Nuestras Reuniones "Todo En Uno" (TEU) ‒ Semana del 9 de junio

ss14 págs. 1-4 Programa de la Escuela del Ministerio Teocrático del año 2014

9 de jun. Lectura de la Biblia: Levítico 1 a 5
Núm. 1: Levítico 4:16-31
Núm. 2: ¿A quiénes llama la Biblia “santos”? (rs pág. 351 párrs. 1-3)
Núm. 3: Absalón. La belleza física, el orgullo y el engaño tuvieron trágicas consecuencias (it-1 pág. 34 hasta párr. 5)
w14 15/4 págs. 1-2 Índice

9-15 DE JUNIO DE 2014
¿Vemos a “Aquel que es invisible”?
PÁGINA 8 • CÁNTICOS: 81 Y 132
ws14 15/4 págs. 1-2 Índice

9-15 DE JUNIO DE 2014
¿Vemos a “Aquel que es invisible”?
PÁGINA 9 • CÁNTICOS 81 Y 132

Nuestras Reuniones Todo En Uno (TEU)

Todas nuestras reuniones en uno (TEU) - Semana del 9 de junio



Escuela del Ministerio Teocrático

Núm. 1: Levítico 4:16-31


Núm. 2: ¿A quiénes llama la Biblia “santos”? (rs pág. 351 párrs. 1-3)

rs pág. 351 párrs. 1-3 Santos

La Biblia definitivamente se refiere a santos que están en el cielo. A Jehová se le llama “el Santo [ha′gi•on, en griego]”. (1 Ped. 1:15, 16; véase Levítico 11:45.) A Jesucristo se le describe como “el Santo [ha′gi•os] de Dios” cuando estuvo en la Tierra y como “Santo [ha′gi•os]” en el cielo (Mar. 1:24; Apo. [Rev.] 3:7, BJ). Los ángeles también son ‘santos’ (Hech. 10:22, BJ). En el griego original se aplica el mismo término básico a una considerable cantidad de personas que se hallaban en la Tierra.
Hech. 9:32, 36-41, BJ: “Pedro, que andaba recorriendo todos los lugares, bajó también a visitar a los santos [ha•gi′ous] que habitaban en Lida. Había en Joppe una discípula llamada Tabitá, [quien murió] [...] [Pedro] se volvió al cadáver y dijo: ‘Tabitá, levántate.’ Ella abrió sus ojos y al ver a Pedro se incorporó. Pedro le dio la mano y la levantó. Llamó a los santos y a las viudas y se la presentó viva.” (Es patente que estos santos aún no estaban en el cielo, y que no se consideraba santo solamente a alguien sobresaliente como Pedro.)
2 Cor. 1:1; 13:12, BJ: “Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, y Timoteo, el hermano, a la Iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los santos [ha•gi′ois] que están en toda Acaya.” “Saludaos mutuamente con el beso santo. Todos los santos os saludan.” (A todos aquellos cristianos primitivos que fueron purificados por la sangre de Cristo y separados para el servicio de Dios como futuros coherederos con Cristo se les llama santos. Obviamente no se esperó hasta después que murieran para reconocerlos como tales.)

Núm. 3: Absalón. La belleza física, el orgullo y el engaño tuvieron trágicas consecuencias (it-1 pág. 34 hasta párr. 5)

it-1 pág. 34 hasta párr. 5 Absalón

ABSALÓN
(Padre [es decir, Dios] Es Paz).
El tercero de los seis hijos que le nacieron a David en Hebrón. Su madre era Maacá, la hija de Talmai, el rey de Guesur. (2Sa 3:3-5.) Absalón engendró tres hijos y una hija. (2Sa 14:27.) En 1 Reyes 15:2, 10 se le da el nombre de Abisalom. (Véase 2Cr 11:20, 21.)
La familia de Absalón se destacó por su belleza física. En toda la nación se alababa la sobresaliente hermosura de Absalón. Todos los años se afeitaba la cabeza, y el peso de su abundante cabellera, probablemente incrementado por el uso de aceites o ungüentos, era de unos doscientos siclos (unos 2,3 Kg.). Su hermana Tamar también era hermosa, y su hija, llamada Tamar como su tía, era “de apariencia sumamente hermosa”. (2Sa 14:25-27; 13:1.) Sin embargo, lejos de favorecerles, su belleza hasta contribuyó a ciertos sucesos lamentables que causaron inmenso desconsuelo a David, el padre de Absalón, y también a otros, y que produjeron gran perturbación a la nación.
Asesinato de Amnón. La hermana de Absalón, Tamar, era una mujer de gran belleza. Amnón, el medio hermano mayor de Absalón, se enamoró locamente de ella. Fingiéndose enfermo, se las arregló para que se enviara a Tamar a su habitación a fin de cocinar para él, y entonces la violó. El amor erótico de Amnón se convirtió en odio y desprecio, e hizo que se la echara a la calle. Allí la encontró Absalón, con ceniza sobre la cabeza y después de haberse rasgado el traje talar rayado que la había distinguido como hija virgen del rey. En seguida se dio cuenta de lo sucedido y sospechó de Amnón, lo que indica que antes de este suceso ya era consciente del deseo apasionado de su medio hermano. Sin embargo, le dijo a su hermana que no presentase ninguna acusación, y se la llevó a su casa para que residiera allí. (2Sa 13:1-20.)
Según John Kitto, el que fuese Absalón quien se encargase de Tamar y no su padre estaba de acuerdo con la costumbre oriental, pues en una familia polígama los hijos de la misma madre son los que están más unidos y las hijas “llegan a estar bajo el cuidado y la protección especial de su hermano, a quien, [...] en todo lo que tiene que ver con su seguridad y honra, se acude más que al padre mismo”. (Daily Bible Illustrations, Samuel, Saúl y David, 1857, pág. 384.) Mucho antes, Leví y Simeón, dos de los hermanos carnales de Dina, también fueron quienes asumieron la responsabilidad de vengar la deshonra de su hermana. (Gé 34:25.)
Al enterarse de la humillación de su hija, David se encolerizó mucho, pero no juzgó al ofensor, quizás por no existir ninguna acusación directa o formal respaldada con pruebas o testigos. (Dt 19:15.) Absalón tal vez prefirió que no trascendiera el hecho de que Amnón había violado la ley registrada en Levítico (Le 18:9; 20:17) con el fin de evitar mala publicidad para su familia y su propio nombre, pero de todas formas abrigó un odio asesino contra Amnón, aunque exteriormente se controlaba a la espera del momento propicio para vengarse a su propio modo. (Compárese con Pr 26:24-26; Le 19:17.) Desde entonces en adelante su vida es un ejemplo clásico de perfidia, y ocupa la mayor parte de seis capítulos de Segundo de Samuel. (2Sa 13:21, 22.)

Puntos Sobresaliente de la Biblia

Puntos sobresalientes del libro de Levítico 1 a 5


NO HA pasado un año desde que los israelitas fueron liberados de la esclavitud en Egipto. Convertidos ahora en una nueva nación, se dirigen a la tierra de Canaán. El propósito de Jehová es que una nación santa more allí. Sin embargo, la forma de vida y las costumbres religiosas de los cananeos son muy degradadas. Por eso, el Dios verdadero establece normas para la congregación de Israel que la separarán para Su servicio. Estas se encuentran en el libro bíblico de Levítico, que escribió el profeta Moisés en el desierto de Sinaí al parecer en el año 1512 a.E.C. y que abarca un espacio de tiempo de solo un mes lunar (Éxodo 40:17; Números 1:1-3). En este libro, Jehová insta a sus adoradores a que sean santos (Levítico 11:44; 19:2; 20:7, 26).
Los testigos de Jehová de la actualidad no estamos bajo la Ley de Moisés, ya que la muerte de Jesucristo la abolió (Romanos 6:14; Efesios 2:11-16). No obstante, las disposiciones reglamentarias que se mencionan en Levítico pueden beneficiarnos, pues nos enseñan mucho acerca de la adoración de nuestro Dios, Jehová.

OFRENDAS SAGRADAS: VOLUNTARIAS Y OBLIGATORIAS

(Levítico 1:1–7:38)
Algunas de las ofrendas y sacrificios estipulados en la Ley eran voluntarios, mientras que otros, obligatorios. Las ofrendas quemadas, por ejemplo, eran voluntarias. Se presentaban a Dios en su totalidad, tal como Jesucristo entregó su vida como sacrificio de rescate. Otra ofrenda voluntaria era el sacrificio de comunión, el cual se compartía. Una porción se presentaba a Dios sobre el altar, otra le correspondía al sacerdote y otra era para el que presentaba la ofrenda. De igual manera, para los cristianos ungidos, la Conmemoración de la muerte de Cristo es una comida de comunión (1 Corintios 10:16-22).
Las ofrendas por el pecado y por la culpa eran obligatorias. Las primeras expiaban los pecados cometidos por error o sin querer. Las segundas tenían el propósito de satisfacer a Dios por un derecho que se había violado o de recuperar ciertos derechos del pecador arrepentido, o ambos. También se hacían ofrendas de grano para agradecer la generosidad de Jehová. Estos asuntos son de interés para nosotros porque los sacrificios que se exigían bajo el pacto de la Ley prefiguraron a Jesucristo y su sacrificio, así como los beneficios que resultarían de este (Hebreos 8:3-6; 9:9-14; 10:5-10).
Respuestas a preguntas bíblicas:
2:11, 12. ¿Por qué no aceptaba Jehová la miel “como ofrenda hecha por fuego”? La miel a la que se alude en este versículo no es miel de abejas. Aunque no se aceptaba “como ofrenda hecha por fuego”, se incluía entre “las primicias del [...] producto del campo” (2 Crónicas 31:5). Parece ser que esta miel era jugo o almíbar de frutas. Como podía fermentar, no era aceptable como ofrenda sobre el altar.
2:13. ¿Por qué tenía que presentarse sal “con toda ofrenda”? No se hacía para realzar el sabor de los sacrificios. La sal se utiliza en todo el mundo como conservante. Es probable que se presentara con las ofrendas porque representaba que estas estaban libres de corrupción y deterioro.
Lecciones para nosotros:
3:17. Dado que la grasa se consideraba la mejor porción y la más rica, la prohibición de comerla grabó en los israelitas que la mejor porción pertenecía a Jehová (Génesis 45:18). Esto nos recuerda que debemos dar lo mejor de nosotros a Jehová (Proverbios 3:9, 10; Colosenses 3:23, 24).

