Estudio Bíblico de Congregación ‒ Semana del 25 de mayo

Información de estudio para el libro: Acerquémonos a Jehová

CAPÍTULO 25

“LA TIERNA COMPASIÓN DE NUESTRO DIOS”

1, 2. a) ¿Cuál es la reacción natural de la madre al oír el llanto de su niño? b) ¿Qué sentimiento es más fuerte que la compasión maternal?

EN MEDIO de la noche se oye llorar a un recién nacido. La madre se despierta de inmediato, pues desde el parto ya no tiene el sueño tan profundo. Además, ha aprendido a distinguir los diversos tipos de llanto, de modo que por lo general intuye si ha de alimentar al pequeño, abrazarlo o darle otro tipo de atenciones. Pero sin importar la razón de los lloros, acude en su auxilio; lo quiere tanto que no puede pasar por alto sus necesidades.

2 Aunque la compasión de la mujer por el fruto de su vientre figura entre los más entrañables afectos del ser humano, existe un sentimiento infinitamente más fuerte: la tierna compasión de Jehová. Examinar esta amorosa cualidad puede acercarnos más a nuestro Dios; por ello, veamos en qué consiste y cómo la manifiesta.

¿Qué es la compasión?

3. ¿Qué significa el verbo hebreo que se traduce “mostrar misericordia” y “tener piedad”?

3 En la Biblia encontramos una estrecha relación entre la misericordia y la entrañable compasión, a la que se alude con varias voces hebreas y griegas. Una de ellas es el verbo hebreo ra•jám, que suele traducirse “mostrar misericordia” y “tener piedad”. Según cierto diccionario bíblico, “expresa un profundo y tierno sentimiento de compasión, como el que es suscitado a la vista de la debilidad o del sufrimiento de aquellos que nos son queridos o que necesitan de nuestra ayuda”. Este verbo hebreo, que Jehová se aplica a sí mismo, está relacionado con el término para “matriz” y denota “compasión maternal” (Éxodo 33:19; Jeremías 33:26).*
párr. 3 (Éxo. 33:19) Pero él dijo: “Yo mismo haré que toda mi bondad pase delante de tu rostro, y ciertamente declararé el nombre de Jehová delante de ti; y ciertamente favoreceré al que favorezca, y ciertamente mostraré misericordia al que le muestre misericordia”.
párr. 3 (Jer. 33:26) así también rechazaría hasta la descendencia de Jacob y de David mi siervo, de manera que no tomara yo de la descendencia de él gobernantes sobre la descendencia de Abrahán, Isaac y Jacob. Pues recogeré a sus cautivos y ciertamente les tendré piedad’”.

párr. 3 Sin embargo, es digno de mención que en Salmo 103:13, ra•jám se refiere a la misericordia, o compasión, que muestra un padre a sus hijos.
(Sl 103:13) Como un padre muestra misericordia a sus hijos, Jehová ha mostrado misericordia a los que le temen.

‘¿Puede una madre olvidar al hijo de sus entrañas?’

4, 5. ¿Cómo se vale la Biblia de los sentimientos de la madre hacia su bebé para enseñarnos en qué consiste la compasión de Jehová?

4 La Biblia nos enseña en qué consiste la compasión de Dios comparándola con los sentimientos de una mujer para con su bebé. En Isaías 49:15 leemos: “¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, para no compadecerse [ra•jám] del hijo de sus entrañas? Aunque ella se olvide, yo nunca te olvidaré” (Nueva Reina-Valera). Esta conmovedora descripción destaca la profundidad de la compasión de Jehová hacia su pueblo. ¿Cómo?
párr. 4 (Isa. 49:15) ¿Puede una esposa olvidarse de su niño de pecho, de modo que no tenga piedad al hijo de su vientre? Hasta estas mujeres pueden olvidar; no obstante, yo mismo no me olvidaré de ti.

5 Cuesta creer que a una mujer se le pase alimentar y cuidar a su hijo lactante, quien está indefenso y requiere su cariño y atención día y noche. Pero, lamentablemente, no es raro oír de madres que incumplen sus deberes, sobre todo en estos “tiempos críticos” en los que escasea el “cariño natural” (2 Timoteo 3:1, 3). En cambio, Jehová dice: “Yo nunca te olvidaré”. La tierna compasión que siente por sus siervos jamás falla y es infinitamente más fuerte que el más entrañable afecto imaginable: el que suele tener la madre para con su pequeño. No es de extrañar que un comentarista indicara que en Isaías 49:15 hallamos “una de las expresiones del amor de Dios más intensas —quizás la mayor— de todo el Antiguo Testamento”.
párr. 5 (2 Tim. 3:1) Mas sabe esto, que en los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar.
párr. 5 (2 Tim. 3:3) sin tener cariño natural, no dispuestos a ningún acuerdo, calumniadores, sin autodominio, feroces, sin amor del bien,
párr. 5 (Isa. 49:15) ¿Puede una esposa olvidarse de su niño de pecho, de modo que no tenga piedad al hijo de su vientre? Hasta estas mujeres pueden olvidar; no obstante, yo mismo no me olvidaré de ti.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)