Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Agosto 2014

Referencias del Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Agosto 2014


Descargue las referencias en Archivo PDF para PCs, Smartphones y Tablets ó Imprimir en formato de Folleto

Descargue las referencias en Archivo PDF para PCs, Smartphones y Tablets

Referencias del Repaso de la Escuela del Ministerio Teocrático Agosto 2014


Las siguientes preguntas se analizarán en la Escuela del Ministerio Teocrático la semana del 25 de agosto de 2014.

1. ¿Cómo nos ayuda Levítico 18:3 a no desarrollar un concepto equivocado de lo bueno y lo malo? (Efes.4:17-19.) [7 de jul., w02 1/2 pág. 29 párr. 4.]


(Levítico 18:3)
“De la manera como hace la tierra de Egipto, en la cual moraron, no deben hacer ustedes; y de la manera como hace la tierra de Canaán, en la cual voy a introducirlos, no deben hacer ustedes; y en los estatutos de ellos no deben andar.”

w02 1/2 pág. 29 párr. 4
Preguntas de los lectores
Tampoco debe pasarse por alto la conciencia que Dios nos ha dado. Todos nacemos con un sentido de lo que es correcto o incorrecto, de lo que está bien y lo que está mal (Romanos 2:15). La conciencia nos dice qué es lo normal y apropiado, y qué es antinatural y ofensivo, a menos que esté distorsionada o endurecida a causa de prácticas pervertidas. Jehová aludió a este hecho cuando dio a los israelitas la ley contra el matrimonio entre parientes carnales cercanos. “De la manera como hace la tierra de Egipto, en la cual moraron, no deben hacer ustedes —leemos—; y de la manera como hace la tierra de Canaán, en la cual voy a introducirlos, no deben hacer ustedes; y en los estatutos de ellos no deben andar.” (Levítico 18:3.) Los cristianos aprecian muchísimo su conciencia basada en la Biblia y no permiten que la corrompa el sentido distorsionado del bien y el mal que tienen las naciones (Efesios 4:17-19).

2. ¿Qué nos enseña el mandato de Levítico 19:2, y por qué deberíamos esforzarnos por obedecerlo? [7 de jul., w09 1/7 pág. 9 párr. 5.]


(Levítico 19:2)
““Habla a la entera asamblea de los hijos de Israel, y tienes que decirles: ‘Deben resultar santos, porque yo Jehová su Dios soy santo.”

w09 1/7 pág. 9 párr. 5
“Yo Jehová su Dios soy santo”
El mandato de Dios de ser santos nos ayuda a comprender mejor su modo de pensar y actuar. Para empezar, nos enseña que si queremos agradarle, debemos vivir en armonía con sus normas y esforzarnos por tener una conducta santa (1 Pedro 1:15, 16). Así disfrutaremos de la mejor vida posible (Isaías 48:17).

3. ¿Qué nos enseña el principio en que se basaba la antigua ley de la rebusca? (Lev.19:9,10.) [7 de jul., w06 15/6 pág. 22 párra. 13.]


(Levítico 19:9, 10)
“”’Y cuando ustedes sieguen la mies de su tierra, no debes segar las orillas de tu campo completamente, y no debes recoger la rebusca de tu siega. 10 Además, no debes juntar los sobrantes de tu viña, y no debes recoger las uvas esparcidas de tu viña. Para el afligido y el residente forastero los debes dejar. Yo soy Jehová el Dios de ustedes.”

w06 15/6 pág. 22 párra. 13
“¡Cómo amo tu ley, sí!”
La ley divina de la rebusca
13. ¿Qué nos enseña la antigua ley de la rebusca?
13El principio en que se basa la ley de la rebusca aún permanece: Jehová espera que sus siervos sean generosos, en particular con los necesitados. Cuanto más generosos seamos, mayores serán nuestras bendiciones. De hecho, Jesús afirmó: “Practiquen el dar, y se les dará. Derramarán en sus regazos una medida excelente, apretada, remecida y rebosante. Porque con la medida con que ustedes miden, se les medirá en cambio” (Lucas 6:38).

