BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Escuela del Ministerio Teocrático con Puntos Sobresalientes de Génesis 25 a 28

ADS

Referencias para la Escuela del Ministerio Teocrático

Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático:

10 de febr. Lectura de la Biblia: Génesis 25 a 28
• Núm. 1: Génesis 25:19-34
• Núm. 2: Los resucitados para reinar con Cristo serán como él (rs pág. 328 párr. 4–pág. 329 párr. 2)
• Núm. 3: Cosa aborrecible. ¿Qué piensa Jehová de la idolatría y de la desobediencia? (it-1 págs. 562, 563)

Escuela del Ministerio Teocrático

Puntos Sobresalientes de Génesis 25 a 28


Reparo 6ª Pregunta.-
¿Qué importantes verdades podemos extraer de la profecía registrada en Génesis 25: 23, que declara que “el mayor servirá al menor”? [10 de febrero, w03 15/10 pág. 29 párr. 2.]
w03 15/10 pág. 29 Jacob apreciaba los valores espirituales
Jacob no usurpó en modo alguno la herencia de Esaú. Antes de que nacieran, Jehová había dicho que “el mayor servir[ía] al menor” (Génesis 25:23). Pero puede que alguien pregunte: “¿No habría sido más fácil si Dios hubiera hecho que Jacob naciera primero?”. Lo que sucedió después nos enseña verdades importantes. Dios no reserva bendiciones para quienes creen que tienen el derecho de recibirlas, pero sí muestra bondad inmerecida a quienes él escoge. Por ello, Jacob recibió la primogenitura, no su hermano mayor, quien la había despreciado. De igual manera, debido a que los judíos naturales como nación mostraron la misma actitud que Esaú, se les reemplazó con el Israel espiritual (Romanos 9:6-16, 24). Hoy la buena relación con Jehová no se consigue mediante una herencia recibida sin esfuerzo alguno por haber nacido en el seno de una familia que teme a Dios o en un ambiente espiritual. Los que desean recibir bendiciones divinas tienen que esforzarse por ser piadosos y tienen que estimar de verdad las cosas espirituales.

Repaso 7ª Pregunta.-
¿Cuál fue el significado del sueño de Jacob en el que aparece “una escalera”? (Gén. 28: 12, 13.) [10 de febrero, w04 15/1 pág. 28 párr. 6.]
w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
28:12, 13. ¿Cuál fue el significado del sueño de Jacob en el que aparece “una escalera”? Esta “escalera” (que puede haber tenido la apariencia de un tramo ascendente de piedras) indicó que hay comunicación entre la Tierra y el cielo, y que los ángeles desempeñan un servicio muy importante entre Jehová y los seres humanos que tienen Su aprobación (Juan 1:51).

w05 1/5 pág. 14 párrs. 7-8 ¿Quiénes resucitarán?
7, 8. a) ¿Cómo podría explicarse adónde fue Abrahán al morir? b) ¿Cómo sabemos que otras personas fueron al Seol cuando murieron?
7 Tiempo atrás, después de ratificar el pacto que había hecho con Abrahán y de prometerle que su descendencia se multiplicaría, Jehová anunció el futuro de su siervo: “En cuanto a ti, irás a tus antepasados en paz; serás enterrado en buena vejez” (Génesis 15:15). Y así ocurrió exactamente, como indica Génesis 25:8: “Entonces expiró Abrahán y murió en buena vejez, viejo y satisfecho, y fue recogido a su pueblo”. ¿Quiénes formaban su pueblo? En Génesis 11:10-26 se enumeran sus antepasados hasta llegar a Sem, el hijo de Noé. De modo que fue con estos otros que ya descansaban en el Seol con quienes Abrahán se reunió al morir.
8 La expresión “recogido a su pueblo” aparece con cierta frecuencia en las Escrituras Hebreas. Así, es lógico concluir que tanto el hijo de Abrahán, Ismael, como el hermano de Moisés, Aarón, fueron al Seol al morir, con la esperanza de ser resucitados (Génesis 25:17; Números 20:23-29). Moisés también fue al Seol, aunque nunca se supo dónde estaba su tumba (Números 27:13; Deuteronomio 34:5, 6). Igualmente, Josué, sucesor de Moisés y caudillo de Israel, y toda su generación también descendieron al Seol cuando murieron (Jueces 2:8-10).

w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 25:23. Jehová es capaz de conocer la composición genética del feto y de usar su presciencia para seleccionar de antemano a la persona indicada para su propósito. Sin embargo, no predetermina el resultado final de su vida (Oseas 12:3; Romanos 9:10-12).

