Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU) ‒ Semana del 7 de abril

Escuela del Ministerio Teocrático – Puntos Sobresalientes de la Biblia ‒ Reunión de Servicio ‒ Estudio Bíblico de la Congregación ‒ Estudio de La Atalaya

Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias

Todas nuestras reuniones en uno - Semana del 7 de abril



Escuela del Ministerio Teocrático


Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático


Lectura de la Biblia: Éxodo 7 a 10
Puntos sobresalientes (10 min.)
Núm. 1: Éxodo 9:20-35 (4 min. o menos)
Núm. 2: ¿De qué manera volverá Jesús, y cómo lo verá todo ojo? (rs pág. 436 párr. 3–pág. 437 párr. 4) (5 min.)
Núm. 3: Abisai. Sea leal y esté alerta para ayudar a sus hermanos (it-1 pág. 27) (5 min.)

Lectura de la Biblia: Éxodo 7 a 10


Núm. 1: Éxodo 9:20-35


20 Cualquiera que temió la palabra de Jehová entre los siervos de Faraón hizo que sus propios siervos y su ganado huyeran a las casas, 21 pero todo el que no fijó su corazón en hacer caso a la palabra de Jehová dejó a sus siervos y su ganado en el campo. 22 Ahora Jehová dijo a Moisés: “Extiende tu mano hacia los cielos, para que venga granizo sobre toda la tierra de Egipto, sobre hombre y sobre bestia y sobre toda la vegetación del campo en la tierra de Egipto”. 23 De modo que Moisés extendió su vara hacia los cielos; y Jehová dio truenos y granizo, y fuego bajaba corriendo a la tierra, y Jehová siguió haciendo llover granizo sobre la tierra de Egipto. 24 Así que vino granizo, y fuego trémulo en medio del granizo. Fue muy fuerte, de modo que no había ocurrido uno semejante en toda la tierra de Egipto desde el tiempo en que este llegó a ser nación. 25 Y el granizo fue hiriendo toda la tierra de Egipto. El granizo hirió todo lo que estaba en el campo, desde hombre hasta bestia, y toda clase de vegetación del campo; y destrozó toda clase de árboles del campo. 26 Solo en la tierra de Gosén, donde estaban los hijos de Israel, no hubo granizo. 27 Con el tiempo Faraón envió y llamó a Moisés y Aarón y les dijo: “He pecado esta vez. Jehová es justo, y yo y mi pueblo tenemos la culpa. 28 Rueguen a Jehová que baste con esto en cuanto a ocurrir truenos y granizo de Dios. Entonces estoy dispuesto a enviarlos, y ya no se quedarán más”. 29 De modo que le dijo Moisés: “Luego que salga de la ciudad extenderé las manos hacia Jehová. Cesarán los truenos y no continuará más el granizo, para que sepas que a Jehová pertenece la tierra. 30 En cuanto a ti y tus siervos, yo ya sé que ni siquiera entonces mostrarán temor a causa de Jehová Dios”. 31 Ahora bien, el lino y la cebada habían sido heridos, porque la cebada estaba en la espiga y el lino tenía botones de flor. 32 Pero el trigo y la espelta no habían sido heridos, porque eran tardíos. 33 Moisés ahora salió de la ciudad de donde Faraón y extendió las manos hacia Jehová, y empezaron a cesar los truenos y el granizo, y la lluvia no descendió sobre la tierra. 34 Cuando Faraón llegó a ver que la lluvia y el granizo y los truenos habían cesado, se puso a pecar de nuevo y a hacer insensible su corazón, tanto él como sus siervos. 35 Y continuó obstinado el corazón de Faraón, y él no envió a los hijos de Israel, tal como había declarado Jehová por medio de Moisés.


Núm. 2: ¿De qué manera volverá Jesús, y cómo lo verá todo ojo? (rs pág. 436 párr. 3–pág. 437 párr. 4)


¿Qué significa el que Jesús venga “de la misma manera” como ascendió al cielo?

Hech. 1:9-11: “Estando ellos [los apóstoles de Jesús] mirando, fue elevado y una nube se lo llevó de la vista de ellos. Y estando ellos mirando con fijeza en el cielo mientras él se iba, también, ¡mira! dos varones con prendas de vestir blancas estaban de pie al lado de ellos, y dijeron: ‘Varones de Galilea, ¿por qué están de pie mirando al cielo? Este Jesús que fue recibido de entre ustedes arriba en el cielo vendrá así de la misma manera que lo han contemplado irse al cielo.’” (Nótese que este texto dice “la misma manera”, no el mismo cuerpo. ¿De qué “manera” ascendió él? Como lo muestra el versículo 9, desapareció de la vista, y solo sus discípulos observaron su partida. El mundo en general no se dio cuenta de lo que pasó. Lo mismo sería cierto de la vuelta de Cristo.)

(Hechos 1:9-11) Y después que hubo dicho estas cosas, estando ellos mirando, fue elevado, y una nube se lo llevó de la vista de ellos. 10 Y estando ellos mirando con fijeza al cielo mientras él se iba, también, ¡mira!, dos varones con prendas de vestir blancas estuvieron de pie al lado de ellos, 11 y dijeron: “Varones de Galilea, ¿por qué están de pie mirando al cielo? Este Jesús que fue recibido de entre ustedes arriba al cielo, vendrá así de la misma manera como lo han contemplado irse al cielo”.

¿Qué significa el que él ‘venga en las nubes’ y ‘todo ojo lo vea’?

Rev. 1:7: “¡Miren! Viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que lo traspasaron; y todas las tribus de la tierra se golpearán en desconsuelo a causa de él.” (También Mat. 24:30; Mar. 13:26; Luc. 21:27.)
¿Qué indican las “nubes”? Invisibilidad. Si un avión está en medio de una nube espesa o encima de las nubes, la gente en la tierra usualmente no puede verlo, aunque tal vez sí oiga el sonido de los motores. Jehová dijo a Moisés: “Vengo a ti en una nube oscura”. Moisés no vio a Dios, pero aquella nube señaló la presencia invisible de Jehová. (Éxo. 19:9; véanse también Levítico 16:2 y Números 11:25.) Si Cristo hubiera de aparecer visiblemente en los cielos, es obvio que no “todo ojo” le vería. Por ejemplo, si se apareciera sobre Australia, no sería visible en Europa, África y las Américas, ¿no es cierto?
¿En qué sentido ‘le verá todo ojo’? Por los sucesos en la Tierra percibirán que está presente invisiblemente. También con referencia a vista que no es física, Juan 9:41 informa: “Les dijo Jesús [a los fariseos]: ‘Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: “Vemos.” Su pecado permanece’”. (Compárese con Romanos 1:20.) Después de la vuelta de Cristo, algunas personas muestran fe; reconocen la señal de su presencia. Otras rechazan la evidencia, pero cuando Cristo actúe como el ejecutor nombrado por Dios contra los inicuos, hasta ellas percibirán por la manifestación de Su poder que la destrucción no procede de los hombres, sino del cielo. Sabrán qué está pasando porque se les ha advertido de antemano. Por lo que estará alcanzándolas, “se golpearán en desconsuelo”.
¿Quiénes son “los que lo traspasaron”? Literalmente, los soldados romanos hicieron esto al tiempo de la ejecución de Jesús. Pero ha pasado muchísimo tiempo desde que ellos murieron. Por eso, esto debe referirse a gente que de igual manera maltrata, o ‘traspasa’, a los verdaderos seguidores de Cristo durante “los últimos días”. (Mat. 25:40, 45.)

(Revelación 1:7) ¡Miren! Viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que lo traspasaron; y todas las tribus de la tierra se golpearán en desconsuelo a causa de él. Sí, amén.
(Mateo 24:30) Y entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre, y entonces todas las tribus de la tierra se golpearán en lamento, y verán al Hijo del hombre viniendo sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
(Marcos 13:26) Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria.
(Lucas 21:27) Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria.
(Éxodo 19:9) Ante esto, Jehová dijo a Moisés: “¡Mira! Vengo a ti en una nube oscura, a fin de que el pueblo oiga cuando hable contigo, y para que en ti también pongan fe hasta tiempo indefinido”. Entonces Moisés informó a Jehová las palabras del pueblo.
(Levítico 16:2) Y Jehová procedió a decir a Moisés: “Habla a Aarón tu hermano, que no entre a toda hora en el lugar santo al interior de la cortina, enfrente de la cubierta que está sobre el Arca, para que no muera; porque en una nube apareceré encima de la cubierta.
(Números 11:25) Entonces Jehová descendió en una nube y le habló y le quitó parte del espíritu que estaba sobre él y lo puso sobre cada uno de los setenta ancianos. Y aconteció que, tan pronto como el espíritu se posó sobre ellos, entonces procedieron a actuar como profetas; pero no volvieron a hacerlo.
(Juan 9:41) Jesús les dijo: “Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: ‘Vemos’. Su pecado permanece”.
(Romanos 1:20) Porque las [cualidades] invisibles de él se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad, de modo que ellos son inexcusables;
(Mateo 25:40) Y en respuesta el rey les dirá: ‘En verdad les digo: Al grado que lo hicieron a uno de los más pequeños de estos hermanos míos, a mí me lo hicieron’.
(Mateo 25:45) Entonces les contestará con las palabras: ‘En verdad les digo: Al grado que no lo hicieron a uno de estos más pequeños, no me lo hicieron a mí’.