4. ¿Por qué se puede decir que la ley de pagar “ojo por ojo” no promovía la venganza personal? (Lev.24:19,20.) [14 de jul., w09 1/9 pág. 22 párra. 3, 4.]


(Levítico 24:19, 20)
“Y en caso de que un hombre le causara un defecto a su asociado, entonces, tal como él haya hecho, así se le debe hacer a él. 20 Fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente; la misma clase de defecto que le cause al hombre, eso es lo que se le debe causar a él.”

w09 1/9 pág. 22 párra. 3, 4
¿Es realmente dulce la venganza?
“Ojo por ojo”
Si un israelita agredía a otro y le hacía perder un ojo, la Ley dictaba el debido castigo. De modo que la víctima no podía tomarse la justicia por su propia mano, atacando al agresor o a su familia. La Ley, más bien, exigía que se llevara el asunto ante las autoridades correspondientes, es decir, los jueces. Además, esta disposición detenía a todo el que quisiera atentar contra la integridad de los demás, pues era bien sabido que se le haría sufrir un daño igual al causado por él. Pero este mandato implicaba mucho más.
Antes de dictar esa ley, Jehová Dios le había dicho a Moisés que diera este mandato a Israel: “No debes odiar a tu hermano en tu corazón. [...] No debes tomar venganza ni tener rencor” (Levítico 19:17, 18). En efecto, debían considerar el mandato de pagar “ojo por ojo, diente por diente” dentro del contexto de toda la Ley mosaica, que Jesús sintetizó en estos dos mandamientos: “Tienes que amar a Jehová tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente” y “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:37-40). Ahora bien, si un cristiano es víctima de una injusticia, ¿cómo debería reaccionar?

5. ¿En qué circunstancias era inapropiado para un israelita cobrar interés sobre préstamos, pero cuándo se le permitía hacerlo? (Lev.25:35-37.) [21 de jul., w04 15/5 pág. 24 párr. 3.]


(Levítico 25:35-37)
“”’Y en caso de que tu hermano empobrezca y por eso se halle económicamente débil al lado tuyo, entonces tienes que sustentarlo. Como residente forastero y poblador, tiene que mantenerse vivo contigo. 36 No tomes de él interés ni usura; antes bien, tienes que estar en temor de tu Dios; y tu hermano tiene que mantenerse vivo contigo. 37 No debes darle tu dinero a interés, y no debes dar tu alimento a usura.”

w04 15/5 pág. 24 párr. 3
Puntos sobresalientes del libro de Levítico
Respuestas a preguntas bíblicas:
25:35-37. ¿Estaba siempre mal que los israelitas cobraran interés? Si se prestaba el dinero por razones de negocio, el prestamista podía cobrar interés. No obstante, la Ley prohibía que se cobrara interés sobre préstamos que se hicieran para sacar a alguien de la pobreza. Era injusto aprovecharse de los reveses económicos de algún vecino necesitado

6. ¿Por qué suele hablarse de las doce tribus de Israel si en realidad eran trece? (Números 1:49,50.) [28 de jul., w08 1/7 página 21.]


(Números 1:49, 50)
““Sólo a la tribu de Leví no debes inscribir, y la cuenta de ellos no la debes incluir entre los hijos de Israel. 50 Y tú mismo nombra a los levitas sobre el tabernáculo del Testimonio y sobre todos sus utensilios y sobre todo lo que le pertenece. Ellos mismos llevarán el tabernáculo y todos sus utensilios, y ellos mismos ministrarán con relación a él; y alrededor del tabernáculo han de acampar.”

