, y este es la memoria de mí a generación tras generación”. Tal revelación debió de fortalecer muchísimo la fe de Moisés y llenarlo de temor reverente.
JEHOVÁ FUE FIEL A SU NOMBRE
6 Poco después de dar su comisión a Moisés, Jehová fue completamente fiel a su gran nombre “resultando ser” el Libertador de Israel. Humilló a Egipto con 10 terribles plagas, con las que puso al descubierto la impotencia de los dioses egipcios, incluido el faraón (Éx. 12:12). Entonces dividió el mar Rojo, condujo a Israel a través de él y ahogó en sus aguas al faraón y su ejército (Sal. 136:13-15). En “el desierto grande e inspirador de temor”, “resultó ser” el gran Conservador de la vida: le dio alimento y agua a su pueblo, que se componía de dos o tres millones de personas o hasta más. Y no solo eso. Durante todo ese tiempo, las prendas de vestir y las sandalias no se les gastaron (Deut. 1:19; 29:5). Como vemos, nada puede impedirle a Jehová ser fiel a su incomparable nombre. Más adelante le declaró a Isaías: “Yo... yo soy Jehová, y fuera de mí no hay salvador” (Is. 43:11).

7. ¿Cómo se convirtió Moisés en “Dios para Faraón”, tal como indica Éxodo 7:1? [7 de abr., w04 15/3 pág. 25 párr. 7.]
(Éxo. 7:1) Por consiguiente, Jehová dijo a Moisés: “Mira, te he hecho Dios para Faraón, y Aarón tu propio hermano llegará a ser tu profeta.
***w04 15/3 pág. 25 Puntos sobresalientes del libro de Éxodo***
7:1. ¿Cómo se convirtió Moisés en “Dios para Faraón”? Moisés recibió poder divino y autoridad sobre Faraón. De modo que no había razón para temer a aquel rey.

8. Aunque los israelitas vieron cómo Jehová, con su gran poder, los libró de Egipto, ¿qué actitud mostraron después? ¿Qué lección podemos aprender de eso? (Éx. 14:30, 31.) [14 de abr., w12 15/3 págs. 26, 27 párrs. 8-10.]
(Éxo. 14:30, 31) Así salvó Jehová en aquel día a Israel de mano de los egipcios, e Israel alcanzó a ver a los egipcios muertos en la orilla del mar. 31 Israel también alcanzó a ver la gran mano que Jehová puso en acción contra los egipcios; y el pueblo empezó a temer a Jehová y a poner fe en Jehová y en Moisés su siervo.
***w12 15/3 págs. 26-27 No mire “a las cosas que deja atrás”***
8 ¡Qué inmensa alegría debieron de sentir al ser liberados de su esclavitud! Pensemos en todas las manifestaciones del poder de Jehová de que fueron testigos. Para empezar, habían visto cómo Jehová empleó su poder de forma espectacular y envió diez plagas contra el altivo faraón y su pueblo (léase Éxodo 6:1, 6, 7). En segundo lugar, los egipcios no solo los dejaron salir de Egipto, sino que se lo rogaron, y hasta les entregaron una gran cantidad de oro y plata. Tanto es así que la Biblia afirma que los israelitas “despojaron a los egipcios” de muchas de sus riquezas (Éxo. 12:33-36). Finalmente, tuvieron la alegría de presenciar el fin del faraón y sus soldados en el mar Rojo (Éxo. 14:30, 31). Sin duda, ser testigos presenciales de aquellos emocionantes sucesos fortaleció mucho su fe.
9 Por eso es tan sorprendente que, poco después de su milagrosa liberación, los israelitas comenzaran a murmurar. ¿De qué? ¡De la comida! Descontentos con lo que Jehová les proporcionaba, exclamaron en son de queja: “¡Cómo nos acordamos del pescado que comíamos de balde en Egipto, de los pepinos y las sandías y los puerros y las cebollas y el ajo! Pero ahora nuestra alma se halla seca. Nuestros ojos no se posan en cosa alguna sino en el maná” (Núm. 11:5, 6). Se habían vuelto tan miopes que pretendían volver al mismo lugar donde antes habían sido esclavos (Núm. 14:2-4). Su obsesión por las cosas que habían dejado atrás los llevó a perder la aprobación de Jehová (Núm. 11:10).
10 ¿Qué nos enseña todo esto? Cuando afrontamos problemas, no debemos idealizar el pasado pensando que la vida que llevábamos, incluso antes de conocer la verdad, era mejor. Claro, no hay nada de malo en que meditemos en nuestros actos para aprender de ellos o que reflexionemos con cariño en los buenos recuerdos. Pero es importante que mantengamos una perspectiva realista. Si perdiéramos el equilibrio, podríamos llegar a sentirnos tan descontentos con nuestras circunstancias que deseáramos volver a nuestra vida anterior (léase 2 Pedro 2:20-22).

9. Jehová le dijo a la joven nación de Israel que la llevaría “sobre alas de águilas”. ¿Cómo muestra eso que los trataba con amor? (Éx. 19:4.) [28 de abr., w96 15/6 pág. 10 párr. 5–pág. 11 párr. 2.]
(Éxo. 19:4) ‘Ustedes mismos han visto lo que hice a los egipcios, para llevarlos a ustedes sobre alas de águilas y traerlos a mí mismo.
***w96 15/6 págs. 10-11 Remontando con alas como águilas***
A la sombra de las alas del águila
Uno de los momentos más peligrosos de la vida del águila es cuando aprende a volar. No pocas mueren en el intento. La joven nación israelita estaba también en peligro cuando salió de Egipto. Por ello, las palabras de Jehová a los israelitas fueron muy apropiadas: “Ustedes mismos han visto lo que hice a los egipcios, para llevarlos a ustedes sobre alas de águilas y traerlos a mí mismo”. (Éxodo 19:4.) Se conocen informes de águilas que han llevado al volantón encima de las alas momentáneamente para que no se estrelle en sus primeros intentos de vuelo. Comentando estos informes en el Palestine Exploration Quarterly, G. R. Driver dice: “La metáfora [bíblica] no es entonces simple fantasía, sino que está basada en hechos reales”.
Las águilas son también padres ejemplares de otras maneras. No solo alimentan regularmente a sus polluelos, sino que la madre además corta con cuidado la carne que el padre trae al nido para que el aguilucho pueda engullirla. Como suelen anidar en precipicios o en árboles altos, los polluelos están expuestos a los elementos. (Job 39:27, 28.) El sol abrasador, común en las tierras bíblicas, podría matarlos si no fuera por el cuidado de sus padres. Por este motivo, el águila adulta extiende las alas, a veces durante horas, a fin de proteger con su sombra a la cría.
De modo que es muy oportuno que en las Escrituras las alas del águila simbolicen la protección divina. Deuteronomio 32:9-12 explica cómo protegió Jehová a los israelitas durante su viaje por el desierto: “Porque la parte que corresponde a Jehová es su pueblo; Jacob es el lote asignado que él hereda. Vino a hallarlo en una tierra de desierto, y en un desierto árido, vacío y aullador. Se puso a rodearlo, a cuidarlo, a salvaguardarlo como a la niña de su ojo. Tal como el águila revuelve su nido, revolotea sobre sus polluelos, extiende sus alas, los toma, los lleva sobre sus plumas remeras, solo Jehová siguió guiándolo”. Jehová nos dará la misma protección amorosa si confiamos en él.