¿Puede realmente decirse que alguien haya ‘venido’ o que esté ‘presente’ si no es visible?

El apóstol Pablo habló de estar “ausente en cuerpo mas presente en espíritu” con la congregación de Corinto. (1 Cor. 5:3.)
Jehová dijo que él ‘bajaría’ para confundir el lenguaje de los edificadores de la torre de Babel (Gén. 11:7). También dijo que procedería “a bajar” para librar a Israel de su esclavitud en Egipto. Y Dios aseguró a Moisés: “Mi propia persona te acompañará” para conducir a Israel a la Tierra de Promisión o Tierra Prometida (Éxo. 3:8; 33:14). Pero ningún humano ha visto alguna vez a Dios. (Éxo. 33:20; Juan 1:18.)

(1 Corintios 5:3) Yo, por mi parte, aunque ausente en cuerpo, pero presente en espíritu, ciertamente he juzgado ya, como si estuviera presente, al hombre que ha obrado de dicha manera,
(Génesis 11:7) ¡Vamos! Bajemos y confundamos allí su lenguaje para que no escuche el uno el lenguaje del otro”.
(Éxodo 3:8) Y estoy procediendo a bajar para librarlos de la mano de los egipcios y para hacerlos subir de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, a la localidad de los cananeos y los hititas y los amorreos y los perizitas y los heveos y los jebuseos.
(Éxodo 33:14) De modo que él dijo: “Mi propia persona te acompañará y ciertamente te daré descanso”.
(Éxodo 33:20) Y añadió: “No puedes ver mi rostro, porque ningún hombre puede verme y sin embargo vivir”.
(Juan 1:18) A Dios ningún hombre lo ha visto jamás; el dios unigénito que está en [la posición del] seno para con el Padre es el que lo ha explicado.


Núm. 3: Abisai. Sea leal y esté alerta para ayudar a sus hermanos (it-1 pág. 27)


ABISAI (posiblemente: Padre Es [Existe]).

Hijo de una de las hermanas o medio hermanas de David, Zeruyá, y hermano de Joab y Asahel. (2Sa 2:18; 1Cr 2:15, 16.)
Su valentía le distinguió de los treinta poderosos guerreros que tenía a sus órdenes. Su reputación hasta rivalizó con la de los tres hombres más poderosos de David, pues en cierta ocasión, él solo derribó a trescientos enemigos, pero “no llegó al nivel de los tres primeros”. (2Sa 23:18, 19.)
Abisai apoyó con lealtad a su tío David en todas las campañas militares de este, pero fue impulsivo y, en ocasiones, despiadado, por lo que hubo que refrenarle. Por ejemplo, cuando cierta noche entró sigilosamente con David en el campamento militar de Saúl, habría matado al “ungido de Jehová” mientras dormía, utilizando la propia lanza de este, si David no lo hubiera impedido. (1Sa 26:6-9.) Durante la rebelión de Absalón, hubo que retenerle dos veces para que no ejecutara a Simeí por haber maldecido al rey. Sin embargo, David no pudo evitar que colaborara en dar muerte a Abner. (2Sa 3:30; 16:9-11; 19:21-23.)
Abisai cobró fama por derribar con sus hombres a 18.000 edomitas y por la derrota de los ammonitas. También participó en sofocar la rebelión de Seba, un benjamita “que no servía para nada”. Durante la última batalla de David de la que hay registro, este habría perdido la vida a manos de un gigante filisteo de no haber sido por Abisai. (1Cr 18:12; 19:11-15; 2Sa 20:1, 6; 21:15-17.)

(2 Samuel 2:18) Ahora bien, se hallaban allí los tres hijos de Zeruyá: Joab y Abisai y Asahel; y Asahel era ligero de pies, como una de las gacelas que están en el campo abierto.
(1 Crónicas 2:15, 16) Ozem el sexto, David el séptimo. 16 Y las hermanas de ellos fueron Zeruyá y Abigail; y los hijos de Zeruyá fueron Abisai y Joab y Asahel, tres.
(2 Samuel 23:18, 19) En cuanto a Abisai hermano de Joab hijo de Zeruyá, él era el cabeza de los treinta, y estuvo blandiendo su lanza sobre trescientos que fueron muertos, y tenía una reputación como la de los tres. 19 Aunque era distinguido hasta más que los demás de los treinta, y vino a ser su jefe, no llegó al nivel de los tres [primeros].
(1 Samuel 26:6-9) Entonces David respondió y dijo a Ahimélec el hitita y a Abisai hijo de Zeruyá, el hermano de Joab: “¿Quién descenderá conmigo a Saúl dentro del campamento?”. A esto dijo Abisai: “Yo mismo descenderé contigo”. 7 Y David logró llegar con Abisai a la gente, de noche; y, ¡mire!, Saúl yacía dormido en la parte cercada del campamento, con su lanza hincada en la tierra junto a su cabeza, y Abner y la gente estaban acostados todo en derredor de él. 8 Abisai ahora dijo a David: “Dios ha entregado hoy a tu enemigo en tu mano. Y ahora, por favor, déjame clavarlo a tierra con la lanza una sola vez, y no se lo haré dos veces”. 9 Sin embargo, David dijo a Abisai: “No lo arruines, pues, ¿quién ha alargado la mano contra el ungido de Jehová y ha quedado inocente?”.
(2 Samuel 3:30) En cuanto a Joab y Abisai su hermano, ellos mataron a Abner por el hecho de que él había dado muerte a Asahel el hermano de ellos en Gabaón, en la batalla.
(2 Samuel 16:9-11) Por fin Abisai hijo de Zeruyá dijo al rey: “¿Por qué debe este perro muerto invocar el mal contra mi señor el rey? Déjame pasar, por favor, y quitarle la cabeza”. 10 Pero el rey dijo: “¿Qué tengo yo que ver con ustedes, hijos de Zeruyá? Así, pues, que invoque él el mal, porque Jehová mismo le ha dicho: ‘¡Invoca el mal contra David!’. Por lo tanto, ¿quién debe decir: ‘¿Por qué hiciste así?’”. 11 Y David dijo además a Abisai y a todos sus siervos: “Miren que mi propio hijo, que ha salido de mis mismas entrañas, anda buscando mi alma; ¡y cuánto más ahora un benjaminita! ¡Déjenlo para que invoque el mal, porque así se lo ha dicho Jehová!
(2 Samuel 19:21-23) Al instante Abisai hijo de Zeruyá contestó y dijo: “¿En pago de esto no debe darse muerte a Simeí, puesto que invocó el mal contra el ungido de Jehová?”. 22 Pero David dijo: “¿Qué tengo yo que ver con ustedes, hijos de Zeruyá, para que lleguen a ser hoy un resistidor para mí? ¿Se dará muerte hoy a persona alguna en Israel? ¿Pues acaso no sé yo bien que hoy soy rey sobre Israel?”. 23 Entonces el rey dijo a Simeí: “No morirás”. Y el rey pasó a jurárselo.
(1 Crónicas 18:12) En cuanto a Abisai hijo de Zeruyá, él derribó a los edomitas en el valle de la Sal, a dieciocho mil.
(1 Crónicas 19:11-15) Y dio a la demás gente en mano de Abisai su hermano, para que se dispusieran en orden para encontrarse con los hijos de Ammón. 12 Y pasó a decir: “Si los sirios se ponen demasiado fuertes para mí, entonces tienes que servirme de salvación; pero si los hijos mismos de Ammón se ponen demasiado fuertes para ti, entonces yo tengo que salvarte. 13 Sé fuerte, para que nos mostremos animosos a favor de nuestro pueblo y a favor de las ciudades de nuestro Dios; y en cuanto a Jehová, lo que sea bueno a sus propios ojos él hará”. 14 Entonces Joab y la gente que estaba con él avanzaron ante los sirios para la batalla, y estos se dieron a la fuga de delante de él. 15 En cuanto a los hijos de Ammón, vieron que los sirios habían huido, y ellos mismos también se dieron a la fuga de delante de Abisai su hermano, y entonces entraron en la ciudad. Más tarde Joab entró en Jerusalén.
(2 Samuel 20:1) Ahora bien, sucedió que se hallaba allí un hombre que no servía para nada, cuyo nombre era Seba, hijo de Bicrí, un benjaminita; y él procedió a tocar el cuerno y a decir: “Nosotros no tenemos parte que nos corresponda en David, y no tenemos herencia en el hijo de Jesé. ¡Cada uno a sus dioses, oh Israel!”.
(2 Samuel 20:6) Entonces David dijo a Abisai: “Ahora Seba hijo de Bicrí nos será peor que Absalón. Toma tú mismo a los siervos de tu señor y corre tras él, para que realmente no halle para sí ciudades fortificadas y escape ante nuestros ojos”.
(2 Samuel 21:15-17) Y los filisteos llegaron a tener guerra otra vez con Israel. Por lo tanto David bajó, y sus siervos con él, y pelearon contra los filisteos; y se cansó David. 16 E Isbí-benob, que se contaba entre los nacidos de los refaím, el peso de cuya lanza era trescientos siclos de cobre, y que estaba ceñido con una espada nueva, llegó a pensar en derribar a David. 17 En seguida Abisai hijo de Zeruyá vino en socorro de él y derribó al filisteo y le dio muerte. En aquel tiempo los hombres de David le juraron, diciendo: “¡Ya no debes salir con nosotros a la batalla, para que no extingas la lámpara de Israel!”.