w08 1/7 pág. 21
¿Lo sabía?
¿Por qué suele hablarse de las doce tribus de Israel si en realidad eran trece?
Las tribus de Israel estaban formadas por los descendientes de los hijos de Jacob. Este patriarca, a quien se le conoció posteriormente como Israel, tuvo doce hijos: Rubén, Simeón, Leví, Judá, Dan, Neftalí, Gad, Aser, Isacar, Zabulón, José y Benjamín (Génesis 29:32–30:24; 35:16-18). Cada tribu llevaba el nombre de uno de los hijos, con la excepción de José. En su caso, se formaron dos tribus con los nombres de sus dos hijos, Efraín y Manasés, a quienes se les consideró cabezas tribales de pleno derecho. Entonces, si en Israel había trece tribus, ¿por qué la Biblia habla casi siempre de doce?
En primer lugar, a los hombres de la tribu de Leví se les eximió del servicio militar para que pudieran servir en el tabernáculo de Jehová y posteriormente en el templo. Dios le dijo a Moisés: “Sólo a la tribu de Leví no debes inscribir, y la cuenta de ellos no la debes incluir entre los hijos de Israel. Y tú mismo nombra a los levitas sobre el tabernáculo del Testimonio y sobre todos sus utensilios y sobre todo lo que le pertenece” (Números 1:49, 50).
Además, a los levitas no se les ubicó en una zona específica de la Tierra Prometida; más bien, recibieron 48 ciudades distribuidas por todo el país (Números 18:20-24; Josué 21:41).
Por estas dos razones, la tribu de Leví casi nunca se menciona cuando se enumeran las tribus de Israel, y por eso suele hablarse de doce tribus y no de trece (Números 1:1-15).

7. ¿Qué lección relacionada con mostrar consideración a los mayores extraemos del relato de Números 8:25,26 sobre el servicio de los levitas? [11 de ag., w04 1/8 pág. 25 párr. 1.]


(Números 8:25, 26)
“Pero después de la edad de cincuenta años se retirará de la compañía de servicio y no prestará más servicio. 26 Y él tiene que ministrar a sus hermanos en la tienda de reunión al encargarse de la obligación, pero no debe prestar servicio. Conforme a esto harás a los levitas en sus obligaciones”.”

w04 1/8 pág.25 párr. 1
Puntos sobresalientes del libro de Números
Lecciones para nosotros:
8:25, 26. Para distribuir de manera conveniente los puestos de servicio de los levitas y por consideración a la edad, a los hombres mayores se les apartaba del servicio obligatorio. Sin embargo, podían ofrecerse para ayudar a otros levitas. Aunque en nuestros días no se jubila a nadie de su labor como proclamador del Reino, el principio implícito en esta ley nos enseña una valiosa lección. Aquel cristiano cuya edad avanzada le impida desempeñar ciertas obligaciones puede participar en otros aspectos del servicio que estén a su alcance.

8. Después de salir milagrosamente de Egipto, ¿por qué desarrollaron los israelitas una actitud de queja, y qué lección importante aprendemos de este relato? (Números 11:4-6.) [18 de ag., w95 1/3 pág. 15 párr. 10.]


(Números 11:4-6)
“Y la muchedumbre mixta que se hallaba en medio de ellos expresó anhelo egoísta, y también los hijos de Israel se pusieron a llorar de nuevo y a decir: “¿Quién nos dará carne para comer? 5 ¡Cómo nos acordamos del pescado que comíamos de balde en Egipto, de los pepinos y las sandías y los puerros y las cebollas y el ajo! 6 Pero ahora nuestra alma se halla seca. Nuestros ojos no se posan en cosa alguna sino en el maná”.”