10. ¿En qué sentido trae Jehová “castigo por el error de [sus] padres” a las generaciones posteriores? (Éx. 20:5.) [28 de abr., w04 15/3 pág. 27 párr. 1.]
(Éxo. 20:5) No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas, porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva, que trae castigo por el error de padres sobre hijos, sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación, en el caso de los que me odian;
***w04 15/3 pág. 27 Puntos sobresalientes del libro de Éxodo***
Respuestas a preguntas bíblicas:
20:5. ¿En qué sentido trae Jehová “castigo por el error de padres” sobre las generaciones posteriores? Cuando la persona se convierte en un adulto responsable, se le juzga según su propia conducta y actitud. Sin embargo, cuando la nación de Israel se entregó a la idolatría, sufrió las consecuencias durante generaciones. Incluso los israelitas fieles sintieron el efecto de la desobediencia religiosa de sus contemporáneos, ya que su influencia les hacía difícil mantenerse íntegros.

Ir al Inicio

Puntos Sobresaliente de la Biblia

Lectura de la Biblia: Éxodo 19 a 22

Puntos Sobresalientes (10 min)


19:4. Les recordó que los había liberado de sus opresores, valiéndose de águilas, por así decirlo, para conducirlos a un lugar seguro. Las águilas no solo emplean sus robustas y amplias alas —de hasta dos metros de envergadura— para planear en el aire. Con ellas también abrigan a los polluelos cuando soplan vientos fríos y forman una especie de sombrilla para resguardarlos del sol abrasador en las horas más calurosas. Al igual que esta ave cuida de sus crías, Jehová había amparado a la joven nación de Israel y, ya en el desierto, seguiría cobijándola bajo sus vigorosas alas siempre que esta le fuera fiel.
(Éxodo 19:4) ‘Ustedes mismos han visto lo que hice a los egipcios, para llevarlos a ustedes sobre alas de águilas y traerlos a mí mismo.

20:5. ¿En qué sentido trae Jehová “castigo por el error de padres” sobre las generaciones posteriores? Cuando la persona se convierte en un adulto responsable, se le juzga según su propia conducta y actitud. Sin embargo, cuando la nación de Israel se entregó a la idolatría, sufrió las consecuencias durante generaciones. Incluso los israelitas fieles sintieron el efecto de la desobediencia religiosa de sus contemporáneos, ya que su influencia les hacía difícil mantenerse íntegros.
(Éxodo 20:5) No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas, porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva, que trae castigo por el error de padres sobre hijos, sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación, en el caso de los que me odian;

20:1–23:33. Jehová es el Legislador supremo. Cuando los israelitas obedecían Sus leyes, estas hacían posible que adoraran a Jehová de manera ordenada y gozosa. Jehová tiene una organización teocrática hoy día. Si cooperamos con ella, disfrutaremos de felicidad y seguridad.
(Éxodo 20:1-23:33) Y Dios procedió a hablar todas estas palabras, diciendo: 2 “Yo soy Jehová tu Dios, que te he sacado de la tierra de Egipto, de la casa de esclavos. 3 No debes tener otros dioses contra mi rostro. 4 ”No debes hacerte una imagen tallada ni una forma parecida a cosa alguna que esté en los cielos arriba o que esté en la tierra debajo o que esté en las aguas debajo de la tierra. 5 No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas, porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva, que trae castigo por el error de padres sobre hijos, sobre la tercera generación y sobre la cuarta generación, en el caso de los que me odian; 6 pero que ejerce bondad amorosa para con la milésima generación en el caso de los que me aman y guardan mis mandamientos. 7 ”No debes tomar el nombre de Jehová tu Dios de manera indigna, porque Jehová no dejará sin castigo al que tome su nombre de manera indigna.

20:17. Ningún hombre podía obligar a otro a cumplir este mandato, ya que nadie es capaz de leer el corazón. Ahora bien, el mandamiento elevaba la Ley a un nivel superior al de la justicia humana, pues hacía conscientes a los israelitas de que eran responsables directamente ante Jehová, quien sí puede leer el corazón (1 Samuel 16:7). Además, este mandamiento llegaba a la raíz misma de muchos actos ilícitos.
(Éxodo 20:17) ”No debes desear la casa de tu semejante. No debes desear la esposa de tu semejante, ni su esclavo, ni su esclava, ni su toro, ni su asno, ni cosa alguna que pertenezca a tu semejante”.

21:22, 23. Dios considera valiosísima la vida humana, incluso la de los bebés en gestación. En la Ley de Moisés, señaló qué debía hacerse cuando alguien hería a una embarazada. Si ella o el niño morían, el agresor sería culpable de homicidio y lo pagaría con su vida, “alma por alma” (Éxodo 21:22, 23). En vista de este hecho, comprendemos cómo tiene que sentirse Jehová al ver que cada año se practican millones de abortos, muchas veces en aras de la conveniencia personal o la liberación sexual.
(Éxodo 21:22, 23) ”Y en caso de que unos hombres luchen el uno con el otro y realmente lastimen a una mujer encinta y los hijos de ella efectivamente salgan, pero no ocurra un accidente mortal, a él sin falta ha de imponérsele el pago de daños conforme a lo que le imponga el dueño de la mujer; y él tiene que darlo por medio de los jueces. 23 Pero si ocurre un accidente mortal, entonces tienes que dar alma por alma,

22:1. A los cristianos no les interesa ninguna ventaja financiera que pudieran conseguir por medio de artículos robados. Jeremías escribió: “Como la perdiz que ha reunido lo que no ha puesto es el que acumula riquezas, pero no con justicia”. (Jeremías 17:11.) De modo que, además de desplegar sabiduría mediante no violar las leyes de César respecto a bienes robados, los cristianos desean apoyar la justicia de Dios por medio de no tener nada que ver con la injusticia del hurto.
(Éxodo 22:1) ”En caso de que un hombre hurtara un toro o una oveja y efectivamente degollara o vendiera [el animal], ha de compensar con cinco de la vacada por el toro y cuatro del rebaño por la oveja.

Ir al Inicio

Reunión de Servicio


Cántico 113
Agradecidos por la Palabra de Dios
(Filipenses 2:16)

5 min. Cómo iniciar estudios bíblicos el primer sábado del mes.

Discurso. Mencione los planes que se han hecho para salir a predicar el primer sábado de mayo, y anime a todos a participar en esta labor. Incluya una demostración breve basada en la presentación de la página 8.

Como iniciar estudios bíblicos el primer sábado de Mayo


“Estamos hablando con nuestros vecinos sobre una cuestión que llama la atención. [Muéstrele la última página de La Atalaya del 1 de mayo.] ¿Qué opina usted?” Permita que la persona responda. Examine con ella la información que aparece bajo la pregunta y al menos uno de los textos bíblicos. Ofrézcale las revistas y quede en volver para analizar la siguiente pregunta.

Atalaya - 1 de Mayo
“A muchas personas les interesa saber lo que pasará en el futuro. ¿Qué piensa usted en cuanto al futuro? ¿Le inspira confianza o le preocupa?[Permita que la persona responda. Luego lea uno de los versículos del recuadro “Lo que Dios dice del futuro.”] Esta revista explica algunas de las cosas que Dios dice que van a ocurrir y por qué podemos estar seguros de que sucederán.”