Lev. 1:9, 13
Sacrificios que Dios aprueba
11 El pacto de la Ley establecía que, para conseguir el favor de Dios, había que hacerle ofrendas que fueran gratas a sus ojos. Así, leemos en Levítico 19:5 que los israelitas debían presentar el “sacrificio de comunión a Jehová” de tal modo que les permitiera “granjearse [su] aprobación”. Y ese mismo libro indica que tenían que ofrecerle el “sacrificio de acción de gracias” de tal forma que pudieran “granjearse [su] aprobación” (Lev. 22:29). Cada vez que los israelitas presentaban sobre el fuego del altar un sacrificio animal digno, el humo que se elevaba era para Jehová como un “olor conducente a descanso” (Lev. 1:9, 13). Dicho de otro modo, aquellas expresiones de amor de sus siervos le producían sosiego y placer (Gén. 8:21, nota). Estos detalles de la Ley nos enseñan un principio aplicable hoy: recibiremos la aprobación de Jehová si le ofrecemos los sacrificios que le agradan. Pero ¿cuáles son estos sacrificios? Centrémonos en dos facetas: nuestras acciones y nuestras palabras.

Levítico 2:2.
14 La ofrenda de grano se describe en el capítulo 2 de Levítico. Esta era una ofrenda voluntaria que consistía en flor de harina, normalmente humedecida con aceite y a la que se añadía olíbano. “El sacerdote tiene que asir de ella su puñado de su flor de harina y su aceite junto con todo su olíbano; y tiene que hacerlo humear como recordativo de ella en el altar, como ofrenda hecha por fuego, de olor conducente a descanso a Jehová.” (Levítico 2:2.) El olíbano era uno de los ingredientes del incienso santo que se quemaba sobre el altar del incienso en el tabernáculo y el templo (Éxodo 30:34-36). El rey David debió tener presente este hecho cuando dijo: “Que mi oración esté preparada como incienso delante de ti; el levantar las palmas de mis manos, como la ofrenda de grano al atardecer” (Salmo 141:2).
Levítico 3:17
15 Otra ofrenda voluntaria era la del sacrificio de comunión, descrita en el capítulo 3 de Levítico. El nombre también puede traducirse por “sacrificio de ofrendas de paz”. En hebreo la palabra “paz” denota mucho más que la ausencia de guerra o disturbio. “En la Biblia denota esto y también el estado o relación de paz con Dios, prosperidad, gozo y felicidad”, dice el libro Studies in the Mosaic Institutions (Estudio de las instituciones mosaicas). De modo que los sacrificios de comunión no se ofrecían para conseguir la paz con Dios, como si hubiera que apaciguarlo, sino para expresar gratitud o celebrar la bendita condición de paz con Dios de la que gozan los que tienen su aprobación. Los sacerdotes y el oferente participaban del sacrificio después de ofrecer a Jehová la sangre y la grasa (Levítico 3:17; 7:16-21; 19:5-8). Era una hermosa ocasión en la que el oferente, los sacerdotes y Jehová Dios participaban simbólicamente de una comida que denotaba la pacífica relación que existía entre ellos.

Lev. 3:1, nota
11 La Ley mosaica también estipulaba que los fieles hicieran sacrificios de comunión como muestra de que estaban en paz con Jehová. Tanto ellos como sus familias comían la carne de los animales, a menudo en los comedores del templo. También recibían porciones el sacerdote que oficiaba y los demás que se hallaban de servicio (Lev. 3:1, nota; 7:31-33). Lo único que se pretendía con estos sacrificios era gozar de una buena relación con Dios. Era como si el adorador, su familia, los sacerdotes y Jehová celebraran un banquete juntos y en paz.
12 ¿Podía haber un mayor privilegio que, por decirlo así, invitar a Jehová a una comida y que él aceptara? Como es lógico, quienes fueran los anfitriones querrían ofrecerle lo mejor a tan ilustre huésped. Los sacrificios de comunión, como parte de la armazón de la verdad que hallamos en la Ley, apuntaban a una realidad mayor: gracias al sacrificio de Jesús, todos los seres humanos tienen la oportunidad de entrar en una relación pacífica con su Creador. En la actualidad, quienes le sacrifican a Dios de buena gana sus energías y recursos disfrutan de una estrecha amistad con él.

Lev 3:9
La ley sobre la grasa. En el tercer capítulo de Levítico, Jehová dio instrucciones a los israelitas sobre el uso de la grasa en los sacrificios de comunión. Cuando ofrecieran reses vacunas o cabras, habrían de hacer que humearan sobre el altar la grasa que estaba alrededor de los lomos, de los intestinos y sobre los riñones, así como el apéndice graso que está sobre el hígado. En el caso de las ovejas, había de ofrecerse igualmente la cola grasa entera. (Las ovejas de Siria, Palestina, Arabia y Egipto tienen colas gordas que a veces pesan hasta 5 Kg. o más.) La Ley decía específicamente: “Toda la grasa pertenece a Jehová. [...] No deben comer grasa alguna ni sangre alguna”. (Le 3:3-17.)
La grasa ardería rápidamente y se consumiría por completo sobre el altar. No habría de dejarse hasta la mañana siguiente nada de la grasa que se hubiera ofrecido sobre el altar; existía la posibilidad de que se echara a perder y su olor fuera desagradable, algo absolutamente impropio para cualquier cosa que formara parte de las ofrendas sagradas. (Éx 23:18.)

Levítico 3:17
En Nehemías 8:10 se manda a los judíos que “coman las cosas grasas”, mientras que en Levítico 3:17 aparece esta prohibición de la Ley: “No deben comer grasa alguna”. ¿Cómo se explica esta aparente contradicción?
La palabra hebrea que se traduce “las cosas grasas” en Nehemías 8:10 es diferente de la que se traduce “grasa” en Levítico 3:17. En este último versículo aparece la palabra hebrea jélev, la cual se refiere tanto a la grasa animal como a la humana (Lev. 3:3; Jue. 3:22). El contexto del versículo 17 demuestra que los israelitas no debían comer la grasa que rodeaba los intestinos, los riñones y los lomos de los sacrificios animales, pues “toda la grasa pertenece a Jehová” (Lev. 3:14-16). Como vemos, no se podía comer la grasa de los animales que se iban a ofrecer a Jehová.
Por otro lado, la palabra que se traduce “las cosas grasas” en Nehemías 8:10 es maschmanním, y esta es la única vez que aparece en las Escrituras Hebreas. Este término se deriva del verbo schamén, que significa “estar gordo, engordar”. Parece que el sentido básico de las palabras relacionadas con este verbo es el de prosperidad y bienestar (compárese con Isaías 25:6). Uno de los derivados más comunes de este verbo es el sustantivo schémen, que a menudo se traduce “aceite”, como en la expresión “aceite de oliva” (Deu. 8:8; Lev. 24:2). Tal como se emplea en Nehemías 8:10, parece que maschmanním se refiere a una comida preparada con mucho aceite que quizás incluía carne con muy poca grasa.
Aunque los israelitas tenían prohibido comer la capa de grasa del animal, sí podían comer alimentos sabrosos. Algunos platillos, como las tortas de cereal, no se cocinaban con grasa animal, sino con aceite vegetal, que a menudo era de oliva (Lev. 2:7). De ahí que la obra Perspicacia para comprender las Escrituras explique que “‘las cosas grasas’ es una expresión que hace referencia a las porciones suculentas, a las cosas que no estaban desprovistas de carne o eran secas, sino, más bien, sustanciosas, entre las que estaban los platos sabrosos que se preparaban con aceites vegetales”.
Por supuesto, los cristianos sabemos que la prohibición de comer grasa era parte de la Ley y que nosotros no estamos sujetos a ella ni a sus normas relacionadas con los sacrificios animales (Rom. 3:20; 7:4, 6; 10:4; Col. 2:16, 17).

Lev 4:22
Aunque había que respetar a los principales, estos no podían desobedecer impunemente la ley de Dios. Si pecaban contra ella, se requería que cumpliesen con las prescripciones de la ley para tales pecados. Debido a que ocupaban un cargo de responsabilidad y a que su conducta, ejemplo e influencia tenían repercusiones en los demás, se hizo una diferencia en cuanto a qué ofrendas tenían que presentar por haber infringido involuntariamente un mandato divino. El sumo sacerdote debía ofrecer un toro joven; el principal, un cabrito, y los demás del pueblo, una cabrita o una cordera. (Le 4:3, 22, 23, 27, 28, 32.)

Lev. 4:27, 28
9 Cuando los israelitas cometían determinados errores, la Ley mosaica les exigía presentar ofrendas tanto por el pecado como por la culpa. Al tratarse de sacrificios obligatorios, ¿los harían con una disposición o actitud diferente, quizás hasta de mala gana? (Lev. 4:27, 28.) Si de verdad deseaban mantener una buena relación con Jehová, jamás actuarían así.
10 Hoy se producen situaciones similares. Tal vez nos demos cuenta de que sin querer hemos ofendido a un hermano al actuar de forma desconsiderada o descuidada. O puede que hayamos cometido una falta y nos remuerda la conciencia. Si tomamos en serio nuestro servicio a Jehová, haremos todo lo posible por arreglar las cosas. Quizás tengamos que disculparnos sinceramente o, si se trata de pecados graves, pedir la amorosa ayuda de los superintendentes cristianos (Mat. 5:23, 24; Sant. 5:14, 15). Como vemos, para corregir las faltas cometidas contra el prójimo o contra Dios hay que hacer “sacrificios”. Pero al pagar este precio, restablecemos la buena relación con Jehová y con el hermano, y aliviamos nuestra conciencia. A su vez, esto nos confirma que actuar como pide Jehová es siempre lo mejor.

