Buscar contenidos

Búsqueda personalizada

Ejemplos de fe: Estudio con textos bíblicos | Capítulo 3: “El padre de todos los que tienen fe”

Estudio Bíblico de la Congregación | Información de estudio para el libro: Ejemplos de fe

Capítulo 3: “El padre de todos los que tienen fe”


párr. 2 (Gén. 8:20) Y Noé empezó a edificar un altar a Jehová y a tomar algunas de todas las bestias limpias y de todas las criaturas voladoras limpias y a ofrecer ofrendas quemadas sobre el altar.
párr. 2 (Gén. 9:12-14) Y Dios añadió: “Esta es la señal del pacto que estoy dando entre yo y ustedes y toda alma viviente que está con ustedes, por las generaciones hasta tiempo indefinido. 13 De veras doy mi arco iris en la nube, y tiene que servir como señal del pacto entre yo y la tierra. 14 Y tiene que suceder que cuando yo traiga una nube sobre la tierra, entonces ciertamente aparecerá el arco iris en la nube.

párr. 2 (Jos. 24:2) Y Josué pasó a decir a todo el pueblo: “Esto es lo que ha dicho Jehová el Dios de Israel: ‘Fue al otro lado del Río donde hace mucho moraron sus antepasados, Taré padre de Abrahán y padre de Nacor, y ellos solían servir a otros dioses.

párr. 3 (Rom. 4:11) Y recibió una señal, a saber, la circuncisión, como sello de la justicia por la fe que tuvo mientras se halló en su estado de incircuncisión, para que fuera el padre de todos los que tienen fe mientras están en incircuncisión, a fin de que se les impute la justicia;

párr. 4 (Gén. 9:26) Y añadió: “Bendito sea Jehová, el Dios de Sem, y llegue a ser Canaán esclavo para él.

párr. 7 (Juan 15:19) Si ustedes fueran parte del mundo, el mundo le tendría afecto a lo que es suyo. Ahora bien, porque ustedes no son parte del mundo, sino que yo los he escogido del mundo, a causa de esto el mundo los odia.

párr. 8 (Hech. 7:2, 3) Él dijo: “Varones, hermanos y padres, oigan. El Dios de la gloria se apareció a nuestro antepasado Abrahán, cuando él estaba en Mesopotamia, antes que se domiciliara en Harán, 3 y le dijo: ‘Sal de tu tierra y de tus parientes y ve a la tierra que yo te mostraré’.

párr. 11 (Gén. 11:31) Después de eso Taré tomó a Abrán su hijo y a Lot, el hijo de Harán, su nieto, y a Sarai su nuera, la esposa de Abrán su hijo, y estos salieron con él de Ur de los caldeos para ir a la tierra de Canaán. Con el tiempo llegaron a Harán y se pusieron a morar allí.

párr. 13 (Heb. 6:10) Porque Dios no es injusto para olvidar la obra de ustedes y el amor que mostraron para con su nombre, por el hecho de que han servido a los santos y continúan sirviendo.

párr. 13 (Heb. 11:6) Además, sin fe es imposible ser[le] de buen agrado, porque el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.

párr. 16 (Gén. 11:32) Y los días de Taré llegaron a ser doscientos cinco años. Entonces murió Taré en Harán.

párr. 16 (Gén. 12:2, 3) y haré de ti una nación grande y te bendeciré y de veras haré grande tu nombre; y resulta ser tú una bendición. 3 Y ciertamente bendeciré a los que te bendigan, y al que invoque mal sobre ti lo maldeciré, y ciertamente se bendecirán por medio de ti todas las familias del suelo”.

párr. 17 (Gén. 12:5) Así que Abrán tomó a Sarai su esposa y a Lot el hijo de su hermano y todos los bienes que ellos habían acumulado y las almas que habían adquirido en Harán, y procedieron a salir para ir a la tierra de Canaán. Por fin llegaron a la tierra de Canaán.