Despertad! – Mayo
“Estamos conversando brevemente con los vecinos sobre cómo controlar el estrés. ¿Le parece a usted que la gente está hoy en día más estresada que antes? [Permita que la persona responda.] Los útiles consejos que se hallan en la Biblia han ayudado a muchas personas a controlar el estrés. Permítame mostrarle un ejemplo. [Lea Mateo 6:34.] Esta revista explica cómo los principios bíblicos pueden ayudarnos a enfrentar cuatro causas comunes de estrés.” Nota: Este número puede ser de particular interés para la gente de negocios.

15 min. “El atractivo diseño de los nuevos tratados.” Preguntas y respuestas.

Incluya una demostración en dos partes. En la primera, un publicador ofrece uno de los nuevos tratados de casa en casa y, en la segunda, continúa la conversación al volver a visitar a alguien que mostró interés.

El atractivo diseño de los nuevos tratados


1. ¿Qué publicaciones para el ministerio tienen un diseño nuevo y atractivo?
1 En la Asamblea de Distrito de los Testigos de Jehová de 2013 “La Palabra de Dios es la verdad” se presentaron cinco nuevos tratados, y luego se añadió a la serie el tratado Noticias del Reino número 38, titulado ¿Será posible que los muertos vuelvan a vivir? Los seis tienen un diseño nuevo y atractivo. ¿Por qué se les dio un nuevo formato? ¿Cómo podemos utilizar bien las características de su diseño cuando los ofrezcamos de casa en casa?

2. ¿A qué nos ayudará el nuevo diseño de los tratados?
2 Por qué tienen un nuevo diseño. Por lo común hay que seguir estos cuatro pasos para hacer una presentación eficaz al predicar de casa en casa: 1) plantear una pregunta de opinión para comenzar la conversación, 2) mostrar qué dice la Biblia, 3) ofrecer alguna publicación a la persona para que la lea y 4) dejar una pregunta pendiente para responder en la próxima visita y hacer planes concretos para regresar. El nuevo diseño de los tratados nos ayuda a seguir esos cuatro pasos con facilidad.

3. ¿Cómo podemos ofrecer los nuevos tratados en el ministerio?
3 Cómo utilizarlos. Tras saludar a la persona, podríamos 1) mostrarle la interesante pregunta que admite más de una respuesta de la primera página del tratado y pedirle su opinión, 2) abrir el tratado y conversar sobre “Lo que dice la Biblia.” Luego podríamos leer el versículo directamente de la Biblia, si las circunstancias lo permiten y, si la persona tiene tiempo, analizar con ella el subtítulo “Cómo nos beneficia saberlo”, 3) ofrecerle el tratado e invitarla a leer el resto cuando le convenga, 4) antes de marcharnos, señalarle la pregunta en la página final, bajo el subtítulo “Pregúntese” y hacer planes para volver y examinar la respuesta que da la Biblia.

4. ¿Cómo podemos utilizar los nuevos tratados al hacer una revisita?
4 Hacer la revisita también es fácil. Solo tenemos que utilizar los textos bíblicos citados en la página final del tratado para responder la pregunta que dejamos pendiente en la visita anterior y señalarle la foto del folleto Buenas noticias que aparece en el tratado. A continuación, podríamos mostrarle el folleto y la lección que contiene más información sobre el tema que le explicamos, y luego ofrecerle el folleto. Si lo acepta, haríamos planes para leerlo juntos en otra visita. Así se comienza un estudio bíblico. En vez de ofrecer el folleto, también podemos entregar otro tratado a la persona y quedar en volver para analizarlo con ella.

5. ¿Por qué son útiles los tratados en nuestro ministerio?
5 Hemos usado tratados en nuestro ministerio por más de ciento treinta años. Han cambiado de tamaño y formato, pero han sido una ayuda muy eficaz para dar testimonio. Valgámonos de su nuevo diseño para continuar esparciendo el conocimiento bíblico por toda la Tierra (Prov. 15:7a).
(Proverbios 15:7) Los labios de los sabios siguen esparciendo conocimiento,

10 min. “Un nuevo video para comenzar estudios bíblicos.”

Discurso. Ponga el video o el audio para el auditorio. Invite a los presentes a aportar más ideas para usar el video.

Un nuevo video para comenzar estudios bíblicos


Una gran cantidad de personas ya han podido ver en jw.org un breve video titulado ¿Por qué estudiar la Biblia? Se ha preparado para motivarlas a aceptar clases de la Biblia gratuitas. Se puede ver seleccionando el enlace “Solicite un curso bíblico”, al pie de la página de inicio, o escaneando el código QR (código de respuesta rápida) impreso en la última página de los nuevos tratados. A continuación se presentan algunas maneras de aprovechar el video:
• Al hacer la revisita, podríamos decir: “¿Me permite mostrarle un breve video que explica cómo hallar la respuesta a nuestras preguntas sobre la Biblia?”. Si la persona acepta, le mostramos el video en nuestro dispositivo móvil o en su propia computadora.
• Si entregamos uno de los nuevos tratados en la predicación informal o pública, podríamos señalar el código QR e invitar a la persona a escanearlo con su dispositivo móvil. O bien podemos mostrarle el video en ese momento usando nuestro aparato móvil, ya que el código QR brinda acceso directo al video en el sitio de Internet en muchos idiomas.
• Otra manera es hablar del video con los compañeros de trabajo o de estudios, con los parientes y otros conocidos, y ofrecernos para mostrárselo. También es posible enviarles por correo electrónico el enlace del video, e invitarlos a verlo por su propia cuenta.
Si usamos bien esta nueva ayuda, podremos comenzar nuevos estudios bíblicos y brindar así auxilio espiritual a los que están “correctamente dispuestos para vida eterna” (Hech. 13:48).
(Hechos 13:48) Al oír esto los de las naciones, empezaron a regocijarse y a glorificar la palabra de Jehová, y todos los que estaban correctamente dispuestos para vida eterna se hicieron creyentes.

Cántico 75
Los motivos de nuestro gozo
(Mateo 5:12)

Ir al Inicio

Estudio Bíblico de Congregación


Cántico 35
Gratitud por la paciencia divina
(2 Pedro 3:15)

Acerquémonos a Jehová
cl cap. 6 párrs. 9-15 págs. 61-64

Capítulo 6

Por qué tiene que pelear el Dios de la paz


9. ¿Por qué razón lucha el Dios de la paz?
9 Después de alabar al Altísimo como “persona varonil de guerra”, Moisés exclamó: “¿Quién entre los dioses es como tú, oh Jehová? ¿Quién es como tú, que resultas poderoso en santidad?” (Éxodo 15:11). De igual manera, el profeta Habacuc escribió: “Tú eres de ojos demasiado puros para ver lo que es malo; y mirar a penoso afán no puedes” (Habacuc 1:13). Así pues, aunque Jehová es amor, también es Dios de santidad y justicia, cualidades que en ocasiones lo obligan a hacer uso de su poder destructivo (Isaías 59:15-19; Lucas 18:7). Por lo tanto, no mancilla su santidad cuando pelea. Más bien, combate porque es santo (Éxodo 39:30).

