Arte Inca › Christiane Desroches Noblecourt » Orígenes antiguos

Artículos y Definiciones › Contenido

  • Arte Inca › Historia antigua
  • Christiane Desroches Noblecourt - Tan fuerte como las piedras que pudo › Orígenes antiguos

Civilizaciones antiguas › Sitios históricos y arqueológicos

Arte Inca › Historia antigua

Definición y orígenes

por Mark Cartwright
publicado el 11 de marzo de 2016
Túnica Inca (Funakoshi)
El arte de la civilización inca del Perú (hacia 1425-1532 dC) produjo algunos de los mejores trabajos realizados en la antigüedad en las Américas. El arte inca se ve mejor en metalurgia pulida, cerámica y, sobre todo, textiles, siendo los últimos considerados los más prestigiosos por los Incas. Los diseños a menudo usan formas geométricas, están estandarizados y se realizan técnicamente. Los invasores europeos destruyeron gran parte del arte inca por pura ganancia monetaria o razones religiosas, pero suficientes ejemplos sobreviven como testimonio de la magnífica gama y habilidades de los artistas incas.

INFLUENCIAS Y DISEÑOS

Aunque influenciados por el arte y las técnicas de la civilización Chimú anterior, los Incas crearon su propio estilo distintivo que era un símbolo reconocible al instante de la dominación imperial a través de su imperio masivo. Los incas continuarían produciendo textiles, cerámicas y esculturas de metal técnicamente superiores a cualquier cultura andina anterior, y esto a pesar de la dura competencia de los maestros de orfebrería como los artesanos de la civilización Moche.
Así como los incas impusieron un dominio político sobre sus súbditos conquistados, también lo hicieron con el arte, y les impusieron formas y diseños incas estándar. El arte en sí mismo no sufrió como consecuencia, sin embargo. Como lo dice la historiadora del arte Rebecca Stone,
La estandarización, aunque poderosamente unificadora, no necesariamente disminuía la calidad del arte;técnicamente, el tapiz inca, los recipientes de cerámica a gran escala, la mampostería sin mortero y las esculturas de metal en miniatura son insuperables. ( Arte de los Andes, 194)
El tablero de ajedrez se destaca como un diseño muy popular. Una de las razones de la repetición de diseños fue que la cerámica y los textiles a menudo se producían para el estado como un impuesto, por lo que las obras de arte eran representativas de comunidades específicas y su patrimonio cultural. Así como hoy las monedas y sellos reflejan la historia de una nación, también, la obra de arte andina ofreció motivos reconocibles que representaban a las comunidades específicas que los hacían o los diseños impuestos por la clase gobernante inca que los ordenaba. Los Incas, sin embargo, permitieron que las tradiciones locales mantuvieran sus colores y proporciones preferidos. Además, talentosos artistas como Chan Chano el área del Titicaca y mujeres particularmente hábiles en tejer fueron traídas a Cuzco para que pudieran producir cosas bellas para los gobernantes incas.

LAS ILUSTRACIONES ANDINAS OFRECEN MOTIVOS RECONOCIDOS QUE REPRESENTAN A LAS COMUNIDADES ESPECÍFICAS QUE LAS HACEN Y LOS DISEÑOS IMPUESTOS DE LA CLASE INCA QUE LAS ORDENA.

También es notable que tanto la decoración de cerámica Inca como los textiles no incluyeron representaciones de sí mismos, sus rituales, sus conquistas militares, o imágenes andinas tan comunes como monstruos y figuras medio humanas, medio animal. Por el contrario, los incas casi siempre preferían diseños geométricos coloridos y motivos abstractos que representan animales y pájaros.

CERÁMICA

La cerámica Inca utilizó arcilla natural, pero agregó materiales como mica, arena, roca pulverizada y concha que evitó las grietas durante el proceso de cocción. No había ninguna rueda de alfarero en las antiguas Américas, por lo que las vasijas se fabricaban a mano, primero creando una base y luego colocando una espiral de arcilla alrededor hasta que la vasija alcanzaba el tamaño requerido. Luego los lados se alisaron con una piedra plana. Los buques más pequeños y medianos se fabricaron con moldes de arcilla. Antes de disparar, se añadió un "resbalón" de arcilla y el recipiente se pintó, se incidió (a veces con sellos) o se le agregaron relieves. En hornos, fosas o fuegos al aire libre, el recipiente se disparó utilizando el método de oxidación (agregando oxígeno a las llamas) para crear cerámica roja, amarilla y de color crema o, a través del método de reducción (limitando el suministro de oxígeno) para producir negro mercancía
La cerámica era para un uso más amplio, por lo que las formas eran, sobre todo, prácticas. La forma más común era el urpu, un recipiente bulboso utilizado para almacenar maíz con cuello largo, labio acampanado, dos asas pequeñas bajas en la olla y una base puntiaguda. El punto en la base presionó el suelo y estabilizó la olla mientras se vertía maíz en ella. Había tamaños estandarizados de urpu basados en su volumen de contenido. Estaban decorados con motivos vegetales abstractos y diseños geométricos, comúnmente zig-zags y puntos. Los ejemplos de Cuzco son más elegantes que los de otras regiones y están pintados de un negro distintivo sobre rojo.
Plato con mango de pájaro Inca

