BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Acerquémonos a Jehová: Estudio con textos bíblicos | semana del 28 de septiembre

ADS

Estudio Bíblico de la Congregación | Información de estudio para el libro: Acerquémonos a Jehová


cl cap. 31 párrs. 1-12 (30 min.)


CAPÍTULO 31


‘Acerquémonos a Dios, y él se acercará a nosotros’


1-3. a) ¿Qué aprendemos sobre la naturaleza humana al observar a unos padres jugando con su bebé? b) ¿Qué proceso comienza espontáneamente cuando se nos muestra cariño, y qué importante pregunta podemos plantearnos?


A LOS padres les encanta ver sonreír a su bebé. No es raro que acerquen la cara a la suya, le hagan ruiditos y sonrían efusivamente. Anhelan una respuesta, la cual no tarda en llegar: se forman hoyuelos en las mejillas, se arquean los labios y brota una deliciosa sonrisa infantil que, a su modo, parece expresar afecto, un naciente amor que corresponde al de los padres.
2 La sonrisa del pequeño nos recuerda una importante característica de la naturaleza humana. Ante el amor, nuestra reacción espontánea es amar; así es como estamos hechos (Salmo 22:9). Con los años, aumenta la capacidad de respuesta. Tal vez nos vengan a la memoria las muestras de afecto que nos dispensaron nuestros padres, parientes y amigos en la niñez. En nuestro corazón echó raíces un cálido sentimiento, que creció y dio por fruto actos con los que correspondimos al cariño recibido. ¿Sigue nuestra relación personal con Jehová Dios un proceso semejante?
Salmo 22:9 9 Porque tú fuiste Aquel que me sacó del vientre,Aquel que me hizo confiar mientras estuve sobre los pechos de mi madre.

3 Dice la Biblia: “En cuanto a nosotros, amamos, porque él nos amó primero” (1 Juan 4:19). Las secciones 1 a 3 nos recordaron que Jehová ha ejercitado amorosamente su poder, justicia y sabiduría a fin de beneficiarnos a nivel individual. Y la sección 4 mostró que él ha expresado directamente su amor por la humanidad —incluido usted— de formas extraordinarias. Ahora surge una pregunta, en cierto sentido la más importante que cada uno de nosotros puede plantearse: “¿Cómo responderé yo al amor de Jehová?”.
1 Juan 4:19 En cuanto a nosotros, amamos, porque él nos amó primero.

Qué significa amar a Dios


4. ¿Qué confusión existe sobre lo que significa amar a Dios?


4 Jehová, la Fuente del amor, sabe muy bien que este tiene una inmensa fuerza, pues hace aflorar las mejores cualidades de las personas. A pesar de que la humanidad infiel ha persistido en su espíritu rebelde, él ha mantenido la confianza en que algunos respondan a su amor. Y, en efecto, millones así lo han hecho. Por desgracia, las religiones de este mundo corrupto han dejado a la gente confundida sobre lo que significa amar a Dios. Son muchísimos los que dicen tenerle amor, pero por lo visto lo toman como un sentimiento que se expresa únicamente con palabras. El amor a Dios puede comenzar de esta manera, tal como el afecto de un bebé para con sus padres quizá se muestre inicialmente con una sonrisa. Sin embargo, en el caso de los adultos, el amor implica algo más.

5. ¿Cómo define la Biblia el amor de Dios, y por qué debería resultarnos atrayente tal definición?


5 Jehová define en su Palabra qué quiere decir amarlo: “Esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos”. Por lo tanto, se trata de un sentimiento que se expresa con actos. Es cierto que a muchos no les atrae la idea de obedecer. Pero el citado versículo hace esta bondadosa aclaración: “Y, sin embargo, [los] mandamientos [divinos] no son gravosos” (1 Juan 5:3). Así pues, los principios y leyes de Jehová no son para oprimirnos, sino para beneficiarnos (Isaías 48:17, 18). La Biblia contiene muchos principios que nos ayudan a acercarnos al Creador. ¿De qué forma? Repasemos tres aspectos de nuestra relación con él: la comunicación, la adoración y la imitación.
1 Juan 5:3 Pues esto es lo que el amor de Dios significa: que observemos sus mandamientos; y, sin embargo, sus mandamientos no son gravosos,
Isaías 48:17, 18 Esto es lo que ha dicho Jehová, tu Recomprador, el Santo de Israel: “Yo, Jehová, soy tu Dios, Aquel que te enseña para que te beneficies a ti mismo, Aquel que te hace pisar en el camino en que debes andar. 18 ¡Oh, si realmente prestaras atención a mis mandamientos! Entonces tu paz llegaría a ser justamente como un río, y tu justicia como las olas del mar.

