BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada

Estudio de "La Atalaya" - Semana del 22 de Diciembre

ADS

Tengamos la mente puesta “en las cosas de arriba” – Información para el Estudio Personal

“Mantengan la mente fija en las cosas de arriba, no en las cosas sobre la tierra.” (COL. 3:2)

¿QUÉ RESPONDERÍA?

• ¿Cómo demostraron Abrahán y Sara su fe en Jehová?
• ¿Cómo sabemos que para Moisés lo más importante era hacer la voluntad de Dios?
• ¿En qué aspectos de la vida podemos tener la mente puesta en las cosas de arriba?

(Colosenses 2:8) Cuidado: quizás haya alguien que se los lleve como presa suya mediante la filosofía y el vano engaño según la tradición de los hombres, según las cosas elementales del mundo y no según Cristo;
- 2 -
(Colosenses 2:20-23) Si ustedes murieron junto con Cristo para con las cosas elementales del mundo, ¿por qué, como si vivieran en el mundo, se sujetan aún a los decretos: 21 “No toques, ni gustes, ni palpes”, 22 respecto a cosas que están destinadas, todas, a la destrucción por el uso, de acuerdo con los mandatos y enseñanzas de los hombres? 23 Esas mismísimas cosas, en verdad, tienen una apariencia de sabiduría en una forma autoimpuesta de adoración y humildad [ficticia], un tratamiento severo del cuerpo; pero no son de valor alguno en combatir la satisfacción de la carne.
(Colosenses 3:2) Mantengan la mente fija en las cosas de arriba, no en las cosas sobre la tierra.
(Colosenses 1:4, 5) puesto que oímos de su fe relacionada con Cristo Jesús y del amor que les tienen a todos los santos 5 a causa de la esperanza que está reservada para ustedes en los cielos. De esta [esperanza] oyeron antes por la declaración de la verdad de esas buenas nuevas
- 3 -
(Romanos 8:14-17) Porque todos los que son conducidos por el espíritu de Dios, estos son los hijos de Dios. 15 Porque ustedes no recibieron un espíritu de esclavitud que ocasione temor de nuevo, sino que recibieron un espíritu de adopción como hijos, espíritu por el cual clamamos: “¡Abba, Padre!”. 16 El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. 17 Pues, si somos hijos, también somos herederos: herederos por cierto de Dios, pero coherederos con Cristo, con tal que suframos juntamente para que también seamos glorificados juntamente.
(Juan 10:16) ”Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor.

VER INFORMACIÓN COMPLETA EN EL ARCHIVO PDF


Descargar archivo PDF con información para el estudio personal

Descargue Archivo PDF para Laptops, Tabletas y Móviles

BUSCAR CONTENIDOS

Búsqueda personalizada