Levítico 5:1
¿De quién es la obligación?
Cuando los ancianos saben de un mal grave, abordan a la persona implicada para darle la ayuda y la corrección necesarias. Es su obligación juzgar a tales personas dentro de la congregación cristiana. Se mantienen vigilantes con respecto a la condición espiritual de esta, y ayudan y amonestan a todo el que da un paso imprudente o incorrecto. (1 Corintios 5:12, 13; 2 Timoteo 4:2; 1 Pedro 5:1, 2.)
Ahora bien, ¿qué ocurre si no somos ancianos y nos enteramos de que otro cristiano ha cometido un mal grave? Las pautas se encuentran en la Ley que Jehová dio a la nación de Israel. Esta decía que si una persona era testigo de acciones apóstatas, sedición, asesinato u otros delitos graves, tenía el deber de informarlo y testificar sobre lo que sabía. Levítico 5:1 dice: “Ahora bien, en caso de que peque un alma por cuanto ha oído maldecir en público y es testigo, o lo ha visto o ha llegado a saber de ello, si no lo informa, entonces tiene que responder por su error”. (Compárese con Deuteronomio 13:6-8; Ester 6:2; Proverbios 29:24.)
Aunque hoy los cristianos no estamos bajo la Ley mosaica, podemos guiarnos por sus principios subyacentes. (Salmo 19:7, 8.) Por tanto, ¿qué deberíamos hacer si nos enteráramos de que un compañero cristiano ha cometido un mal grave?
Cómo obrar
En primer lugar, es importante que exista una razón válida para creer que realmente ha habido un mal grave. “No llegues a ser testigo contra tu semejante sin base —dijo el sabio—. Entonces tendrías que ser tonto con tus labios.” (Proverbios 24:28.)
Tal vez decidamos ir directamente a los ancianos. No está mal hacerlo, aunque por lo general el proceder más amoroso es abordar a la persona implicada. Quizá los hechos no sean lo que parecen. O puede que los ancianos ya estén tratando la situación. Hable calmadamente del asunto con la persona. Si sigue habiendo razón para creer que se ha cometido un mal grave, anímela a pedir ayuda a los ancianos y explíquele por qué es sabio hacerlo. No hable a otros del asunto, pues estaría chismeando.
En caso de que la persona no lo informe a los ancianos en un período razonable, entonces nosotros debemos hacerlo. Luego, uno o dos ancianos hablarán del asunto con el acusado. Los ancianos tienen que “escudriñar e investigar e inquirir cabalmente” para asegurarse de que se ha cometido un mal. Si es así, se ocuparán del caso conforme a las directrices bíblicas. (Deuteronomio 13:12-14.)

Levítico 5:1
15 Antes hablamos de la importancia de no revelar ciertos asuntos privados, especialmente cuando un hermano nos confía sus sentimientos y opiniones. Divulgarlos sería una crueldad. No obstante, recordemos que los superintendentes de la congregación tienen la responsabilidad bíblica de atender los casos de pecados graves. Por tanto, deben ser informados (léase Levítico 5:1). Así pues, si sabemos que alguien ha cometido un pecado grave, nuestro deber es aconsejarle que pida ayuda a los ancianos (Sant. 5:13-15). Si no acude a ellos dentro de un plazo razonable, tenemos que hacerlo nosotros.

Levítico 5:1
“Hay que encubrir a los amigos.” Si alguien peca y nosotros lo encubrimos, lo cierto es que no le hacemos ningún favor. ¿Por qué? Porque los pecados graves son indicios de enfermedad espiritual, y esconderlos es como ocultarle síntomas importantes al médico (Santiago 5:14, 15). Puede que nuestro amigo tenga miedo a ser disciplinado, pero recordemos que la disciplina es una expresión del amor de Jehová que puede salvarle la vida (Proverbios 3:12; 4:13). Además, si el pecador persiste en su mala conducta, puede poner en peligro a otros cristianos. Y de ningún modo queremos contribuir a que su mala actitud se extienda en la congregación (Levítico 5:1; 1 Timoteo 5:22.) Por tanto, si sabemos que alguien ha cometido una falta grave, lo mejor que podemos hacer es asegurarnos de que acuda a los ancianos.

Levítico 5:2-11
Él toma en consideración nuestras limitaciones
“PONÍA todo mi empeño, pero nunca me parecía suficiente.” Así describió una mujer sus esfuerzos por complacer a Dios. ¿Acepta Jehová Dios los esfuerzos sinceros de sus adoradores? ¿Toma en consideración sus habilidades y circunstancias? Para responder a estas preguntas vayamos a Levítico 5:2-11 y veamos lo que decía la Ley de Moisés sobre ciertas ofrendas.
Bajo la Ley, Dios mandaba que se hicieran ciertos sacrificios, u ofrendas, para expiar los pecados. En los casos mencionados en este pasaje, la persona había pecado involuntariamente o sin pensar (versículos 2 a 4). Cuando se daba cuenta de lo que había hecho, tenía que confesar su pecado y presentar una ofrenda por la culpa: “una cordera o una cabrita” (versículos 5 y 6). ¿Y qué sucedía si la persona era tan pobre que no tenía ninguna cordera o cabrita para ofrecer? ¿Le obligaba la Ley a pedirle a alguien el animal aunque al hacerlo se endeudara? ¿Tenía que trabajar hasta que pudiera comprar uno, aunque se demorara la expiación de sus pecados?
Reflejando la ternura y la gran consideración de Jehová, la Ley decía: “Si no tiene lo suficiente para una oveja, entonces tiene que traer a Jehová como su ofrenda por la culpa por el pecado que ha cometido dos tórtolas o dos pichones” (versículo 7). La frase hebrea que se traduce “si no tiene lo suficiente” significa literalmente “si su mano no puede alcanzar”. Si un israelita pobre no tenía lo suficiente para ofrecer una oveja, Dios aceptaba con gusto algo que sí estuviera a su alcance: dos tórtolas o dos pichones.
¿Y si la persona ni siquiera tenía lo suficiente para dos aves? Entonces la Ley decretaba: “Tiene que traer como su ofrenda por el pecado que ha cometido un décimo de efá [ocho o nueve tazas] de flor de harina para una ofrenda por el pecado” (versículo 11). Vemos que en el caso de los que eran muy pobres, Jehová estaba dispuesto a hacer una excepción y aceptaba una ofrenda incruenta, es decir, sin sangre. En Israel, la pobreza no privaba a nadie de la oportunidad de expiar sus culpas ni del privilegio de hacer las paces con Dios.
¿Qué aprendemos de Jehová al analizar la ley de las ofrendas por la culpa? Que es compasivo y comprensivo, y toma en cuenta las limitaciones de sus siervos (Salmo 103:14). Dios quiere que nos acerquemos a él y lleguemos a ser sus amigos aunque nuestras circunstancias sean desfavorables debido a la edad avanzada, la mala salud u obligaciones familiares o de otro tipo. Nos reconforta saber que Jehová Dios se complace cuando le damos todo lo que está a nuestro alcance.

Levítico 5:7, 11
15 Examinemos otro ejemplo, esta vez tomado de la Ley mosaica, que muestra que Jehová es razonable. Si un israelita era muy pobre y no podía ofrecer en sacrificio una oveja o un cabrito, Jehová aceptaba dos tórtolas o dos pichones. Pero ¿y si era tan pobre que ni siquiera tenía para eso? En tal caso, le permitía ofrecer un poco de harina. Ahora bien, notemos este importante detalle: no podía ser cualquier harina, sino “flor de harina”, de la más selecta, como la que se servía a los invitados de honor (Gén. 18:6). ¿Por qué es esto importante? (Lea Levítico 5:7, 11.)
16 Imaginemos que somos israelitas bastante pobres. Al llegar al tabernáculo con un poco de harina para ofrecer, vemos que otros israelitas más pudientes traen ganado. Quizás nos podríamos sentir avergonzados por el escaso valor de nuestro sacrificio de harina. Pero entonces recordamos que nuestra ofrenda es valiosa a los ojos de Jehová. ¿Por qué? Porque él nos exige que la harina sea de alta calidad. Es como si dijera a los israelitas más pobres: “Comprendo que ustedes no pueden ofrecer tanto como otros, pero también sé que me están dando lo mejor que pueden darme”. Verdaderamente, Jehová demuestra lo razonable que es al tener en cuenta las limitaciones y circunstancias de sus siervos (Sal. 103:14).

Lev 5:15
Todas las cosas santas para Jehová eran sagradas, y no se podían considerar a la ligera o usarse de una manera común o profana. Un ejemplo de ello es la ley concerniente al diezmo. Por ejemplo, si un hombre apartaba el diezmo de su cosecha de trigo, y luego él u otro de su casa tomaba sin querer algo de ello para uso doméstico, como pudiera ser para cocinar, esa persona era culpable de violar la ley de Dios con respecto a las cosas santas. La Ley requería que hiciera compensación al santuario de una cantidad igual más el 20%, y además tenía que ofrecer como sacrificio un carnero sano del rebaño. De esta manera se generaba un gran respeto por las cosas santas que pertenecían a Jehová. (Le 5:14-16.)

Reunión de Servicio

Cántico 2
15 min. ¿Lo ha probado ya? Análisis con el auditorio. En forma de discurso, repase brevemente estos artículos recientes de Nuestro Ministerio del Reino: “Nuevos programas de predicación pública” (km7/13), “¿Qué publicaciones pueden ayudar a quienes no creen en Dios o en la Biblia?” (km 12/13) y “Aprovechemos nuestra ruta de revistas para comenzar estudios bíblicos” (km 1/14). Luego, pida a los presentes que digan cómo las sugerencias de dichos artículos les han ayudado.
15 min. “Agosto será un mes de actividad histórica.” Preguntas y respuestas a cargo del superintendente de servicio. Entregue un ejemplar del nuevo tratado titulado ¿Dónde hallar respuestas a las grandes cuestiones de la vida? a cada publicador y analice su contenido. Mencione los planes que se han hecho para abarcar el territorio.
Cántico 107 y oración

15 min. ¿Lo ha probado ya?

Análisis con el auditorio. En forma de discurso, repase brevemente estos artículos recientes de Nuestro Ministerio del Reino: “Nuevos programas de predicación pública” (km7/13), “¿Qué publicaciones pueden ayudar a quienes no creen en Dios o en la Biblia?” (km 12/13) y “Aprovechemos nuestra ruta de revistas para comenzar estudios bíblicos” (km 1/14). Luego, pida a los presentes que digan cómo las sugerencias de dichos artículos les han ayudado.

