Templo Mayor › Chichen Itza » Orígenes antiguos

Artículos y Definiciones › Contenido

  • Templo Mayor › Historia antigua
  • Chichen Itza › Orígenes antiguos

Civilizaciones antiguas › Sitios históricos y arqueológicos

Templo Mayor › Historia antigua

Definición y orígenes

por Mark Cartwright
publicado el 05 de febrero de 2016
Temple Mayor, Tenochtitlan (Wolfgang Sauber)

El Templo Mayor o Gran Templo (llamado Hueteocalli por los aztecas) dominó el recinto sagrado central de la capital aztecaTenochtitlan. Cubierto por dos templos dedicados al dios de la guerra Huitzilopochtli y al dios de la lluvia Tlaloc, era un punto focal de la religión azteca y el centro mismo del mundo azteca. También fue el escenario de ocasiones estatales como las coronaciones y el lugar de innumerables sacrificios humanos donde se pensaba que la sangre de las víctimas alimentaba y apaciguaba a los dos grandes dioses a quienes estaba dedicada.

CONSTRUCCIÓN

El Templo Mayor fue construido por primera vez en el reinado de Itzcóatl (1427-1440 EC), mejorado por su sucesor Motecuhzoma I (1440-1469 EC), y nuevamente ampliado durante el reinado de Ahuitzotl (1486-1502) CE). Estos gobernantes, y otros, cada uno emplearon los recursos y el trabajo dados en tributo por los estados vecinos para construir un monumento más impresionante que sus predecesores.
La ubicación fue elegida con el propósito de que el templo fuera una mejora de piedra en el santuario original que los primeros colonos de Tenochtitlan habían construido en honor de Huitzilopochtli en las leyendas fundadoras aztecas. A medida que el templo creció a lo largo de los años, las ofrendas y los bienes preciosos fueron enterrados ritualmente dentro de sus capas en constante expansión. La pirámide fue alcanzada a través de una vía procesional sagrada construida a lo largo de un eje este-oeste. La pirámide se construyó de manera similar en un eje este-oeste, de modo que cuando en la parte superior de la escalera se mirara hacia el este y se viera tanto el monte. Tlaloc y, en el equinoccio, ven el amanecer exactamente entre los dos santuarios en la plataforma superior. Situado en el centro de Tenochtitlan, el Templo Mayor era el corazón religioso y social del imperio azteca.

EL ALCALDE DE TEMPLO ERA UNA MONTAÑA ARQUITECTÓNICA ALTA DE 60 METROS DEDICADA A LOS DIOSES TLALOC & HUITZILOPOCHTLI.

DIMENSIONES Y FORMA

El Templo Mayor era la estructura más importante en el centro de un gran recinto sagrado que mide 365 m (1.200 pies) a cada lado y rodeado por una pared que, debido a sus relieves en forma de serpiente, era conocida como el coatepantli o 'Pared de la Serpiente'. El recinto pudo haber contenido hasta 78 estructuras diferentes, pero el Templo Mayor fue con mucho el más alto y debe haber dominado el horizonte de la ciudad. El templo era en realidad una plataforma piramidal de 60 m (180 pies) de alto con cuatro niveles y dos tramos de escalones en el lado oeste que conducían a una cumbre con dos templos gemelos o santuarios, toda la estructura revestida con yeso de cal y pintada de vivos colores. El altar del lado norte (derecha) estaba dedicado a Tlaloc, el dios de la lluvia y el otro, en el lado sur (izquierda), estaba dedicado a Huitzilopochtli, el dios de la guerra. Tlaloc también se asoció con las montañas y es probable que el Templo Mayor se concibió como una montaña arquitectónica literal en homenaje a esta faceta del dios de la lluvia, una imitación hecha por el hombre de Tonacatepetl, la "Montaña de Sustento" de Tlaloc. Al mismo tiempo, y con la típica pasión mesoamericana por la dualidad, también era una representación de Coatepetl, la sagrada 'Montaña de la Serpiente', donde Huitzilopochtli venció a los otros dioses.
Recinto Sagrado, Tenochtitlan

Recinto Sagrado, Tenochtitlan

El templo en el lado norte, pintado con rayas azules, fue dedicado a Tlaloc y marcó el solsticio de verano (símbolo de la estación húmeda) mientras que el santuario del lado sur de Huitzilopochtli, pintado de rojo, marcó el solsticio de invierno (simbólico de la estación seca y tiempo para la guerra ). Dentro de cada altar había una estatua de madera del dios. Los monumentales escalones que conducen al templo de Tlaloc estaban pintados de azul y blanco, el color anterior representaba el agua, el elemento tan fuertemente asociado con el dios. Por el contrario, los escalones que conducían al templo de Huitzilopochtli estaban pintados de rojo brillante para simbolizar la sangre y la guerra. Ambos vuelos llevaban esculturas de cabezas de serpiente; los del lado de Tlaloc tenían pestañas, mientras que los de Huitzilopochtli estaban adornados con plumas.