Comunicarse con Jehová


6-8. a) ¿De qué manera escuchamos a Jehová? b) ¿Cómo logramos que cobren vida las Escrituras cuando las leemos?


6 El capítulo 1 se abre con la pregunta: “¿Se imagina conversando con Dios?”. Como vimos, no es una idea fantasiosa. Al fin y al cabo, Moisés mantuvo una conversación de este tipo. ¿Y nosotros? Bueno, hoy Jehová no envía a sus ángeles a hablar con los seres humanos, pero sí dispone de excelentes medios para comunicarse con nosotros. ¿De qué manera lo escuchamos?
7 Lo hacemos cuando leemos su Palabra, la Biblia, pues “[toda] Escritura es inspirada de Dios” (2 Timoteo 3:16). De ahí que el salmista exhortara a los siervos de Jehová a leerla “día y noche” (Salmo 1:1, 2). Esta labor exige bastante esfuerzo de nuestra parte, pero vale la pena. Según aprendimos en el capítulo 18, las Escrituras son como una valiosa carta que nos dirige nuestro Padre celestial, de modo que leerlas no debería ser una carga. Nuestra lectura tiene que impartirles vida. ¿Cómo lo lograremos?
2 Timoteo 3:16 Toda Escritura es inspirada de Dios y provechosa para enseñar, para censurar, para rectificar las cosas, para disciplinar en justicia,
Salmo 1:1, 2 Feliz es el hombre que no ha andado en el consejo de los inicuos,y en el camino de los pecadores no se ha parado,y en el asiento de los burladores no se ha sentado. 2 Antes bien, su deleite está en la ley de Jehová,y día y noche lee en su ley en voz baja.

8 Mientras leemos, visualicemos los relatos. Tratemos de ver a los personajes bíblicos como gente real. Procuremos enterarnos de sus antecedentes, circunstancias y motivos. Luego, reflexionemos sobre lo que hayamos leído y hagámonos preguntas como estas: “¿Qué me enseña sobre Jehová la narración? ¿Qué cualidades suyas distingo? ¿Qué principio desea él que aprenda, y cómo puedo aplicarlo en mi vida?”. Leamos, meditemos y apliquemos las lecciones. De este modo, la Palabra de Dios cobrará vida para nosotros (Salmo 77:12; Santiago 1:23-25).
Salmo 77:12 Y ciertamente meditaré en toda tu actividad,y en tus tratos sí me interesaré intensamente.
Santiago 1:23-25 Porque si alguno es oidor de la palabra, y no hacedor, este es semejante al hombre que mira su rostro natural en un espejo. 24 Pues se mira, y allá se va e inmediatamente olvida qué clase de hombre es. 25 Pero el que mira con cuidado en la ley perfecta que pertenece a la libertad, y persiste en [ella], este, por cuanto se ha hecho, no un oidor olvidadizo, sino un hacedor de la obra, será feliz al hacer[la].

9. ¿Quién es “el esclavo fiel y discreto”, y por qué es importante que lo escuchemos con interés?


9 Jehová también nos habla mediante “el esclavo fiel y discreto”, es decir, un grupito de varones ungidos, el cual, como predijo Jesús, ha sido nombrado para dar “alimento al tiempo apropiado” en estos turbulentos últimos días (Mateo 24:45-47). Recibimos dicho alimento espiritual cuando leemos las publicaciones que ha preparado para ayudarnos a adquirir conocimiento exacto de la Biblia, y también cuando asistimos a las reuniones y asambleas cristianas. Dado que se trata del esclavo de Cristo, hacemos bien en aplicar estas palabras de Jesús: “Presten atención a cómo escuchan” (Lucas 8:18). Escuchamos con interés porque reconocemos que el esclavo fiel es uno de los medios por los que Dios se comunica con nosotros.
Mateo 24:45-47 ”¿Quién es, verdaderamente, el esclavo fiel y discreto a quien su amo nombró sobre sus domésticos, para darles su alimento al tiempo apropiado? 46 ¡Feliz es aquel esclavo si su amo, al llegar, lo hallara haciéndolo así! 47 En verdad les digo: Lo nombrará sobre todos sus bienes.
Lucas 8:18 Por lo tanto, presten atención a cómo escuchan; porque al que tiene, se le dará más, pero al que no tiene, aun lo que se imagina tener le será quitado”.

10-12. a) ¿Por qué es la oración un maravilloso don de Jehová? b) ¿Cómo podemos orar de manera grata a Jehová, y por qué estamos seguros de que aprecia que lo hagamos?