^ ***km 7/13 págs. 4-6 Nuevos programas de predicación pública***

Nuevos programas de predicación pública

1 En el siglo primero, los cristianos predicaban de casa en casa, pero también solían hacerlo en lugares públicos (Hech. 20:20). Por ejemplo, iban al templo, donde sabían que hallarían a muchas personas (Hech. 5:42). En Atenas, el apóstol Pablo predicaba todos los días en la plaza del mercado (Hech. 17:17). Actualmente, nuestro método principal de difundir las buenas nuevas sigue siendo el ministerio de casa en casa. Pero también predicamos en estacionamientos, negocios, parques y calles muy transitadas, es decir, dondequiera que haya gente. Aunque se nos ha animado a todos a predicar públicamente donde sea posible, muchos tendremos ahora la oportunidad de participar en dos nuevos y emocionantes programas de predicación pública. Veamos cuáles son.
2 Programa especial de predicación pública en áreas metropolitanas. Como se explica en las páginas 16 y 17 del Anuario 2013, en noviembre de 2011 se puso en marcha un programa piloto de predicación pública en Nueva York (Estados Unidos). En puntos estratégicos de la ciudad con gran circulación peatonal se colocaron mesas y exhibidores portátiles con llamativos carteles y con publicaciones en diversos idiomas. Miles de personas los vieron a diario, incluyendo a quienes viven en edificios de apartamentos con acceso restringido y a quienes casi nunca están en casa. Los resultados fueron espectaculares. En tan solo un mes se distribuyeron 3.797 revistas y 7.986 libros. Además, muchos transeúntes solicitaron un curso de la Biblia. Y como el objetivo era precisamente iniciar estudios bíblicos, se enviaron los datos de las personas interesadas a las congregaciones correspondientes a fin de que un publicador las visitara.
3 En vista de los excelentes resultados, se ha decidido implementar dicho programa en zonas urbanas densamente pobladas de todo el mundo. Cada sucursal primero determinará en qué ciudades podría ser práctico. Por lo general, serán ciudades con mucha circulación peatonal, tal vez porque haya centros de transporte o una gran cantidad de edificios de oficinas o apartamentos. Entonces, la sucursal enviará instrucciones a las congregaciones que participarán. Aunque para este programa se suela elegir a precursores regulares y especiales, en algunos casos también podrán colaborar precursores auxiliares.
4 Cómo se lleva a cabo la predicación. Los precursores que participan en este programa especial por lo general esperan a que alguien se acerque a la mesa o al exhibidor portátil, y entonces lo invitan a llevarse cualquier publicación que desee. Además, le responden sus preguntas con las Escrituras. Si la persona decide quedarse con alguna publicación, no le mencionan el sistema de donaciones. Pero si pregunta cómo se sostiene nuestra obra, le explican que se pueden enviar donativos a la dirección correspondiente que aparece en la publicación. Siempre que es posible, le preguntan: “¿Le gustaría que alguien lo visite?” o “¿Le interesaría anotarse para recibir un curso bíblico gratuito?”.
5 Participar en este programa es muy gratificante. Un matrimonio escribió: “De pie, junto al exhibidor, viendo pasar a miles de personas, te das cuenta del gran esfuerzo que se está haciendo por llegar a gente de todo el mundo. Pensar en el interés de Jehová por cada una de esas personas nos ha convencido aún más de que la predicación debe ocupar el primer lugar en nuestra vida. Cuando la gente pasa frente al exhibidor, nos imaginamos cómo Jehová debe estar escudriñando los corazones, determinando si son merecedores del mensaje. Pocas veces hemos visto tan de cerca el apoyo de los ángeles”.
6 Programa de predicación pública organizado por la congregación. Además del programa ya descrito, en muchas congregaciones los cuerpos de ancianos han estado organizando un programa de predicación pública. En este, los publicadores locales colocandentro del territorio de la congregación una mesa o un exhibidor portátil en un lugar muy transitado. Y esto es algo que lo distingue del programa especial, en el que los participantes pertenecen a distintas congregaciones y comparten la misma zona de la ciudad elegida por la sucursal (vea el recuadro “Se requiere cooperación”).
7 Los ancianos deben determinar si el territorio de la congregación cuenta con áreas por donde pasan muchos peatones y si sería práctico organizar un programa local de predicación pública. Tal vez puedan colocarse mesas o exhibidores portátiles en centros de transporte, plazas, parques, calles concurridas, centros comerciales, universidades, aeropuertos y lugares donde se celebran eventos anuales. Por lo general, es mejor que el exhibidor esté los mismos días, en el mismo lugar y en el mismo horario. La experiencia demuestra que es más productivo poner mesas dentro de los centros comerciales que frente a una tienda grande donde la gente se limita a entrar, hacer sus compras y marcharse. En algunos lugares —como en aceras muy transitadas⁠— es más aconsejable utilizar un pequeño exhibidor portátil que una mesa. Existen unos archivos que se han preparado especialmente para la elaboración de carteles para este tipo de predicación. Estos carteles anuncian las revistasLa Atalaya y ¡Despertad! y el libro Enseña, y los ancianos pueden bajar los archivos de nuestro sitio de Internet. Quienes participen en este tipo de predicación harán prácticamente lo mismo que quienes participen en el programa especial de áreas metropolitanas, siguiendo al pie de la letra las instrucciones del superintendente de servicio. Cuando obtengan la dirección de una persona interesada que viva fuera del territorio de la congregación, llenarán de inmediato el formulario Sírvase visitar (S-43) y se lo entregarán al secretario.
8 Cómo puede incluir la predicación pública en su ministerio. ¿Y si su congregación no cuenta con zonas lo suficientemente transitadas como para poner una mesa o exhibidor portátil? Aun así, quizá usted pueda incluir la predicación pública en su ministerio personal. ¿Hay en el territorio alguna zona con muchos negocios, un centro comercial pequeño o una tienda muy concurrida? ¿Suele reunirse la gente en un parque, una plaza u otro lugar público? ¿Se realiza cada cierto tiempo un evento multitudinario? En ese caso, tal vez tenga la oportunidad de disfrutar de la predicación pública.
9 La voluntad de Jehová es que “hombres de toda clase se salven y lleguen a un conocimiento exacto de la verdad” (1 Tim. 2:4). Por ello, estamos tratando de llevar el mensaje del Reino a la mayor cantidad de personas posible antes de que llegue el fin (Mat. 24:14). Muchas veces no es fácil hallar a las personas en casa, pero quizá podamos hablar con ellas en algún lugar público. En realidad, puede que solo así tengan la oportunidad de oír las buenas nuevas. Por tanto, prediquémosle a la gente dondequiera que esté y efectuemos nuestro ministerio plenamente (2 Tim. 4:5).

[Recuadro de la página 5]

Se requiere cooperación

Se ha informado que publicadores de distintas congregaciones a veces participan en la predicación pública en las mismas calles o estacionamientos y frente a los mismos negocios o centros de transporte. Se ha visto también que publicadores de distintas congregaciones suelen dejar revistas en los mismos vestíbulos o salas de espera, y predicarles a los mismos comerciantes. Y aunque los publicadores lo hagan por separado, esto ha causado que la gente del territorio a veces se sienta asediada. De modo que al participar en la predicación pública, lo mejor suele ser permanecer dentro del territorio de la congregación.
Si los publicadores desean predicar en un área pública de otra congregación, deben hablar primero con el superintendente de servicio de su propia congregación. A su vez, él le pedirá autorización al superintendente de servicio de la otra congregación. Cuando congregaciones de distintos idiomas comparten el mismo territorio, los superintendentes de servicio deben mantenerse en comunicación a fin de evitar situaciones que agobien a la gente. La cooperación hará posible que “todas las cosas se efectúen decentemente y por arreglo” (1 Cor. 14:40).

^ ***km 12/13 págs. 3-6 ¿Qué publicaciones pueden ayudar a quienes no creen en Dios o en la Biblia?***

¿Qué publicaciones pueden ayudar a quienes no creen en Dios o en la Biblia?