Ir al Inicio

Puntos Sobresaliente de la Biblia



7:1. ¿Cómo se convirtió Moisés en “Dios para Faraón”? Moisés recibió poder divino y autoridad sobre Faraón. De modo que no había razón para temer a aquel rey.
(Éxodo 7:1) Por consiguiente, Jehová dijo a Moisés: “Mira, te he hecho Dios para Faraón, y Aarón tu propio hermano llegará a ser tu profeta.

7:22. ¿De dónde consiguieron los sacerdotes egipcios agua que no se había convertido en sangre? Puede que hayan usado agua que se había sacado del río Nilo antes de esta plaga. Parece que también se podía conseguir agua potable al cavar pozos en el terreno húmedo cerca del río Nilo (Éxodo 7:24).
(Éxodo 7:22) No obstante, los sacerdotes practicantes de magia de Egipto procedieron a hacer la misma cosa con sus artes ocultas; de modo que el corazón de Faraón continuó obstinado, y no les escuchó, tal como había hablado Jehová.
(Éxodo 7:24) Y todos los egipcios anduvieron cavando alrededor del río Nilo por agua para beber, porque no podían beber del agua del río Nilo.

8:26, 27. ¿Por qué dijo Moisés que los sacrificios de Israel serían “cosa detestable a los egipcios”? Se veneraban muchos animales en Egipto. Así que la mención de sacrificios justificaba y hacía más persuasiva la insistencia de Moisés de que se permitiera a Israel salir al desierto para ofrecer sacrificios a Jehová.
(Éxodo 8:26, 27) Pero Moisés dijo: “No es admisible hacerlo así, porque sacrificaríamos a Jehová nuestro Dios algo que es cosa detestable a los egipcios. Suponiendo que sacrificáramos una cosa detestable a los egipcios delante de sus ojos; ¿no nos apedrearían? 27 Iremos camino de tres días al desierto y definitivamente haremos sacrificios a Jehová nuestro Dios tal como él nos lo ha dicho”.

7:14–12:30. Las diez plagas no fueron meras coincidencias. Se predijeron, y sucedieron precisamente como se había indicado. Demuestran vívidamente el dominio del Creador sobre el agua, la luz solar, la vida animal y los seres humanos. También demuestran que Dios puede, de manera selectiva, traer calamidad sobre sus enemigos mientras que protege a sus adoradores.

9:13-16. Con el castigo que se proponía aplicar al insensible Faraón, Jehová demostraría su poder de tal modo que sirviera de advertencia a todo el que lo desafiara. Esto incluiría a Satanás el Diablo, aquel a quien Jesucristo llamó posteriormente “el gobernante del mundo” (Juan 14:30; Romanos 9:17-24). Tal como se predijo, el nombre de Jehová fue declarado en toda la tierra. Y gracias a la gran paciencia divina, los israelitas y una gran multitud mixta que decidió unirse a ellos para adorar a Dios conservaron la vida.
(Éxodo 9:13-16) Entonces Jehová dijo a Moisés: “Levántate muy de mañana y toma una posición enfrente de Faraón, y tienes que decirle: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de los hebreos: “Envía a mi pueblo para que me sirva. 14 Porque en esta ocasión voy a enviar todos mis golpes contra tu corazón y sobre tus siervos y sobre tu pueblo, a fin de que sepas que no hay ninguno como yo en toda la tierra. 15 Porque ya podría haber alargado mi mano para herirte a ti y a tu pueblo con peste y para que fueras raído de la tierra. 16 Pero, en realidad, por esta causa te he mantenido en existencia, a fin de mostrarte mi poder y para que mi nombre sea declarado en toda la tierra.
(Juan 14:30) Ya no hablaré mucho con ustedes, porque el gobernante del mundo viene. Y él no tiene dominio sobre mí,
(Romanos 9:17-24) Porque dice la Escritura a Faraón: “Para esto mismo te he dejado permanecer, para que con respecto a ti muestre mi poder, y para que mi nombre sea declarado por toda la tierra”. 18 Así, pues, de quien desea tiene misericordia, pero de quien lo desea deja que se haga obstinado. 19 Por tanto me dirás: “¿Por qué señala falta todavía? Pues, ¿quién ha resistido su voluntad expresa?”. 20 Oh hombre, ¿quién, pues, eres tú, realmente, para que repliques contra Dios? ¿Acaso la cosa moldeada dirá al que la moldeó: “¿Por qué me hiciste de esta manera?”? 21 ¿Qué? ¿No tiene el alfarero autoridad sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para uso honroso, otro para uso deshonroso? 22 Pues, si Dios, aunque tiene la voluntad de demostrar su ira y de dar a conocer su poder, toleró con mucha [y] gran paciencia vasos de ira hechos a propósito para la destrucción, 23 a fin de dar a conocer las riquezas de su gloria sobre vasos de misericordia, que él preparó de antemano para gloria, 24 a saber, nosotros, a quienes llamó no solo de entre los judíos, sino también de entre las naciones, ¿[qué hay de ello]?

*** it-1 pág. 703 Dioses y diosas ***
Por medio de las plagas con las que Jehová azotó a los egipcios, humilló a sus dioses y ejecutó juicio sobre ellos.

La primera plaga, la transformación del Nilo y de todas las aguas de Egipto en sangre, trajo deshonra sobre el dios-Nilo Hapi. La muerte de los peces en el Nilo también fue un golpe a la religión de Egipto, pues ciertas clases de peces se veneraban y hasta se momificaban. (Éx 7:19-21.) La rana, símbolo de fertilidad y resurrección para los egipcios, estaba consagrada a la diosa-rana Heqet. Por lo tanto, la plaga de las ranas humilló a esta diosa. (Éx 8:5-14.)
(Éxodo 7:19-21) Más tarde Jehová dijo a Moisés: “Di a Aarón: ‘Toma tu vara y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus canales del Nilo y sobre sus estanques llenos de cañas y sobre todas sus aguas represadas, para que se conviertan en sangre’. Y ciertamente habrá sangre en toda la tierra de Egipto y en las vasijas de madera y en las vasijas de piedra”. 20 Al instante hicieron esto Moisés y Aarón, tal como había mandado Jehová, y él alzó la vara y golpeó el agua que estaba en el río Nilo a los ojos de Faraón y de sus siervos, y toda el agua que estaba en el río Nilo fue convertida en sangre. 21 Y los peces que estaban en el río Nilo murieron, y el río Nilo empezó a heder; y los egipcios no podían beber agua del río Nilo; y la sangre vino a estar por toda la tierra de Egipto.
(Éxodo 8:5-14) Más tarde Jehová dijo a Moisés: “Di a Aarón: ‘Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, los canales del Nilo y los estanques llenos de cañas y haz subir las ranas sobre la tierra de Egipto’”. 6 Por lo cual Aarón extendió la mano sobre las aguas de Egipto, y las ranas empezaron a subir y a cubrir la tierra de Egipto. 7 Sin embargo, los sacerdotes practicantes de magia hicieron la misma cosa por sus artes ocultas e hicieron subir las ranas sobre la tierra de Egipto. 8 Con el tiempo Faraón llamó a Moisés y a Aarón y dijo: “Rueguen a Jehová para que quite las ranas de mí y de mi pueblo, puesto que quiero enviar al pueblo para que haga sacrificios a Jehová”. 9 Entonces Moisés dijo a Faraón: “Toma de sobre mí la gloria de decir cuándo he de rogar por ti y tus siervos y tu pueblo a fin de cortar las ranas de ti y de tus casas. Solo en el río Nilo quedarán”. 10 A lo cual él dijo: “Mañana”. De modo que [Moisés] dijo: “Será conforme a tu palabra, a fin de que sepas que no hay otro como Jehová nuestro Dios, 11 por cuanto las ranas ciertamente se apartarán de ti y tus casas y tus siervos y tu pueblo. Solo en el río Nilo quedarán”. 12 Por consiguiente, Moisés y Aarón salieron de donde Faraón, y Moisés clamó a Jehová a causa de las ranas que Él había puesto sobre Faraón. 13 Entonces Jehová hizo conforme a la palabra de Moisés, y las ranas empezaron a morir de las casas, los patios y los campos. 14 Y fueron juntándolas en montón sobre montón, y la tierra empezó a heder.

