Acerquémonos a Jehová | Estudio Bíblico: Semana del 8 de Junio

Información de estudio para el libro: Acerquémonos a Jehová

Ocasiones en que Jehová no se compadece

17-19. a) ¿Cómo muestra la Biblia que la compasión de Jehová tiene límites? b) ¿Por qué se agotó la compasión de Jehová hacia su pueblo?

17 ¿Deberíamos imaginar, entonces, que la entrañable compasión de Jehová carece de límites? Todo lo contrario. La Biblia indica claramente que la niega con toda justicia a quienes se oponen a sus rectos caminos (Hebreos 10:28). Veamos por qué actúa así examinando el ejemplo de los israelitas.
párr. 17 (Heb. 10:28) Cualquiera que ha desatendido la ley de Moisés muere sin compasión, por el testimonio de dos o tres.

18 Aunque él los liberó de sus enemigos en repetidas ocasiones, terminaron superando los límites de la compasión divina. Aquellos obstinados se entregaron al culto de ídolos abominables, que llegaron a introducir en el templo del Altísimo (Ezequiel 5:11; 8:17, 18). Además, “continuamente estuvieron burlándose de los mensajeros del Dios verdadero y despreciando sus palabras y mofándose de sus profetas, hasta que la furia de Jehová subió contra su pueblo, hasta que no hubo curación” (2 Crónicas 36:16). Alcanzaron una degradación tal, que no hubo ya razón válida para que Dios, cuya justa indignación habían provocado, siguiera mostrándoles misericordia. ¿Cuáles fueron las consecuencias?
párr. 18 (Eze. 5:11) ”‘Por lo tanto, tan ciertamente como que estoy vivo —es la expresión del Señor Soberano Jehová—, de seguro por causa de que fue mi santuario lo que contaminaste con todas tus cosas repugnantes y con todas tus cosas detestables, yo mismo también soy Aquel que ciertamente [te] disminuirá, y mi ojo no se sentirá apenado, y ciertamente yo mismo tampoco mostraré compasión.
párr. 18 (Eze. 8:17, 18) Y pasó a decirme: “¿Has visto [esto], oh hijo del hombre? ¿Es cosa tan liviana a la casa de Judá el hacer las cosas detestables que han hecho aquí, que tengan que llenar la tierra con violencia y que deban ofenderme de nuevo, y aquí estén empujando el vástago a mi nariz? 18 Y yo mismo también actuaré con furia. Mi ojo no se sentirá apenado, ni sentiré compasión. Y ciertamente clamarán en mis oídos con fuerte voz, pero no los oiré”.
párr. 18 (2 Cró. 36:16) Pero ellos continuamente estuvieron burlándose de los mensajeros del Dios [verdadero] y despreciando sus palabras y mofándose de sus profetas, hasta que la furia de Jehová subió contra su pueblo, hasta que no hubo curación.

19 Jehová ya no podía apiadarse de su pueblo. De ahí que proclamara: “No mostraré compasión, ni sentiré pena, y no tendré la misericordia de guardarme de arruinarlos” (Jeremías 13:14). Por consiguiente, Jerusalén y su templo fueron destruidos, y los israelitas, llevados cautivos a Babilonia. ¡Qué trágico es que los pecadores se vuelvan tan rebeldes que lleguen a exceder los límites de la compasión de Dios! (Lamentaciones 2:21.)
párr. 19 (Jer. 13:14) Y ciertamente los estrellaré uno contra otro, tanto a los padres como a los hijos, al mismo tiempo —es la expresión de Jehová—. No mostraré compasión, ni sentiré pena, y no tendré la misericordia de guardarme de arruinarlos”’.
párr. 19 (Lam. 2:21) Muchacho y viejo se han acostado en la tierra de las calles. Mis vírgenes y mis jóvenes mismos han caído a espada. Has matado en el día de tu cólera. Has degollado; no has tenido compasión.

20, 21. a) ¿Qué sucederá cuando se agote la compasión divina en nuestro tiempo? b) ¿Qué compasivo don divino analizará el próximo capítulo?