1 Para que alguien llegue a convertirse en un siervo de Dios, tiene que aprender lo que enseña la Biblia. Sin embargo, algunos que no son cristianos rechazan la idea de que la Biblia es la Palabra de Dios. Otros no creen ni en la Biblia ni en Dios. Estas personas tal vez no se sientan inclinadas a estudiar el libroEnseña. Pues bien, ¿qué publicaciones han resultado útiles en tales casos? Las sugerencias que ofrecemos a continuación se basan en lo que han comentado publicadores de 20 países.
2 Quienes no creen en Dios. Si alguien nos dice que no cree en Dios, conviene que averigüemos por qué. ¿Defiende la evolución? ¿Ha perdido la fe debido a las injusticias que ve a su alrededor o a la hipocresía de las iglesias? ¿Viene de un país que promueve el ateísmo? ¿Se trata de alguien que sencillamente nunca ha tenido la necesidad de creer en Dios? Muchos publicadores han observado que al preguntarle a la persona “¿Ha pensado siempre así?”, esta suele ofrecer una explicación. Claro, es importante escuchar sin interrumpir, pues para sabercómo podemos ayudar a la persona, primero tenemos que entender por qué no cree en Dios. Solo así sabremos qué decir y qué publicación ofrecerle (Prov. 18:13).
3 Cuando hable con la persona, muestre respeto por su punto de vista. De Estados Unidos nos llegó la siguiente idea: “Es importante respetar el derecho que cada uno tiene de elegir sus propias creencias. En vez de tratar de demostrarle a nuestro interlocutor que está equivocado, es mejor hacerle preguntas que lo ayuden a razonar y a llegar a sus propias conclusiones”. Eso es lo que hace cierto superintendente viajante. Después de escuchar la opinión de la persona, le plantea esta pregunta: “¿Ha pensado alguna vez en esta otra posibilidad?”. Y entonces prosigue con su presentación.
4 La idea de un Dios es un concepto que a muchos budistas les resulta ajeno. Al hablar con este tipo de público, a algunos publicadores de Gran Bretaña les ha dado buenos resultados emplear el folleto Cómo hallar paz y felicidad duraderas. Tras repasar alguna información de las primeras páginas, pasan a la sección titulada “¿Existe un Creador todopoderoso?”. En otro momento, analizan la sección titulada “Una guía para toda la humanidad”. Y entonces, si es oportuno, presentan el libro Enseña diciéndole a la persona: “Aun si usted no cree en Dios, estudiar la Biblia le servirá de mucho, pues contiene muy buenos consejos”. Un precursor que predica en el campo chino en Estados Unidos comentó: “A las personas de nuestro territorio les gusta leer, de modo que cuando volvemos a visitar a quienes se quedaron con alguna publicación, por lo general ya han terminado de leerla. Pero a muchas les cuesta entender cuál es el propósito de un estudio bíblico. Así que en la visita inicial me gusta ofrecerles el folleto Buenas noticias,que está hecho para conversar con la gente”. Un superintendente de circuito del campo chino en Estados Unidos opina que también es posible presentar el libro Enseña en la primera visita. Eso sí, tal vez sea mejor comenzar por el capítulo 2, que explica la clase de libro que es la Biblia, en lugar de comenzar por el 1, que trata sobre Dios.
5 La fe en Dios no es algo que se adquiera de la noche a la mañana, así que hay que tener paciencia. Quizá no baste con una sola conversación para que alguien se convenza de que hay un Creador. Pero tras varias visitas, tal vez llegue a aceptar al menos la posibilidad de que Dios exista o logre entender por qué otros creen en él.
6 Quienes no están interesados en la Biblia o no creen en ella. A menudo encontramos personas que sí creen en Dios pero no creen que la Biblia sea de origen divino, y por eso no les interesa su mensaje. Eso sucede en los países donde la mayoría de la población no es cristiana y asocia la Biblia con las iglesias de la cristiandad. Lo mismo ocurre en países cristianos donde la gente ya no ve el valor práctico de las Escrituras. ¿Qué podemos hacer para despertar el interés de tales personas en la Biblia y lograr que acepten estudiar el libro Enseña?
7 Una carta de la sucursal de Grecia decía: “La mejor manera de ayudar a los que no les interesa la Biblia es abrirla y mostrarles lo que dice. Muchos publicadores han notado que el mensaje de las Escrituras influye más en el corazón de la gente que cualquier cosa que ellos puedan decir (Heb. 4:12). El mero hecho de ver el nombre de Dios en la Biblia despierta el interés de muchos”. Y la sucursal de la India escribió: “A los hindúes les llama mucho la atención lo que la Biblia dice sobre la vida y la muerte. También les agrada saber que Dios promete acabar con el sistema de castas y la discriminación”. Hablar de los problemas que preocupan a la gente a menudo les brinda a los publicadores la oportunidad de abrir la Biblia y mostrar lo que el Reino de Dios hará para erradicarlos.
8 Si alguien tiene un mal concepto de la Biblia por culpa de las iglesias de la cristiandad, hay que aclararle que lo que estas enseñan y practican no está en conformidad con las Escrituras. La sucursal de la India explicó: “A veces necesitamos desligar la Biblia de las iglesias de la cristiandad”. De hecho, informó que a los hindúes les suele impactar la sección 4 del folleto ¿Qué propósito tiene la vida? ¿Cómo descubrirlo?, la cual muestra cómo las iglesias han tratado de adulterar o destruir la Palabra de Dios. Un precursor de Brasil le dice a la gente: “Muchas personas han decidido examinar la Biblia con una mente abierta, sin necesidad de pertenecer a una religión. ¿Por qué no lo intenta? Tal vez se lleve una grata sorpresa”.
9 Jehová ve el corazón de las personas (1 Sam. 16:7; Prov. 21:2). Y atrae a las de buen corazón a la religión verdadera (Juan 6:44). Muchas de ellas no habían tenido la oportunidad de conocer a Dios ni de estudiar la Biblia. Nuestro ministerio les ha abierto las puertas para que “se salven” tras adquirir “un conocimiento exacto de la verdad” (1 Tim. 2:4). Por lo tanto, si alguien nos dice que no le interesa estudiar la Biblia, no nos demos por vencidos. Entre todas las publicaciones disponibles, busquemos una que despierte su interés. Con el tiempo, tal vez podamos comenzar a utilizar nuestro principal manual de estudio bíblico: el libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?

[Recuadro de la página 4]

Cómo ayudar a quienes no creen en Dios

• A fin de averiguar por qué la persona no cree en Dios, preguntémosle: “¿Ha pensado siempre así?”.
• Si es budista, vayamos a las páginas 9 a 12 del folleto Cómo hallar paz y felicidad duraderas.
• Si defiende la evolución, utilicemos alguna de las siguientes herramientas:
La serie “¿Casualidad o diseño?”, de ¡Despertad!
El video Las maravillas de la creación revelan la gloria de Dios
La parte 4 del folleto Cómo lograr una vida llena de satisfacción, y los folletos ¿Es la vida obra de un Creador? y El origen de la vida. Cinco cuestiones dignas de análisis
• Si las injusticias y el sufrimiento han hecho que pierda la fe en Dios, utilicemos alguna de las siguientes herramientas:
El capítulo 10 del libro ¿Existe un Creador que se interese por nosotros?
La parte 6 del folleto ¿De veras se interesa Dios por nosotros? y la sección 6 del folleto ¿Qué propósito tiene la vida? ¿Cómo descubrirlo?
• Tan pronto como la persona empiece a aceptar la posibilidad de que Dios exista, podemos presentarle el libro Enseña. Quizá convenga comenzar por el capítulo 2 u otro que le llame la atención.

[Recuadro de la página 5]

Cómo ayudar a quienes no creen en la Biblia

• Vayamos a los capítulos 17 y 18 del libro La vida... ¿cómo se presentó aquí? ¿Por evolución, o por creación? (descontinuado en español).
• Si la persona es hindú, usemos el folleto ¿Por qué debemos adorar a Dios con amor y verdad?
• Si es judía, podríamos usar las páginas 3 a 11 del folleto ¿Habrá algún día un mundo sin guerra?(descontinuado en español).
• Resaltemos las ventajas de seguir los principios bíblicos. Para ello podemos usar alguna de las siguientes publicaciones:
La serie “Ayuda para las familias”, de ¡Despertad!
El video La Biblia: el poder que ejerce en su vida
Las lecciones 9 y 11 del folleto Buenas noticias de parte de Dios, las páginas 22 a 26 del folleto Un libro para todo el mundo (descontinuado en español) y la parte 2 del folleto Cómo lograr una vida llena de satisfacción
Si la persona es budista, las páginas 3 a 7 del folletoEl camino de la paz y la felicidad
Si es musulmana, la sección 3 del folleto La fe verdadera, la puerta a una vida feliz
Si se trata de un territorio donde la gente rechaza la Biblia, tal vez sea mejor que en las primeras visitas no revelemos la fuente de los sabios consejos que estemos presentando
• Expliquemos cómo se han cumplido las profecías bíblicas. Para ello, podemos usar alguna de las siguientes publicaciones:
El video La Biblia: historia exacta, profecía confiable
Las páginas 27 a 29 del folleto Un libro para todo el mundo (descontinuado en español)
• Tan pronto como veamos que la persona empieza a sentir curiosidad por lo que dice la Biblia sobre distintos temas, podemos presentarle el libroEnseña.

[Recuadro de la página 6]

Si alguien dice: “No creo en Dios”

• Podríamos preguntar: “¿Sabe lo que a mí me convenció de que hay un Creador?”. Entonces destacar algunos puntos de las páginas 87 a 89 del libro Razonamiento. También podríamos quedar en traerle a la persona una publicación que a nosotros nos haya ayudado.
• Podríamos preguntar: “Y suponiendo que existiera un Creador, ¿qué cualidades cree usted que debería tener?”. A esta pregunta, la mayoría responde que Dios debería ser alguien justo e imparcial, bueno y compasivo. Tras escuchar a la persona, mostrémosle con la Biblia que Dios sí tiene esas cualidades. (Tal vez sea posible ir al capítulo 1 del libro Enseña y analizarlo a partir del párrafo 6.)
Si alguien dice: “No creo en la Biblia”
• Podríamos contestar: “Muchos piensan como usted. A algunos les parece que la Biblia se contradice con los descubrimientos científicos o que no es práctica para nuestros días. Pero ¿ha tenido la oportunidad de leerla? [Permitamos que la persona responda. Entonces analicemos con ella los párrafos 1 y 2 de la parte 3 del folleto Cómo lograr una vida llena de satisfacción.] En otra ocasión me gustaría mostrarle con la ayuda de este folleto algunos consejos prácticos que contiene la Biblia”.
• O decir: “Muchos nos han dicho lo mismo. Pero me gustaría mostrarle un versículo que a mí me impresionó [leamos Job 26:7 o Isaías 40:22, que muestran que la Biblia es científicamente exacta]. La Biblia también contiene muchos consejos prácticos para la familia. Me encantaría volver para mostrarle un ejemplo”.
• Otra opción: “Le agradezco su sinceridad. Pero en caso de que Dios sí nos hubiera dejado un libro, ¿qué tipo de información cree usted que debería incluir?”. Entonces mostrémosle en la Biblia algo que concuerde con lo que haya dicho la persona.

^ ***km 1/14 pág. 3 Aprovechemos nuestra ruta de revistas para comenzar estudios bíblicos***

Aprovechemos nuestra ruta de revistas para comenzar estudios bíblicos

1 Por años, la organización de Jehová nos ha estado animando a tener una ruta de revistas, es decir, a llevarles las revistas periódicamente a quienes les gusta leerlas pero no desean que les demos clases bíblicas. ¿Por qué? Porque la lectura de las revistas va abriendo el apetito de la gente por la Palabra de Dios (1 Ped. 2:2). Y no es raro que alguien lea algo que le llegue al corazón y se decida a estudiar la Biblia.
2 Reguemos las semillas de la verdad. En vez de dejar las revistas y marcharnos, conversemos con las personas para tratar de ir abriendo las líneas de comunicación. De este modo es más probable que conozcamos sus circunstancias, intereses y creencias, lo cual nos permitirá saber de qué temas hablar y cómo abordarlos (Prov. 16:23). Claro, esto exige que nos preparemos bien. Busquemos un punto de las revistas y un texto bíblico relacionado que podamos destacar brevemente. Así estaremos regando las semillas de la verdad plantadas en su corazón (1 Cor. 3:6). No olvidemos apuntar la fecha de cada visita, las publicaciones que entregamos, así como el tema y los versículos que hayamos analizado.
3 Cada cuánto volver. Para llevarles las revistas a las personas de nuestra ruta tenemos que visitarlas una vez al mes. Pero se puede volver más a menudo, dependiendo del grado de interés de las personas, así como de las circunstancias. Una o dos semanas después de dejarles las revistas, podríamos regresar y decir: “Solo quería mostrarle algo muy interesante que leí en las revistas que le dejé”. Esto quizás sirva para despertar su interés en algún artículo. Si alguien nos dice que ya lo ha leído, podríamos preguntarle su opinión y conversar un poco sobre ese tema. Y a quien le gusten nuestras publicaciones, le podemos presentar el tratado, folleto o libro que se esté ofreciendo ese mes.
4 No hay que esperar a que alguien nos pida un estudio. Más bien, tomemos la iniciativa. Aunque en un principio la persona no lo haya aceptado, de vez en cuando podríamos resaltar información de la serie de La Atalaya “Preguntas sobre la Biblia” y tratar de analizarla con ella. Tal vez así comencemos un estudio bíblico en la puerta. Y si no lo logramos, sigamos llevándole las revistas y cultivando su interés.