Ir al Inicio

Reunión de Servicio


Cántico 124
Sigue la senda de la hospitalidad
(Hechos 17:7)

10 min. Ideas para ofrecer las revistas en abril. Análisis con el auditorio.

Comience con dos demostraciones de cómo ofrecer las revistas, basadas en las sugerencias de esta página. Analice las presentaciones modelo de principio a fin. Concluya animando brevemente a los publicadores a familiarizarse con las revistas y a ofrecerlas con entusiasmo en el ministerio.

Algunas presentaciones
Para la campaña de la Conmemoración

“Hola. Me gustaría invitarlo a un evento muy importante. El 14 de abril, millones de personas se reunirán por todo el mundo para conmemorar la muerte de Jesucristo y escuchar una conferencia bíblica gratuita sobre cómo nos beneficia su muerte. Esta invitación indica el lugar y la hora en que se realizará en nuestra localidad.”

Atalaya 1 Abril
“Estamos conversando brevemente sobre algo que mucha gente tiene en común. Casi todo el mundo, sin importar de qué religión sea, ha orado en alguna ocasión. ¿Cree usted que Dios responde las oraciones, o le parece que son solo un medio para sentirnos mejor? [Permita que la persona responda.] Mire lo que la Biblia dice al respecto. [Lea 1 Juan 5:14.] Esta revista explica los beneficios de la oración.”

Despertad Abril
“Estamos ofreciendo ayuda para hacer frente a un problema que se está haciendo demasiado común. Algunas personas se sienten tan abrumadas por su situación en la vida que hasta han pensado en suicidarse. Cuando alguien llega a ese extremo, ¿cree usted que realmente quiere morirse, o que solo busca aliviar sus sufrimientos? [Permita que la persona responda.] Fíjese en esta promesa bíblica que ha ayudado a muchos a mantener una actitud positiva. [Lea Revelación 21:3, 4.] Esta revista presenta tres buenas razones para seguir viviendo a pesar de los problemas que tengamos.”


10 min. No olviden la hospitalidad (Heb. 13: 1, 2). Discurso a cargo de un anciano.

Mencione los preparativos para la Conmemoración. Comente cómo pueden todos mostrar hospitalidad a los visitantes y publicadores inactivos que asistan. Presente una breve demostración en dos partes: en la primera, un publicador le da la bienvenida antes de que comience la Conmemoración a una persona que recibió una invitación; en la segunda, el publicador se pone de acuerdo con ella al terminar el programa para visitarla y cultivar su interés.


10 min. ¿Cómo nos fue? Análisis con el auditorio.

Pida a los publicadores que cuenten cómo les ha beneficiado poner en práctica las sugerencias del artículo “Mejore sus habilidades en el ministerio: sepa cómo contestar a posibles objeciones” y que relaten experiencias interesantes que hayan tenido.

km14 03 - Mejore sus habilidades en el ministerio: sepa cómo contestar a posibles objeciones


Por qué es importante. Imagínese que usted sabe que está a punto de suceder una catástrofe natural y que morirán muchas personas si no se ponen a salvo. Va a casa de un vecino para avisarle, pero este lo interrumpe y le dice que está ocupado. ¿Se iría sin intentar nada más? ¡Por supuesto que no! Pues bien, muchas personas nos rechazan porque ignoran que el mensaje que llevamos es uno de salvación. Tal vez tengan una preocupación al momento de nuestra visita (Mat. 24:37-39). O quizás estén prejuiciadas por rumores falsos (Mat. 11:18, 19). A lo mejor piensan que somos una religión más de las que han dado malos frutos (2 Ped. 2:1, 2). Si la persona no muestra interés al principio, no nos demos enseguida por vencidos.

Cómo hacerlo:

• Antes de ir a predicar de casa en casa, deténgase unos momentos a pensar en las posibles objeciones que pudiera encontrar y en cómo respondería.
• Si la persona presenta una objeción, trate amablemente de seguir conversando. Quizás pueda hacerlo elogiándola por algo. Por ejemplo, si afirma que ya tiene su religión, podría responderle: “Me alegra encontrar a alguien como usted, que se interesa por las cosas espirituales”. En ocasiones, tomar en consideración los sentimientos o las circunstancias de la persona también le permitirá proseguir la conversación. Si dice que está ocupada, podría contestar: “Entiendo. Pero antes de irme, me gustaría dejarle esto”. O si dice que no está interesada, podría preguntarle: “¿Es la Biblia lo que no le interesa, o es la religión en general?”.
• Actúe con buen juicio. Recuerde que Jehová no obliga a nadie a escuchar (Deut. 30:19). Cada cual cargará con su propia responsabilidad en sentido espiritual (Gál. 6:5). Si la persona responde de forma tajante, lo mejor es marcharse. Al respetar sus sentimientos, dejaremos la puerta abierta para que otro publicador le predique más adelante (1 Ped. 3:15).

Intente esto durante el mes:
• Luego de despedirse de una persona que haya planteado una objeción, analice con su compañero si podría haber contestado de una mejor manera.


Cántico 20
Bendice nuestras reuniones
(Hebreos 10:24, 25)

Ir al Inicio

Estudio Bíblico de Congregación


Cántico 105
Los cielos proclaman la gloria de Dios
(Salmo 19)

Acerquémonos a Jehová
cl cap. 5 párrs. 9-17 págs. 51-54

“El Hacedor de la tierra por su poder”


9, 10. ¿Cómo evidencia el poder de Jehová la ubicación de la Tierra, Júpiter, la Luna y el sistema solar?
9 El poder creador de Jehová resulta manifiesto en nuestro hogar, la Tierra, que fue colocada con sumo cuidado en el vasto universo. Algunos científicos creen que muchas galaxias serían inhóspitas para un planeta con vida como el nuestro. Es patente que buena parte de la Vía Láctea no está preparada para albergar seres vivos. El centro registra altos niveles de radiación y se halla abarrotado de estrellas, que muchas veces casi chocan al entrecruzarse. Por otro lado, los bordes carecen de muchos elementos esenciales para la vida. El sistema solar ocupa una ubicación ideal, a salvo de estas circunstancias extremas.

10 La Tierra cuenta con un protector lejano, pero descomunal: Júpiter. Este planeta es más de mil veces mayor que el nuestro y ejerce una potentísima fuerza gravitatoria. ¿Con qué resultado? Absorbe o desvía los objetos que surcan el espacio a alta velocidad. Los científicos creen que, de no ser por él, recibiríamos una lluvia de gigantescos proyectiles cuya intensidad sería diez mil veces mayor que la actual. Más cerca de nuestro hogar contamos con un satélite fuera de lo común: la Luna. Además de ser un hermoso “punto de luz”, mantiene constante la inclinación de nuestro planeta, la cual explica la existencia de estaciones estables y predecibles, así como muy propicias para la vida.

11. ¿Cómo está preparada la atmósfera como escudo protector?
11 Todos los detalles del diseño de la Tierra dan testimonio del poder creador de Jehová. Así, cuenta con un escudo protector: la atmósfera. El Sol emite tanto rayos beneficiosos como de carácter letal. Pues bien, cuando estos últimos inciden en las regiones superiores de la atmósfera, el oxígeno se convierte en ozono y se forma una capa que absorbe la mayoría de esta radiación. En efecto, el planeta está resguardado por una cubierta.

12. ¿Cómo ilustra el ciclo del agua el poder creador de Jehová?
12 Este no es más que un aspecto de la atmósfera, compleja mezcla de gases que resulta idónea para las criaturas que viven en la corteza terrestre o cerca de ella. Otra maravilla atmosférica es el ciclo del agua. Cada año, el sol evapora de nuestros mares y océanos más de 400.000 kilómetros cúbicos de agua, que se eleva formando nubes, las cuales circulan por todo el planeta gracias a los vientos. El agua, que ya se encuentra filtrada y depurada, cae como lluvia, nieve y hielo, y de este modo reabastece los depósitos del preciado líquido. Es tal como dice Eclesiastés 1:7: “Todos los torrentes invernales salen al mar; no obstante, el mar mismo no está lleno. Al lugar para donde salen los torrentes invernales, allí regresan para poder salir”. Solo Jehová pudo haber puesto en marcha semejante ciclo.
(Eclesiastés 1:7) Todos los torrentes invernales salen al mar; no obstante, el mar mismo no está lleno. Al lugar para donde salen los torrentes invernales, allí regresan para poder salir.