SACRIFICIOS HUMANOS

Tlaloc fue visto como un dador de lluvia esencial en un ambiente frecuentemente hostil pero también como una fuerza destructiva cuando enviaba tormentas, inundaciones y sequías. Una doble razón, entonces, para que los aztecas hagan todo lo posible para mantener a esta deidad voluble de buen humor. Huitzilopochtli era el dios supremo azteca y considerado el dios del sol, la guerra, el oro, los gobernantes, y era el patrón de Tenochtitlan.
Para los aztecas, la mejor forma de ganarse el favor de estos dos poderosos dioses era honrarlos con un monumento del templo convenientemente impresionante y ofrecer regularmente sacrificios para saciar sus apetitos lujuriosos y perpetuar la armonía entre los dioses y la humanidad. Además, los sacrificios se consideraban como un pago por los sacrificios que los dioses mismos habían hecho cuando crearon el mundo. Estas ofrendas pueden tomar la forma de alimentos, flores y objetos preciosos (por ejemplo, las conchas y el coral han sido excavados en el santuario de Tlaloc), pero también, especialmente en los tiempos clave del calendario, la sangre. El sacrificio de animales y el sacrificio de sangre no fatal entre las clases sacerdotales eran prácticas comunes, pero los aztecas se han vuelto infames por su elección más dramática e importante: el sacrificio humano.
Calaveras Aztecas, Templo Mayor

Calaveras Aztecas, Templo Mayor

Un sacrificio típico involucraba que la víctima se estirara sobre una piedra mientras un sacerdote, armado con un cuchillo de obsidiana, les arrancaba el corazón y luego los decapitaba y los descuartizaba. Después de todo, el cadáver fue arrojado por los escalones de la pirámide para aterrizar en la base donde una enorme piedra redonda representaba a Coyolxauhqui, la diosa que fue tratada de manera similar por Huitzilopochtli en la mitología azteca después de haber liderado una rebelión contra el gran dios. Finalmente, las cabezas de las víctimas se exhibieron en los estantes conocidos como tzompantli que se colocaron en la base de la pirámide.
Las víctimas de sacrificios solían ser prisioneras de la guerra, pero los niños también eran sacrificados, ya que sus lágrimas se consideraban un vínculo favorable con las gotas de lluvia vivificantes de Tlaloc. Los sacerdotes que llevaron a cabo esta carnicería, en ocasiones, se comieron la carne de las víctimas, siendo el corazón el más apreciado, si no hubiera sido quemado en ofrendas a los dioses. El gobernante azteca, los nobles privilegiados y los que habían capturado a las víctimas en la guerra también participaron en esta fiesta simbólica.

PRINCIPALES CEREMONIAS EN EL TEMPLO ALCALDE

Los sacrificios también podrían tener lugar para conmemorar eventos importantes del estado. Uno de los más infames es la matanza de cuatro días de cautivos cuando Ahuitzotl re-dedicó el templo y lo extendió aún más para celebrar sus triunfos imperiales en 1487 CE. Otro evento importante fue la Ceremonia de Fuego Nuevo, que se realiza cada 52 años (un ciclo solar completo en el calendario azteca) cuando la primera antorcha encendida provenía del monte. Huixachtlan y fue utilizado para encender el fuego sagrado en el Templo Mayor antes de ser transferido a todos los templos subsidiarios de la ciudad.
El Templo Mayor también fue un punto focal habitual durante las celebraciones del cumpleaños de Huitzilopochtli en la ceremonia de Panquetzalitzli en el mes del mismo nombre. Otro festival importante se llevó a cabo durante el mes de Toxcatl cuando una efigie del dios hecha de masa y vestida con su traje fue desfilada por la ciudad y luego comió en el Templo Mayor.Los funerales de estado ocurrieron en el sitio, notablemente la cremación fúnebre de tres reglas: Axayacatl, Tizoc, y Ahuitzotl.Finalmente, las coronaciones tuvieron lugar en el templo, especialmente la del último verdadero rey azteca Motecuhzoma Xocoyotzin, más conocido como Montezuma, en 1502 CE.
Máscara de Greenstone, Teotihuacan