15 min. “Agosto será un mes de actividad histórica.”

Preguntas y respuestas a cargo del superintendente de servicio. Entregue un ejemplar del nuevo tratado titulado ¿Dónde hallar respuestas a las grandes cuestiones de la vida? a cada publicador y analice su contenido. Mencione los planes que se han hecho para abarcar el territorio.

AGOSTO SERÁ UN MES DE ACTIVIDAD HISTÓRICA

Distribuiremos un nuevo tratado por toda la Tierra

1. ¿Qué campaña especial se llevará a cabo por toda la Tierra al acercarse el centenario del Reino?
1 Al acercarse el centenario del nacimiento del Reino de Dios, ¡qué apropiado es que honremos a Jehová con una campaña especial! En el mes de agosto distribuiremos por toda la Tierra un nuevo tratado titulado¿Dónde hallar respuestas a las grandes cuestiones de la vida? Este tratado anima a los lectores a buscar en la Biblia las respuestas a sus preguntas y explica cómo el sitio de Internet jw.org puede ayudarlos.
2. ¿Cómo podemos contribuir a lanzar el “grito fuerte [para] alabar a Jehová” en agosto?
2 Un gran grito de alabanza. A fin de ayudar a los publicadores a aumentar su ministerio, se ha dispuesto, de manera especial, que los publicadores bautizados que lo deseen puedan hacer el precursorado auxiliar de treinta horas en agosto. Como tiene cinco viernes, sábados y domingos, muchos publicadores que trabajan o van a la escuela entre semana, podrán hacer el precursorado auxiliar ese mes. Si uno de sus estudiantes de la Biblia o uno de sus hijos llena los requisitos para ser publicador, hable cuanto antes con el coordinador del cuerpo de ancianos de su congregación. ¡Qué animador será para ellos hacerse publicadores en este histórico mes! Muchos precursores regulares descansan en agosto tras alcanzar su meta anual de horas, pero quizás puedan ajustar su horario para participar de lleno en esta campaña especial. Las familias pueden empezar desde ya a analizar cómo contribuirán a lanzar el “grito fuerte [para] alabar a Jehová” en agosto (Esd. 3:11; Prov. 15:22).
3. ¿Qué esperamos con relación a esta campaña especial?
3 Aunque hemos participado en campañas parecidas en el pasado, esperamos que esta sea histórica. ¿Lograremos nuevos máximos en la cantidad de horas, publicadores y precursores auxiliares en agosto? A medida que acaba el año de servicio 2014, ¡que Jehová bendiga los esfuerzos que haremos por toda la Tierra para que agosto sea el mes de mayor testimonio de la historia! (Mat. 24:14.)

^ par. 2 (Esd. 3:11) Y empezaron a responder, alabando y dando gracias a Jehová, “porque él es bueno, porque su bondad amorosa para con Israel es hasta tiempo indefinido”. En cuanto a todo el pueblo, este gritó con un grito fuerte al alabar a Jehová por la colocación del fundamento de la casa de Jehová.
^ par. 2 (Pro. 15:22) Resultan frustrados los planes donde no hay habla confidencial, pero en la multitud de consejeros hay logro.
^ par. 3 (Mat. 24:14) Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin.

Estudio Bíblico de Congregación

Acerquémonos a Jehová

Capítulo 8. El poder restaurador: Jehová va a “hacer nuevas todas las cosas”


Referencias y textos bíblicos


- 9 -
Mateo 13:24-30 ilustración les propuso, diciendo: “El reino de los cielos ha llegado a ser semejante a un hombre que sembró semilla excelente en su campo. 25 Mientras los hombres dormían, vino el enemigo de él y sobresembró mala hierba entre el trigo, y se fue. 26 Cuando el tallo brotó y produjo fruto, entonces apareció también la mala hierba. 27 De modo que los esclavos del amo de casa vinieron y le dijeron: ‘Amo, ¿no sembraste semilla excelente en tu campo? Entonces, ¿cómo sucede que tiene mala hierba?’. 28 Él les dijo: ‘Un enemigo, un hombre, hizo esto’. Ellos le dijeron: ‘¿Quieres, pues, que vayamos y la juntemos?’. 29 Él dijo: ‘No; no sea que por casualidad, al juntar la mala hierba, desarraiguen el trigo junto con ella. 30 Dejen que ambos crezcan juntos hasta la siega; y en la época de la siega diré a los segadores: Junten primero la mala hierba y átenla en haces para quemarla; entonces pónganse a recoger el trigo en mi granero’”.
Hechos 20:29, 30 sé que después de mi partida entrarán entre ustedes lobos opresivos y no tratarán al rebaño con ternura, 30 y de entre ustedes mismos se levantarán varones y hablarán cosas aviesas para arrastrar a los discípulos tras de sí.
- 10 -
Juan 4:24 es un Espíritu, y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad”.
Efesios 4:22-24 ustedes deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos; 23 pero que deben ser hechos nuevos en la fuerza que impulsa su mente, 24 y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad.
Gálatas 5:22, 23 otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley.
- 11 -
Mateo 5:3 son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.
- 12 -
Isaías 25:8 realmente se tragará a la muerte para siempre, y el Señor Soberano Jehová ciertamente limpiará las lágrimas de todo rostro. Y el oprobio de su pueblo quitará de toda la tierra, porque Jehová mismo [lo] ha hablado.
Isaías 35:1-7 El desierto y la región árida se alborozarán, y la llanura desértica estará gozosa, y florecerá como el azafrán. 2 Sin falta florecerá, y realmente estará gozosa con gozo y con alegre gritería. La gloria del Líbano mismo tendrá que serle dada, el esplendor del Carmelo y de Sarón. Habrá los que verán la gloria de Jehová, el esplendor de nuestro Dios. 3 Fortalezcan las manos débiles, y hagan firmes las rodillas vacilantes. 4 Digan a los que están ansiosos de corazón: “Sean fuertes. No tengan miedo. ¡Miren! Su propio Dios vendrá con venganza misma, Dios aun con un pago. Él mismo vendrá y los salvará”. 5 En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo, y la lengua del mudo clamará con alegría. Pues en el desierto habrán brotado aguas, y torrentes en la llanura desértica. 7 Y el suelo abrasado por el calor se habrá puesto como un estanque lleno de cañas; y el suelo sediento, como manantiales de agua. En el lugar de habitación de los chacales, un lugar de descanso para [ellos], habrá hierba verde con cañas y papiros.
- 13 -
Génesis 1:28 los bendijo Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra”.
Isaías 55:10, 11 tal como la lluvia fuerte desciende, y la nieve, desde los cielos, y no vuelve a ese lugar, a menos que realmente sature la tierra y la haga producir y brotar, y realmente se dé semilla al sembrador y pan al que come, 11 así resultará ser mi palabra que sale de mi boca. No volverá a mí sin resultados, sino que ciertamente hará aquello en que me he deleitado, y tendrá éxito seguro en aquello para lo cual la he enviado.
Lucas 23:43 él le dijo: “Verdaderamente te digo hoy: Estarás conmigo en el Paraíso”.
- 14 -
Revelación 21:5 Aquel que estaba sentado en el trono dijo: “¡Mira!, voy a hacer nuevas todas las cosas”. También, dice: “Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas”.
2 Pedro 3:13 hay nuevos cielos y una nueva tierra que esperamos según su promesa, y en estos la justicia habrá de morar.
Revelación 20:3 lo arrojó al abismo, y [lo] cerró y [lo] selló sobre él, para que no extraviara más a las naciones hasta que se terminaran los mil años. Después de estas cosas tiene que ser desatado por un poco de tiempo.
- 15 -
Isaías 9:6, 7 un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; y el regir principesco vendrá a estar sobre su hombro. Y por nombre se le llamará Maravilloso Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz. 7 De la abundancia del regir principesco y de la paz no habrá fin, sobre el trono de David y sobre su reino a fin de establecerlo firmemente y sustentarlo por medio del derecho y por medio de la justicia, desde ahora en adelante y hasta tiempo indefinido. El mismísimo celo de Jehová de los ejércitos hará esto.
Isaías 11:1-9 Y tiene que salir una ramita del tocón de Jesé; y procedente de sus raíces un brote será fructífero. 2 Y sobre él tiene que asentarse el espíritu de Jehová, el espíritu de sabiduría y de entendimiento, el espíritu de consejo y de poderío, el espíritu de conocimiento y del temor de Jehová; 3 y habrá disfrute por él en el temor de Jehová. Y él no juzgará por la mera apariencia de las cosas a sus ojos, ni censurará simplemente según lo que oigan sus oídos. 4 Y con justicia tiene que juzgar a los de condición humilde, y con rectitud tiene que administrar censura a favor de los mansos de la tierra. Y tiene que golpear la tierra con la vara de su boca; y con el espíritu de sus labios dará muerte al inicuo. 5 Y la justicia tiene que resultar ser el cinto de sus caderas, y la fidelidad el cinto de sus lomos. 6 Y el lobo realmente morará por un tiempo con el cordero, y el leopardo mismo se echará con el cabrito, y el becerro y el leoncillo crinado y el animal bien alimentado todos juntos; y un simple muchachito será guía sobre ellos. 7 Y la vaca y la osa mismas pacerán; sus crías se echarán juntas. Y hasta el león comerá paja justamente como el toro. 8 Y el niño de pecho ciertamente jugará sobre el agujero de la cobra; y sobre la abertura para la luz de una culebra venenosa realmente pondrá su propia mano un niño destetado. 9 No harán ningún daño ni causarán ninguna ruina en toda mi santa montaña; porque la tierra ciertamente estará llena del conocimiento de Jehová como las aguas cubren el mismísimo mar.
- 16 -
Mateo 15:30 se le acercaron grandes muchedumbres, teniendo consigo personas que eran cojas, mancas, ciegas, mudas, y muchas en otras condiciones, y casi se las tiraron a los pies, y él las curó;
Job 33:25 su carne se haga más fresca que en la juventud;que vuelva a los días de su vigor juvenil’.