(Éxodo 15:11) ¿Quién entre los dioses es como tú, oh Jehová? ¿Quién es como tú, que resultas poderoso en santidad? Aquel que ha de ser temido con canciones de alabanza, Aquel que hace maravillas.
(Habacuc 1:13) Tú eres de ojos demasiado puros para ver lo que es malo; y mirar a penoso afán no puedes. ¿Por qué miras a los que tratan traidoramente, te quedas callado cuando alguien inicuo se traga a uno más justo que él?
(Isaías 59:15-19) Y la verdad resulta estar ausente, y cualquiera que se aparta de la maldad está siendo despojado violentamente. Y Jehová vio por fin, y fue malo a sus ojos el que no hubiera derecho. 16 Y cuando vio que no había hombre alguno, empezó a mostrarse pasmado de que no hubiera quien se interpusiera. Y su brazo procedió a salvar para sí, y su propia justicia fue la cosa que lo sostuvo. 17 Entonces él se puso la justicia como cota de malla, y el yelmo de la salvación sobre la cabeza. Además, se puso las prendas de vestir de la venganza como vestido y se envolvió de celo como si fuera una vestidura sin mangas. 18 En conformidad con los tratos, él recompensará correspondientemente: furia a sus adversarios, el debido tratamiento a sus enemigos. A las islas pagará el debido tratamiento. 19 Y desde la puesta del sol empezarán a temer el nombre de Jehová; y desde el nacimiento del sol, la gloria de él, porque vendrá cual río angustioso, que el mismísimo espíritu de Jehová ha impelido.
(Lucas 18:7) De seguro, entonces, ¿no hará Dios que se haga justicia a sus escogidos que claman a él día y noche, aun cuando es sufrido para con ellos?
(Éxodo 39:30) Finalmente hicieron la lámina resplandeciente, la santa señal de dedicación, de oro puro, e inscribieron sobre ella una inscripción con los grabados de un sello: “La santidad pertenece a Jehová”.

10. a) ¿Cuándo y cómo se presentó por primera vez la necesidad de que Dios combatiera? b) ¿De qué única forma se pondría fin a la enemistad predicha en Génesis 3:15, y qué beneficios recibiría la humanidad justa?
10 Examinemos la situación que se planteó al rebelarse contra Dios nuestros primeros padres, Adán y Eva (Génesis 3:1-6). Si Jehová hubiera tolerado la injusticia que acababan de cometer, habría minado su propia posición como Soberano Universal. Al ser un Dios justo, tenía el deber de condenarlos a muerte (Romanos 6:23). En la primera profecía de las Escrituras predijo que habría enemistad entre sus siervos y los partidarios de “la serpiente”, el Diablo (Revelación [Apocalipsis] 12:9; Génesis 3:15). En último término, solo podría ponerse fin a tal hostilidad aplastando a Satanás (Romanos 16:20). Pero este castigo supondría grandes bendiciones para la humanidad justa, dado que libraría a la Tierra de la influencia demoníaca y abriría el camino a un paraíso mundial (Mateo 19:28). Entretanto, los secuaces de Satanás representarían una amenaza constante para la integridad física y espiritual de los siervos de Jehová, quien a veces tendría que intervenir.

(Génesis 3:1-6) Ahora bien, la serpiente resultó ser la más cautelosa de todas las bestias salvajes del campo que Jehová Dios había hecho. De modo que empezó a decir a la mujer: “¿Es realmente el caso que Dios ha dicho que ustedes no deben comer de todo árbol del jardín?”. 2 Ante esto, la mujer dijo a la serpiente: “Del fruto de los árboles del jardín podemos comer. 3 Pero en cuanto a [comer] del fruto del árbol que está en medio del jardín, Dios ha dicho: ‘No deben comer de él, no, no deben tocarlo para que no mueran’”. 4 Ante esto, la serpiente dijo a la mujer: “Positivamente no morirán. 5 Porque Dios sabe que en el mismo día que coman de él tendrán que abrírseles los ojos y tendrán que ser como Dios, conociendo lo bueno y lo malo”. 6 Por consiguiente, la mujer vio que el árbol era bueno para alimento, y que a los ojos era algo que anhelar, sí, el árbol era deseable para contemplarlo. De modo que empezó a tomar de su fruto y a comerlo. Después dio de este también a su esposo cuando [él estuvo] con ella, y él empezó a comerlo.
(Romanos 6:23) Porque el salario que el pecado paga es muerte, pero el don que Dios da es vida eterna por Cristo Jesús nuestro Señor.
(Revelación 12:9) De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él.
(Génesis 3:15) Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón”.
(Romanos 16:20) Por su parte, el Dios que da paz aplastará a Satanás bajo los pies de ustedes en breve. Que la bondad inmerecida de nuestro Señor Jesús esté con ustedes.
(Mateo 19:28) Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel.

Dios actúa para eliminar la maldad


11. ¿Por qué se vio forzado Dios a enviar el Diluvio universal?
11 Una de tales intervenciones fue el Diluvio de Noé. Génesis 6:11, 12 dice: “La tierra llegó a estar arruinada a la vista del Dios verdadero, y la tierra se llenó de violencia. De modo que Dios vio la tierra y, ¡mire!, estaba arruinada, porque toda carne había arruinado su camino sobre la tierra”. ¿Permitiría Jehová que los malvados aniquilaran hasta el último vestigio de moralidad que quedaba en el mundo? No, y por ello se vio forzado a enviar el diluvio universal, que borraría del planeta a las personas violentas e inmorales.

(Génesis 6:11, 12) Y la tierra llegó a estar arruinada a la vista del Dios [verdadero], y la tierra se llenó de violencia. 12 De modo que Dios vio la tierra y, ¡mire!, estaba arruinada, porque toda carne había arruinado su camino sobre la tierra.

12. a) ¿Qué predijo Jehová acerca de la descendencia de Abrahán? b) ¿Por qué debían ser exterminados los amorreos?
12 Otro caso semejante es el juicio divino contra los cananeos. Jehová reveló que por la línea de Abrahán vendría una descendencia mediante la cual se bendecirían todas las familias de la Tierra. En conformidad con tal propósito, decretó que la progenie de Abrahán recibiera la tierra de Canaán, en la que ya vivían los amorreos. ¿Qué razón podía tener para sacarlos de su propio país a la fuerza? Dios profetizó que no los desalojaría sino hasta cuatrocientos años después, cuando hubiese “quedado completo el error de los amorreos” (Génesis 12:1-3; 13:14, 15; 15:13, 16; 22:18). * Durante ese plazo, ellos se sumieron cada vez más en la corrupción moral. Canaán se convirtió en un país plagado por la idolatría, la violencia sanguinaria y la degradación sexual (Éxodo 23:24; 34:12, 13; Números 33:52). Sus habitantes llegaron a sacrificar a sus hijos en el fuego. ¿Podía un Dios santo exponer a su pueblo a tales perversidades? De ningún modo. Por ello declaró: “La tierra está inmunda, y traeré sobre ella castigo por su error, y la tierra vomitará a sus habitantes” (Levítico 18:21-25). Pero no hizo un exterminio indiscriminado, sino que perdonó la vida a algunos cananeos que manifestaron buena disposición, entre ellos Rahab y los gabaonitas (Josué 6:25; 9:3-27).

