Chroco: Rey de los Alemanni que invadieron la Galia romana | Origen e Historia.

¿Quién fue Chroco o Croco?

por Joshua J. Mark
clip_image001
Chroco o Croco, también conocido como Croc, Kroko, Crosco (en latín: Chrocus) era un rey de la Alemanni que invadieron la Galia romana en c. 256 CE y causó una destrucción masiva, hasta que fue derrotado por las legiones romanas en Arles y luego ejecutado. O era un rey de la Alemanni que sirvió a Roma y apoyaron Constantino el grande (306-337 reinó CE) en su lucha por convertirse en el único Emperador del imperio romano. Según otra versión, fue un caudillo vándalo que, después de conquistar Germania, invadieron Galia y destruyó todas las ciudades se encontró con, hasta que fue detenido por los romanos en Arles y, después de ser hecho para ver la miseria que había hecho, fue asesinado. Vivió en c. 256 CE, CE c. 306 o 406 c. CE, dependiendo de la fuente se acepta como válida. Existen tres fuentes primarias de rey Chrocus y su participación en Roma: La historia de los francos por Gregorio de Tours (escrito entre 580-594 CE), La crónica de Fredegar (escrito CE del siglo VII) y El Epitome de Caesaribus (escrito del siglo IV). Todas las tres fuentes presentan una visión diferente de Chroco de los Alemanni. De estos tres, trabajo de Gregory es generalmente aceptado como el más confiable con respecto a Chroco, pero se ha observado que Gregory no estaba escribiendo la historia objetiva; por el contrario, estaba usando acontecimientos históricos para conducir casa importantes enseñanzas teológicas. El historiador y estudioso serio Brehaut, en la introducción a su traducción CE 1916 del trabajo de Gregory, escribe:
La historia de los francos no deben ser vistos como una historia secular. El viejo título, Historia eclesiástica de los francos, es una mejor forma descriptiva. Está escrito no desde el punto de vista de los galorromanos o los francos, pero únicamente a partir del eclesiástico, casi que del obispo. Gregory no toma un tono de lealtad a los reyes Frankish, mucho menos de inferioridad. Su actitud hacia ellos es frío, a menos que son fervientes partidarios de la iglesia, y habla con el mayor disgusto de sus guerras civiles que le parecía una locura absoluta debido a la gran guerra entre los bien y el malas poderes sobrenaturales (iii).
El real Chroco, rey de los Alemanni, nunca puede ser conocido. Hoy está de interés porque presenta un excelente ejemplo de cómo se registra la historia y lo que hace que un acontecimiento histórico "verdadero" o "no es cierto".
En opinión de Gregory, Chroco era la encarnación de las fuerzas del mal. Su destrucción de la Galia y el asesinato de los cristianos fue finalmente detenidos por los romanos civilizados en Arles, donde fue capturado y recibió "justo castigo" por sus crímenes; Él fue torturado y luego ejecutado o, como Gregory escribe, "mató con la espada". Antes de su derrota en Arles, sin embargo, Chroco saquearon numerosas ciudades, iglesias destruidas y sacrificados indiscriminadamente los habitantes de la Galia. Según de Fredegar cuenta, "no una sola ciudad o fortificación fue salvado en la Galia", y Gregory escribe que el objetivo de Chrocus era nada menos que "arrasar al suelo todos los edificios construidos en la antigüedad". Muchos de estos edificios habían sido templos a dioses paganos pero ahora iglesias y, en su alboroto, también hizo mártires de muchos obispos y sacerdotes de la iglesia.

Gregorio de Tours versión de Chroco

Gregory (c. 538-594 CE) era el obispo de Tours y una cristiana muy devota, y sus obras llevan el sello de su fe. Su trabajo se centra en la astucia del rey Chrocus y su destrucción de los santuarios en la Galia, en particular el Vasso galato, un antiguo templo de mercurio, que era en aquel momento una iglesia importante. Su paso por Chroco dice:
Valeriana y Galienus recibió el poder imperial romano en el vigésimo séptimo lugar y a pie una cruel persecución de los cristianos. En aquel momento Cornelius trajo fama a Roma por su muerte feliz y Cipriano de Cartago. En su tiempo también Chroco el famoso rey de los Alemanni levantó un ejército e invadieron los galos. Este Chroco se dice que han sido muy arrogante. Y cuando había cometido un gran muchos crímenes reunió a la tribu de los Alemanni, como hemos indicado, por el Consejo, es decir, de su madre malvada, invadieron la totalidad de los galos y destruyeron todos los templos que habían sido construidos en los tiempos antiguos desde sus cimientos. Y llegando a Clermont prendió fuego, derrocó y destruyó el santuario que llaman Vasso Galatae en la lengua gálica. Se había construido y fortalecido con la maravillosa habilidad. Y su pared doble, para en el interior que fue construido de piedra pequeña y en el exterior de los bloques cuadrados. El muro tenía un espesor de 30 pies. Estaba adornada por dentro con mármol y mosaicos. El pavimento del templo era también de mármol y su techo anterior era de plomo (I, 32).
Cuenta de Gregory así coloca la invasión de los Alemanni bajo Chroco en algún momento durante los reinados de valeriana y Galienus (253-258 CE) generalmente datado en c. 256 CE. Después de destruir el magnífico templo de la Vasso Galatae, continuó cortando una franja de destrucción a través de la tierra, hasta que fue detenido en Arles, donde sus fuerzas fueron derrotadas por los romanos, y fue capturado y ejecutado. Esta versión de la invasión de Chrocus es considerada la más fiable porque, aunque realizar puntos teológicos Gregory fue con historia, parece haber tenido acceso a documentos primarios ya no existentes y, dentro del ámbito de su trabajo, hizo buen uso de ellos.
clip_image002
Vasso galato (Templo de mercurio),