20 ¿Y qué decir de la actualidad? Jehová no ha cambiado. Misericordiosamente, ha dado a sus Testigos la comisión de predicar las “buenas nuevas del reino” en toda la Tierra habitada (Mateo 24:14). Las personas de corazón recto que reaccionan bien a tal proclamación reciben ayuda divina para comprender el mensaje del Reino (Hechos 16:14). Sin embargo, esta obra no perdurará indefinidamente. No sería compasivo que Dios permitiera que este mundo malvado, con sus miserias y sufrimientos, continuara sin cesar. Por el contrario, el Todopoderoso lo castigará cuando se haya agotado Su compasión. Pero incluso entonces seguirá motivándolo esta cualidad, porque se compadecerá de su “santo nombre” y de sus siervos fieles (Ezequiel 36:20-23). Por ello, eliminará toda maldad y establecerá un nuevo mundo justo. Tocante a los inicuos declara: “Mi ojo no se sentirá apenado, ni mostraré compasión. Ciertamente traeré sobre su propia cabeza su camino” (Ezequiel 9:10).
párr. 20 (Mat. 24:14) Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
párr. 20 (Hech. 16:14) Y cierta mujer por nombre Lidia, vendedora de púrpura, de la ciudad de Tiatira y adoradora de Dios, estaba escuchando, y Jehová le abrió el corazón ampliamente para que prestara atención a las cosas que Pablo estaba hablando.
párr. 20 (Eze. 36:20-23) De modo que entraron en las naciones en donde entraron, y la gente procedió a profanar mi santo nombre al decir con referencia a ellos: ‘Estos son el pueblo de Jehová, y de la tierra de él han salido’. 21 Y tendré compasión de mi santo nombre, el cual los de la casa de Israel han profanado entre las naciones en donde han entrado”. 22 “Por lo tanto, di a la casa de Israel: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “No por causa de ustedes [lo] hago, oh casa de Israel, sino por mi santo nombre, el cual ustedes han profanado entre las naciones adonde han ido”’. 23 ‘Y ciertamente santificaré mi gran nombre, que estaba siendo profanado entre las naciones, que ustedes profanaron en medio de ellas; y las naciones tendrán que saber que yo soy Jehová —es la expresión del Señor Soberano Jehová— cuando yo sea santificado entre ustedes delante de los ojos de ellas.
párr. 20 (Eze. 9:10) Y en cuanto a mí también, mi ojo no se sentirá apenado, ni mostraré compasión. Ciertamente traeré sobre su propia cabeza su camino”.

21 Hasta que llegue ese día, Jehová se apiadará de las personas, incluidas las que van camino de la destrucción. Los humanos pecadores que se arrepientan de corazón se beneficiarán de un don divino que brota de la compasión: el perdón. En el próximo capítulo comentaremos bellas imágenes bíblicas que exponen el perdón completo que otorga Dios.

Preguntas para meditar


Jeremías 31:20 ¿Con cuánta ternura ve Jehová a su pueblo, y qué sentimientos para con él nos inspira dicha actitud?

(Jer. 31:20) “¿Es Efraín para mí un hijo precioso, o un niño acariciado? Porque al grado que hablé contra él, sin falta me acordaré de él más aún. Por eso mis intestinos se han alborotado por él. Con toda seguridad le tendré piedad”, es la expresión de Jehová.

Joel 2:12-14, 17-19 ¿Qué debía hacer el pueblo de Jehová para beneficiarse de la compasión divina, y qué lección nos enseña este hecho?

(Joel 2:12-14) “Y ahora también —la expresión de Jehová es— vuelvan a mí con todo su corazón, y con ayuno y con lloro y con plañido. 13 Y rasguen su corazón, y no sus prendas de vestir; y vuelvan a Jehová su Dios, porque él es benévolo y misericordioso, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa, y ciertamente sentirá pesar debido a la calamidad. 14 ¿Quién hay que sepa si se volverá y realmente sentirá pesar y dejará que después de ello quede una bendición, una ofrenda de grano y una libación para Jehová el Dios de ustedes?
(Joel 2:17-19) ”Entre el pórtico y el altar, que los sacerdotes, los ministros de Jehová, lloren y digan: ‘Siente pena, sí, oh Jehová, por tu pueblo, y no hagas de tu herencia un oprobio, de modo que gobiernen naciones sobre ellos. ¿Por qué deberían decir entre los pueblos: “¿Dónde está su Dios?”’. 18 Y Jehová será celoso por su tierra y mostrará compasión a su pueblo. 19 Y Jehová responderá y dirá a su pueblo: ‘Aquí voy a enviarles el grano y el vino nuevo y el aceite, y ustedes ciertamente estarán satisfechos con ello; y ya no los haré un oprobio entre las naciones.