*Nota: Todo indica que el término “amorreos” abarca en este pasaje a todos los pueblos de Canaán (Deuteronomio 1:6-8, 19-21, 27; Josué 24: 15, 18).
(Génesis 12:1-3) Y Jehová procedió a decir a Abrán: “Vete de tu país y de tus parientes y de la casa de tu padre al país que yo te mostraré; 2 y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de veras haré grande tu nombre; y resulta ser tú una bendición. 3 Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo”.
(Génesis 13:14, 15) Y Jehová dijo a Abrán después que Lot se hubo separado de él: “Alza los ojos, por favor, y mira desde el lugar donde estás, hacia el norte y hacia el sur y hacia el este y hacia el oeste, 15 porque toda la tierra que estás mirando, a ti y a tu descendencia la voy a dar hasta tiempo indefinido.
(Génesis 15:13) Y él empezó a decir a Abrán: “Puedes saber con seguridad que tu descendencia llegará a ser residente forastera en tierra ajena, y tendrá que servirles, y estos ciertamente la afligirán por cuatrocientos años.
(Génesis 15:16) Pero a la cuarta generación ellos volverán acá, porque todavía no ha quedado completo el error de los amorreos”.
(Génesis 22:18) Y mediante tu descendencia ciertamente se bendecirán todas las naciones de la tierra debido a que has escuchado mi voz’”.
(Éxodo 23:24) No debes inclinarte ante sus dioses ni ser inducido a servirles, y no debes hacer nada parecido a las obras de ellos, sino que sin falta los echarás abajo y sin falta derribarás sus columnas sagradas.
(Éxodo 34:12, 13) Cuídate para que no celebres un pacto con los habitantes de la tierra a la cual vas, por temor de que resulte ser un lazo en medio de ti. 13 Pero los altares de ellos ustedes los han de demoler, y sus columnas sagradas las han de hacer añicos, y sus postes sagrados los han de cortar.
(Números 33:52) Y tienen que expulsar a todos los habitantes de la tierra de delante de ustedes y destruir todas sus figuras de piedra; y todas sus imágenes de metal fundido las deben destruir, y todos sus lugares altos sagrados los deben aniquilar.
(Levítico 18:21-25) ”’Y no debes permitir que ninguna prole tuya sea dada por entero a Mólek. No debes profanar el nombre de tu Dios de esa manera. Yo soy Jehová. 22 ”’Y no debes acostarte con un varón igual a como te acuestas con una mujer. Es cosa detestable. 23 ”’Y no debes dar tu emisión a ninguna bestia para hacerte inmundo por ello, y la mujer no debe ponerse delante de una bestia para tener cópula con ella. Es una violación de lo que es natural. 24 ”’No se hagan inmundos por medio de ninguna de estas cosas, porque por medio de todas estas cosas se han hecho inmundas las naciones que voy a enviar de delante de ustedes. 25 En consecuencia la tierra está inmunda, y traeré sobre ella castigo por su error, y la tierra vomitará a sus habitantes.
(Josué 6:25) Y a Rahab la prostituta y a la casa de su padre y a todos los que le pertenecían los conservó vivos Josué; y ella mora en medio de Israel hasta el día de hoy, porque escondió a los mensajeros que Josué envió para espiar a Jericó.

Combate a favor de su nombre


13, 14. a) ¿Por qué se vio obligado Jehová a santificar su nombre? b) ¿Cómo limpió Jehová su nombre de todo descrédito?
13 Jehová es santo y, en consecuencia, también lo es su nombre (Levítico 22:32). De hecho, Jesús enseñó a sus discípulos a pedir en oración: “Santificado sea tu nombre” (Mateo 6:9). La rebelión edénica profanó el nombre de Dios, pues puso en tela de juicio su reputación y forma de gobernar. Dado que él no podía pasar por alto tales calumnias ni tal rebelión, se vio en la necesidad de limpiar su nombre de todo descrédito (Isaías 48:11).

(Levítico 22:32) Y no deben profanar mi santo nombre, y tengo que ser santificado en medio de los hijos de Israel. Yo soy Jehová que está santificándolos,
(Mateo 6:9) ”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ”‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre.
(Isaías 48:11) Por mi propia causa, por mi propia causa actuaré, porque, ¿cómo podría uno dejarse profanar? Y a ningún otro daré mi propia gloria.

14 Volvamos de nuevo a los israelitas. Mientras vivían en esclavitud en Egipto, parecía vana la promesa divina que recibió Abrahán, a saber, que mediante su descendencia se bendecirían todas las familias de la Tierra. Pero cuando Jehová los liberó y constituyó en nación, limpió Su nombre de todo descrédito. En una súplica, el profeta Daniel recordó: “Oh Jehová nuestro Dios, tú [...] sacaste a tu pueblo de la tierra de Egipto por mano fuerte y procediste a hacer un nombre para ti” (Daniel 9:15).

(Daniel 9:15) ”Y ahora, oh Jehová nuestro Dios, tú que sacaste a tu pueblo de la tierra de Egipto por mano fuerte y procediste a hacer un nombre para ti como en este día, hemos pecado, hemos actuado inicuamente.

15 Cabe señalar que Daniel elevó esta oración en un momento en el cual los judíos necesitaban que Jehová volviese a actuar por causa de Su nombre. Habían sido desobedientes y se encontraban cautivos, esta vez en Babilonia; entretanto, su capital, Jerusalén, yacía desolada. Daniel sabía que si regresaban a su patria, se engrandecería el nombre divino, de modo que rogó: “Oh Jehová, sí perdona. Oh Jehová, sí presta atención y actúa. No tardes, por causa de ti mismo, oh Dios mío, porque tu propio nombre ha sido llamado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo” (Daniel 9:18, 19).
(Daniel 9:18, 19) Inclina tu oído, oh Dios mío, y oye. Dígnate abrir los ojos y ve nuestras condiciones de desolación y la ciudad que ha sido llamada por tu nombre; porque no según nuestros actos justos dejamos que nuestras súplicas caigan delante de ti, sino según tus muchas misericordias. 19 Oh Jehová, sí oye. Oh Jehová, sí perdona. Oh Jehová, sí presta atención y actúa. No tardes, por causa de ti mismo, oh Dios mío, porque tu propio nombre ha sido llamado sobre tu ciudad y sobre tu pueblo”.

Ir al Inicio

Estudio de "La Atalaya"


Cántico 91
Mi Amigo, mi Padre, mi Dios
(Hebreos 6:10)

• Jehová, nuestro mejor Amigo
¿Qué puede hacer que apreciemos más a Jehová en su función de Padre celestial? Estos artículos nos permitirán verlo como nuestro Proveedor, Protector y mejor Amigo, y así se fortalecerá nuestra relación con él. También nos animarán a ayudar a otros a darle gloria.

¿QUÉ RESPONDERÍA?

• ¿Qué hace posible nuestra amistad con Dios?
• Según Salmo 15:3, 5, ¿qué requisitos tenemos que cumplir para disfrutar de la amistad de Dios?
• ¿Qué nos ayudará a expresarle lo que sentimos a nuestro mejor Amigo?

1. Puesto que Dios nos creó a su imagen, ¿qué podemos hacer?
“DE TAL palo, tal astilla.” Como bien lo expresa el refrán, los niños suelen parecerse a sus padres. Al fin y al cabo, tanto el padre como la madre les aportan su herencia genética. Pues bien, Jehová es nuestro Padre celestial, la Fuente de nuestra vida (Sal. 36:9). Y nosotros, sus hijos humanos, nos parecemos a él. Nos ha creado a su imagen y semejanza, de modo que podemos razonar y sacar conclusiones, y también cultivar buenas amistades y mantenerlas (Gén. 1:26).