w95 1/3 pág. 15 párr. 10
Cumplamos con nuestra dedicación "día tras día"
10 Pablo primero nos advierte que 'no deseemos cosas perjudiciales'. (1 Corintios 10:6.) Estas palabras pueden recordarnos la ocasión en la que los israelitas se quejaron de tener solo maná para comer. Jehová les mandó codornices. El año anterior había sucedido algo similar en el desierto de Sin, poco antes de que los israelitas declararan su dedicación a Jehová. (Éxodo 16:1-3, 12, 13.) Pero la situación no era exactamente la misma. Cuando Jehová suministró las codornices la primera vez, no culpó a los israelitas por su murmuración. Sin embargo, esta vez era diferente. "La carne estaba todavía entre sus dientes, antes que pudiera ser masticada, cuando se encendió la cólera de Jehová contra el pueblo, y Jehová empezó a herir al pueblo con una matanza sumamente grande." (Números 11:4-6, 31-34.) ¿Qué había cambiado? En ese tiempo los israelitas constituían una nación dedicada, por lo que eran responsables de sus actos. Su poco aprecio por las provisiones divinas los llevó a quejarse de Jehová, a pesar de que habían prometido hacer todo lo que él había hablado. Quejarse de la mesa que Jehová tiene en la actualidad es similar. Hay quienes no aprecian las provisiones espirituales que Jehová suministra a través del "esclavo fiel y discreto". (Mateo 24:45-47.) Tengamos presente que nuestra dedicación requiere que recordemos con agradecimiento lo que Jehová ha hecho por nosotros y aceptemos el alimento espiritual que él provee.

9. ¿Qué aprendemos de la respuesta de Moisés cuando Eldad y Medad empezaron a actuar como profetas? (Números 11:27-29.) [18 de ag., w04 1/8 pág. 26 párra. 4.]


(Números 11:27-29)
“Y un joven se puso a correr e informarlo a Moisés y a decir: “¡Eldad y Medad están actuando como profetas en el campamento!”. 28 Entonces Josué hijo de Nun, el ministro de Moisés desde su mocedad en adelante, respondió y dijo: “¡Señor mío, Moisés, deténlos!”. 29 Sin embargo, Moisés le dijo: “¿Sientes celos por mí? No, ¡quisiera yo que todo el pueblo de Jehová fueran profetas, porque Jehová pondría su espíritu sobre ellos!”.”

w04 1/8 pág. 26 párra. 4
Puntos sobresalientes del libro de Números
Lecciones para nosotros:
11:27-29. Moisés nos puso un magnífico ejemplo del modo como debemos reaccionar cuando otros reciben privilegios en el servicio de Jehová. En vez de ponerse celoso y tratar de ensalzarse a sí mismo, Moisés se alegró cuando Eldad y Medad empezaron a actuar como profetas.

10. ¿Qué valioso principio aprendemos del mandato que se les dio a los israelitas de “hacerse orillas con flecos en las faldas de sus prendas”? (Números 15:37-39.) [25 de ag., w04 1/8 pág. 26 párr. 7.]


(Números 15:37-39)
“Y Jehová pasó a decir esto a Moisés: 38 “Habla a los hijos de Israel, y tienes que decirles que tienen que hacerse orillas con flecos en las faldas de sus prendas de vestir durante todas sus generaciones, y tienen que poner una cuerdecita azul más arriba de la orilla con flecos de la falda: 39 ‘Y tiene que servirles de orilla con flecos, y ustedes tienen que verla y recordar todos los mandamientos de Jehová y ponerlos por obra, y no deben andar siguiendo sus corazones y sus ojos, a los cuales están siguiendo en ayuntamiento inmoral.”

w04 1/8 pág. 26 párr. 7
Puntos sobresalientes del libro de Números
15:37-41. Los peculiares flecos de la indumentaria de los israelitas tenían el propósito de recordarles que eran un pueblo separado para adorar a Dios y obedecer sus mandamientos. ¿No deberíamos nosotros también vivir en conformidad con las normas divinas y sobresalir por ser diferentes del mundo?

Referencias consultadas en: Watchtower Library 2013 CD‒ROM

Descargue las referencias en Archivo PDF para PCs, Smartphones y Tablets

Descargue las referencias en Archivo PDF para PCs, Smartphones y Tablets