13. ¿Qué muestras del poder del Creador vemos en la vegetación y el terreno?
13 Dondequiera que hay vida vemos muestras innegables del poder creador de Jehová: desde las enormes secuoyas de más de treinta pisos de alto hasta las plantas microscópicas que llenan el mar y nos brindan gran parte del oxígeno que respiramos. Incluso el terreno rebosa de vida: lombrices, hongos y microbios, cuya compleja cooperación facilita el crecimiento de las plantas. Con todo acierto dice la Biblia que el suelo tiene poder (Génesis 4:12).
(Génesis 4:12) Cuando cultives el suelo, no te devolverá su poder. Errante y fugitivo llegarás a ser en la tierra”.

14. ¿Qué energía se halla latente aun en el minúsculo átomo?
14 Sin duda, Jehová es “El Hacedor de la tierra por su poder” (Jeremías 10:12). Este atributo resulta evidente aun en sus creaciones más diminutas. Para hacernos una idea: si pusiéramos lado a lado un millón de átomos, no alcanzarían el grosor de un cabello. Y aunque ampliáramos un átomo al tamaño de un edificio de catorce pisos, el núcleo sería tan pequeño como un grano de sal situado en el séptimo piso. Sin embargo, en este ínfimo núcleo radica la imponente energía que desatan las explosiones atómicas.
(Jeremías 10:12) Él es el Hacedor de la tierra por su poder, Aquel que firmemente estableció la tierra productiva por su sabiduría, y Aquel que por su entendimiento extendió los cielos.

“Toda cosa que respira”


15. ¿Qué lección enseñó Jehová a Job al hablar de varios animales salvajes?
15 La abundancia de vida animal constituye otra prueba elocuente del poder creador de Jehová. El Salmo 148 enumera muchas cosas que lo alaban, entre las que el versículo 10 incluye “animales salvajes y animales domésticos todos”. A fin de mostrar la razón por la que el ser humano debe temerle, en cierta ocasión Dios le habló a Job de criaturas tales como el león, la cebra, el toro salvaje, Behemot (el hipopótamo) y Leviatán (al parecer, el cocodrilo). ¿Cuál era la lección? Si el hombre siente temor ante estas criaturas fuertes, temibles e indomables, ¿cómo debería sentirse ante el Hacedor de tales obras? (Job, capítulos 38-41.)
(Salmo 148:1-14) ¡Alaben a Jah! Alaben a Jehová desde los cielos, alábenlo en las alturas. 2 Alábenlo, todos ustedes sus ángeles. Alábenlo, todos ustedes su ejército. 3 Alábenlo, sol y luna. Alábenlo, estrellas de luz todas. 4 Alábenlo, cielos de los cielos, y aguas que están sobre los cielos. 5 Alaben ellos el nombre de Jehová; porque él mismo mandó y fueron creados. 6 Y los tiene subsistiendo para siempre, hasta tiempo indefinido. Ha dado una disposición reglamentaria, y esta no pasará. 7 Alaben a Jehová desde la tierra, monstruos marinos y profundidades acuosas todas, 8 fuego y granizo, nieve y humo espeso, viento borrascoso que realizas su palabra, 9 montañas y colinas todas, árboles frutales y cedros todos, 10 animales salvajes y animales domésticos todos, cosas que se arrastran y pájaros alados, 11 reyes de la tierra y grupos nacionales todos, príncipes y jueces todos de la tierra, 12 ustedes los jóvenes y también ustedes las vírgenes, viejos junto con muchachos. 13 Alaben ellos el nombre de Jehová, porque solo su nombre es inalcanzablemente alto. Su dignidad está por encima de tierra y cielo. 14 Y él ensalzará el cuerno de su pueblo, la alabanza de todos los que le son leales, de los hijos de Israel, el pueblo a él cercano. ¡Alaben a Jah!

16. ¿Qué le impresiona más de algunas creaciones aladas de Jehová?
16 Salmo 148:10 también habla de “pájaros alados”. Pensemos tan solo en cuántas variedades existen. Jehová le mencionó a Job el avestruz, que “se ríe del caballo y de su jinete”. En efecto, aunque no vuela, esta ave de dos metros y medio de altura corre a una velocidad de hasta 65 kilómetros por hora y llega a abarcar cuatro metros y medio en una sola zancada (Job 39:13, 18). El albatros, por su parte, pasa la mayor parte del tiempo sobrevolando el océano, gracias a sus alas de tres metros de envergadura. Este extraordinario planeador se desplaza durante horas por el aire sin dar un solo aleteo. Muy diferente es el colibrí abeja, el pájaro más pequeño del planeta, que con tan solo cinco centímetros de longitud llega a batir las alas ochenta veces por segundo. Además, los colibríes en general no solo relucen como pequeñas gemas aladas, sino que son capaces de quedarse suspendidos en el aire, como un helicóptero, e incluso volar hacia atrás.
(Salmo 148:10) animales salvajes y animales domésticos todos, cosas que se arrastran y pájaros alados,
(Job 39:13) ¿Acaso el ala de la hembra del avestruz ha batido gozosamente, o [tiene ella] las plumas remeras de la cigüeña, y el plumaje?
(Job 39:18) Al tiempo que bate [las alas] en alto, se ríe del caballo y de su jinete.

17. ¿Qué tamaño alcanza la ballena azul, y a qué conclusión lógica deberíamos llegar al examinar la creación animal de Jehová?
17 Salmo 148:7 dice que hasta los “monstruos marinos” alaban a Jehová. Pensemos en el que mucha gente considera el animal más grande que haya vivido en el planeta: la ballena azul. Este “monstruo” de las profundidades llega a superar los 30 metros de longitud y alcanza a pesar tanto como treinta elefantes adultos juntos. De hecho, la lengua tiene el peso de uno de estos paquidermos. El corazón, del tamaño de un automóvil pequeño, mantiene un ritmo de solo nueve latidos por minuto, frente a los 1.200 del corazón del colibrí. Uno de los vasos sanguíneos de este cetáceo es tan grande que un niño podría gatear por su interior. En nuestro caso, el corazón seguramente nos impulsa a hacernos eco de la exhortación que cierra el libro de los Salmos: “Toda cosa que respira... alabe a Jah” (Salmo 150:6).
(Salmo 148:7) Alaben a Jehová desde la tierra, monstruos marinos y profundidades acuosas todas,
(Salmo 150:6) Toda cosa que respira... alabe a Jah. ¡Alaben a Jah!

Ir al Inicio

Estudio de "La Atalaya"


Cántico 99
Alabemos al nuevo Rey de la Tierra
(Revelación 7:9)

Jesucristo, el Rey Mesiánico, se ciñe la espada y sale cabalgando para vencer a sus enemigos. Tras su completa victoria, se casa con una hermosa novia, que va acompañad por vírgenes. Estos emocionantes sucesos se describen en el Salmo 45. Descubra por qué son importantes para usted.

¡Honremos a Cristo, el glorioso Rey!


“En tu esplendor sigue adelante al éxito.” (SAL. 45:4)

PUNTOS CLAVE PARA RECORDAR
• ¿De qué maneras ungió Jehová a Jesús más que a sus “socios”?
• ¿Cuándo se ciñó Cristo su espada, para qué la empleó la primera vez y cuándo la usará de nuevo?
• ¿Cuál es la principal verdad que defiende Jesucristo como Rey Guerrero?

1, 2. ¿Por qué es importante para nosotros el Salmo 45?

UN GLORIOSO rey cabalga para defender la verdad y la justicia. Tras obtener una victoria definitiva sobre sus enemigos, se casa con una hermosa novia, y es recordado y alabado por toda la eternidad. Así podría resumirse el contenido del Salmo 45.

2 Sin embargo, el Salmo 45 es mucho más que una emocionante historia con un final feliz. Los sucesos que narra son importantes para nosotros, pues tienen que ver con nuestra vida actual y con nuestro futuro. Así pues, examinemos con atención este salmo.
(Salmo 45:1-17) director sobre Los Lirios. De los hijos de Coré. Maskil. Canción de las mujeres amadas. 45 Mi corazón se halla agitado debido a un asunto agradable. Estoy diciendo: “Mis obras son acerca de un rey”. Sea mi lengua el estilo de copista hábil. 2 Eres realmente más hermoso que los hijos de los hombres. Gracia encantadora se ha derramado sobre tus labios. Por eso Dios te ha bendecido hasta tiempo indefinido. 3 Cíñete la espada sobre [tu] muslo, oh poderoso,[con] tu dignidad y tu esplendor. 4 Y en tu esplendor sigue adelante al éxito; cabalga en la causa de la verdad y la humildad [y] la justicia, y tu diestra te instruirá en cosas inspiradoras de temor. 5 Tus flechas son agudas —debajo de ti siguen cayendo pueblos—en el corazón de los enemigos del rey. 6 Dios es tu trono hasta tiempo indefinido, aun para siempre; el cetro de tu gobernación real es un cetro de rectitud. 7 Has amado la justicia y odias la iniquidad. Por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con el aceite de alborozo más que a tus socios. 8 Todas tus prendas de vestir son mirra y palo de áloe [y] casia; desde el magnífico palacio de marfil instrumentos de cuerda mismos te han regocijado. 9 Las hijas de reyes están entre tus mujeres preciosas. La regia consorte ha tomado su puesto a tu diestra en oro de Ofir. 10 Escucha, oh hija, y mira, e inclina tu oído; y olvida tu pueblo y la casa de tu padre. 11 Y el rey anhelará tu belleza, porque es tu señor, de modo que inclínate ante él. 12 La hija de Tiro también con un regalo...los ricos del pueblo ablandarán tu propio rostro. 13 La hija del rey está toda gloriosa dentro [de la casa];su ropa tiene engastes de oro. 14 En ropaje tejido será llevada al rey. Las vírgenes de su séquito como compañeras suyas están siendo introducidas a ti. 15 Serán traídas con regocijo y gozo; entrarán en el palacio del rey. 16 En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra. 17 Ciertamente haré mención de tu nombre durante todas las generaciones por venir. Por eso pueblos mismos te elogiarán hasta tiempo indefinido, aun para siempre.