Plato con mango de pájaro Inca

Otros tipos de cerámica son grandes platos planos con mangos de figuras de animales, cuencos, vasos altos de qeros(hechos en pares y también en madera) y el paccha. Este último era un tubo hueco en forma de arado de pie, típicamente decorado con adiciones tridimensionales tales como mazorcas de maíz y urpu. El paccha (que significa "cascada") se colocó en el suelo para que la cerveza de maíz se vierta ritualmente en ella en ceremonias para promover una buena cosecha.

METALISTERÍA

Los objetos que utilizan metales preciosos como discos, joyas, figurillas, cuchillos ceremoniales ( tumi ), cucharones de lima y objetos cotidianos fueron hechos exclusivamente para los nobles incas. El oro era considerado el sudor del sol, y la plata se consideraba las lágrimas de la luna. El cobre era otro material popular, y estos metales se habrían incrustado con piedras preciosas como esmeraldas, piedras semipreciosas pulidas como lapislázuli, hueso pulido y concha de spondylus.Alternativamente, el oro y la plata fueron incrustados en bronce. Los metales fueron aleados, moldeados, golpeados, incisos, repujados, moldeados y usados como dorados. Las piezas de joyería inca hechas de metales preciosos incluyen aretes, orejeras, colgantes, pulseras y alfileres de vestir.
Alpaca Inca de Plata

Alpaca Inca de Plata

La realeza Inca solo bebía de vasos de oro y plata, y sus zapatos tenían suelas plateadas. Las estatuillas sobrevivientes, tanto de humanos como de llamas, que se encuentran en los cementerios se hicieron con yeso o con hasta 18 láminas de oro separadas y talladas en intrincados detalles similares a la vida. El oro y la plata también se usaron para muchas piezas religiosas, especialmente representaciones de fenómenos naturales y lugares que los incas consideraban sagrados. Estas obras representaban el sol, la luna, las estrellas, el arco iris, los relámpagos, las cascadas, etc. Las máscaras que representaban a los dioses principales como Inti, el dios del sol y Mama Kilya, la diosa de la luna, junto con otros objetos sagrados, fueron colocadas dentro de los templos incas, pero desde entonces se han perdido.
Tal vez la obra de arte inca más perdida es una estatua de oro de Inti, representada como un pequeño niño sentado y conocido como Punchao, que se mantuvo en el Templo del Sol, en el complejo sagrado Coricancha ( Qorikancha ) en Cuzco. Con rayos que se proyectaban desde su cabeza y estaban decorados con joyas de oro, el estómago de esta figura fue utilizado como un receptáculo para las cenizas de los órganos vitales quemados de los reyes incas anteriores. Cada día la estatua fue traída fuera del templo para disfrutar del sol. Después de la conquista española, la figura fue removida y escondida, nunca más encontrada.
El Coricancha también tenía un impresionante jardín dedicado a Inti. Todo en él estaba hecho de oro y plata. Un gran campo de maíz y modelos de tamaño natural de pastores, llamas, jaguares, conejillos de indias, monos, aves e incluso mariposas e insectos fueron todos elaborados con metales preciosos. Todo lo que sobrevive de estas maravillas son unos cuantos tallos dorados de maíz, un testimonio convincente, aunque silencioso, de los tesoros perdidos de los trabajadores metalúrgicos incas.
Figura femenina Inca Gold