(Salmo 36:9) Porque contigo está la fuente de la vida; por luz de ti podemos ver luz.
(Génesis 1:26) Y Dios pasó a decir: “Hagamos [al] hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”.

2. ¿Qué hace posible nuestra amistad con Dios?
2 Jehová puede ser nuestro mejor Amigo. Esa amistad es posible gracias al amor que él nos tiene y a nuestra fe en él y en su Hijo. Jesús declaró: “Tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna” (Juan 3:16). Son muchas las personas que han disfrutado de una estrecha relación con Jehová. Hablemos de dos de ellas.

(Juan 3:16) ”Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que ejerce fe en él no sea destruido, sino que tenga vida eterna.

“ABRAHÁN, MI AMIGO”

3, 4. ¿Qué contraste hallamos entre Abrahán y sus descendientes en cuanto a su amistad con Jehová?
3 Jehová se refirió al patriarca y antepasado de los israelitas como “Abrahán, mi amigo” (Is. 41:8). En 2 Crónicas 20:7 también se llama a Abrahán amigo de Dios. ¿Por qué pudo aquel hombre fiel disfrutar de una amistad duradera con su Creador? Por su fe (Gén. 15:6; lea Santiago 2:21-23).

(Isaías 41:8) “Pero tú, oh Israel, eres mi siervo, tú, oh Jacob, a quien he escogido, la descendencia de Abrahán, mi amigo;
(2 Crónicas 20:7) ¿No expulsaste tú mismo, oh Dios nuestro, a los habitantes de esta tierra de delante de tu pueblo Israel y entonces la diste a la descendencia de Abrahán, tu amador, hasta tiempo indefinido?
(Génesis 15:6) Y él puso fe en Jehová; y él procedió a contárselo por justicia.

(Santiago 2:21-23) ¿No fue declarado justo por obras nuestro padre Abrahán después que hubo ofrecido a Isaac su hijo sobre el altar? 22 Contemplas que [su] fe obró junto con sus obras, y por [sus] obras [su] fe fue perfeccionada, 23 y se cumplió la escritura que dice: “Abrahán puso fe en Jehová, y le fue contado por justicia”, y vino a ser llamado “amigo de Jehová”.

4 Los descendientes de Abrahán que se convirtieron en el antiguo Israel comenzaron teniendo a Jehová como su Padre y Amigo. Pero, por desgracia, perdieron su amistad con él. ¿Por qué? Porque dejaron de tener fe en las promesas divinas.

5, 6. a) ¿Cómo ha llegado Jehová a ser su Amigo? b) ¿Qué preguntas deberíamos hacernos?
5 Cuanto más conozca usted a Jehová, más fuerte será su fe en él y más profundo el amor que le tiene. Recuerde el momento en que descubrió que Dios es alguien real con quien puede cultivar una relación estrecha. También aprendió que todos hemos nacido en pecado por culpa de la desobediencia de Adán. Llegó a comprender que la humanidad en general está alejada de Dios (Col. 1:21). Entonces se dio cuenta de que nuestro amoroso Padre celestial no es un ser distante que no se interesa por sus hijos. Cuando usted supo que Dios entregó a Jesús por nosotros y puso fe en ese sacrificio, comenzó a cultivar una amistad con él.

(Colosenses 1:21) En verdad, a ustedes, que en otro tiempo estaban alejados y eran enemigos porque tenían la mente [puesta] en las obras que eran inicuas,

6 Al mirar atrás, hacemos bien en preguntarnos: “¿Es cada vez más estrecha mi amistad con Dios? ¿Confío en él con todas mis fuerzas? ¿Aumenta cada día el amor que le tengo?”. Otro personaje antiguo que tuvo una estrecha relación con Jehová fue Gedeón. Conozcámoslo mejor para imitar su ejemplo.

“JEHOVÁ ES PAZ”

7-9. a) ¿Qué notable experiencia tuvo Gedeón, y cuál fue el resultado? (Vea la ilustración del principio.) b) ¿Cómo podemos fortalecer nuestra amistad con Jehová?
7 El juez Gedeón sirvió a Jehová en un período turbulento de la historia de Israel, después de que la nación entró en la Tierra Prometida. Según el capítulo 6 de Jueces, cuando el ángel de Jehová lo visitó en Ofrá, los vecinos madianitas eran una verdadera amenaza para Israel. Por esa razón, Gedeón no estaba trillando el trigo en campo abierto, sino en un lagar en el que podría esconder rápidamente el valioso grano. Sorprendido de que el ángel se le apareciera y lo llamara “valiente y poderoso”, Gedeón le preguntó si Jehová, que había liberado a los israelitas de Egipto, de verdad iba a ayudarlos. Hablando en nombre del Creador, el ángel le garantizó que Jehová iba a respaldarlo.

8 Gedeón se preguntaba cómo sería posible que él “salvar[a] a Israel de la palma de la mano de Madián”. La respuesta que recibió de Jehová fue contundente: “Porque yo resultaré estar contigo, y ciertamente derribarás a Madián como si fuera un solo hombre” (Juec. 6:11-16). Sin duda preguntándose todavía cómo iba a lograr eso, Gedeón pidió una señal. Observe que la conversación muestra a las claras que Jehová era real para Gedeón.

(Jueces 6:11-16) Más tarde el ángel de Jehová vino y se sentó debajo del árbol grande que había en Ofrá, que pertenecía a Joás el abí-ezrita, mientras Gedeón su hijo estaba batiendo el trigo en el lagar, para retirarlo rápidamente de la vista de Madián. 12 Entonces el ángel de Jehová se le apareció y le dijo: “Jehová está contigo, oh valiente y poderoso”. 13 Ante esto, le dijo Gedeón: “Dispénsame, señor mío, pero si Jehová está con nosotros, ¿entonces por qué nos ha sobrevenido todo esto, y dónde están todos sus actos maravillosos que nos contaron nuestros padres, diciendo: ‘¿No fue de Egipto de donde Jehová nos hizo subir?’? Y ahora Jehová nos ha abandonado, y nos da en la palma de la mano de Madián”. 14 Por lo cual Jehová se volvió hacia él y dijo: “Ve en este poder tuyo, y ciertamente salvarás a Israel de la palma de la mano de Madián. ¿No te envío yo?”. 15 A su vez, él le dijo: “Dispénsame, Jehová. ¿Con qué salvaré yo a Israel? ¡Mira! El millar mío es el más pequeño de Manasés, y yo soy el más chico de la casa de mi padre”. 16 Pero Jehová le dijo: “Porque yo resultaré estar contigo, y ciertamente derribarás a Madián como si fuera un solo hombre”.