Chroco en Cronica de Fredegar

El autor de La crónica de Fredegar es desconocido, pero es claro que usa el trabajo de Gregory como base para sus pasajes en Chroco y omite los detalles que él consideraba innecesariamente moralista, confinando, o personalmente desagradables. Si un individuo llamado "Fredegar" existió realmente es debatido pero, basado en referencias en su obra, se cree que el escritor (o escritores) vivían en la región asociada con el Alemanni. Por lo tanto, cambió de nacionalidad de Chrocus del Alemanni a vandalismo para desasociar el conquistador y su destrucción de Germania y la Galia de su propio pueblo. Siguiendo la narración principal de Gregory, también se centra en invasión destructiva de Chrocus y la destrucción de ciudades:
Allí, con astucia, cruzó un puente sobre el Rin en Maguncia y primera destruyó la ciudad y mató a sus habitantes y luego sitió todas las ciudades en Germania. Cuando llegó a Metz, como una señal divina la muralla se desplomó en la noche y la ciudad fue tomada por los vándalos. Sin embargo, la gente de Trier huyó a arena de la ciudad, que había fortificado y se salvaron. Después de eso Chroco invadieron todo de la Galia con los alanos, vándalos y Suevs y destruyó un número de ciudades a través del sitio y otros por astucia. No una sola ciudad o fortificación fue salvado en la Galia. Cuando él sitió Arlés, Chroco fue capturado por un cierto soldado llamado a Marius y en cadenas. Como castigo, fue luego llevado a través de todas las ciudades que había destruido y su vida impía fue puesto a su fin. Trasamundus le sucedió como gobernante (II, 60, citado en Goeing, 76-77).
Fredegar hace una serie de cambios interesantes a la narrativa de Gregory para que, en palabras del historiador Schwelder, "parece haber tenido un Chroco diferente en mente que Gregory" (Goeing, 79). En la cuenta de Fredegar, Chroco es un cacique del vandalismo y la invasión ocurre c. 406 CE. En 406 los vándalos fueron conducidos en la Galia por los invasores hunos y en 409 CE CE, empezaron a establecerse en la Península Ibérica. Fredegar habría sido conocido con la invasión de vandalismo y así que tal vez lo mismo el Chroco de los Alemanni con un cacique de vandalismo más adelante o, como se señaló anteriormente, simplemente no quería Chroco asociado con el Alemanni. También es posible que una invasión del siglo III CE de la Galia por los Alemanni era totalmente desconocida para Fredegar, y pensó que Gregory debe haberse referido a la incursión de CE 406 por los vándalos. Schwelder escribe: "Fredegar, el pasaje en el trabajo de Gregory, los atributos que Chroco a los años 253-258, parecía poco probable ya que no encajaba en su esquema cronológico de referencia - en los ojos de Fredegar, debe haber errado el obispo de Tours y en silencio le corrigió" (Goeing, 79). Otras cuentas de la invasión de vandalismo también citan un Chroco como líder, pero después de Fredegar y sin duda se basó en él como una fuente. Está generalmente aceptado que los Chroco que invadieron la Galia era un caudillo Alemanni cuyo pueblo lo llamó su rey y no era un miembro de la tribu germánica conocida como los vándalos. Además se acepta que la invasión de Chrocus tomaron lugar c. 256 CE y no en 406-409 CE.