Figura femenina Inca Gold

TEXTILES

Aunque muy pocos ejemplos de textiles incas sobreviven desde el corazón del imperio, sí tenemos, gracias a la sequedad del medio ambiente andino, muchos ejemplos textiles de tierras altas y sitios de enterramiento de montañas. Además, los cronistas españoles a menudo hacían dibujos de diseños textiles y ropa para que tengamos una imagen razonable de las variedades en uso. En consecuencia, tenemos muchos más ejemplos de textiles que otras artesanías como la cerámica y la metalistería.
Para los incas, textiles finamente trabajados y altamente decorativos llegaron a simbolizar riqueza y estatus. Las telas finas se podían usar como impuestos y como moneda, y los mejores textiles se convertían en las más preciadas de todas las posesiones, incluso más preciosas que el oro o la plata. Los tejedores incas fueron técnicamente los más logrados que América haya visto y, con hasta 120 tramas por centímetro, las mejores telas fueron consideradas como los regalos más preciados de todos. Como resultado, cuando los españoles llegaron a principios del siglo XVI EC, fueron los textiles y no los productos de metal los que se dieron en bienvenida a estos visitantes de otro mundo.
Parece que tanto hombres como mujeres crearon textiles, pero era una habilidad que se esperaba que lograran las mujeres de todas las clases. En la capital, Cuzco, la tela más fina fue hecha por especialistas varones conocidos como qumpicamayocs o "guardianes de la tela fina". El equipo principal fue el telar de cintura para piezas más pequeñas y el telar horizontal de un solo lizo o el telar vertical con cuatro postes para piezas más grandes. La hilatura se hizo con un eje de gota, generalmente en cerámica o madera. Los textiles incas se fabricaron con algodón (especialmente en la costa y en las tierras bajas orientales) o lana de llama, alpaca y vicuña (más común en las tierras altas) que puede ser excepcionalmente fina. Los productos fabricados con la lana de vicuña súper suave estaban restringidos y solo el gobernante Inca podía poseer rebaños de vicuñas. Los textiles más ásperos también se hicieron con fibras de maguey.
Bolsa textil Inca

Bolsa textil Inca

Los colores principales utilizados en los textiles Inca fueron negro, blanco, verde, amarillo, naranja, morado y rojo. Estos colores provienen de tintes naturales que se extrajeron de plantas, minerales, insectos y moluscos. Los colores también tenían asociaciones específicas. Por ejemplo, el rojo se equiparaba con conquista, gobierno y sangre. Esto se vio más claramente en Mascaypacha, la insignia del estado Inca, donde cada hilo de su borla roja simbolizaba a un pueblo conquistado. El verde representaba las selvas tropicales, los pueblos que las habitaban, los antepasados, la lluvia y su consiguiente crecimiento agrícola, la coca y el tabaco. El negro significaba creación y muerte, mientras que el amarillo podía indicar maíz o oro. El violeta era, como en el arcoiris, considerado el primer color y estaba asociado con Mama Oclla, la madre fundadora de la raza inca.
Además de utilizar hebras teñidas para tejer patrones, otras técnicas incluyeron bordado, tapicería, mezcla de diferentes capas de tela y pintura, ya sea a mano o con sellos de madera. Los incas preferían diseños geométricos abstractos, especialmente motivos de tablero de ajedrez, que repetían patrones ( tocapus ) a través de la superficie de la tela. Ciertos patrones también pueden haber sido ideogramas. Los sujetos no geométricos, a menudo representados en forma abstracta, incluyen felinos (especialmente jaguares y pumas), llamas, serpientes, pájaros, criaturas marinas y plantas. La ropa era simplemente estampada, comúnmente con diseños cuadrados en la cintura y flecos y un triángulo que marcaba el cuello. Uno de esos diseños era la túnica militar estándar que consistía en un diseño de tablero de ajedrez en blanco y negro con un triángulo rojo invertido en el cuello.
Túnica militar inca
Túnica militar inca
Se podría agregar una decoración adicional a los artículos textiles en forma de borlas, brocados, plumas y cuentas de metal precioso o concha. Los hilos de metal precioso también se pueden tejer en la tela misma. Como las plumas eran generalmente de pájaros tropicales raros y cóndores, estas prendas estaban reservadas para la familia real y la nobleza.

CONCLUSIÓN

Los invasores europeos en el siglo XVI CE no solo derretían sin piedad ni eliminaban los preciosos bienes incas que encontraban, sino que también intentaban reprimir elementos del arte inca, incluso prohibiendo objetos tan triviales como los vasos de whisky en un intento de frenar los hábitos de bebida. También se desalentaron los diseños textiles incaicos distintivos, como los relacionados con el poder real, pero, desafiantes, muchos de los pueblos indígenas continuaron con sus tradiciones artísticas. Gracias a esta perseverancia y continuidad, ya pesar de una evolución donde los diseños se mezclaron con elementos del arte colonial, muchos diseños y motivos tradicionales incas perduran hasta nuestros días y se celebran como tales en la cerámica, metalistería y textiles del Perú moderno.