Máscara de Greenstone, Teotihuacan

MÁS TARDE HISTORIA Y EXCAVACIÓN

La pirámide fue arrasada después de la conquista española (los aztecas la usaron como punto de reunión y la defendieron vigorosamente) y se colocó una cruz cristiana sobre ella. Luego, a lo largo de los siglos, se construyó gradualmente y desapareció bajo los edificios coloniales del siglo XIX en el centro de la ciudad de México. Nunca olvidado, el sitio fue excavado a medias en los primeros años del siglo XX y luego sistemáticamente desde fines de los años setenta. Luego se descubrió que la pirámide era en realidad una sucesión de pirámides, cada una construida sobre un predecesor más pequeño, e incluso se descubrió la plataforma primitiva original, fechada con la ayuda de un jeroglífico de piedra hasta 1390 dC.
También muchos artefactos, intencionalmente enterrados por los aztecas, han sido excavados en el sitio, y estos incluyen cerámica fina, figuritas, jade y joyas de nácar, esqueletos de animales que incluyen peces, un cocodrilo, dos águilas reales y un el jaguar y los premios de las civilizaciones mesoamericanas anteriores, como una máscara olmeca y otra de Teotihuacan. Tres de los hallazgos más grandes relacionados con el templo son la piedra de 3.5 metros (diámetro) de Coyolxauhqui desde la base de la pirámide, una escultura chacmool (utilizada para quemar los corazones de las víctimas) del santuario de Tlaloc y un monolito rectangular de 12 toneladas que representa la tierra -goddess Tlaltecuhtli. El sitio continúa siendo excavado hasta nuestros días con nuevos hallazgos regulares que se suman a la historia de este gran monumento azteca.

Chichen Itza » Orígenes antiguos

Definición y orígenes

por Mark Cartwright
publicado el 26 de septiembre de 2014
Chichén Itzá (Dennis Jarvis)

Chichén Itzá, ubicada en el extremo norte de la península de Yucatán en el México moderno, era una ciudad maya que más tarde fue significativamente influenciada por la civilización tolteca. Floreciendo entre c. 750 y 1200 CE, el sitio es rico en arquitectura monumental y escultura que promueve temas de militarismo y muestra imágenes de jaguares, águilas y serpientes emplumadas. Probablemente una ciudad capital que gobernaba una confederación de estados vecinos, Chichén Itzá fue una de las grandes ciudades mesoamericanas y sigue siendo hoy uno de los sitios turísticos más populares de México.

PANORAMA HISTORICO

El nombre de Chichén Itzá probablemente proviene de un gran sumidero conocido como el Cenote Sagrado o "boca del pozo de los Itzá" en el que los mayas arrojaban ofrendas de jade y oro, y como lo atestigua la presencia de huesos, sacrificios humanos. La historia temprana del sitio aún no está clara, pero el asentamiento fue cierto para el período Clásico (c. 250-900 EC). Con el colapso de Teotihuacan, los migrantes pueden haber llegado al sitio desde distintas partes de Mesoamérica, y parece probable que hubo contacto con los itza, un grupo maya. Un segundo período de construcción parece coincidir con la influencia de la civilización tolteca. Que Chichén Itzá fue un próspero centro comercial con un puerto en Isla Cerritos se evidencia por los hallazgos de bienes de otras partes de América Central, por ejemplo, turquesa del norte, discos de oro del sur y obsidiana del Istmo de Tehuantepec. Se conoce el cultivo de cacao, y la ciudad puede haber controlado los lucrativos lechos de sal en la costa norte cercana.

DOMINANTE CHICHEN ITZA ES LA ENORME PIRÁMIDE DE KUKULCAN, TAMBIÉN CONOCIDA COMO EL CASTILLO.