El Epitome de Caesaribus y Chroco

El Epitome de Caesaribus fue atribuido al historiador romano Aurelius Victor (c. 320-390 CE) pero ahora se reconoce haber sido escrito por un autor anónimo que era más probable pagana (o por lo menos sostenido una mala opinión del cristianismo y los cristianos) en los finales del siglo IV E.C.. Este autor pone rey Chrocus como el líder de una unidad de Alemanni conocido como el Regii ("del rey") en el ejército romano quien en 306 CE, es compatible con la ascensión de Constantino como emperador. Schwelder ha tomado nota de que, puesto que el autor del Epitome era hostil al cristianismo, pudo haber útil usado la figura del Chroco del pasado - un rey Alemanni asociado con la destrucción y crueldad - calumniar el emperador cristiano y que "el paso por lo tanto podría ser una fabricación más adelante" (Goeing, 81). Es posible que este Chroco más adelante fue un líder diferente de los Alemanni que los Chroco que invadieron la Galia, pero esto es poco probable. No hay ninguna otra fuente que hace mención a una Chroco de los Alemanni asociada a Constantino el grande y, con una figura de tal relevancia que se avecina como Constantino, uno esperaría más información sobre un hombre que asistió en su ascenso al poder.
El Epitome de Caesaribus consta de biografías cortas de los gobernantes romanos de Augustus a Teodosio I que destacan momentos importantes de sus reinados, así que es posible que el escritor anónimo o escritores simplemente no tenía tiempo ni espacio para elaborar el papel Chroco se dice que han jugado en la ascensión de Constantino. Aún así, el hecho de que ninguna otra fuente menciona un Chroco en tal asociación ha llevado a los estudiosos, agregó Schwelder entre ellos, a la conclusión de que el personaje de Chroco en la biografía de Constantino es una ficción y era más probable para desacreditar la reputación de Constantino sugiriendo que fue apoyado por alguien tan mala reputación como Chroco. Como la audiencia alfabetizada habría sido mayormente cristiana a finales del siglo IV CE, sin embargo, el efecto pretendido probablemente nunca se realizó. Incluso aquellos cristianos que hubiera reconocido el nombre de Chroco de 200 años antes habrían sido apenas molesto que el primer emperador cristiano fue ayudado por un bárbaro asesinato; Esto habría sido interpretado simplemente como parte del designio de Dios grand para traer buena de cualquier fuente que él consideró oportuno. Fuentes posteriores se basan en el Epitome de Caesaribus para su versión de papel de Chrocus en ascensión de Constantino y en la actualidad, Chroco continúa a ser citado como un rey Alemanni y comandante en el ejército romano que apoyaban a Constantino, aunque es probable que no hay tal comandante existió.

Conclusión

El real Chroco, rey de los Alemanni, nunca puede ser conocido. En la actualidad de interés no es tanto por lo que hizo pero porque presenta este excelente ejemplo de cómo se registra la historia y lo que hace que un acontecimiento histórico "true" o "no es cierto". Schwelder escribe:
Habida cuenta de las tres versiones de Chroco, uno puede ver que Chroco era una figura adecuada, moldeable que podría instalarse en una línea de argumento para fortalecer diferentes puntos de vista. El histórico Chroco pretendía ser olvidada; el Chroco literario fue adaptado e incluido para aumentar el efecto de diferentes narrativas maestros (Goeing, 81).
El mejor parece ser capaz de decir es que una vez hubo un rey Alemanni llamado Chroco que invadieron la Galia y pone a las ciudades y las iglesias que encontró antes de que conoció la derrota y fue ejecutado por los romanos. Su motivación para la invasión se desconoce e incluso el período en que vivió y reinó es debatida. Como el subtítulo de las frases del texto de Anja-Sylvia Goeing, la historia consiste en lo que se mantiene y lo que se descarta y, en el caso del rey Chrocus - como, sin duda, con muchas otras personas y eventos - aquellos eventos que no encajaba en la opinión del mundo del historiador y narrativa fueron descartadas; el resultado es historia.

Escrito por Joshua J. Mark, publicado el 23 de septiembre de 2014 bajo la siguiente licencia: Creative Commons: Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual. Esta licencia permite otros remix, modificar y construir sobre este contenido no comercial, siempre y cuando se de crédito al autor y licencia de sus nuevas creaciones bajo los términos idénticos.

Bibliografía

  • Una historia de los francos traducido por Ernesto Brehaut, 1916
  • Goeing, A. conocimiento de coleccionista: ¿qué se conserva y lo que se descarta. Brill Academic Pub, 2013.
  • Gregorio de Tours. Una historia de los francos. Penguin Classics, 1976.
  • Stephenson, P. Constantine: invicto emperador, Christian Victor. Quercus, 2011.
  • Wallace-Hadrill, J. M. el cuarto libro de la crónica de Fredegar. Praeger, 1981.
Traducido del website: Ancient History Encyclopedia bajo Licencia Creative Commons .