Christiane Desroches Noblecourt - Tan fuerte como las piedras que pudo » Orígenes antiguos

Civilizaciones antiguas

por Irene Fanizza
publicado el 31 de julio de 2012
Su nombre resuena por los pasillos, en las aulas y en los libros, Christiane Desroches Noblecourt fue una gran egiptóloga francesa y, en opinión del escritor, una mujer fuerte y decidida para haber sido la primera mujer en dirigir una excavación en 1938 y después, en 1960, posiblemente la empresa arqueológica más épica de todos los tiempos.
Actuando como árbitro durante la Guerra Fría, Christiane pudo reunir a 50 países para un propósito, fue capaz de encontrar la financiación y reunir al mejor equipo para hacer frente al increíble y monumental rescate de Abu Simbel, operación que costaría más de $ 40 millones de dólares en ese momento.
Al sur de Egipto, en la frontera con Sudán, el área de Abu Simbel contiene docenas de sitios arqueológicos. En 1960, con la construcción de la presa de Asuán y su suministro artificial de agua, estos sitios estuvieron en peligro de ser ahogadas y perderse para siempre.
La presa, construida para controlar las inundaciones del Nilo, es una extensión de la cuenca anterior que no era lo suficientemente grande para las necesidades del país. La nueva gran presa crearía un embalse (lago Nasser) lo suficientemente grande como para proporcionar electricidad a la mitad del país. Este nuevo lago, sin embargo, alarmó a los arqueólogos que de inmediato se dieron cuenta del peligro que el tan necesario depósito crearía para los sitios arqueológicos, cuyo futuro en el mejor de los casos sería de completa destrucción.

CHRISTIANE FUE COMISIONADA POR LA UNESCO PARA LLEVAR A CABO UN CENSO DE TODOS LOS SITIOS CON RIESGO DE INUNDACIÓN.

Todo esto no sucedió porque, afortunadamente, se escuchó la voz de Christiane, cuando surgieron dudas sobre los peligros, Christiane recibió el encargo de la UNESCO de realizar un censo de todos los sitios en riesgo de inundación, pero no se detuvo allí, la cantidad de sitios en peligro era demasiado alto, la importancia de algunos de ellos la llevó a embarcarse en una cruzada, una carrera contra el reloj y todos los demás obstáculos para salvar esos sitios.
Encontró patrocinadores financieros y arquitectos y allanó el camino a las reuniones con los arqueólogos, pero más especialmente promovió la "idea" de salvar los sitios arqueológicos en peligro de extinción. La cuenca estaba lista y el proyecto de la presa estaba en marcha. En el periodismo, a menudo escribimos sobre un "gran proyecto", una traducción ", un" rescate ", una" translocación "o una" reubicación ", pero en mi opinión, ninguna de estas palabras describe adecuadamente el alcance del trabajo necesario para salvar vidas. los templos, que tenían decenas de metros de altura, tallados en la roca, frágiles y preciosos como el cristal más fino. Pero entre 1964 y 1968, los templos se cortaron completamente en bloques grandes (pesando de 20 a 30 toneladas), se desmantelaron, se volvieron a montar y se elevaron a una nueva ubicación a 65 metros de altura y 300 metros de la orilla del río, con el trabajo de más de dos mil trabajadores, liderados por un grupo de canteros italianos, expertos en mármol de Carrara, en un esfuerzo tecnológico sin precedentes.Enfrentaron uno de los mayores desafíos en la historia de la ingeniería arqueológica.
Abu Simbel - Trabajo en progreso