Estudio de "La Atalaya"

¿Vemos a “Aquel que es invisible”?

“Continuó constante como si viera a Aquel que es invisible.” (HEB. 11:27)

EXPLIQUE CÓMO VER A “AQUEL QUE ES INVISIBLE”...

... nos protege del temor al hombre.
... nos motiva a participar cuanto podamos en el ministerio.
... nos ayudará a mantenernos leales durante la gran tribulación.

Referencias y textos bíblicos


Éxodo 3:10; Éxodo 10:28; Éxodo 11:4-8; Éxodo 12:5-7; Hebreos 11:27-28; Mateo 5:8; Éxodo 3:11; Job 28:28; Éxodo 4:11; Génesis 12:17-19; Génesis 41:14,39-41; Éxodo 1:22; Éxodo 2:1-10; Proverbios 29:25; Isaías 51:12-13; Éxodo 3:7-10; Mateo 10:18-20; Éxodo 12:3-7; Hebreos 11:28; Éxodo 18:1-6; Salmos 78:49-51; Éxodo 12:21; Revelación 14:7; Revelación 18:4; Juan 10:16; 2 Corintios 5:20; Revelación 7:1; Ezequiel 3:17-19; Lucas 10:25-37; Éxodo 14:10-12; Éxodo 14:4; Éxodo 14:13-14; Hebreos 11:29; Éxodo 14:31; Revelación 17:16; Ezequiel 38:10-12,14-16; Ezequiel 38:18-23; Joel 2:31-32; Deuteronomio 34:10; Proverbios 3:6;
9-15/6/2014 (w 15/4/2014)
- 1 -

(Éxodo 3:10) Y ahora ven y déjame enviarte a Faraón, y saca tú de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel”.
- 2 -

(Éxodo 10:28) De modo que Faraón le dijo: “¡Vete de mí! ¡Cuídate! No trates de volver a ver mi rostro, porque en el día que veas mi rostro morirás”.
(Éxodo 11:4-8) Y Moisés pasó a decir: “Esto es lo que ha dicho Jehová: ‘Como a la medianoche voy a salir en medio de Egipto, 5y tiene que morir todo primogénito en la tierra de Egipto, desde el primogénito de Faraón que está sentado sobre su trono hasta el primogénito de la sierva que está junto al molino de mano, y todo primogénito de bestia. 6Y ciertamente ocurrirá un gran alarido en toda la tierra de Egipto, como el cual nunca ha ocurrido uno todavía, y como el cual nunca volverá a efectuarse uno. 7Pero contra cualquiera de los hijos de Israel no moverá agitadamente ningún perro su lengua, desde hombre hasta bestia; a fin de que sepan ustedes que Jehová puede hacer distinción entre los egipcios y los hijos de Israel’. 8Y todos estos siervos tuyos ciertamente descenderán a mí y se postrarán delante de mí, diciendo: ‘Vete, tú y todo el pueblo que sigue tus pasos’. Y después de eso yo saldré”. Con eso, salió de donde Faraón en ardor de cólera.
(Éxodo 12:5-7) La oveja debe resultar sana, macho, de un año de edad, para ustedes. Pueden escoger de los carneros jóvenes o de las cabras. 6Y tiene que continuar bajo salvaguardia de parte de ustedes hasta el día catorce de este mes, y toda la congregación de la asamblea de Israel tiene que degollarlo entre las dos tardes. 7Y ellos tienen que tomar parte de la sangre y salpicarla sobre las dos jambas de la puerta y sobre la parte superior de la entrada de las casas en las cuales lo comerán.
(Hebreos 11:27-28) Por fe dejó a Egipto, pero sin temer la cólera del rey, porque continuó constante como si viera a Aquel que es invisible. 28Por fe había celebrado la pascua y la salpicadura de la sangre, para que el destructor no tocara a los primogénitos de ellos.
- 3 -

(Mateo 5:8) ”Felices son los de corazón puro, puesto que ellos verán a Dios.
- 4 -

(Éxodo 3:11) Sin embargo, Moisés dijo al Dios [verdadero]: “¿Quién soy yo para que vaya a Faraón y para que tenga que sacar a los hijos de Israel de Egipto?”.
- 5 -

(Job 28:28) Y pasó a decir al hombre: ‘¡Mira! El temor de Jehová... eso es sabiduría, y apartarse del mal es entendimiento’”.
(Éxodo 4:11) Ante esto, Jehová le dijo: “¿Quién asignó boca al hombre o quién asigna al mudo o al sordo o al de vista perspicaz o al ciego? ¿No soy yo, Jehová?
- 6 -

(Génesis 12:17-19) Entonces Jehová tocó a Faraón y a su casa con grandes plagas por causa de Sarai, esposa de Abrán. 18Por lo tanto Faraón llamó a Abrán y dijo: “¿Qué es esto que me has hecho? ¿Por qué no me informaste que era tu esposa? 19¿Por qué dijiste: ‘Es mi hermana’, de modo que yo estuve a punto de tomarla por esposa? Y ahora, aquí está tu esposa. ¡Tómala y vete!”.
(Génesis 41:14,39-41) Y Faraón procedió a enviar y llamar a José, para que lo trajeran apresuradamente del hoyo carcelario. Por lo tanto, él se afeitó y mudó sus mantos y entró a donde Faraón. 39Después Faraón dijo a José: “Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay nadie tan discreto y sabio como tú. 40Tú estarás personalmente sobre mi casa, y todo mi pueblo te obedecerá sin reserva. Solo en cuanto al trono seré yo más grande que tú”. 41Y añadió Faraón a José: “Mira, de veras te coloco sobre toda la tierra de Egipto”.
(Éxodo 1:22) Por fin Faraón dio orden a todo su pueblo, diciendo: “Todo hijo recién nacido lo han de arrojar al río Nilo, pero a toda hija la han de conservar viva”.
(Éxodo 2:1-10) Entretanto, cierto hombre de la casa de Leví fue y tomó a una hija de Leví. 2Y la mujer quedó encinta y dio a luz un hijo. Cuando ella vio lo bien parecido que este era, lo tuvo oculto por espacio de tres meses lunares. 3Cuando ya no pudo ocultarlo, entonces tomó para él un arca de papiro y le dio una mano de betún y pez, y puso en ella al niño, y la puso entre las cañas, junto a la margen del río Nilo. 4Además, la hermana de él se apostó a cierta distancia para averiguar qué se haría con él. 5Después de un rato la hija de Faraón bajó para bañarse en el río Nilo, y sus criadas de compañía iban andando por el lado del río Nilo. Y ella alcanzó a ver el arca en medio de las cañas. En seguida envió a su esclava para que la consiguiera. 6Cuando la abrió, pudo ver al niño, y resultó que el muchachito estaba llorando. Ante esto, ella tuvo compasión de él, aunque dijo: “Este es uno de los niños de los hebreos”. 7Entonces la hermana de él dijo a la hija de Faraón: “¿Quieres que vaya y que especialmente te llame una nodriza de entre las hebreas para que te críe al niño?”. 8De modo que la hija de Faraón le dijo: “¡Ve!”. Al instante, la doncella se fue y llamó a la madre del niño. 9Entonces la hija de Faraón dijo a esta: “Llévate a este niño y críamelo, y yo misma te daré tu salario”. Por consiguiente, la mujer se llevó al niño y lo crió. 10Y creció el niño. Entonces ella lo trajo a la hija de Faraón, de modo que él vino a ser para esta un hijo; y esta procedió a ponerle por nombre Moisés, y a decir: “Es porque lo he sacado del agua”.
- 8 -

(Proverbios 29:25) El temblar ante los hombres es lo que tiende un lazo, pero el que confía en Jehová será protegido.
(Isaías 51:12-13) “Yo... yo mismo soy Aquel que está consolándolos. ”¿Quién eres tú para que tengas miedo a un hombre mortal que ha de morir, y a un hijo de la humanidad que quedará como simple hierba verde? 13¿Y para que te olvidaras de Jehová tu Hacedor, Aquel que extendió los cielos y colocó el fundamento de la tierra, de modo que estuviste en pavor constantemente durante todo el día a causa de la furia del que [te] cercaba, como si él estuviera listo para arruinar[te]? ¿Y dónde está la furia del que [te] cercaba?
- 9 -

(Éxodo 3:7-10) Y Jehová añadió: “Indisputablemente he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído el clamor de ellos a causa de los que los obligan a trabajar; porque conozco bien los dolores que sufren. 8Y estoy procediendo a bajar para librarlos de la mano de los egipcios y para hacerlos subir de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel, a la localidad de los cananeos y los hititas y los amorreos y los perizitas y los heveos y los jebuseos. 9Y ahora, ¡mira!, el clamor de los hijos de Israel ha llegado a mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los están oprimiendo. 10Y ahora ven y déjame enviarte a Faraón, y saca tú de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel”.
(Mateo 10:18-20) ¡Si hasta los llevarán ante gobernadores y reyes por mi causa, para un testimonio a ellos y a las naciones! 19Sin embargo, cuando los entreguen, no se inquieten acerca de cómo o qué han de hablar; porque en aquella hora se les dará lo que han de hablar; 20porque los que hablan no son únicamente ustedes, sino que el espíritu de su Padre habla por ustedes.
- 10 -

(Éxodo 12:3-7) Hablen a toda la asamblea de Israel, y digan: ‘El día diez de este mes han de tomar para sí cada cual una oveja para la casa ancestral, una oveja por casa. 4Pero si la familia resulta demasiado pequeña para la oveja, entonces él y su vecino próximo tienen que llevarla a su casa, según el número de almas; deben computar a cada uno en proporción con lo que come, en lo que toca a la oveja. 5La oveja debe resultar sana, macho, de un año de edad, para ustedes. Pueden escoger de los carneros jóvenes o de las cabras. 6Y tiene que continuar bajo salvaguardia de parte de ustedes hasta el día catorce de este mes, y toda la congregación de la asamblea de Israel tiene que degollarlo entre las dos tardes. 7Y ellos tienen que tomar parte de la sangre y salpicarla sobre las dos jambas de la puerta y sobre la parte superior de la entrada de las casas en las cuales lo comerán.
(Hebreos 11:28) Por fe había celebrado la pascua y la salpicadura de la sangre, para que el destructor no tocara a los primogénitos de ellos.
- 11 -