Jonás 4:1-11 ¿Cómo le enseñó Jehová a Jonás la importancia de la compasión?

(Jon. 4:1-11) A Jonás, sin embargo, esto le desagradó sumamente, y llegó a estar enardecido de cólera. 2 Por lo tanto, oró a Jehová y dijo: “Ah, pues, oh Jehová, ¿no era este un asunto mío, mientras yo estaba en mi propio suelo? Por eso proseguí y huí a Tarsis; porque sabía que tú eres un Dios benévolo y misericordioso, tardo para la cólera y abundante en bondad amorosa, y que sientes pesar en cuanto a la calamidad. 3 Y ahora, oh Jehová, quita, por favor, mi alma de mí, porque mejor es mi morir que mi estar vivo”. 4 A su vez, Jehová dijo: “¿Es con razón que te has enardecido de cólera?”. 5 Entonces Jonás salió de la ciudad y se sentó al este de la ciudad; y gradualmente se hizo allí una cabaña, para sentarse bajo ella en la sombra hasta ver lo que llegaría a ser de la ciudad. 6 De consiguiente, Jehová Dios asignó una calabaza vinatera, para que subiera sobre Jonás, de modo que llegara a ser sombra sobre su cabeza, para librarlo de su estado calamitoso. Y Jonás empezó a regocijarse mucho por la calabaza vinatera. 7 Pero el Dios [verdadero] asignó un gusano al ascender el alba al día siguiente, para que hiriera la calabaza vinatera; y esta gradualmente se secó. 8 Y sucedió que, tan pronto como el sol brilló, Dios también procedió a asignar un viento abrasador del este, y el sol siguió hiriendo la cabeza de Jonás, de modo que él se desmayaba; y siguió pidiendo que su alma muriera, y repetidamente decía: “Mejor es mi morir que mi estar vivo”. 9 Y Dios procedió a decir a Jonás: “¿Es con razón que te has enardecido de cólera en cuanto a la calabaza vinatera?”. Ante aquello, él dijo: “Con razón me he enardecido de cólera, hasta el punto de la muerte”. 10 Pero Jehová dijo: “Tú, por tu parte, sentiste lástima por la calabaza vinatera, por la cual no te afanaste, y que no hiciste crecer, la cual resultó ser el simple crecimiento de una noche y pereció como simple crecimiento de una noche. 11 Y, por mi parte, ¿no debería yo sentir lástima por Nínive la gran ciudad, en la cual existen más de ciento veinte mil hombres que de ningún modo saben la diferencia entre su mano derecha y su izquierda, además de muchos animales domésticos?”.

Hebreos 10:26-31 ¿Por qué no podemos abusar de la misericordia, o compasión, de Jehová?


(Heb. 10:26-31) Porque si voluntariosamente practicamos el pecado después de haber recibido el conocimiento exacto de la verdad, no queda ya sacrificio alguno por los pecados, 27 sino [que hay] cierta horrenda expectación de juicio y [hay] un celo ardiente que va a consumir a los que están en oposición.28 Cualquiera que ha desatendido la ley de Moisés muere sin compasión, por el testimonio de dos o tres.29 ¿De cuánto más severo castigo piensan ustedes que será considerado digno el que ha hollado al Hijo de Dios y que ha estimado como de valor ordinario la sangre del pacto por la cual fue santificado, y que ha ultrajado con desdén el espíritu de bondad inmerecida? 30 Porque conocemos al que dijo: “Mía es la venganza; yo recompensaré”; y otra vez: “Jehová juzgará a su pueblo”. 31 Es cosa horrenda caer en las manos de[l] Dios vivo.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)