10 Ahora bien, ¿qué hay de la comunicación con Jehová? ¿Podemos nosotros hablar con él? Sin duda esta idea impone respeto. Si pidiéramos audiencia a la máxima autoridad del país para explicarle nuestras inquietudes, ¿qué probabilidades habría de que nos la concediera? En algunos casos sería peligroso siquiera intentarlo. Por ejemplo, en la época de Ester y Mardoqueo, el ciudadano que se aproximara al rey de Persia sin invitación previa se arriesgaba a ser ejecutado (Ester 4:10, 11). Ahora, imaginémonos compareciendo ante el Señor Soberano del universo, en comparación con el cual hasta los seres humanos más poderosos “son como saltamontes” (Isaías 40:22). ¿Nos debería intimidar la idea de acercarnos a él? De ningún modo.
Ester 4:10, 11 Entonces Ester dijo a Hatac y le mandó respecto de Mardoqueo: 11 “Todos los siervos del rey y el pueblo de los distritos jurisdiccionales del rey están enterados de que, en cuanto a cualquier hombre o mujer que entre a donde el rey en el patio interior sin ser llamado, su única ley es la de darle muerte; solo en caso de que el rey le extienda el cetro de oro, entonces ciertamente quedará vivo. En cuanto a mí, no se me ha llamado para entrar a donde el rey desde hace ya treinta días”.
Isaías 40:22 Hay Uno que mora por encima del círculo de la tierra, los moradores de la cual son como saltamontes, Aquel que extiende los cielos justamente como una gasa fina, que los despliega como una tienda en la cual morar,

11 Jehová ha dispuesto un medio para acercarnos a él de forma abierta y sencilla: la oración. Hasta un chiquitín puede dirigirse a Dios si lo hace con fe y en el nombre de Jesús (Juan 14:6; Hebreos 11:6). Con todo, podemos transmitirle los conceptos y sentimientos más complejos y recónditos, hasta los que son tan dolorosos que nos cuesta expresarlos con palabras (Romanos 8:26). De nada vale tratar de impresionarlo con lenguaje florido y elocuente o con plegarias largas y verbosas (Mateo 6:7, 8). Por otro lado, él no nos pone restricciones de tiempo o frecuencia a la hora de hablarle. De hecho, su Palabra nos invita a ‘orar incesantemente’ (1 Tesalonicenses 5:17).
Juan 14:6 Jesús le dijo: “Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí.
Hebreos 11:6 Además, sin fe es imposible ser[le] de buen agrado, porque el que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que llega a ser remunerador de los que le buscan solícitamente.
Romanos 8:26 De igual manera el espíritu también acude con ayuda para nuestra debilidad; porque el [problema de] lo que debemos pedir en oración como necesitamos hacerlo no lo sabemos, pero el espíritu mismo aboga por nosotros con gemidos no expresados.
Mateo 6:7, 8 Mas al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces, así como la gente de las naciones, porque ellos se imaginan que por su uso de muchas palabras se harán oír. 8 Pues bien, no se hagan semejantes a ellos, porque Dios su Padre sabe qué cosas necesitan ustedes hasta antes que se las pidan.
1 Tesalonicenses 5:17 Oren incesantemente.

12 Recordemos que Jehová es el único al que se llama “Oidor de la oración”, y que él escucha con verdadera empatía (Salmo 65:2). ¿Se limita a soportar las oraciones de sus siervos fieles? No, pues en realidad se complace en ellas. Su Palabra las compara al incienso que, al quemarse, eleva a lo alto un relajante aroma (Salmo 141:2; Revelación [Apocalipsis] 5:8; 8:4). ¿Verdad que nos tranquiliza saber que, de igual modo, nuestras oraciones sinceras ascienden al Señor Soberano y le agradan? Por lo tanto, si queremos acercarnos a él, orémosle humildemente y con frecuencia, todos los días. Abrámosle el corazón sin reservas (Salmo 62:8). Contémosle nuestras inquietudes y alegrías, y démosle gracias y alabanza. El vínculo que tenemos con nuestro Padre celestial se hará así cada vez más fuerte.
Salmo 65:2 2 Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.
Salmo 141:2 2 Que mi oración esté preparada como incienso delante de ti;el levantar las palmas de mis manos, como la ofrenda de grano al atardecer.
Revelación 5:8 Y cuando tomó el rollo, las cuatro criaturas vivientes y los veinticuatro ancianos cayeron delante del Cordero, cada uno teniendo un arpa y tazones de oro que estaban llenos de incienso, y el [incienso] significa las oraciones de los santos.
Revelación 8:4 Y el humo del incienso ascendió de la mano del ángel con las oraciones de los santos delante de Dios.
Salmo 62:8 8 Confía en él a todo tiempo, oh pueblo.Delante de él derramen ustedes su corazón.Dios es refugio para nosotros. Sélah.


Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora de escritorio, portátil, tableta, móvil y Smartphone


BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

ADD THIS