La ciudad se ha dividido tradicionalmente en dos partes y períodos distintos, incluso si hay cierta superposición, tanto en el tiempo como en el diseño, y juntos cubren unos 16 kilómetros cuadrados. El más antiguo, en el sur, es Maya nativa que data del período Epiclásico (hacia 800-1000 dC) con edificios que muestran el estilo arquitectónico distintivo 'Puuc' y jeroglíficos mayas. El plan está más extendido que otras partes de la ciudad y, construido en un eje aproximado de norte a sur, puede reflejar el curso de la fuente de agua del Xtoloc Cenote.
La segunda parte de la ciudad ha sido tradicionalmente datada entre 1000-1200 EC y es más misteriosa, creando uno de los debates más polémicos en la arqueología mesoamericana. Construido en el estilo Florescent y siguiendo un plan más ordenado, muestra muchas características de la civilización tolteca, lo que lleva a los estudiosos a creer que o conquistaron Chichén Itzá cuando expandieron su imperio desde su capital, Tula, a más de 1.000 km de distancia, o hubo algún tipo de de intercambio cultural y comercial entre los dos centros. Las características comunes entre las dos ciudades encontradas en la arquitectura y la escultura en relieve incluyen columnas guerreras, serpientes de cascabel de plumas de quetzal, vestimenta de sujetos, chacmools (cuencas de sacrificio en forma de una persona reclinada), atlantides (columnas de apoyo en forma de hombres de pie), la representación de ciertos animales, un tzompantli (estante de calavera de sacrificio), quemadores de incienso Tlaloc (dios de la lluvia) y nombres personales representados por glifos que están presentes en ambos sitios pero que no son mayas.
Mapa de Chichen Itza

Mapa de Chichen Itza

Alternativa a la vista de dos periodos, el historiador de las Américas George Kubler divide los edificios de Chichén Itzá en tres fases distintas: antes del 800 EC, del 800 al 1050 CE y del 1050-1200 EC. Kubler agrega que la última etapa vio la adición de relieves narrativos ornamentados a muchos de los edificios en el sitio. También se ha sugerido que debido a varios estilos de arquitectura anteriores a los encontrados en la capital tolteca de Tula, en realidad puede haber sido Chichén Itzá el que influenció a los toltecas más que a la inversa. La relación exacta entre las dos culturas aún no se ha determinado con certeza, y hay ciertamente otras características arquitectónicas y artísticas mesoamericanas (pero no toltecas) en Chichén Itzá que son evidencia de una influencia de otros sitios como Xochicalco y El Tajin.
Chichén Itzá cayó en un rápido declive desde el 1200 EC, y Mayapán se convirtió en la nueva capital. Sin embargo, a diferencia de muchos otros sitios, Chichén Itzá nunca desapareció de la memoria, y la ciudad continuó siendo venerada y estimada como un lugar de ascendencia y peregrinación en el período Posclásico y hasta la conquista española, e incluso más allá.

DESTACADOS ARQUITECTÓNICOS

La sección anterior de Chichén Itzá muestra muchos rasgos mayas clásicos. El Templo de los Tres Dinteles, por ejemplo, tiene máscaras de Chahk en cada esquina. Otras estructuras incluyen dos pequeños templos construidos sobre plataformas elevadas, conocidas como la Casa Roja y la Casa de los Venados, y una pirámide conocida como la tumba del Sumo Sacerdote, llamada así por el descubrimiento de una tumba dentro de ella. También está la Casa Roja del siglo VII dC con su friso sangriento, el convento de monjas con sus esculturas del dios de la lluvia Chac y el pequeño templo conocido como la Iglesia. Todas son estructuras del período Clásico.
El Caracol, Chichén Itzá

El Caracol, Chichén Itzá

EL CARACOL

El Caracol es uno de los monumentos más impresionantes en el sitio. Fue construido antes de 800 CE y fue utilizado como un observatorio astronómico, especialmente de Venus, y quizás también fue un templo de Kukulcán bajo su apariencia de dios de los vientos. Un gran tramo de escaleras en dos niveles conduce a la estructura circular de la torre que tiene ventanas no alineadas con los escalones que dan la ilusión de que la torre está girando. La bóveda interior puede haber sido diseñada para representar una concha (un objeto asociado con Kukulcán), y una escalera de caracol da acceso al segundo piso. La bóveda tiene más de 10 m de altura, la estructura maya más grande. El edificio tal como se lo ve hoy fue probablemente el resultado de la remodelación para incorporar características de diseño toltecas.