9 Lo que entonces ocurrió fortaleció la fe de Gedeón y lo acercó más a Dios. Él preparó una comida y se la sirvió al ángel. Cuando este hizo que un fuego consumiera milagrosamente la comida al tocarla con su vara, Gedeón supo que aquel ángel era en verdad un representante de Jehová. Alarmado, exclamó: “¡Ay, Señor Soberano Jehová, por causa de que he visto al ángel de Jehová cara a cara!” (Juec. 6:17-22). Pero ¿levantó aquel encuentro alguna barrera entre Gedeón y su Dios? ¡Por supuesto que no! Más bien, fue al contrario. Gedeón llegó a conocer a Jehová de tal manera que se sintió en paz con él. Así lo demuestra el nombre que le dio al altar que construyó en ese lugar: “Jehová-salom”, que significa “Jehová Es Paz” (lea Jueces 6:23, 24; nota). En nuestro caso, cuando meditamos en lo que Jehová hace por nosotros todos los días, nos damos cuenta de que es un verdadero Amigo. Y orarle regularmente aumenta nuestra paz y fortalece nuestra amistad con él.

(Jueces 6:17-22) Ante esto, él le dijo: “Pues, si he hallado favor a tus ojos, entonces me tienes que ejecutar una señal de que tú eres el que está hablando conmigo. 18 Por favor, no te muevas de aquí hasta que venga a ti y haya sacado mi regalo y lo haya puesto delante de ti”. Por consiguiente, él dijo: “Yo, por mi parte, me quedaré sentado aquí hasta que vuelvas”. 19 Y Gedeón entró y procedió a aderezar un cabrito de las cabras y un efá de harina como tortas no fermentadas. La carne la puso en la cesta, y el caldo lo puso en la olla, después de lo cual se lo sacó debajo del árbol grande y lo sirvió. 20 El ángel del Dios [verdadero] ahora le dijo: “Toma la carne y las tortas no fermentadas y colócalas sobre aquella roca grande, y derrama el caldo”. Ante eso, él lo hizo. 21 Entonces el ángel de Jehová alargó la punta del bastón que estaba en su mano y tocó la carne y las tortas no fermentadas, y fuego empezó a ascender de la roca y a consumir la carne y las tortas no fermentadas. En cuanto al ángel de Jehová, desapareció de su vista. 22 Por lo tanto Gedeón se dio cuenta de que era el ángel de Jehová. En seguida dijo Gedeón: “¡Ay, Señor Soberano Jehová, por causa de que he visto al ángel de
Jehová cara a cara!”.
(Jueces 6:23, 24) Pero Jehová le dijo: “Tuya sea la paz. No temas. No morirás”. 24 De modo que Gedeón edificó allí un altar a Jehová, y continúan llamándolo Jehová-salom* hasta el día de hoy. Todavía está en Ofrá de los abí-ezritas.
*Nota: Que significa: “Jehová Es Paz”.

“JEHOVÁ, ¿QUIÉN SERÁ HUÉSPED EN TU TIENDA?”

10. Según Salmo 15:3, 5, ¿qué nos pide Jehová para que podamos ser sus amigos?
10 Sin embargo, para que Jehová sea nuestro Amigo tenemos que satisfacer ciertas condiciones. En el Salmo 15, David indicó lo que se requiere para ser “huésped en [la] tienda” de Jehová, es decir, para ser amigo de Dios (Sal. 15:1). Concentrémonos en dos de esos requisitos: no calumniar y ser honrados en todo. David escribió que quien es huésped en la tienda de Jehová “no ha calumniado con su lengua [...] ni ha tomado un soborno contra el inocente” (Sal. 15:3, 5).

(Salmo 15:0-5) de David. 15 Oh Jehová, ¿quién será huésped en tu tienda? ¿Quién residirá en tu santa montaña? 2 El que está andando exento de falta y practicando la justicia y hablando la verdad en su corazón. 3 No ha calumniado con su lengua. A su compañero no ha hecho nada malo, y ningún oprobio ha repetido contra su conocido íntimo. 4 A sus ojos el despreciable ciertamente es rechazado, pero honra a los que temen a Jehová. Ha jurado a lo que es malo [para sí], y no obstante no [lo] altera. 5 No ha dado su dinero a interés, ni ha tomado un soborno contra el inocente. Al que está haciendo estas cosas, nunca se le hará tambalear.
(Salmo 15:1) Oh Jehová, ¿quién será huésped en tu tienda?¿Quién residirá en tu santa montaña?
(Salmo 15:3) No ha calumniado con su lengua. A su compañero no ha hecho nada malo, y ningún oprobio ha repetido contra su conocido íntimo.
(Salmo 15:5) No ha dado su dinero a interés, ni ha tomado un soborno contra el inocente. Al que está haciendo estas cosas, nunca se le hará tambalear.

11. ¿Por qué debemos evitar la calumnia?
11 En otro salmo, David advirtió: “Salvaguarda tu lengua contra lo que es malo” (Sal. 34:13). Si desobedeciéramos este consejo y cayéramos en la calumnia, se abriría una brecha entre nosotros y nuestro justo Padre celestial. En realidad, la calumnia es una marca distintiva del Diablo, el gran enemigo de Jehová. El término diablo procede de una palabra griega que significa “calumniador”. Así pues, controlar lo que decimos acerca de los demás nos ayuda a conservar la amistad con Jehová. En especial, debemos vigilar nuestra actitud hacia los hombres nombrados en la congregación (lea Hebreos 13:17 y Judas 8).

(Salmo 34:13) Salvaguarda tu lengua contra lo que es malo, y tus labios contra el hablar engaño.
(Hebreos 13:17) Sean obedientes a los que llevan la delantera entre ustedes, y sean sumisos, porque ellos están velando por las almas de ustedes como los que han de rendir cuenta; para que ellos lo hagan con gozo y no con suspiros, por cuanto esto les sería gravemente dañoso a ustedes.
(Judas 8) De igual manera, no obstante, estos hombres, también, entregados a sueños, están contaminando la carne y desatendiendo el señorío y hablando injuriosamente de los gloriosos.

12, 13. a) ¿Por qué debemos ser honrados en todas las cosas? b) ¿Qué efecto tiene nuestra honradez en otras personas?
12 Los siervos de Jehová también se caracterizan por la honradez. El apóstol Pablo escribió: “Ocúpense en orar por nosotros, porque confiamos en que tenemos una conciencia honrada, puesto que deseamos comportarnos honradamente en todas las cosas” (Heb. 13:18). Y como estamos decididos a “comportarnos honradamente en todas las cosas”, no nos aprovechamos de nuestros hermanos cristianos. Si trabajan para nosotros, nos aseguramos de tratarlos bien y de pagarles lo que hayamos acordado con ellos; los cristianos somos honrados con nuestros empleados y con todo el mundo. Y si nosotros trabajamos para un hermano en la fe, tenemos cuidado de no aprovecharnos de él exigiendo un trato especial.

(Hebreos 13:18) Ocúpense en orar por nosotros, porque confiamos en que tenemos una conciencia honrada, puesto que deseamos comportarnos honradamente en todas las cosas.

13 Con frecuencia oímos a no Testigos hablar de lo satisfechos que se sienten al tratar con nosotros. Por ejemplo, el director de una gran empresa de construcción observó que los Testigos son personas de palabra. “Ustedes siempre cumplen su parte del trato”, dijo (Sal. 15:4). Ese comportamiento no solo nos permite mantener la amistad con Jehová, nuestro amoroso Padre celestial, sino que también le trae gloria.

(Salmo 15:4) A sus ojos el despreciable ciertamente es rechazado, pero honra a los que temen a Jehová. Ha jurado a lo que es malo [para sí], y no obstante no [lo] altera.

