Estudio Bíblico de Congregación ‒ Semana del 18 de mayo

ADSBYGOOGLE

Información de estudio para el libro: Acerquémonos a Jehová

cl cap. 24 párrs. 18-21 y recuadro de la pág. 249 (30 min.)

CAPÍTULO 24

NADA PUEDE “SEPARARNOS DEL AMOR DE DIOS”


18, 19. a) ¿Cuál es la prueba más íntima que nos da Jehová de su amor, y qué demuestra el hecho de que lo haga él en persona? b) ¿Qué garantía ofrece la Palabra de Dios de que Jehová nos escucha con empatía?

18 La oración tal vez sea el privilegio que nos permite experimentar el amor de Jehová del modo más íntimo. La Biblia nos invita a ‘orarle incesantemente’ (1 Tesalonicenses 5:17). Él nos escucha, e incluso recibe el título de “Oidor de la oración” (Salmo 65:2). No ha delegado esta función en nadie, ni siquiera en su Hijo. Pensemos en lo que esto implica: el Creador del universo nos exhorta a acercarnos a él en oración con total franqueza. Ahora bien, ¿es un oyente frío, impasible y desamorado? De ninguna manera.
párr. 18 (1 Tes 5:17) Oren incesantemente.
párr. 18 (Sl 65:2) Oh Oidor de la oración, aun a ti vendrá gente de toda carne.

19 Jehová demuestra empatía. ¿En qué consiste esta cualidad? Un cristiano fiel de edad avanzada la definió así: “Es sentir tu dolor en mi corazón”. Pero ¿de verdad afectan a Dios nuestros sufrimientos? Leemos lo siguiente tocante a los padecimientos de Israel, su pueblo: “Durante el tiempo de toda la angustia de ellos le fue angustioso a él” (Isaías 63:9). El Creador no solo vio su aflicción, sino que se compadeció. Vemos reflejadas sus intensas emociones en estas palabras que dirigió a sus siervos: “El que los toca a ustedes está tocando el globo de mi ojo” (Zacarías 2:8).* ¡Qué doloroso! Así es, el Altísimo comparte nuestras emociones al grado de sentir como suyo nuestro dolor.
párr. 19 (Isa. 63:9) Durante [el tiempo de] toda la angustia de ellos le fue angustioso a él. Y su propio mensajero personal los salvó. En su amor y en su compasión él mismo los recompró, y procedió a alzarlos y llevarlos todos los días de mucho tiempo atrás.
párr. 19 (Zac. 2:8) Porque esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘Siguiendo tras de [la] gloria él me ha enviado a las naciones que los despojaban con violencia; porque el que los toca a ustedes está tocando el globo de mi ojo.
párr. 19 Algunas versiones dan a entender en este versículo que quien toca al pueblo de Dios está tocando el ojo de Israel o incluso el suyo propio, no el de Jehová. Este error se debe a que ciertos escribas enmendaron el pasaje por considerarlo irreverente. Fue una intervención desacertada que ocultó la intensidad de la empatía divina.

20. ¿Qué actitud desequilibrada debemos evitar si queremos aplicar el consejo de Romanos 12:3?

(Rom. 12:3) Pues por la bondad inmerecida que se me ha dado digo a cada uno que está allí entre ustedes que no piense más de sí mismo de lo que sea necesario pensar; sino que piense de tal modo que tenga juicio sano, cada uno según le haya distribuido Dios una medida de fe.
20 Ningún cristiano equilibrado tomaría estas muestras del amor y la estima de Jehová como excusa para el orgullo o el egocentrismo. El apóstol Pablo escribió: “Por la bondad inmerecida que se me ha dado digo a cada uno que está allí entre ustedes que no piense más de sí mismo de lo que sea necesario pensar; sino que piense de tal modo que tenga juicio sano, cada uno según le haya distribuido Dios una medida de fe” (Romanos 12:3). Otra traducción emplea los siguientes términos: “Les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación” (Nueva Versión Internacional). Así, al tiempo que disfrutamos del cariño de nuestro Padre celestial, seamos juiciosos y no olvidemos que ni nos ganamos su amor ni lo merecemos (Lucas 17:10).
párr. 20 (Rom. 12:3) Pues por la bondad inmerecida que se me ha dado digo a cada uno que está allí entre ustedes que no piense más de sí mismo de lo que sea necesario pensar; sino que piense de tal modo que tenga juicio sano, cada uno según le haya distribuido Dios una medida de fe.
párr. 20 (Luc. 17:10) Así también ustedes, cuando hayan hecho todas las cosas que se les hayan asignado, digan: ‘Somos esclavos que no servimos para nada. Lo que hemos hecho es lo que deberíamos haber hecho’”.

21. ¿Qué mentiras satánicas debemos resistir constantemente, y con qué verdad divina hemos de asegurar nuestro corazón?

21 Hagamos todo lo posible por resistir las mentiras satánicas, entre ellas la afirmación de que somos inútiles e indignos de ser queridos. Debido a las experiencias de la vida, ¿se considera usted un obstáculo tan grande que no puede superarse ni siquiera con el inmenso amor de Jehová? ¿Cree que sus buenas acciones son tan insignificantes que pasarán desapercibidas hasta a los ojos de quien todo lo ve? ¿O se imagina que sus pecados son tan enormes que no puede expiarlos ni la muerte de su precioso Hijo? Si así es, ha caído víctima de mentiras que debe rechazar con firmeza. En efecto, todos tenemos que seguir asegurando nuestros corazones con la verdad que expresó Pablo en las siguientes palabras inspiradas: “Estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni gobiernos, ni cosas aquí ahora, ni cosas por venir, ni poderes, ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor” (Romanos 8:38, 39).
párr. 21 (Rom. 8:38, 39) Porque estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni gobiernos, ni cosas aquí ahora, ni cosas por venir, ni poderes, 39 ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra creación podrá separarnos del amor de Dios que está en Cristo Jesús nuestro Señor.

Clic en la Imagen para Descargar la información completa en archivo digital para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)

Descargar información para el Estudio Personal para Computadora Portatil (Laptop), Tableta (Tablet PC) y Teléfono Inteligente (Smartphone)