“MI CORAZÓN SE HALLA AGITADO DEBIDO A UN ASUNTO AGRADABLE”

3, 4. a) ¿Qué “asunto agradable” es importante para nosotros, y hasta qué grado puede influir en nuestro corazón? b) ¿Qué mensaje predicamos “acerca de un rey”? c) ¿Cuándo se vuelve nuestra lengua como un “estilo [o punzón] de copista hábil”?
3 (Lea Salmo 45:1.) Hay “un asunto agradable” que hace que el salmista se emocione, de modo que su corazón “se halla agitado”. Tiene que ver con un rey. La expresión “se halla agitado” traduce un verbo hebreo que originalmente significa “borbotear” o “hervir”. En efecto, este asunto hace que el corazón del salmista hierva de entusiasmo y que su lengua se vuelva como un “estilo [o punzón] de copista hábil”.

(Salmo 45:1) Mi corazón se halla agitado debido a un asunto agradable. Estoy diciendo: “Mis obras son acerca de un rey”. Sea mi lengua el estilo de copista hábil.
3, 4. a) ¿Qué “asunto agradable” es importante para nosotros, y hasta qué grado puede influir en nuestro corazón? b) ¿Qué mensaje predicamos “acerca de un rey”? c) ¿Cuándo se vuelve nuestra lengua como un “estilo [o punzón] de copista hábil”?
4 ¿Y qué puede decirse de nosotros? Las buenas nuevas del Reino mesiánico son “un asunto agradable” que nos llega al corazón. El mensaje del Reino se volvió especialmente agradable en 1914, pues desde entonces se refiere, no a un gobierno futuro, sino a un verdadero gobierno ya establecido en el cielo. Este mensaje constituye las “buenas nuevas del reino” que predicamos “en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones” (Mat. 24:14). ¿Está “agitado” nuestro corazón con ese mensaje? ¿Predicamos las buenas nuevas del Reino con entusiasmo? Como en el caso del salmista, nosotros hablamos “acerca de un rey”. Proclamamos que Jesucristo ha sido coronado Rey del Reino mesiánico. Además, invitamos a todos —tanto a los gobernantes como a los gobernados— a someterse a su reinado (Sal. 2:1, 2, 4-12). Y nuestra lengua se vuelve como un “estilo de copista hábil” cuando utilizamos la Palabra escrita, la Biblia, en nuestra obra de predicar.

(Mateo 24:14) Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.
(Salmo 2:1, 2) ¿Por qué han estado en tumulto las naciones, y los grupos nacionales mismos han seguido hablando entre dientes una cosa vacía? 2 Los reyes de la tierra toman su posición, y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido,
(Salmo 2:4-12) El Mismísimo que se sienta en los cielos se reirá; Jehová mismo hará escarnio de ellos. 5 En aquel tiempo les hablará en su cólera, y en su ardiente desagrado los perturbará, 6 [diciendo:] “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey sobre Sión, mi santa montaña”. 7 Déjeseme hacer referencia al decreto de Jehová; Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre. 8 Pídeme, para que dé naciones por herencia tuya, y los cabos de la tierra por posesión tuya propia. 9 Las quebrarás con cetro de hierro, como si fueran vaso de alfarero las harás añicos”. 10 Y ahora, oh reyes, ejerzan perspicacia; déjense corregir, oh jueces de la tierra. 11 Sirvan a Jehová con temor y estén gozosos con temblor. 12 Besen al hijo, para que Él no se enoje y ustedes no perezcan [del] camino, porque su cólera se enciende fácilmente. Felices son todos los que se refugian en él.

Proclamamos con gozo las buenas nuevas sobre nuestro Rey, Jesucristo

LOS LABIOS DEL REY DERRAMAN GRACIA

5. a) ¿De qué maneras era “hermoso” Jesús? b) ¿De qué forma derramaban gracia los labios del Rey, y cómo podemos seguir su ejemplo?
5 (Lea Salmo 45:2.) Las Escrituras dicen muy poco sobre la apariencia física de Jesús. Como era perfecto, sin duda era un hombre “hermoso”, apuesto. Sin embargo, su excepcional belleza consistía en su inquebrantable lealtad a Jehová. Además, utilizaba “palabras llenas de gracia” al predicar el mensaje del Reino (Luc. 4:22; Juan 7:46). ¿Nos esforzamos por seguir su ejemplo en la predicación y por emplear palabras que lleguen al corazón de nuestros oyentes? (Col. 4:6.)
(Salmo 45:2) Eres realmente más hermoso que los hijos de los hombres. Gracia encantadora se ha derramado sobre tus labios. Por eso Dios te ha bendecido hasta
tiempo indefinido.
(Lucas 4:22) Y todos daban testimonio favorable acerca de él y se maravillaban de las palabras llenas de gracia que procedían de su boca, y decían: “Este es hijo de José, ¿verdad?”.
(Juan 7:46) Los oficiales respondieron: “Jamás ha hablado [otro] hombre así”.
(Colosenses 4:6) Que su habla siempre sea con gracia, sazonada con sal, para que sepan cómo deben dar una respuesta a cada uno.

6. ¿Cómo bendijo Dios a Jesús “hasta tiempo indefinido”?
6 Debido a la devoción incondicional de Jesús, Jehová lo bendijo en su ministerio y lo recompensó después de que entregó su vida en sacrificio. El apóstol Pablo escribió: “Al hallarse a manera de hombre, [Jesús] se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, sí, muerte en un madero de tormento. Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzó a un puesto superior y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de todo otro nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo y de los que están sobre la tierra y de los que están debajo del suelo, y reconozca abiertamente toda lengua que Jesucristo es Señor para la gloria de Dios el Padre” (Filip. 2:8-11). Jehová bendijo a Jesús “hasta tiempo indefinido”, o para siempre, al resucitarlo y concederle la inmortalidad (Rom. 6:9).
(Filipenses 2:8-11) Más que eso, al hallarse a manera de hombre, se humilló y se hizo obediente hasta la muerte, sí, muerte en un madero de tormento. 9 Por esta misma razón, también, Dios lo ensalzó a un puesto superior y bondadosamente le dio el nombre que está por encima de todo [otro] nombre, 10 para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los [que están] en el cielo y de los [que están] sobre la tierra y de los [que están] debajo del suelo, 11 y reconozca abiertamente toda lengua que Jesucristo es Señor para
la gloria de Dios el Padre.
(Romanos 6:9) Porque sabemos que Cristo, ahora que ha sido levantado de entre los muertos, ya no muere; la muerte ya no es amo sobre él.

EL REY LLEGA A SER MAYOR QUE SUS “SOCIOS”

7. ¿De qué maneras ungió Dios a Jesús más que a sus “socios”?
7 (Lea Salmo 45:6, 7.) Por el profundo amor que Jesús le tiene a la justicia y su intenso odio a todo lo que pueda deshonrar a su Padre, Jehová lo ungió como Rey del Reino mesiánico. Lo ungió con “el aceite de alborozo” más que a sus “socios”, es decir, los reyes de Judá de la línea de David. ¿De qué maneras? Para empezar, fue Jehová mismo quien lo ungió, y no solo lo ungió como Rey, sino también como Sumo Sacerdote (Sal. 2:2; Heb. 5:5, 6). Por otra parte, Jesús no fue ungido con aceite literal, sino con espíritu santo. Además, su reinado no es terrestre, sino celestial.
(Salmo 45:6, 7) Dios es tu trono hasta tiempo indefinido, aun para siempre; el cetro de tu gobernación real es un cetro de rectitud. 7 Has amado la justicia y odias la iniquidad. Por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con el aceite de alborozo más que a tus socios.
(Salmo 2:2) Los reyes de la tierra toman su posición, y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo contra Jehová y contra su ungido,
(Hebreos 5:5, 6) Del mismo modo también, el Cristo no se glorificó a sí mismo mediante llegar a ser sumo sacerdote, sino [que fue glorificado por aquel] que habló respecto a él: “Tú eres mi hijo; yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre”. 6 Así como dice también en otro lugar: “Tú eres sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec”.