Abu Simbel - Trabajo en progreso

Y no piense que la decisión de diseccionar las estatuas fue fácil de hacer. Fue una decisión angustiada, profundamente discutida y debatida, y probablemente hubo bastantes arqueólogos que lloraron por ella. Se podría decir hoy que podrían haberlo hecho de otra manera, pero para mí no importa, lo que importaba era: misión cumplida.
Desde el punto de vista de la ingeniería, el modo de transporte se resolvió, la nueva instalación se definió con las cúpulas de cemento que darían forma a las colinas sobre las cuales se apoyarían los templos, pero el punto a considerar ahora es el de la los arqueólogos que, además de comprobar que nada se arruinó por un trabajo un poco torpe, se comprometieron a restablecer el equilibrio entre la ubicación original de los templos y la nueva instalación.
En este sentido, los arqueólogos tomaron la decisión de ser coherentes con lo que tenían que hacer, y optaron por no considerar el transporte como simplemente un rescate fortuito para salvar solo la riqueza material de los sitios arqueológicos que estaban en peligro, sino que también hicieron la Compromiso de "llevar" el culto del templo, moverlo y honrar la razón fundamental por la cual el templo estaba en esa posición exacta en primer lugar.
Estoy hablando del fenómeno celestial, que prevé las fechas exactas y las horas precisas, cuando los rayos del sol se inclinan hacia el templo para iluminar la gran sala y las efigies de piedra del faraón, doradas por los rayos divinos del Sol viviente.
Construido durante el reinado de Ramsés II (1265 aC), el gran templo es el más grande de la zona y el más grande en haber sido trasladado, y está dedicado a los dioses Amun, Ra-Horakhty, Ptah y el propio Ramsés. Para construirlo se necesitaron veinte años de arduo trabajo, no solo en arquitectura.
Los arquitectos del antiguo Egipto alinearon el templo para que, el 21 de octubre y el 21 de febrero (61 días antes y 61 días después del solsticio de invierno), los rayos del sol ingresen al santuario para iluminar las esculturas en la pared, excepto la estatua de Ptah, el dios asociado con el inframundo, que permanece en la sombra.
A partir de estudios realizados, pero aún muy teóricos, las fechas deben coincidir con el cumpleaños del rey y el día de la coronación, pero no hay evidencia que respalde esto, excepto el hecho de que si el sol puede ingresar en esas dos fechas particulares es para un propósito significativo.
La luz entra e ilumina las estatuas, los rayos se dirigen principalmente a la estatua de Ramsés. El poder del sol lo recarga y lo revitaliza, junto a él Amon Ra y Ra-Horakhty también están parcialmente iluminados y Ptah es el dios de la oscuridad junto a ellos perfectamente a la sombra.
El esfuerzo, al mover el templo, para poder replicar completamente el evento, sin embargo, llevó a un margen de error de un día (avance) en comparación con las fechas originales, creando controversia y una posdata lamentable a esta saga de otra manera tan perfectamente exitosa. Pero teniendo en cuenta todo el compromiso demostrado por las personas que contribuyeron al rescate, no debería ser objeto de controversia, sino solo de alivio y gratitud, ya que el destino ha decretado que los templos, aunque todavía no sean patrimonio de la humanidad, se convertirán más tarde. uno al finalizar el trabajo en su nueva ubicación.
Ramsés II

Ramsés II

Casi se podría esperar que en algún lugar, Ramsés II y su esposa, la reina Nefertari, asienten con la cabeza, pensándolo bien, él de la salvación del templo, ella de la fuerza y la iniciativa de un miembro de su sexo.
Hay quienes nacieron hace unos siglos, a quienes les hubiera gustado vivir en la época de los grandes emperadores romanos, o en el siglo XVII. Ojalá hubiera nacido en la época de Christiane Desroches Noblecourt, una egiptóloga y arqueóloga que murió en julio de este año y ahora está siendo conmemorada por arqueólogos, académicos y por los grandes centros de estudios arqueológicos como un defensor de uno de los las obras arqueológicas más grandes e impresionantes jamás realizadas, la primera mujer en la historia en dirigir una excavación, la conservadora del Louvre, Christiane, quien junto con el Ministro del patrimonio cultural egipcio compartieron con el mundo lo que pudieron salvar, dejando a los museos del mundo las imágenes de Abu Simbel y sus templos, contando la historia de lo que han hecho como un deber y no solo como parte de un trabajo.
Condujo al pueblo de Francia a lanzar un llamamiento al mundo renuente e indiferente, un pedido de ayuda, lanzado conjuntamente con el entonces ministro de Asuntos Culturales francés, Andre Malraux: "El poder que creó los monumentos colosales amenazó hoy... nos habla en una voz tan exaltada como la de los arquitectos de Chartres, como la de Rembrandt... Su atractivo es histórico, no porque proponga salvar los templos de Nubia, sino porque a través de él la primera civilización global reclama públicamente el arte del mundo como su herencia indivisible...Hay una sola acción sobre la cual no influye la indiferencia de las estrellas y el eterno murmullo de los ríos: es el acto por el cual el hombre arrebata algo a la muerte ".
Ella, que frente al general Charles de Gaulle, no se impresionó cuando al principio no entendió lo que Christiane había puesto en marcha y dijo: "Mais enfin, Madame, comentar avez-vous osé dire que la France sauverait le temple, sans" avoir été habilitée par mon gouvernement? "Y respondió" Et comentario, Général, avez-vous osé envoyer appel à la radio, alors que vous n'aviez pas été habilité par Pétain? ".
Me hubiera gustado nacer en el momento de Christiane Desroches Noblecourt y haber respondido a su llamado de ayuda.

LICENCIA:

Artículo basado en información obtenida de estas fuentes:
con permiso del sitio web Ancient History Encyclopedia
El contenido está disponible bajo licencia Creative Commons: Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported. Licencia CC-BY-NC-SA

Contenidos Recomendados