párr. 18 (Éx. 12:40-43) Y la morada de los hijos de Israel, que habían morado en Egipto, fue de cuatrocientos treinta años. 41 Y aconteció al cabo de los cuatrocientos treinta años, sí, aconteció en este mismo día, que todos los ejércitos de Jehová salieron de la tierra de Egipto. 42 Es noche de observancia con respecto a Jehová por haberlos sacado de la tierra de Egipto. Con respecto a Jehová, esta noche es una de observancia de parte de todos los hijos de Israel durante todas sus generaciones. 43 Y pasó Jehová a decir a Moisés y Aarón: “Este es el estatuto de la pascua: Ningún extranjero puede comer de ella.

párr. 19 (Gén. 3:15) Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia de ella. Él te magullará en la cabeza y tú le magullarás en el talón”.

párr. 19 (Gén. 12:7) Jehová ahora se apareció a Abrán y dijo: “A tu descendencia voy a dar esta tierra”. Después de eso él edificó allí un altar a Jehová, que se le había aparecido.

párr. 20 (Gén. 12:7, 8) Jehová ahora se apareció a Abrán y dijo: “A tu descendencia voy a dar esta tierra”. Después de eso él edificó allí un altar a Jehová, que se le había aparecido. 8 Más tarde se mudó de allí a la región montañosa, al este de Betel, y asentó su tienda, con Betel al oeste y Hai al este. Entonces edificó allí un altar a Jehová y empezó a invocar el nombre de Jehová.

párr. 20 (Heb. 11:10) Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es Dios.

párr. 21 (Heb. 11:10) Porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos verdaderos, cuyo edificador y hacedor es Dios.

(Éx. 12:40, 41) Y la morada de los hijos de Israel, que habían morado en Egipto, fue de cuatrocientos treinta años. 41 Y aconteció al cabo de los cuatrocientos treinta años, sí, aconteció en este mismo día, que todos los ejércitos de Jehová salieron de la tierra de Egipto.

(Gál. 3:17) Además, digo esto: En cuanto al pacto previamente validado por Dios, la Ley que vino a existir cuatrocientos treinta años después no lo invalida, para así abolir la promesa.

(Luc. 22:29) y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino,

(Luc. 22:19) También, tomó un pan, dio gracias, lo partió, y se lo dio a ellos, diciendo: “Esto significa mi cuerpo que ha de ser dado a favor de ustedes. Sigan haciendo esto en memoria de mí”.

(Gén. 17:5) Y ya no te llamarás más por el nombre Abrán, y tu nombre tiene que llegar a ser Abrahán, porque padre de una muchedumbre de naciones de seguro te haré yo.

(Gén. 17:15) Y Dios pasó a decir a Abrahán: “En cuanto a Sarai tu esposa, no debes llamarla por el nombre Sarai, porque su nombre es Sara.

(Gén. 12:16) Y él trató bien a Abrán por causa de ella, y este llegó a tener ovejas y ganado vacuno y asnos y siervos y siervas y asnas y camellos.

(Gén. 24:35) Y Jehová ha bendecido a mi amo muchísimo, por cuanto sigue haciéndolo más grande y dándole ovejas y ganado vacuno y plata y oro y siervos y siervas y camellos y asnos.

párr. 1 En aquel momento, Abrahán en realidad se llamaba Abrán. Pero años más tarde, Dios le puso el nombre Abrahán, que significa “Padre de una Multitud” (Gén. 17:5).

párr. 4 Lo mismo ocurre con Abrahán: aunque no era el mayor de los hijos de Taré, con frecuencia se le menciona primero en las Escrituras.

párr. 6 En aquel momento, Sara se llamaba Sarai. Pero más adelante, Dios le puso el nombre Sara, que significa “Princesa” (Gén. 17:15).

párr. 12 Algunos estudiosos cuestionan el hecho de que los camellos hubieran sido domesticados para el tiempo de Abrahán. Sin embargo, las pruebas que aportan no son concluyentes. Lo cierto es que la Biblia nombra en varias ocasiones a los camellos entre las posesiones de Abrahán (Gén. 12:16; 24:35).

PREGUNTAS PARA PENSAR

• ¿Cómo demostró Abrahán su fe en un mundo lleno de idolatría?
• ¿Qué le impresiona a usted sobre la actitud con que Abrahán salió de Ur?
• ¿Cómo recompensó Jehová la fe de Abrahán?
• ¿Cómo podría usted imitar la fe que tenía Abrahán?

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Buscar Contenidos

Búsqueda personalizada