AYUDE A OTRAS PERSONAS A HACERSE AMIGAS DE JEHOVÁ

14, 15. ¿Cómo podemos ayudar a quienes encontramos en nuestro ministerio a hacerse amigos de Jehová?
14 Aunque tal vez crean que Dios existe, muchas personas a las que hallamos en nuestro ministerio no lo consideran su mejor Amigo. ¿Cómo podemos ayudarlas? Examinemos las instrucciones que Jesús dio a 70 de sus discípulos cuando los envió a predicar de dos en dos: “Dondequiera que entren en una casa, digan primero: ‘Tenga paz esta casa’. Y si hay allí un amigo de la paz, la paz de ustedes descansará sobre él. Pero si no lo hay, se volverá a ustedes” (Luc. 10:5, 6). Nuestro trato amigable puede atraer a la gente a la verdad. Y puede disipar la hostilidad de quienes no nos reciben bien y allanar el camino para que otro día nos reciban mejor.

(Lucas 10:5, 6) Dondequiera que entren en una casa, digan primero: ‘Tenga paz esta casa’. 6 Y si hay allí un amigo de la paz, la paz de ustedes descansará sobre él. Pero si no lo hay, se volverá a ustedes.

15 Cuando encontramos personas que se aferran a la religión falsa o a costumbres antibíblicas, también las tratamos de manera pacífica y amigable. En nuestras reuniones damos un afectuoso recibimiento a quienes, por sentirse insatisfechos con esta sociedad moderna, desean aprender más sobre el Dios al que adoramos. En la serie de artículos “La Biblia les cambió la vida” encontramos muchos buenos ejemplos de ello.

TRABAJEMOS CON NUESTRO MEJOR AMIGO

16. ¿Cómo podemos ser tanto amigos como “colaboradores” de Jehová?
16 Muchas veces, las personas que trabajan juntas desarrollan una estrecha amistad. Pues bien, todos los que estamos dedicados a Jehová tenemos el honor de ser tanto sus amigos como sus “colaboradores” (lea 1 Corintios 3:9). Cuando participamos en la obra de predicar y hacer discípulos, entendemos mejor las maravillosas cualidades de nuestro Padre celestial. Además, comprobamos cómo su espíritu santo nos ayuda a llevar a cabo esa comisión.

(1 Corintios 3:9) Porque somos colaboradores de Dios. Ustedes son campo de Dios bajo cultivo, edificio de Dios.

17. ¿Cómo demuestra el alimento espiritual que recibimos en nuestras asambleas que Jehová es nuestro Amigo?
17 Cuanto más tiempo pasamos predicando, más cerca de Jehová nos sentimos, pues vemos cómo él apoya nuestra obra e impide que nuestros enemigos la detengan. Otro factor que nos acerca a Jehová es ver cómo nos ha estado guiando. ¡Pensemos en el alimento espiritual que nos proporciona constantemente! Los programas de las asambleas muestran que nos ama y que está muy al tanto de nuestros problemas y necesidades. En una carta de gratitud por una asamblea de distrito a la que había asistido, una familia escribió: “El programa nos llegó al corazón. Sentimos cuánto nos ama Jehová a cada uno de nosotros y cuánto desea que nos vaya bien”. Después de asistir a una asamblea especial en Irlanda, un matrimonio alemán expresó su agradecimiento por el afecto con que los hermanos los habían recibido y cuidado, y añadió: “Pero sobre todo les damos gracias a Jehová y su Rey Jesucristo. Ellos nos han invitado a ser parte de esta nación verdaderamente unida, que no solo habla de la unidad, sino que disfruta de ella todos los días. Lo que hemos vivido al asistir a la asamblea especial en Dublín siempre nos recordará el gran honor que tenemos de servir a nuestro gran Dios junto a todos ustedes”.

LOS AMIGOS SE COMUNICAN

18. ¿Qué podemos preguntarnos sobre nuestra comunicación con Jehová?
18 La amistad se hace más profunda cuando hay una buena comunicación. En esta era de Internet y tecnología, las redes sociales y los mensajes de texto se han vuelto muy populares. Pero ¿qué lugar ocupa en nuestra vida la comunicación personal con Jehová, nuestro mejor Amigo? Sabemos que él es el “Oidor de la oración” (Sal. 65:2). ¿Con cuánta frecuencia tomamos la iniciativa y le hablamos?

(Salmo 65:2) Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.

19. ¿Qué podemos hacer si nos cuesta expresarle nuestros sentimientos a Jehová?
19 A algunos siervos de Dios les cuesta abrir su corazón y expresar sus sentimientos más profundos. Sin embargo, eso es precisamente lo que Jehová quiere que hagamos al orar (Sal. 119:145; Lam. 3:41). Y si no encontramos palabras para describir lo que sentimos, la Biblia nos ayuda. Pablo escribió a los cristianos de Roma: “El problema de lo que debemos pedir en oración como necesitamos hacerlo no lo sabemos, pero el espíritu mismo aboga por nosotros con gemidos no expresados. Sin embargo, el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del espíritu, porque este aboga en conformidad con Dios por los santos” (Rom. 8:26, 27). Meditar en las palabras contenidas en libros bíblicos como Job, Salmos y Proverbios nos ayudará a expresarle a Jehová nuestros sentimientos más íntimos.

(Salmo 119:145) He llamado con todo [mi] corazón. Respóndeme, oh Jehová. Tus disposiciones reglamentarias ciertamente observaré.
(Lamentaciones 3:41) Levantemos nuestro corazón junto con las palmas de [nuestras] manos a Dios en los cielos:
(Romanos 8:26, 27) De igual manera el espíritu también acude con ayuda para nuestra debilidad; porque el [problema de] lo que debemos pedir en oración como necesitamos hacerlo no lo sabemos, pero el espíritu mismo aboga por nosotros con gemidos no expresados. 27 Sin embargo, el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del espíritu, porque este aboga en conformidad con Dios por los santos.

20, 21. ¿Cómo nos consuelan las palabras de Pablo que se encuentran en Filipenses 4:6, 7?
20 Cuando afrontemos situaciones penosas, sigamos el consejo que Pablo escribió por inspiración divina a los cristianos filipenses: “No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios”. Esa comunicación sin trabas con nuestro mejor Amigo nos dará fuerzas y consuelo, pues Pablo añadió: “Y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús” (Filip. 4:6, 7). Atesoremos siempre la incomparable “paz de Dios” que verdaderamente protege nuestra mente y nuestro corazón.

(Filipenses 4:6, 7) No se inquieten por cosa alguna, sino que en todo, por oración y ruego junto con acción de gracias, dense a conocer sus peticiones a Dios; 7 y la paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús.

21 La oración nos permite estrechar la amistad con Jehová. Por lo tanto, “ore[mos] incesantemente” (1 Tes. 5:17). Que este artículo fortalezca la valiosa relación que tenemos con Dios y nuestra determinación de cumplir sus justos requisitos. Y pensemos en cuánto nos beneficia que Jehová sea nuestro Padre, nuestro Dios y nuestro Amigo.

(1 Tesalonicenses 5:17) Oren incesantemente.

Cántico 63
Siempre fieles
(Salmo 18:25)

Ir al Inicio

Referencias consultadas en: Biblioteca en Línea Watchtower