w11 15/8 págs. 23-24 párr. 3 Jehová, “el Dios que da paz”
3. ¿Qué aprendemos de la forma en que Jacob manejó su problema con Esaú?
3 ¿Qué aprendemos de este relato? Que cuando tengamos un problema con otro cristiano, debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para solucionarlo y no poner en peligro la paz de la congregación. Esto es cierto incluso si estamos convencidos de que no hemos hecho nada malo y no le debemos ninguna disculpa a nadie. Jacob tenía motivos para pensar así, pues era Esaú quien había menospreciado sus derechos como hijo mayor y se los había vendido por un plato de lentejas (Gén. 25:31-34; Heb. 12:16). Pero al igual que Jacob, debemos orar a Jehová y estar dispuestos a hacer grandes esfuerzos con tal de mantener la paz. Sin duda, Jehová bendecirá nuestro empeño. A continuación veremos otros ejemplos bíblicos que nos enseñan a promover la paz.

w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Génesis 25:32, 33; 32:24-29. El interés de Jacob por obtener la primogenitura y la lucha que sostuvo con un ángel toda la noche hasta conseguir una bendición indican que apreciaba las cosas sagradas. Jehová nos ha confiado muchas cosas sagradas, tales como nuestra relación con él y su organización, el rescate, la Biblia y la esperanza del Reino. Seamos como Jacob y demostremos que las apreciamos.

w11 15/8 pág. 26 párr. 14 Jehová, “el Dios que da paz”
14. ¿Cómo demostró Isaac su interés en mantener las buenas relaciones cuando el rey filisteo le propuso un acuerdo de paz?
14 ¿Podría haber luchado Isaac para defender sus pozos? Sin duda alguna. A fin de cuentas, contaba con la protección de Dios. Así lo reconocieron más tarde el rey filisteo y dos de sus oficiales cuando fueron a verlo en Beer-seba para concertar un acuerdo de paz. Le dijeron: “Hemos visto, innegablemente, que Jehová ha resultado estar contigo”. Entonces, ¿por qué había preferido Isaac mudarse en los casos anteriores? Para evitar la confrontación. Ahora, durante la visita del rey filisteo y sus acompañantes, volvió a demostrar que su mayor interés era mantener las buenas relaciones: “Les hizo un banquete y comieron y bebieron. A la mañana siguiente madrugaron y se hicieron declaraciones juradas el uno al otro. Después Isaac los envió [...] en paz” (Gén. 26:26-31).

w04 15/1 pág. 28 Puntos sobresalientes del libro de Génesis (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Génesis 28:12, 13. ¿Cuál fue el significado del sueño de Jacob en el que aparece “una escalera”? Esta “escalera” (que puede haber tenido la apariencia de un tramo ascendente de piedras) indicó que hay comunicación entre la Tierra y el cielo, y que los ángeles desempeñan un servicio muy importante entre Jehová y los seres humanos que tienen Su aprobación (Juan 1:51).

10 de febr. Lectura de la Biblia: Génesis 25 a 28

Núm. 1: Génesis 25:19-34


Núm. 2: Los resucitados para reinar con Cristo serán como él (rs pág. 328 párr. 4–pág. 329 párr. 2)

¿Quiénes serán resucitados para participar de la vida celestial con Cristo, y qué harán allí?
Luc. 12:32: “No teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino.” (Entre estos no está toda persona que haya ejercido fe; se trata de una cantidad limitada. Estarán en el cielo con un propósito.)
Rev. 20:4, 6: “Vi tronos, y hubo quienes se sentaron sobre ellos, y se les dio poder para juzgar. [...] Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre éstos no tiene autoridad la muerte segunda, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y gobernarán como reyes con él por los mil años.”
Véanse también las páginas 72-78, en la sección titulada “Cielo”.
¿Tendrán allí con el tiempo cuerpos físicos glorificados las personas que sean levantadas a la vida celestial?
Fili. 3:20, 21: “El Señor Jesucristo, [...] amoldará de nuevo nuestro cuerpo humillado para que sea conforme a su cuerpo glorioso según la operación del poder que él tiene.” (¿Significa esto que es el cuerpo de carne que ellos tienen lo que con el tiempo será hecho glorioso en los cielos? ¿O significa que, en lugar de tener un cuerpo de carne inferior, serán vestidos de un glorioso cuerpo espiritual cuando sean levantados a la vida celestial? Dejemos que el siguiente texto bíblico conteste.)
1 Cor. 15:40, 42-44, 47-50: “Hay cuerpos celestes, y cuerpos terrestres; mas la gloria de los cuerpos celestes es de una clase, y la de los cuerpos terrestres es de una clase diferente. [...] Así también es la resurrección de los muertos. [...] Se siembra cuerpo físico, se levanta cuerpo espiritual. [...] El primer hombre [Adán] procede de la tierra y es hecho de polvo; el segundo hombre [Jesucristo] procede del cielo. Tal como el que fue hecho de polvo es, así aquellos hechos de polvo son también; y tal como el celestial es, así los que son celestiales son también. Y así como hemos llevado la imagen de aquel hecho de polvo, llevaremos también la imagen del celestial. Sin embargo, esto digo, hermanos, que carne y sangre no pueden heredar el reino de Dios.” (Estas palabras no dejan margen a la posibilidad de que se mezclen las dos clases de cuerpos, o a que un cuerpo de carne se pueda llevar al cielo.)