8. a) ¿Por qué estamos seguros de que el reinado de Jesús es justo? b) ¿Por qué puede decirse que “Dios es [el] trono” de Jesús?
8 En 1914, Jehová convirtió a su Hijo en Rey Mesiánico. “El cetro de [su] gobernación real es un cetro de rectitud”, así que la justicia y la imparcialidad de su reinado están garantizadas. Su autoridad es legítima, pues “Dios es [su] trono”, es decir, Jehová es el fundamento de su gobierno. Además, el trono de Jesús durará “para siempre”. ¿No se siente usted orgulloso de servir a Jehová a las órdenes del poderoso Rey que él ha nombrado?

EL REY SE CIÑE LA ESPADA

9, 10. a) ¿Cuándo se ciñó Cristo la espada, y para qué la empleó? b) ¿Cómo usará Cristo su espada en el futuro?
9 (Lea Salmo 45:3.) Jehová ordena a su Rey que se ciña la espada sobre su muslo. De ese modo lo autoriza a guerrear contra todos los que rechazan su soberanía y aplicarles la sentencia divina (Sal. 110:2). Como Cristo es un Rey Guerrero invencible, se le llama “poderoso”. Se ciñó la espada en 1914 para derrotar a Satanás y sus demonios y arrojarlos del cielo a la Tierra (Rev. 12:7-9).
(Salmo 45:3) Cíñete la espada sobre [tu] muslo, oh poderoso,[con] tu dignidad y tu esplendor.
(Salmo 110:2) La vara de tu fuerza Jehová enviará desde Sión, [diciendo:] “Ve sojuzgando en medio de tus enemigos”.
(Revelación 12:7-9) Y estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el dragón, y el dragón y sus ángeles combatieron, 8 pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9 De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él.

10 Ese fue solo el comienzo del victorioso cabalgar del Rey, ya que todavía debe “completar su victoria” (Rev. 6:2). Aún tiene que ejecutar la sentencia de Jehová contra todos los elementos del sistema de Satanás en la Tierra, así como eliminar la influencia del Diablo y sus demonios. Primero le tocará el turno a Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión falsa. Jehová usará a los gobernantes de este mundo para aniquilar a esa malvada “ramera” (Rev. 17:16, 17). A continuación, el Rey Guerrero avanzará contra el sistema político de Satanás y lo borrará de la existencia. Cristo, al que también se le llama “el ángel del abismo”, completará entonces su victoria arrojando al abismo a Satanás y sus demonios (Rev. 9:1, 11; 20:1-3). Veamos cómo profetiza el Salmo 45 estos emocionantes sucesos.
(Revelación 6:2) Y vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria.
(Revelación 17:16, 17) Y los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, estos odiarán a la ramera y harán que quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego. 17 Porque Dios puso en sus corazones llevar a cabo Su pensamiento, aun llevar a cabo el solo pensamiento [de ellos] al dar ellos su reino a la bestia salvaje, hasta que se hayan
realizado las palabras de Dios.
(Revelación 9:1) Y el quinto ángel tocó su trompeta. Y vi una estrella que había caído del cielo a la tierra, y a él le fue dada la llave del hoyo del abismo.
(Revelación 9:11) Tienen sobre ellas un rey, el ángel del abismo. En hebreo su nombre es Abadón, pero en griego tiene el nombre Apolión.
(Revelación 20:1-3) Y vi a un ángel que descendía del cielo con la llave del abismo y una gran cadena en la mano. 2 Y prendió al dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. 3 Y lo arrojó al abismo, y [lo] cerró y [lo] selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.

EL REY CABALGA “EN LA CAUSA DE LA VERDAD”

11. ¿En qué sentido cabalga Cristo “en la causa de la verdad”?

11 (Lea Salmo 45:4.) El Rey Guerrero no lleva a cabo una campaña de conquista con el objetivo de ocupar territorios o dominar pueblos. Pelea una guerra justa con fines mucho más nobles. “Cabalga en la causa de la verdad y la humildad y la justicia.” ¿En qué sentido cabalga “en la causa de la verdad”? En el sentido de que defiende la principal verdad que debe defenderse: que Jehová tiene el derecho a ser el Soberano Universal. Satanás puso en duda ese derecho a gobernar cuando se rebeló contra Dios. Desde entonces, esta verdad principal ha sido cuestionada tanto por los demonios como por los seres humanos. Ha llegado la hora de que el Rey ungido por Dios cabalgue para dejar sentada, de una vez por todas, la verdad en cuanto a la soberanía de Jehová.
(Salmo 45:4) Y en tu esplendor sigue adelante al éxito; cabalga en la causa de la verdad y la humildad [y] la justicia, y tu diestra te instruirá en cosas inspiradoras de temor.

12. ¿En qué sentido cabalga el Rey “en la causa de [...] la humildad”?
12 El Rey también cabalga “en la causa de [...] la humildad”. Siendo el Hijo unigénito de Dios, ha dado un magnífico ejemplo de humildad y de sumisión leal a la soberanía de su Padre (Is. 50:4, 5; Juan 5:19). Todos los súbditos fieles del Rey deben seguir su ejemplo y someterse humildemente y por completo a la soberanía de Jehová. Solo quienes hagan eso podrán vivir en el prometido nuevo mundo de Dios (Zac. 14:16, 17).
(Isaías 50:4, 5) El Señor Soberano Jehová mismo me ha dado la lengua de los enseñados, para que sepa responder al cansado con una palabra. Él despierta mañana a mañana; me despierta el oído para que oiga como los enseñados. 5 El Señor Soberano Jehová mismo me ha abierto el oído, y yo, por mi parte, no fui rebelde. No me volví en la dirección opuesta.
(Juan 5:19) Por eso, en respuesta, Jesús pasó a decirles: “Muy verdaderamente les digo: El Hijo no puede hacer ni una sola cosa por su propia iniciativa, sino únicamente lo que ve hacer al Padre. Porque cualesquiera cosas que Aquel hace, estas cosas también las hace el Hijo de igual manera.
(Zacarías 14:16, 17) ”Y tiene que ocurrir [que], en lo que respecta a todos los que queden de todas las naciones que vienen contra Jerusalén, ellos también tendrán que subir de año en año a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las cabañas. 17 Y tiene que ocurrir que, en lo que respecta a cualquiera que no suba de las familias de la tierra a Jerusalén a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos, aun sobre ellos no ocurrirá lluvia fuerte.

13. ¿En qué sentido avanza Cristo “en la causa de [...] la justicia”?
13 Además, Cristo avanza “en la causa de [...] la justicia”. La justicia que el Rey defiende es “la justicia de Dios”, la norma divina de lo que está bien o mal (Rom. 3:21; Deut. 32:4). Isaías profetizó sobre el Rey Jesucristo: “Un rey reinará para justicia” (Is. 32:1). El reinado de Jesús traerá los “nuevos cielos” y la “nueva tierra” prometidos, donde “la justicia habrá de morar” (2 Ped. 3:13). Esto significa que todos los habitantes de ese nuevo mundo tendrán que obedecer las normas de Jehová (Is. 11:1-5).
(Romanos 3:21) Mas ahora, aparte de ley, la justicia de Dios ha sido puesta de manifiesto, según dan testimonio de ella la Ley y los Profetas;
(Deuteronomio 32:4) La Roca, perfecta es su actividad, porque todos sus caminos son justicia. Dios de fidelidad, con quien no hay injusticia; justo y recto es él.
(Isaías 32:1) ¡Mira! Un rey reinará para justicia misma; y en cuanto a príncipes, gobernarán como príncipes para derecho mismo.
(2 Pedro 3:13) Pero hay nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos según su promesa, y en estos la justicia habrá de morar.
(Isaías 11:1-5) Y tiene que salir una ramita del tocón de Jesé; y procedente de sus raíces un brote será fructífero. 2 Y sobre él tiene que asentarse el espíritu de Jehová, el espíritu de sabiduría y de entendimiento, el espíritu de consejo y de poderío, el espíritu de conocimiento y del temor de Jehová; 3 y habrá disfrute por él en el temor de Jehová. Y él no juzgará por la mera apariencia de las cosas a sus ojos, ni censurará simplemente según lo que oigan sus oídos. 4 Y con justicia tiene que juzgar a los de condición humilde, y con rectitud tiene que administrar censura a favor de los mansos de la tierra. Y tiene que golpear la tierra con la vara de su boca; y con el espíritu de sus labios dará muerte al inicuo. 5 Y la justicia tiene que resultar ser el cinto de sus caderas, y la fidelidad el cinto de sus lomos.

EL REY EFECTÚA “COSAS INSPIRADORAS DE TEMOR”

14. ¿Qué “cosas inspiradoras de temor” efectuará Cristo con su mano derecha? (Vea la ilustración del principio.)
14 Mientras cabalga, el Rey lleva una espada a su costado (Sal. 45:3). Pero llega el momento en que debe sacarla y empuñarla con la mano derecha. El salmista profetiza que Jesús efectuará “cosas inspiradoras de temor” con su diestra (Sal. 45:4). Cuando Jesucristo cabalgue para ejecutar la sentencia divina en el Armagedón, hará “cosas inspiradoras de temor” contra sus enemigos. No sabemos exactamente qué medios empleará para destruir el sistema de Satanás, pero sus actos aterrorizarán el corazón de quienes no hayan hecho caso de la advertencia divina y no se hayan sometido a la autoridad del Rey (lea Salmo 2:11, 12). En su profecía sobre el tiempo del fin, Jesús dijo: “Los hombres desmaya[rán] por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos”. Y añadió: “Entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria” (Luc. 21:26, 27).
(Salmo 45:3) Cíñete la espada sobre [tu] muslo, oh poderoso,[con] tu dignidad y tu esplendor.
(Salmo 45:4) Y en tu esplendor sigue adelante al éxito; cabalga en la causa de la verdad y la humildad [y] la justicia, y tu diestra te instruirá en cosas inspiradoras de temor.
(Salmo 2:11, 12) Sirvan a Jehová con temor y estén gozosos con temblor. 12 Besen al hijo, para que Él no se enoje y ustedes no perezcan [del] camino, porque su cólera se enciende fácilmente. Felices son todos los que
se refugian en él.
(Lucas 21:26, 27) mientras que los hombres desmayan por el temor y la expectación de las cosas que vienen sobre la tierra habitada; porque los poderes de los cielos serán sacudidos. 27 Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en una nube con poder y gran gloria.

15, 16. ¿Quiénes compondrán “los ejércitos” que irán con Cristo a la batalla?
15 La venida del Rey “con poder y gran gloria” para ejecutar sentencia se anuncia en el libro de Revelación. El apóstol Juan declaró: “Vi el cielo abierto, y, ¡miren!, un caballo blanco. Y el que iba sentado sobre él se llama Fiel y Verdadero, y juzga y se ocupa en guerrear con justicia. También, los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos, y estaban vestidos de lino fino, blanco y limpio. Y de su boca sale una aguda espada larga, para que hiera con ella a las naciones, y las pastoreará con vara de hierro. Pisa también el lagar de vino de la cólera de la ira de Dios el Todopoderoso” (Rev. 19:11, 14, 15).
(Revelación 19:11) Y vi el cielo abierto, y, ¡miren!, un caballo blanco. Y el que iba sentado sobre él se llama Fiel y Verdadero, y juzga y se ocupa en guerrear con justicia.
(Revelación 19:14, 15) También, los ejércitos que estaban en el cielo le seguían en caballos blancos, y estaban vestidos de lino fino, blanco y limpio. 15 Y de su boca sale una aguda espada larga, para que hiera con ella a las naciones, y las pastoreará con vara de hierro. Pisa también el lagar de vino de la cólera de la ira de Dios el Todopoderoso.

16 ¿Quiénes compondrán “los ejércitos” celestiales que irán con Cristo a la batalla? Cuando él se ciñó la espada para arrojar a Satanás y los demonios del cielo, lo acompañaron “sus ángeles” (Rev. 12:7-9). Es lógico, por tanto, concluir que los santos ángeles formarán parte de los ejércitos de Cristo en la guerra del Armagedón. ¿Habrá alguien más en esos ejércitos? Pues bien, Jesús hizo esta promesa a sus hermanos ungidos: “Al que venza y observe mis hechos hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones, y pastoreará a la gente con vara de hierro, de modo que serán hechos pedazos como vasos de barro, como [yo la] he recibido de mi Padre” (Rev. 2:26, 27). Por consiguiente, los hermanos ungidos de Cristo, quienes para entonces ya habrán obtenido su recompensa celestial, también formarán parte de sus ejércitos celestiales. Estarán a su lado cuando efectúe “cosas inspiradoras de temor” al pastorear a las naciones con una vara de hierro.
(Revelación 12:7-9) Y estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el dragón, y el dragón y sus ángeles combatieron, 8 pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9 De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él.
(Revelación 2:26, 27) Y al que venza y observe mis hechos hasta el fin, le daré autoridad sobre las naciones, 27 y pastoreará a la gente con vara de hierro, de modo que serán hechos pedazos como vasos de barro, como lo que he recibido de mi Padre,

EL REY COMPLETA SU VICTORIA

17. a) ¿Qué representa el hecho de que Cristo vaya montado en un caballo blanco? b) ¿Qué representan la espada y el arco?
17 (Lea Salmo 45:5.) El Rey va montado en un caballo blanco, lo cual representa que pelea una guerra que es limpia y justa a los ojos de Jehová (Rev. 6:2; 19:11). Además de la espada, lleva un arco. Leemos: “Vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria”. Tanto la espada como el arco representan los medios que Cristo empleará para eliminar a sus enemigos.
(Salmo 45:5) Tus flechas son agudas —debajo de ti siguen cayendo pueblos—en el corazón de los enemigos
del rey.
(Revelación 6:2) Y vi, y, ¡miren!, un caballo blanco; y el que iba sentado sobre él tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo y para completar su victoria.
(Revelación 19:11) Y vi el cielo abierto, y, ¡miren!, un caballo blanco. Y el que iba sentado sobre él se llama Fiel y Verdadero, y juzga y se ocupa en guerrear con justicia.

18. ¿En qué sentido resultarán “agudas” las “flechas” del Rey?

18 En un tono poético, el salmista profetiza que las flechas del Rey serán agudas, que atravesarán el corazón de sus enemigos y harán que los pueblos caigan ante él. Será una matanza a escala mundial, pues la profecía de Jeremías declara: “Los muertos por Jehová ciertamente llegarán a estar en aquel día desde un extremo de la tierra hasta el mismísimo otro extremo de la tierra” (Jer. 25:33). Y en una profecía paralela, Juan dice así: “Vi también a un ángel que estaba de pie en el sol, y clamó con voz fuerte y dijo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: ‘Vengan acá, sean reunidas a la gran cena de Dios, para que coman las carnes de reyes y las carnes de comandantes militares y las carnes de hombres fuertes y las carnes de caballos y de los que van sentados sobre ellos, y las carnes de todos, de libres así como de esclavos y de pequeños y grandes’” (Rev. 19:17, 18).
(Jeremías 25:33) Y los muertos por Jehová ciertamente llegarán a estar en aquel día desde un extremo de la tierra hasta el mismísimo otro extremo de la tierra. No serán plañidos, ni serán recogidos ni enterrados. Quedarán como estiércol sobre la superficie del suelo’.
(Revelación 19:17, 18) Vi también a un ángel que estaba de pie en el sol, y clamó con voz fuerte y dijo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: “Vengan acá, sean reunidas a la gran cena de Dios, 18 para que coman las carnes de reyes y las carnes de comandantes militares y las carnes de hombres fuertes y las carnes de caballos y de los que van sentados sobre ellos, y las carnes de todos, de libres así como de esclavos y de pequeños y grandes”.

19. ¿Cómo seguirá Cristo “adelante al éxito” para completar su victoria?
19 Después de destruir al malvado sistema de cosas de Satanás en la Tierra, el glorioso Rey Jesucristo “[seguirá] adelante al éxito” (Sal. 45:4). Completará su victoria arrojando a Satanás y sus demonios al abismo, donde tendrán que permanecer durante todo el Reinado de Mil Años (Rev. 20:2, 3). Como si estuvieran muertos, el Diablo y sus ángeles no podrán hacer nada. Así pues, los habitantes de la Tierra estarán libres de su influencia y podrán obedecer completamente a su victorioso Rey. Sin embargo, antes de que vean cómo la Tierra se transforma gradualmente en un paraíso global, tendrán otra ocasión para regocijarse con el Rey y sus hermanos ungidos. En el siguiente artículo veremos cuál será ese gozoso acontecimiento.
(Salmo 45:4) Y en tu esplendor sigue adelante al éxito; cabalga en la causa de la verdad y la humildad [y] la justicia, y tu diestra te instruirá en cosas inspiradoras de temor.
(Revelación 20:2, 3) Y prendió al dragón, la serpiente original, que es el Diablo y Satanás, y lo ató por mil años. 3 Y lo arrojó al abismo, y [lo] cerró y [lo] selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.

Cántico 107
Subamos a la montaña de Jehová
(Isaías 2:2-4)

Ir al Inicio

Referencias consultadas en: Biblioteca en Línea Watchtower