PIRÁMIDE DE KUKULCAN

Dominante Chichén Itzá es la gran pirámide de Kukulcán, también conocida como Castillo (Castillo), construida antes de 1050 EC. La pirámide tiene 24 metros de alto, cada lado tiene 58-9 metros de ancho, y tiene nueve niveles. A cada lado de la pirámide hay una escalera que conduce a una única estructura cuadrada modesta. Este edificio de cumbre tiene dos cámaras y está decorado con paneles de relieve de jaguar y escudos redondos. Cada escalera que sube a la pirámide tiene 91 pasos, excepto el lado norte que tiene 92, y así, sumando los cuatro juntos, uno llega a un número significativo de 365. Vista desde arriba, la cruz creada por las escaleras impuestas sobre la base de la pirámide cuadrada recuerda el signo maya para cero.En ciertas épocas del año, por ejemplo en el equinoccio de otoño, las sombras triangulares de los diferentes niveles de la pirámide se proyectan a los lados de la escalera norte, dando la ilusión de que una serpiente gigante trepa la estructura construida en honor de la serpiente emplumada Dios. El lado norte también tiene cabezas de serpientes de piedra grandes para recordar aún más el propósito del edificio. Utilizado para ceremonias religiosas, los sacrificios humanos también se han hecho en la terraza superior. Dentro de la pirámide se construyó otra pirámide de 9 niveles, esta con solo una escalera en el lado norte. Dentro había un chacmool y un trono de jaguar rojo con incrustaciones de jade. Esta pirámide más pequeña probablemente fue utilizada para un entierro real, quizás incluso del gran rey tolteca Topiltzin Quetzalcoatl.
Templo de los Guerreros, Chichén Itzá

Templo de los Guerreros, Chichén Itzá

TEMPLO DE LOS GUERREROS

Otra gran estructura en Chichén Itzá es el Templo de los Guerreros, una pirámide de tres niveles con columnas vecinas en dos lados creando una cancha semicerrada. Fue construido en el período Posclásico Temprano, en algún momento entre 800 y 1050 CE. La columnata de guerreros tallados y columnas femeninas portadoras de regalos frente a la pirámide alguna vez tuvieron techo. El edificio en la parte superior de la pirámide tiene una entrada enmarcada con serpientes emplumadas y dos cámaras; uno contenía un chacmool y el otro un trono. La estructura comparte muchas características comunes con la Pirámide Tolteca B de Tula. Enterrado en la base del templo es otra estructura más antigua conocida como el Templo del Chacmool. Las paredes interiores del templo estaban decoradas con pinturas murales que mostraban escenas de guerreros con cautivos, un lago y casas con techo de paja, todo con algún intento de lograr una perspectiva. Junto al Templo de los Guerreros hay una pirámide más arruinada conocida como el Mercado, que tiene una galería de 36 columnas frente a ella, y un pequeño juego de pelota.

GRAN BALCUENTO

El Gran Juego de Pelota de Chichén Itzá, que mide 146 mx 36 m, es el más grande de Mesoamérica. Fue construido entre 1050 y 1200 CE y también es inusual en que los lados de la cancha son verticales y no están inclinadas como en la mayoría de las otras canchas. Las plataformas del templo cierran a cada lado de la cancha. Las partes inferiores de las paredes y el anillo en cada pared están decoradas con tallas de serpientes. Las dimensiones de la cancha son tan grandes que es difícil imaginar los juegos reales que se juegan aquí. Los anillos, por ejemplo, a través de los cuales los jugadores deben dirigir la pelota de goma sólida, se colocan a una altura de 8 m. Las tallas en relieve en las paredes de la cancha nos recuerdan la función ritual de los juegos de pelota; por ejemplo, hay una escena espantosa de dos equipos de siete hombres enfrentados y un capitán del equipo que decapita al capitán perdedor de la oposición. Es una escena que se repite en los seis paneles de relieve a lo largo de los dos bancos del juego de pelota.

TZOMPANTLI

Cerca del gran juego de pelota una plataforma grande toma la forma de un estante para cráneos o tzompantli, y una segunda plataforma, la Plataforma de las Águilas, tiene tallados en relieve que representan jaguares y águilas comiendo corazones humanos. Ambos fueron construidos 1050-1200 CE, y son indicadores adicionales de que el sacrificio humano era parte de las ceremonias religiosas en Chichén Itzá.

MAPA

LICENCIA:

Artículo basado en información obtenida de estas fuentes:
con permiso del sitio web Ancient History Encyclopedia
El contenido está disponible bajo licencia Creative Commons: Attribution-NonCommercial-ShareAlike 3.0 Unported. Licencia CC-BY-NC-SA

Contenidos Recomendados