(Éxodo 18:1-6) Ahora bien, Jetró el sacerdote de Madián, suegro de Moisés, llegó a oír acerca de todo lo que Dios había hecho por Moisés y por Israel su pueblo, cómo Jehová había sacado a Israel de Egipto. 2De modo que Jetró, suegro de Moisés, tomó a Ziporá, esposa de Moisés, después de haber sido enviada, 3y a los dos hijos de ella, el nombre de uno de los cuales era Guersom, “porque —dijo él— residente forastero he llegado a ser en tierra extranjera”; 4y el nombre del otro era Eliezer, “porque —según dijo él— el Dios de mi padre es mi ayudante, puesto que me libró de la espada de Faraón”. 5De modo que Jetró, suegro de Moisés, y los hijos y la esposa de este vinieron a Moisés en el desierto, donde él estaba acampado, a la montaña del Dios [verdadero]. 6Entonces [Jetró] mandó palabra a Moisés: “Yo, tu suegro, Jetró, he venido a ti, y también tu esposa y sus dos hijos con ella”.
(Salmos 78:49-51) Se puso a enviar sobre ellos su cólera ardiente, furor y denunciación y angustia, diputaciones de ángeles que traían calamidad. 50Procedió a preparar un sendero para su cólera. No detuvo el alma de ellos de la muerte misma; y la vida de ellos la entregó aun a la peste. 51Por fin derribó a todos los primogénitos de Egipto, al principio de la facultad generativa de ellos en las tiendas de Cam.
(Éxodo 12:21) En seguida llamó Moisés a todos los ancianos de Israel y les dijo: “Saquen y tomen para ustedes mismos ganado menor según sus familias, y degüellen la víctima pascual.
- 12 -

(Revelación 14:7) y decía con voz fuerte: “Teman a Dios y denle gloria, porque ha llegado la hora del juicio por él, de modo que adoren al que hizo el cielo y la tierra y [el] mar y [las] fuentes de [las] aguas”.
(Revelación 18:4) Y oí otra voz procedente del cielo decir: “Sálganse de ella, pueblo mío, si no quieren participar con ella en sus pecados, y si no quieren recibir parte de sus plagas.
(Juan 10:16) ”Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.
(2 Corintios 5:20) Somos, por lo tanto, embajadores en sustitución de Cristo, como si Dios estuviera suplicando mediante nosotros. Como sustitutos por Cristo rogamos: “Reconcíliense con Dios”.
- 13 -

(Revelación 7:1) Después de esto vi a cuatro ángeles de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, reteniendo los cuatro vientos de la tierra, para que no soplara viento alguno sobre la tierra ni sobre el mar ni sobre ningún árbol.
- 14 -

(Ezequiel 3:17-19) “Hijo del hombre, atalaya es lo que te he hecho a la casa de Israel, y tienes que oír habla de mi boca y tienes que advertirles de mi parte. 18Cuando yo diga a alguien inicuo: ‘Positivamente morirás’, y tú realmente no le adviertas y hables para advertir al inicuo de su camino inicuo para conservarlo vivo, por ser él inicuo, en su error morirá, pero su sangre la reclamaré de tu propia mano. 19Pero en cuanto a ti, en caso de que hayas advertido a alguien inicuo y él realmente no se vuelva de su iniquidad y de su camino inicuo, él mismo por su error morirá; pero en cuanto a ti, habrás librado tu propia alma.
(Lucas 10:25-37) Entonces, ¡mira!, cierto hombre versado en la Ley se levantó, para probarlo, y dijo: “Maestro, ¿qué he de hacer para heredar la vida eterna?”. 26Él le dijo: “¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?”. 27Contestando, este dijo: “‘Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con toda tu mente’, y, ‘a tu prójimo como a ti mismo’”. 28Él le dijo: “Contestaste correctamente; ‘sigue haciendo esto y conseguirás la vida’”. 29Pero, queriendo probar que era justo, el hombre dijo a Jesús: “¿Quién, verdaderamente, es mi prójimo?”. 30Respondiendo, Jesús dijo: “Cierto hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y cayó entre salteadores, que lo despojaron y también le descargaron golpes, y se fueron, dejándolo medio muerto. 31Ahora bien, por casualidad, cierto sacerdote bajaba por aquel camino, pero, cuando lo vio, pasó por el otro lado. 32Así mismo, un levita también, cuando bajó al lugar y lo vio, pasó por el otro lado. 33Pero cierto samaritano que viajaba por el camino llegó a donde estaba y, al verlo, se enterneció. 34De modo que se le acercó y le vendó sus heridas, y vertió en ellas aceite y vino. Luego lo montó sobre su propia bestia y lo llevó a un mesón y lo cuidó. 35Y al día siguiente sacó dos denarios, se los dio al mesonero, y dijo: ‘Cuídalo, y lo que gastes además de esto, te lo pagaré cuando vuelva acá’. 36¿Quién de estos tres te parece haberse hecho prójimo del que cayó entre los salteadores?”. 37Él dijo: “El que actuó misericordiosamente para con él”. Entonces Jesús le dijo: “Ve y haz tú lo mismo”.
- 15 -

(Éxodo 14:10-12) Cuando Faraón logró acercarse, los hijos de Israel empezaron a alzar los ojos, y aquí venían los egipcios marchando tras ellos; y a los hijos de Israel les dio mucho miedo, y empezaron a clamar a Jehová. 11Y se pusieron a decir a Moisés: “¿Es porque no hay absolutamente ninguna sepultura en Egipto por lo que nos has traído acá a morir en el desierto? ¿Qué es esto que nos has hecho, al habernos sacado de Egipto? 12¿No es esta la palabra que te hablamos en Egipto, diciendo: ‘Déjanos, para que sirvamos a los egipcios’? Porque nos es mejor servir a los egipcios que morir en el desierto”.
(Éxodo 14:4) De modo que yo realmente dejaré que se haga obstinado el corazón de Faraón, y él ciertamente correrá tras ellos, y yo me conseguiré gloria por medio de Faraón y de todas sus fuerzas militares; y los egipcios ciertamente sabrán que yo soy Jehová”. Por consiguiente, ellos hicieron precisamente aquello.
- 16 -

(Éxodo 14:13-14) Entonces Moisés dijo al pueblo: “No tengan miedo. Estén firmes y vean la salvación de Jehová, que él ejecutará para ustedes hoy. Pues a los egipcios que ustedes realmente ven hoy, no los volverán a ver, no, nunca jamás. 14Jehová mismo peleará por ustedes, y ustedes mismos guardarán silencio”.
(Hebreos 11:29) Por fe pasaron por el mar Rojo como en tierra seca, pero los egipcios, al aventurarse sobre ella, fueron tragados.
(Éxodo 14:31) Israel también alcanzó a ver la gran mano que Jehová puso en acción contra los egipcios; y el pueblo empezó a temer a Jehová y a poner fe en Jehová y en Moisés su siervo.
- 17 -

(Revelación 17:16) Y los diez cuernos que viste, y la bestia salvaje, estos odiarán a la ramera y harán que quede devastada y desnuda, y se comerán sus carnes y la quemarán por completo con fuego.
(Ezequiel 38:10-12,14-16) ”Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘Y en aquel día tendrá que ocurrir que subirán cosas a tu corazón, y ciertamente pensarás algún proyecto dañino; 11y tendrás que decir: “Subiré contra la tierra de abierta región rural. Vendré sobre los que están sin disturbio, que moran en seguridad, todos ellos morando sin muro, y no tienen siquiera barra y puertas”. 12Será para conseguir gran despojo y para hacer mucho saqueo, para volver tu mano sobre lugares devastados [que han sido] habitados de nuevo y sobre un pueblo [que ha sido] recogido de las naciones, [uno] que está acumulando riquezas y propiedad, [los que] están morando en el centro de la tierra. 14”Por lo tanto profetiza, oh hijo del hombre, y tienes que decir a Gog: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¿No será en aquel día en que mi pueblo Israel esté morando en seguridad que tú [lo] sabrás? 15Y ciertamente vendrás de tu lugar, de las partes más remotas del norte, tú y muchos pueblos contigo, todos ellos montados a caballo, una gran congregación, hasta una numerosa fuerza militar. 16Y de seguro subirás contra mi pueblo Israel, como nubes para cubrir el país. En la parte final de los días ocurrirá, y ciertamente te traeré contra mi tierra, con el propósito de que las naciones me conozcan cuando me santifique en ti delante de sus ojos, oh Gog”’.
- 18 -

(Ezequiel 38:18-23) ”‘Y en aquel día, el día en que Gog venga sobre el suelo de Israel, tiene que ocurrir —es la expresión del Señor Soberano Jehová— que mi furia subirá a mi nariz. 19Y en mi ardor, en el fuego de mi furor, tendré que hablar. De seguro en aquel día un gran temblor ocurrirá en el suelo de Israel. 20Y debido a mí los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y las bestias salvajes del campo y todas las cosas que se arrastran que están arrastrándose en el suelo y toda la humanidad que está sobre la superficie del suelo de seguro se estremecerán, y las montañas realmente serán derribadas, y los caminos escarpados tendrán que caer, y a tierra aun todo muro caerá.’ 21”‘Y ciertamente llamaré contra él por toda mi región montañosa una espada —es la expresión del Señor Soberano Jehová—. Contra su propio hermano la espada de cada uno llegará a estar. 22Y ciertamente me pondré en juicio con él, con peste y con sangre; y un aguacero inundante y piedras de granizo, fuego y azufre haré llover sobre él y sobre sus partidas y sobre los muchos pueblos que estarán con él. 23Y ciertamente me engrandeceré y me santificaré y me daré a conocer delante de los ojos de muchas naciones; y tendrán que saber que yo soy Jehová.’
(Joel 2:31-32) El sol mismo será convertido en oscuridad, y la luna en sangre, antes de la venida del día de Jehová, grande e inspirador de temor. 32Y tiene que ocurrir que todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo; porque en el monte Sión y en Jerusalén resultarán estar los escapados, tal como ha dicho Jehová, y entre los sobrevivientes, a quienes Jehová llama.”
- 19 -

(Deuteronomio 34:10) Pero nunca desde entonces se ha levantado en Israel un profeta como Moisés, a quien Jehová conoció cara a cara,
(Proverbios 3:6) En todos tus caminos tómalo en cuenta, y él mismo hará derechas tus sendas.



Referencias consultadas en: Watchtower Library 2013 CD‒ROM

Descargar Archivo con todas las referencias

Descargar Archivo con todas las referencias