Núm. 3: Cosa aborrecible. ¿Qué piensa Jehová de la idolatría y de la desobediencia? (it-1 págs. 562, 563)

COSA ABORRECIBLE
La palabra hebrea nid•dáh aparece 30 veces en las Escrituras Hebreas, y posiblemente se derive de la palabra raíz na•dháh, que significa “excluir; sacar de la mente (rehusar pensar en)”. (Isa 66:5; Am 6:3.) Nid•dáh indica impureza, algo aborrecible, ya sea físico, como por ejemplo, la menstruación (Le 12:2, 5; 15:20, 24, 25, 33), o moral, como la idolatría. (Esd 9:11; 2Cr 29:5.) La misma palabra hebrea se usa con relación al “agua de limpieza” (Nú 19:9-21; 31:23, NM; “agua usada en caso de menstruación”, Nú 19:9, NM, nota; “agua purificadora de impurezas”, DK, HM; “agua lustral”, BJ, NBE), es decir, al agua usada para eliminar la impureza o inmundicia.
En Lamentaciones 1:17 Jeremías dice que en su desolación Jerusalén había “llegado a ser una cosa aborrecible [“cual mujer manchada en sus períodos”, TA, 1953; “objeto de abominación”, NC, Str; “cosa asquerosa”, DK, Mod] en medio de ellos [es decir, en medio de las naciones vecinas]”.
Antes de que Babilonia destruyera Jerusalén, Jehová le dijo al pueblo de Israel mediante su profeta Ezequiel: “Los de la casa de Israel estaban morando sobre su suelo, y seguían haciéndolo inmundo con su camino y con sus tratos. Como la inmundicia de la menstruación [nid•dáh] ha llegado a ser delante de mí su camino”. (Eze 36:17.) Israel se había hecho impuro espiritualmente debido a las prácticas idolátricas, por lo que su dueño marital, Jehová Dios, lo rechazaba, y solo se reuniría de nuevo con él después de que pasara por un proceso de limpieza. En el Eze 36 versículo 25, Jehová añade: “Y ciertamente rociaré sobre ustedes agua limpia, y llegarán a estar limpios; de todas sus impurezas y de todos sus ídolos estercolizos los limpiaré”. (Compárese con Eze 18:6.)
En Ezequiel 7:19, 20 Dios expresa su ira contra Israel por haber hecho imágenes religiosas con su plata y su oro, y dice que les haría arrojar su plata y su oro en las calles como “una cosa aborrecible [nid•dáh]”. (Compárese con Isa 30:22; véase COSA REPUGNANTE, COSA ASQUEROSA.)
Aborrecimiento. Otras expresiones hebreas con el sentido de “aborrecimiento” son quts, que se refiere a la reacción emocional y se define como “aborrecer; tener aborrecimiento; sentir pavor morboso” (Gé 27:46; 1Re 11:25; Nú 22:3), y ga•ʽál, que también significa “aborrecer”, pero que además comunica la idea de un rechazo de lo aborrecido. (Le 26:11, 15, 30; 2Sa 1:21, nota.) En la Septuaginta griega a veces se traducen estas palabras hebreas por la voz griega pro•so•kjthí•zō, que significa “quedar asqueado” (Gé 27:46; Le 26:15; compárese con Heb 3:10), y bde•lýs•so•mai, que comunica la idea de “expresar aborrecimiento de; sentir asco por”. (Le 20:23; 26:11; compárese con Ro 2:22.)
Como los cananeos fueron culpables de inmoralidad sexual y perversión, idolatría y prácticas espiritistas, el Altísimo los aborreció, lo que resultó en que decretara su aniquilación. (Le 20:2-23.) A los israelitas se les advirtió que si desobedecían, Jehová también los aborrecería y retiraría de ellos su protección y bendición. Sin embargo, por lealtad al pacto que había hecho con Israel, no los aborreció hasta el extremo de aniquilarlos por completo. (Le 26:11-45.) En el caso de aquellos que demuestren ser inicuos, su resurrección resultará ser de “aborrecimiento” (heb. de•ra•ʼóhn) eterno. Será una resurrección de juicio condenatorio, de cortamiento eterno. (Da 12:2; Jn 5:28, 29.)
El rechazo deliberado de los mandamientos, censura y provisiones de Jehová constituye un aborrecimiento impropio. Los israelitas se hicieron culpables de esto cuando no quisieron observar los mandamientos de Jehová, así como cuando llegaron a aborrecer el maná, llamándolo “pan despreciable”. (Nú 21:5; Le 26:15.) Proverbios 3:11 aconseja no ‘aborrecer la censura de Jehová’.
En Romanos 12:9 se advierte a los cristianos: “Aborrezcan lo que es inicuo”. El término griego que aquí se traduce “aborrecer” (a•po•sty•gué•ō) es la forma intensiva del verbo griego que significa “odiar”, y por lo tanto su significado literal es “odiar intensamente”. La persona que no aborrezca lo inicuo, que no le sea repugnante, puede llegar a ser objeto del aborrecimiento de Jehová.

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS